Organización Mundial    WT/MIN(96)/ST/92

    11 de diciembre de 1996

del Comercio    

    (96-5260)




    Original: inglés

CONFERENCIA MINISTERIAL

Singapur, 9-13 de diciembre de 1996

NEPAL

Declaración del Excmo. Sr. Fateh Singh Tharu

Ministro de Comercio

(en calidad de observador)

    Me siento en extremo complacido por esta oportunidad de dirigirme a la augusta reunión de la Conferencia Ministerial de la OMC. Deseo expresar mi sincera gratitud a quienes convocaron la Conferencia por la cálida hospitalidad que me han ofrecido a mí y a mi delegación. El Gobierno de Singapur merece especial gratitud por llevar a cabo todos sus esfuerzos a fin de organizar la Conferencia.

    Como todos lo tenemos presente, desde comienzos del decenio de 1990 se ha producido un cambio radical en los principios que rigen el entorno mundial. Actualmente la tendencia es a la integración mundial. La modalidad de la integración se refleja en forma de liberalización económica, comercialización, privatización, mayor conciencia de los problemas del medio ambiente, etc. Sobre todo después de terminada la guerra fría, a mediados del decenio de 1980, la amenaza a la paz mundial se ha reducido al mínimo. Estos cambios extraordinarios han tenido por consecuencia que se pase de la planificación estratégica al crecimiento económico. Durante el mismo período muchos países independientes se han pronunciado a favor del pluralismo político.

    Creo que estos extraordinarios cambios son en sí mismos una clara indicación de la integración mundial en la que todos los países del mundo constituyen una sola unidad. Esta creciente conciencia de la integración ha suscitado asimismo un cambio en la estructura del comercio.

    Aunque se hicieron esfuerzos por modificar oportunamente los principios y bases del GATT de 1947, no fue posible tener en cuenta todas las nuevas dimensiones. A partir de los primeros años del decenio de 1990, se advierte un cambio en la política proteccionista de los países en desarrollo. Se ha producido un lento cambio en la reducción de los aranceles impuestos a los productos industriales así como de las restricciones cuantitativas. Las restricciones cuantitativas están siendo sustituidas mediante la arancelización. Los países en desarrollo, entre ellos los países menos adelantados, empiezan a abandonar la política de sustitución de importaciones y se eliminan gradualmente los obstáculos al comercio. En el mundo actual se han expandido las actividades comerciales multilaterales hasta abarcar esferas tales como los derechos de propiedad intelectual, el comercio de servicios y las medidas relativas a la inversión relacionada con el comercio. Las negociaciones sobre el comercio multilateral realizadas en Marrakech, Marruecos, permitieron captar el sentimiento mundial a este respecto.

    En Nepal las actividades económicas dependen sobre todo de la agricultura y el inventario de productos exportables es muy escaso. La abrumadora mayoría de los productos exportables está constituida por alfombras de lana, prendas de vestir, artículos de cuero, legumbres, semillas de níger, etc. El comercio de exportación de Nepal está obstaculizado además por su condición de país sin litoral. Hasta ahora Nepal tiene relaciones comerciales bilaterales con 17 países. Aunque tenemos relaciones comerciales con los países de Europa Oriental las transacciones no son importantes. En consecuencia, no sólo la diversificación del comercio por países sino también la expansión y el desarrollo de productos son problemas importantes para Nepal. Además, debido a las rigurosas condiciones geofísicas del país, el costo de las transacciones comerciales es muy elevado, como resultado de lo cual el comercio exterior de Nepal está confinado en gran medida a los países vecinos.

    Como ya se ha dicho, la base de exportación de Nepal es muy estrecha debido a la producción de artículos tradicionales y a una correspondiente disminución del ahorro. Nuestras posibilidades de exportación abarcan un número limitado de productos en un número limitado de mercados. También en el caso de estos productos, el mejoramiento de la calidad y la base de producción industrial no son suficientes. Aunque hemos determinado las listas probables de artículos exportables, el desarrollo de los mismos no alcanza los niveles deseados. Apenas si existe una coordinación apropiada entre la producción y el sector comercial. Por otra parte, si bien tenemos posibilidades de exportar bienes, el régimen de las exportaciones no está bien organizado debido a la falta de desarrollo adecuado del transporte y otras infraestructuras. En consecuencia, a pesar de nuestros esfuerzos por desarrollar el comercio de exportación de manera más bien sostenible, no hemos conseguido establecer apropiadamente eslabonamientos hacia atrás y hacia adelante.

