Lo que está ocurriendo en la OMC

NOTICIAS: NOTICIAS 2002

Consejo general, 13 de febrero de 2002
Informe del Director General al consejo

150pxls.gif (76 bytes)
VER TAMBIÉN:
Comunicados de prensa
Noticias
Discursos: Mike Moore



Estimados colegas, por primera vez después de la Conferencia de Doha estoy en condiciones de informarles a todos, y ponerles al corriente de los progresos realizados en el itinerario conducente a la aplicación del Programa de Doha para el Desarrollo.

Desde la Conferencia de Doha celebré reuniones con 30 Ministros y me he comunicado con muchos otros telefónicamente. He informado por escrito a todos los Ministros al menos en dos oportunidades. Los Ministros han manifestado el deseo de participar estrechamente en nuestra importante labor.

En una reunión que pude convocar recientemente en Nueva York, al margen del Foro Económico Mundial, los 15 Ministros presentes manifestaron su satisfacción por los progresos alcanzados aquí en Ginebra. Numerosos Ministros participarán probablemente en la próxima Conferencia Internacional sobre la Financiación del Desarrollo que se celebrará en Monterrey, en la Conferencia Ministerial de la OCDE, en París, y en la importante Conferencia Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, en Sudáfrica. Todas estas reuniones nos ofrecen la oportunidad de informar a los Ministros sobre nuestro trabajo y pedirles ideas al respecto. Tanto usted, como el Presidente, y yo mismo, hemos trabajado con ahínco, y conseguido éxito en nuestra gestión, sobre todo comparando el progreso realizado desde Doha con el tiempo que fue necesario después de la iniciación de la Ronda Uruguay para establecer las estructuras, los sistemas y los plazos.

Ha sido un motivo de satisfacción para los Ministros la pronta decisión adoptada sobre el lugar de la celebración de la próxima Conferencia Ministerial. El Ministro Derbez ya vino personalmente a Ginebra para iniciar los preparativos. Una misión de la OMC se trasladará a México en las próximas semanas y presentará un informe sobre las instalaciones. Los Ministros desean que podamos convertir las palabras positivas y las buenas noticias en hechos positivos.

Les agradezco asimismo por haber definido la estructura del CNC. Ahora será necesario designar a los distintos presidentes, para lo cual necesito su asesoramiento y cooperación; las decisiones deberán tomarse cuanto antes.

Por muy impresionante que parezca la estructura del CNC sobre el papel, a menos que avancemos con celeridad por lo que se refiere a la creación de capacidades, tanto en las capitales como aquí en Ginebra, no estaremos en condiciones de hacer lo necesario para permitir la participación en las negociaciones sustantivas de nuestros Miembros con mayores dificultades. En el Programa de Doha para el Desarrollo, algunos países en desarrollo plantearon “condiciones” con respecto a los progresos futuros. En efecto, la condición para realizar progresos relativos a la dimensión de desarrollo de numerosas cuestiones, es la creación de capacidades, a fin de asegurar que la próxima Conferencia Ministerial avanzará hacia la meta deseada y que concluiremos oportunamente, conforme a lo prometido. Así lo entienden los principales donantes y asociados. Por ese motivo muchos Ministros vinieron a Ginebra muy poco después de la Conferencia de Doha, y se aprobó además nuestro nuevo presupuesto. Estas son buenas noticias. Otra buena noticia es que nuestra Conferencia de promesas de contribución al Fondo Fiduciario Global del Programa de Doha para el Desarrollo se celebrará el 11 de marzo; las invitaciones han sido enviadas y se está por finalizar el orden del día.

Permítaseme informarles que también hemos avanzado rápidamente en la aplicación de criterios de coherencia. Me he reunido con los jefes ejecutivos de otros organismos para lograr la máxima cooperación y reducir al mínimo la duplicación de cometidos. Continuaré ese diálogo en el período que se avecina.

El 26 de febrero, se celebrará en Washington, una reunión de jefes ejecutivos de organizaciones, cuyo anfitrión será el Sr. Jim Wolfensohn del Banco Mundial, para proseguir los trabajos positivos realizados por la División de Cooperación Técnica sobre el Marco Integrado.

El 27 de febrero, se celebrará en Washington una reunión coordinada por el Banco Interamericano de Desarrollo, con la participación de todos los Ministros de Comercio y también probablemente, de Finanzas, de las Américas y del Caribe, con objeto de debatir sobre la creación de capacidades y sobre la forma más eficaz de asignar los recursos. En las reuniones preparatorias con el BID, hemos propuesto que se invite también a representantes de otros bancos regionales y la secretaría de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD), en calidad de observadores y he sugerido además que se considere la posibilidad de invitar a algunos Embajadores que coordinan grupos regionales aquí en la OMC. Esto ahorrará tiempo porque creemos que el “modelo” de cooperación que pueda resultar de la reunión de Washington será apropiado para trasladarlo a otros bancos regionales y de desarrollo. Esperamos asimismo celebrar, en Ginebra en el mes de abril, una reunión de todos los bancos regionales y otras partes interesadas.

