OMC: NOTICIAS 2010

REUNIÓN INFORMATIVA SOBRE LA AGRICULTURA

150pxls.gif (76 bytes)
> Explicación

  


Hablaba en una sesión informativa especial organizada por la Secretaría de la OMC y presidida por el Director de la División de Agricultura Clemens Boonekamp, inmediatamente después de la reunión del Comité de Agricultura. Dijo que ha cambiado la orientación del “Marco Amplio para la Acción Actualizado”.

 Las dos versiones del plan distinguen entre las necesidades inmediatas en las situaciones de emergencia y las necesidades a largo plazo. El Dr. Nabarro dijo que, en 2008, se hacía hincapié en la necesidad de ayuda humanitaria para hacer frente al gran aumento de los precios de los alimentos.

Ahora, el marco responde a una gama más amplia de cuestiones que han cobrado importancia. Entre ellas cabe mencionar una perspectiva más nítida a largo plazo para conseguir un suministro de alimentos más resistente y el reconocimiento de la necesidad de invertir en la agricultura. Según dijo el orador, también se da más importancia a los aspectos nutricionales de la seguridad alimentaria, el medio ambiente, los agricultores y la tenencia de tierras, las mujeres, el comercio a todos los niveles, el derecho a los alimentos y la mejora de la coordinación y la gobernanza.

Principios

 El “Marco para la Acción” ha sido elaborado por el Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial de las Naciones Unidas, que preside el propio Ban Ki-moon. Jacques Diouf, Director General de la FAO, es el vicepresidente y componen el Equipo representantes de 22 organizaciones internacionales, incluida la OMC. El Dr. Nabarro es el coordinador.

El Equipo de Tareas define la seguridad alimentaria como sigue:

  • Producción y disponibilidad de alimentos
  • Acceso a los alimentos y a la nutrición
  • Utilización por la población de los alimentos y la nutrición para desarrollar plenamente su potencial vital
  • Estabilidad del suministro

El Dr. Nabarro dijo que el marco actualizado aborda de forma más detallada algunas cuestiones difíciles, en las que hay opiniones diferentes y es necesaria una negociación, como el impacto ambiental y la soberanía de los países sobre las políticas alimentarias.

Dijo que había desacuerdos en el seno de los gobiernos, los grupos de la sociedad civil, los medios de comunicación y los 22 organismos del Equipo de Tareas. Por eso, las negociaciones fueron duras, pero se elaboró el documento y a muchos les satisface.

El comercio y la ayuda para el comercio son importantes, dijo a la audiencia de la OMC. Los mercados nacionales y mundiales tienen que ser adecuados, los precios tienen que enviar las señales apropiadas y los agricultores necesitan poder trabajar en los mercados que pueden utilizar.

Cuando el comercio funciona, los agricultores pueden utilizarlo para “adquirir valor”, a medida que los productos pasan por las distintas etapas de elaboración. El Dr. Nabarro afirmó que esto puede ser más importante para hacer frente a la pobreza que ningún otro factor, en la medida en que funcionen los mercados.

El Equipo de Tareas también apoya firmemente la conclusión de las negociaciones de la OMC. “La Ronda de Doha es positiva para las naciones pobres”, manifestó.

La audiencia

Los miembros de las delegaciones del Brasil, la India, el Uruguay, Egipto, el Pakistán y el Japón en la OMC valoraron positivamente la exposición e hicieron preguntas u observaciones sobre cuestiones tales como el impacto de los biocombustibles en la seguridad alimentaria, y si los países en desarrollo deberían estar autorizados a recurrir frecuentemente a la aplicación de medidas comerciales especiales como las salvaguardias especiales.

Algunos acogieron favorablemente la opinión, “raramente” expresada, de que el comercio puede beneficiar a la seguridad alimentaria y pidieron que se elaboren más estudios de casos de países que han mejorado la seguridad alimentaria a través del comercio.

El Dr. Nabarro indicó que en general no le parece positivo producir biocombustibles utilizando leguminosas o productos alimenticios básicos. La cuestión es menos problemática si se fabrican a partir de otros productos como el azúcar, a menos que exista una competencia por la tierra y el agua.

Añadió que los países que imponen prohibiciones de exportación suscitan preocupación porque eso puede tener un efecto dominó y que cunda el ejemplo entre otros países. Dijo que tratarían de elaborar más estudios de casos.