    Después de restaurada la democracia multipartidista en el país aumentó la liberalización de la política comercial. Se simplificó aún más el régimen de comercio de exportación e importación con la supresión de muchas licencias, salvo en el caso de algunos productos especialmente sensibles. Se redujeron considerablemente los tipos arancelarios a fin de facilitar la exportación y la importación. Hemos suprimido en lo posible los controles y restricciones innecesarios y simplificado los procedimientos comerciales haciéndolos más transparentes. La moneda nepalesa es ahora plenamente convertible en cuenta corriente.

    En este contexto, resulta pertinente mencionar que actualmente Nepal tiene condición de observador en la OMC. Ahora estamos tratando de pasar a ser miembro de la Organización. Entendemos que la adhesión significará que tendremos que adaptar nuestro régimen comercial a las normas y reglamentos de la OMC. Esto exige siempre cambios reglamentarios y legislativos en una amplia gama de esferas comerciales y relacionadas con el comercio. En tal sentido estamos llevando a cabo en nuestro país muchos trabajos preparatorios.

    Soy de opinión que los Acuerdos de la Ronda Uruguay plantean tanto desafíos como oportunidades a los países en desarrollo menos adelantados. Existe entre nosotros cierto temor de que podemos sufrir de la pérdida del margen de preferencia de que hemos disfrutado en el pasado en los principales mercados. Además, tendríamos que cumplir con una serie de obligaciones dimanadas de los Acuerdos de la Ronda Uruguay. Ya he dicho que sufrimos de graves limitaciones en cuanto a nuestra capacidad de oferta de bienes y servicios exportables. Me temo que, en este contexto, tal vez no nos sea posible aprovechar plenamente las nuevas oportunidades de comercio. Es necesario adoptar medidas que permitan a los países menos adelantados aumentar su capacidad de oferta de bienes y servicios exportables, su acceso a los mercados y sus posibilidades de cumplir con las obligaciones previstas en los Acuerdos de la Ronda Uruguay. Por nuestra parte sentimos la necesidad de continuar y fortalecer los esfuerzos nacionales con miras a proceder a reformas económicas y a la construcción de la capacidad de oferta y la capacidad competitiva. Para ello necesitaremos una asistencia adecuada de las organizaciones internacionales e intergubernamentales interesadas a fin de concretar los posibles beneficios de los Acuerdos de la Ronda Uruguay y de integrarnos en la economía mundial y en el sistema de comercio internacional. En tal sentido, quisiera pedir a la Conferencia Ministerial de Singapur que adoptase un amplio plan de acción en favor de los países menos adelantados que nos permita superar nuestros problemas y aumentar al máximo todos los posibles beneficios de los Acuerdos de la Ronda Uruguay. Entre las diversas medidas que podrían adoptarse, una podría consistir en examinar las posibilidades de aplicar el arancel cero a las importaciones de productos provenientes de los países menos adelantados que ingresan a los países desarrollados.

    En los Acuerdos de la OMC se han incorporado medidas especiales y diferenciales. Por sí solas, estas medidas no serán suficientes para que los países menos adelantados superen sus problemas. Por consiguiente, es necesario prestar un apoyo que permita promover los intereses de dichos países mediante la asistencia bilateral y multilateral. De manera semejante, el ingreso a la OMC hará necesario que aumentemos nuestro análisis de políticas y nuestra capacidad de adopción de políticas en relación con la OMC dentro del propio país, de modo que podamos determinar los escenarios de liberalización a mediano y a largo plazo que resulten más favorables. Para iniciar este proyecto parece indispensable centrarse en la preparación de estudios comparativos de política.

    Agradezco la generosidad de la OMC al alentar a los países menos adelantados a que se adhieran a la Organización, pero nuestra capacidad para hacerlo está obstaculizada por nuestra falta de conocimientos técnicos, nuestra limitada base de exportación, la complejidad de las normas de la OMC y la disparidad entre sus prescripciones y nuestra legislación. En consecuencia, para Nepal la necesidad inmediata en cuanto a su adhesión a la OMC es disponer de apoyo técnico y financiero de los organismos internacionales y/o intergubernamentales. En algunos casos, nos sentimos desalentados al considerar las disposiciones sobre el medio ambiente, la política competitiva y las cuestiones sociales.

    En consecuencia me permito sugerir a esta Conferencia Ministerial que se atiendan rápidamente estas preocupaciones de los países menos adelantados de manera favorable para ellos. Una vez más quisiera reiterar que Nepal desea vivamente adherirse a la OMC y que agradecemos la generosa consideración de la OMC al invitar a Nepal a esta Conferencia. Por último, deseo a esta reunión el mejor de los éxitos.