He informado al Sr. Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, de los progresos realizados y le he expresado nuestro aprecio por su liderazgo y por la cooperación de los organismos especializados. Espero tener muy pronto nuevamente la oportunidad de informarle personalmente.

También me reuní con el Sr. Malloch Brown del PNUD y con su representante local cuando estuve en Côte d'Ivoire. A diferencia de nosotros, el PNUD y los bancos cuentan con personal sobre el terreno y en las capitales. Por consiguiente, pueden ser asociados importantes cuando preparemos nuestro proyecto de ficheros de países.

Permítaseme explicar el concepto de los ficheros de países.

Tenemos el plan ambicioso de contar con un fichero para cada uno de nuestros Miembros que necesiten asistencia para la creación de capacidad. Sobre esa base, desearía informar directamente a los Ministros y Embajadores, aproximadamente cada tres meses, acerca de los progresos realizados o de nuestros esfuerzos por ayudar a esos Miembros.

Esta iniciativa, apoyada por muchos organismos, nos servirá para optimizar nuestros recursos y evitar la duplicación de funciones. Además impondrá disciplinas transparentes a todos los participantes (nosotros, los donantes, las demás instituciones y los que precisan asistencia para la creación de capacidad). Necesitamos saber lo que hacen otras instituciones y donantes, no para controlarlo sino para organizar estos esfuerzos en un marco transparente y responsable. Ello permitirá que las capitales tengan información sobre nuestros progresos y nuestras dificultades, para medir mejor los resultados.

Debemos imponernos plazos y puntos de referencia estrictos para supervisar los progresos y garantizar el cumplimiento de las promesas. A principios de marzo y después de consultar a otros organismos presentaremos el primer proyecto de marco sobre los ficheros de países, que constará únicamente de títulos de cuestiones. A comienzos de mayo les informaremos directamente y esperamos haber completado para entonces la mayor parte de los temas. Esto permitirá ver con claridad cuáles son las esferas en que es necesaria una mayor labor. A continuación deberíamos informar a todas las capitales cada tres meses sobre el modo en que, de consuno con otros asociados, estamos logrando nuestros objetivos de creación de capacidad sobre la base del Programa de Doha para el Desarrollo y según las instrucciones de los Ministros.

Nos consideramos una suerte de organismo centralizador de iniciativas y he dado instrucciones a las divisiones para que busquen asociados estratégicos; quizás, por ejemplo, la UNCTAD, en materia de inversiones, o la ONUDI, en materia de facilitación del comercio. Son necesarios nuevos recursos generadores de capacidad en materia de competencia, contratación pública y transparencia, y para ello necesitamos la ayuda de nuevos asociados. Todas estas esferas son también cuestiones de desarrollo importantes.

Esta labor tiene repercusiones en la condición de observador de algunas instituciones a las que hasta el momento se les ha negado esa condición. Necesitamos de tolerancia y apertura para hallarle una salida a estos problemas, dado que afectan a nuestra coherencia dentro y fuera de la Organización.

Cuando estuve en Nueva York y África repetí nuestro mensaje esencial de que es preciso integrar el comercio y que es vital que la creación de capacidad se incluya en los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza, ya que constituye la base para las futuras decisiones de financiación del Banco Mundial y el FMI.

La División de Cooperación Técnica ya ha formulado propuestas de dotación de personal para abordar esta complicada labor. Se ha fortalecido la División de Desarrollo y Estudios Económicos y se ha contratado a tres pasantes, uno de Malí (un PMA), otro de China y un tercero de Zimbabwe. Ese personal temporal contribuirá a establecer una base de información sobre la investigación y los análisis de política para ayudar a las delegaciones.

Puedo comunicarles asimismo que la semana pasada visité Côte d'Ivoire, la OUA en Addis Abeba, y además me reuní con Ministros y dirigentes de Etiopía, Botswana, Kenya y Sudáfrica. En mis contactos con los dirigentes africanos, me impresionó profundamente el apoyo público manifestado, ya que todos afirmaron, después de la Conferencia de Doha que su percepción de la OMC era positiva.

Después de la Conferencia de Doha, conforme a las instrucciones de los Ministros, hemos fortalecido la División de Adhesiones, y he hecho visitas personales para dar aliento y ofrecer asistencia técnica con miras a la adhesión de Viet Nam, Camboya y Etiopía. Hace pocas semanas me reuní con todos los Embajadores de países en proceso de adhesión que están representados en Ginebra para darles las últimas noticias. Me propongo celebrar reuniones de este tipo con frecuencia.

Aquí finaliza mi informe. Deseo dar las gracias a los Miembros, al Presidente y a nuestros funcionarios por la ardua labor realizada y su dedicación a medida que avanza el Programa de Doha para el Desarrollo. Debe ser un proceso orientado por los Miembros y dirigido a nivel ministerial, a fin de poder mantener el impulso necesario para concluir estas negociaciones a tiempo, conforme a las instrucciones recibidas de los Ministros.