Se reproducen a continuación las notas verbales del Dr. Nabarro:

Presentación del Marco Amplio para la Acción Actualizado (UCFA) a la OMC
18 de noviembre de 2010

En primer lugar, quiero expresarles mi profundo agradecimiento por esta invitación. Mi nombre es David Nabarro y soy el Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición. Me causa un gran placer tener esta excelente oportunidad de estar aquí para pasar unos momentos conversando con ustedes sobre las iniciativas que ha adoptado la comunidad internacional en materia de seguridad alimentaria durante los tres últimos años. Quisiera comenzar exponiendo algunos antecedentes que pueden ser de utilidad.

Antecedentes: En 2008, la fuerte subida de los precios de los alimentos y la intensificación de la crisis alimentaria, con la existencia de disturbios sociales a causa de los alimentos en más de 35 países, pusieron de manifiesto la necesidad de dar una respuesta más sostenida, orientada a la acción y eficaz, a la inseguridad alimentaria. Se hizo patente que los sistemas alimentarios estaban en crisis.

Desde entonces, en los planes elaborados para afrontar los desafíos planteados por la inseguridad alimentaria se han tenido en cuenta cuatro elementos:

  • los países aquejados de inseguridad alimentaria;
  •  los inversores que participan en las iniciativas de los países por mejorar la seguridad alimentaria;
  •  las organizaciones que apoyan a los países y los inversores (como el sistema de las Naciones Unidas, organismos regionales como el Programa de desarrollo integral de la agricultura en África (CAADP), y las instituciones del Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola Internacional (GCIAI); y
  • la gestión de la asistencia internacional a los países afectados.

El Equipo de Tareas de Alto Nivel: En Abril de 2008, el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon estableció el Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial y pidió a 22 organizaciones, fondos, programas y otras entidades de la familia de las Naciones Unidas, así como a las instituciones de Bretton Woods, la Organización Mundial del Comercio y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que aunaran sus esfuerzos para hacer frente a la inseguridad alimentaria de manera más sostenible, coordinada y global.

Se encomendó al Equipo de Tareas de Alto Nivel (HLTF) que garantizara el apoyo coordinado del sistema de las Naciones Unidas a los gobiernos y otras partes interesadas en sus actividades destinadas a hacer frente a la crisis de la seguridad alimentaria y sus efectos sobre muchas de las poblaciones más vulnerables del mundo.

El Marco Amplio para la Acción: Uno de los primeros trabajos que llevó a cabo el HLTF fue la elaboración, en julio de 2008, de una estrategia global de respuesta a la crisis de seguridad alimentaria. La estrategia el Marco Amplio para la Acción (CFA)— se diseñó para promover respuestas concertadas a la crisis del precio de los alimentos con medidas encaminadas a satisfacer las necesidades inmediatas de las poblaciones vulnerables y contribuir a la resistencia a largo plazo (la doble estrategia).

  • Fue el elemento que aglutinó al sistema de las Naciones Unidas en torno al problema de la seguridad alimentaria, al tiempo que favorecía la sinergia del apoyo prestado a escala sistémica a esta estrategia en los países y los organismos integrantes del HLTF y de forma concertada con la sociedad civil y asociados del sector privado.
  • Ha sido también de utilidad para los gobiernos y los asociados para el desarrollo en la planificación de respuestas estratégicas a la inseguridad alimentaria mundial, buscando medios más eficaces de reducir el hambre crónica (y alcanzar el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio).

Cambios en curso: Desde 2008 ha habido cambios en todos los aspectos a los que se ha hecho referencia anteriormente:

  • los países aquejados de inseguridad alimentaria comenzaron a prestar mayor atención a la seguridad alimentaria y nutricional, incluso en el plano político;
  • los inversores que participan en las iniciativas de los países encaminadas a mejorar la seguridad alimentaria prometieron apoyo (“Mecanismo Alimentario de la Unión Europea [EUFF], Iniciativa de L'Aquila sobre Seguridad Alimentaria [AFS], Programa Mundial de Seguridad Alimentaria y Agricultura [GAFSP]) y convinieron en adoptar cinco principios para orientar la labor futura: programación a nivel nacional con los países en primera línea; enfoques globales; acciones multilaterales; esfuerzos coordinados de todos, y mayores inversiones;
  •  las organizaciones que apoyan a los países y a los inversores sufrieron reformas importantes (GCIAI) o sincronizaron más su trabajo sobre la seguridad alimentaria y nutricional (HLTF, Scaling-up Nutrition [Sun], Unión Africana [UA], Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico [APEC] y Asociación de Naciones del Asia Sudoriental [ASEAN]) y
  • la gestión de la asistencia internacional a los países afectados (reforma del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial [CSA] de la FAO).

Actualización del Marco Amplio para la Acción: Con la evolución del contexto de la seguridad alimentaria entre 2008 y 2010, eran cada vez más los que pensaban que sería necesario actualizar el CFA para tomar en consideración la superposición de las crisis económica, climática, ambiental y alimentaria y los debates sobre la importancia relativa de diferentes desencadenantes de la crisis alimentaria, así como para reflejar mejor en el enfoque la importancia de algunas dimensiones, particularmente la dimensión nutricional de la seguridad alimentaria, el derecho a los alimentos, las mujeres y la seguridad alimentaria y la dimensión ambiental de la producción de alimentos.

A finales de 2009, el HLTF pidió que se actualizara el CFA para que reflejara mejor los medios que utiliza el sistema de las Naciones Unidas para hacer frente a la inseguridad alimentaria y nutricional. El proceso de actualización lo han llevado a cabo los organismos integrantes del HLTF con la participación activa y constructiva de partes interesadas de los gobiernos, organizaciones no gubernamentales (ONG), organizaciones de la sociedad civil, organizaciones de pequeños agricultores y el sector privado.

El Marco Amplio para la Acción y el Marco Amplio para la Acción Actualizado: En comparación con el CFA de 2008, el UCFA, aunque sigue basándose en la doble estrategia, abarca un número mayor de cuestiones y aborda más detalladamente todos los aspectos de la seguridad alimentaria y nutricional, con una mayor atención a la gestión de los ecosistemas, el acceso a la tierra y su tenencia y propiedad, la seguridad del abastecimiento de agua, la nutrición, el hambre en las zonas urbanas, el sector pastoril, las cuestiones de género, la participación del sector privado, el comercio y la sostenibilidad ambiental, el empleo y el derecho a los alimentos.

Reconoce que, si bien es cierto que los Estados son los principales responsables de garantizar la seguridad alimentaria y nutricional para todos, muchos otros agentes tienen que hacer contribuciones vitales.

Como en el caso de su predecesor, toda la familia de las Naciones Unidas está involucrada en la aplicación del UCFA. Lo que hacemos en este marco global, al tiempo que subrayamos la complejidad creciente más allá de las cuestiones alimentarias, es considerar las cuatro dimensiones de la seguridad alimentaria como un todo, a saber:

  • la producción de alimentos;
  •  asegurar que las personas puedan acceder a los alimentos que necesitan y conseguir los nutrientes que requieren;
  • cuando han consumido los alimentos, que puedan disponer de esos nutrientes para desarrollar todo su potencial vital;
  •  la estabilidad de los suministros a lo largo del tiempo.

Hago hincapié en esas cuatro dimensiones porque hemos aprendido que para obtener buenos resultados nutricionales es preciso abordar la seguridad alimentaria teniendo en cuenta los cuatro elementos. No basta con pensar en la cantidad de alimentos producidos por un país ni en la cantidad de alimentos a los que tiene acceso una comunidad. Hay que tener en cuenta la situación en su conjunto.

Las cuestiones comerciales y el UCFA: Conseguir una mayor estabilidad del suministro de alimentos (cuarto componente señalado anteriormente) para garantizar la seguridad alimentaria exige que los mercados de alimentos nacionales e internacionales funcionen adecuadamente.

El comercio es una parte fundamental de la ecuación de la seguridad alimentaria. A escala nacional, unos mercados de alimentos que funcionen bien y el comercio tienen grandes posibilidades de aumentar la integración de los pequeños agricultores en las cadenas de valor, de manera que puedan adquirir mayor valor (para explotar plenamente el potencial será necesario fomentar la capacidad de sus organizaciones principales).

El UCFA promueve la integración política y económica regional y la creación de un entorno más propicio para el comercio, especialmente para los alimentos.

A escala internacional, unos mercados que funcionen adecuadamente pueden contribuir a que el comercio beneficie a los países menos adelantados (PMA) y a sus agricultores, si se les presta asistencia con medidas de política apropiadas en materia de investigación, infraestructura, servicios de extensión, seguridad alimentaria y nutricional, por sólo mencionar algunas (todas ellas medidas de ayuda interna del compartimento verde —sin efectos de distorsión— de la OMC).

También en este caso será necesario crear capacidad para que los PMA puedan obtener mayores beneficios del comercio. El UCFA propugna, entre otras cosas, el aumento de la “ayuda para el comercio” y una mejor infraestructura de financiación del comercio.

La Ronda de Doha puede ser una gran oportunidad para que las negociaciones comerciales favorezcan los intereses de los PMA aumentando la uniformidad del trato y la transparencia.

Al mismo tiempo, es necesario evaluar cada vez más las políticas comerciales por su repercusión en la seguridad alimentaria (algunos dirían incluso por su potencial de favorecer la realización del derecho de la población a los alimentos): la seguridad alimentaria puede ofrecer una perspectiva privilegiada para determinar el costo real de las subvenciones y prohibiciones que aplican los países de ingresos más elevados y/o productores, para estructurar el debate sobre la constitución de una (pequeña) reserva para emergencias alimentarias o para promover el debate sobre la coherencia entre las políticas agrícolas y comerciales.

Por último, la estabilidad del suministro de alimentos exige también que se vigile más estrechamente la especulación en los mercados internacionales de productos básicos, pues se ha demostrado que la inestabilidad extrema de los precios penaliza a los pequeños productores de alimentos, que casi siempre son compradores netos de productos alimenticios. Limitar la especulación excesiva en los mercados de alimentos es uno de los elementos constitutivos del UCFA, porque se está convirtiendo en uno de los elementos del debate en muchos otros escenarios (G-8, G-20, CSA, etc.).

Por último, aunque unos precios más elevados en la agricultura pueden estimular las inversiones a largo plazo y, por tanto, beneficiar a los pequeños agricultores, hay muchas variables distintas de los precios que determinan las decisiones de los agricultores (la seguridad de la tenencia de la tierra, el acceso al crédito y a los insumos, etc.) y que también hay que abordar con políticas agrícolas y de seguridad alimentaria apropiadas.

Difusión del UCFA: El UCFA se presentó en el 36º período de sesiones del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) (Roma, 11-14 y 16 de octubre de 2010). Se propuso al Presidente del CSA como contribución a la elaboración del Marco Estratégico Mundial para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición del CSA.

Fue objeto de una buena acogida y en los debates celebrados durante la semana de reunión del CSA se subrayó la importancia de la nutrición, las cuestiones relacionadas con la tierra, la protección social, el papel de las mujeres y los problemas ambientales para afrontar la inseguridad alimentaria. Se resaltó la importancia de los vínculos intersectoriales y se exhortó vivamente a las Naciones Unidas a que no cejaran en el empeño de seguir actuando coordinadamente, apoyando la participación de los gobiernos junto a la sociedad civil, las organizaciones de agricultores, el sector privado y las instituciones de investigación.

El UCFA se ha diseñado especialmente para favorecer la coordinación entre los organismos miembros del HLTF a nivel nacional. Es un documento estratégico de orientación para el HLTF, pero se ha puesto a disposición como un bien público que pretende promover la participación coordinada de múltiples partes interesadas y mejorar la responsabilización del sistema internacional respecto de la seguridad alimentaria y nutricional.

El Equipo de Coordinación del HLTF, junto con los organismos que lo integran, está llevando a cabo actuaciones concretas para difundir la utilización del UCFA como instrumento para estimular y respaldar un enfoque global y de establecimiento de asociaciones para la seguridad alimentaria y nutricional a escala mundial, regional y nacional.

Tratamos de fomentar la aplicación eficaz de enfoques globales y duales en las organizaciones intergubernamentales que se ocupan de cuestiones relacionadas con la economía, el desarrollo, la agricultura, la alimentación, el bienestar social, la salud y la educación.

Es esencial catalizar, promover y apoyar iniciativas encaminadas a que se conozcan los principios y objetivos del UCFA y se les dé apoyo político, ante todo entre los organismos del HLTF, pero también entre un conjunto más amplio de colectivos interesados a escala nacional, regional y mundial para conseguir los objetivos acordados.

La Organización Mundial del Comercio ha participado de forma activa y constructiva en todo el proceso de actualización del CFA. Nos compete ahora a nosotros mantener el impulso y facilitar la difusión y el seguimiento de su utilización en su forma actualizada.

Confío en que todos ustedes sigan participando en este proceso, porque su apoyo para la sincronización progresiva de los programas y debates sobre los alimentos y el comercio serán de importancia vital.

Permítanme congratularme con ustedes, porque acontecimientos como éste al que asistimos hoy son un hito importante en el camino hacia la integración de los principios del UCFA y el logro de sus objetivos.

 ON THE WEB   

UN on global food security
Updated Comprehensive Framework for Action
Download pdf

Servicio de noticias RSS

Bookmark and Share

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.

150pxls.gif (76 bytes)