Lo que está ocurriendo en la OMC

NOTICIAS:  COMUNICADOS DE PRENSA 2001

PRESS/243
17 de septiembre de 2001
Concluyen con éxito en la OMC las negociaciones para la adhesión de China

Hoy (17 de septiembre) concluyó con éxito en la Organización Mundial de Comercio la negociación de las condiciones de adhesión de China a la OMC, allanando el camino para que se apruebe formalmente el texto del acuerdo en la Conferencia Ministerial de Doha, Qatar, que se celebrará en noviembre.

150pxls.gif (76 bytes)
VER TAMBIÉN:
Comunicados de prensa
Noticias
Discursos: Mike Moore

> Declaración de China (solamente en inglés)


“La cooperación económica internacional ha permitido que se haga realidad este momento definitorio en la historia del sistema multilateral de comercio”, ha indicado Mike Moore, Director General de la OMC, en la clausura de la reunión del Grupo de Trabajo sobre la Adhesión de China. “Con la adhesión de China, la OMC ha dado un paso muy importante hacia su conversión en una organización auténticamente mundial. La aceptación casi universal de su sistema, basado en la existencia de normas, servirá de base para la promoción de la cooperación económica mundial”.

Bajo la presidencia del Embajador Pierre-Louis Girard, de Suiza, el Grupo de Trabajo concluyó casi 15 años de negociaciones con China y acordó presentar unas 900 páginas de textos jurídicos para su aceptación formal por los 142 gobiernos Miembros de la OMC. China se convertirá legalmente en miembro de la OMC 30 días después de la notificación de su aceptación del acuerdo.

Como resultado de las negociaciones, China ha asumido una serie de compromisos importantes de apertura y liberalización de su régimen, con el fin de integrarse mejor en la economía mundial y ofrecer al comercio exterior y a las inversiones extranjeras un entorno más previsible, en conformidad con las normas de la OMC.

Entre los compromisos asumidos por China cabe mencionar los siguientes:

  • China otorgará a todos los Miembros de la OMC un trato no discriminatorio. Todos los particulares y empresas, incluidas las empresas con capital extranjero y las no registradas en China, recibirán un trato no menos favorable que el otorgado a las empresas chinas en lo que respecta al derecho a tener actividades comerciales.
  • China eliminará la práctica de fijar precios duales, así como las diferencias en el trato otorgado a las mercancías producidas para la venta en China y las producidas para la exportación.
  • No se utilizarán los controles de precios para ofrecer protección a las industrias o proveedores de servicios nacionales.
  • China aplicará el Acuerdo sobre la OMC de forma efectiva y uniforme, para lo que revisará las leyes internas vigentes y promulgará nuevas leyes en total conformidad con dicho Acuerdo.
  • En un plazo de tres años contados a partir de la adhesión, todas las empresas tendrán derecho a importar y exportar todo tipo de mercancías y comerciar con ellas en todo el territorio aduanero, salvo unas pocas excepciones limitadas.
  • China no mantendrá ni introducirá ninguna subvención a la exportación de productos agropecuarios.

China se reserva el derecho de mantener un comercio de Estado exclusivo de productos tales como los cereales, el tabaco, los combustibles y los minerales, y de mantener algunas restricciones al transporte y distribución de mercancías dentro del territorio nacional, pero muchas de las restricciones a las que actualmente están sometidas las empresas extranjeras en China serán eliminadas o suavizadas considerablemente una vez transcurrido un período de adaptación gradual de tres años. En otras áreas, como la protección de los derechos de propiedad intelectual, China aplicará plenamente el Acuerdo sobre los ADPIC (aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio) desde la fecha de la adhesión.

Durante un plazo de 12 años contados a partir de la fecha de la adhesión, habrá un mecanismo transitorio de salvaguardia especial, que se pondrá en marcha cuando las importaciones de productos de origen chino causen o amenacen causar una desorganización del mercado que afecte a los productores nacionales de otros Miembros de la OMC.

Por otro lado, se eliminarán gradualmente o se tratarán de otro modo, en los términos y plazos mutuamente convenidos que se especifican en un anexo del Protocolo de Adhesión, las prohibiciones, restricciones cuantitativas y otras medidas que mantengan otros Miembros contra las importaciones procedentes de China de forma incompatible con el Acuerdo sobre la OMC.

  
  
1. Mercancías

La conclusión de las negociaciones sobre el acceso a los mercados de mercancías supone el compromiso de China de eliminar gradualmente los obstáculos al comercio y ampliar el acceso a su mercado de que disponen las mercancías procedentes de otros países. China ha consolidado todos los aranceles aplicados a las mercancías importadas. Una vez que se haya dado cumplimiento a todos los compromisos asumidos, el arancel medio consolidado por China para los productos agropecuarios se reducirá al 15 por ciento. La orquilla oscilará entre el 0 y el 65 por ciento, aplicándose los tipos más elevados a los cereales. En el caso de las mercancías industriales, el arancel medio consolidado se reducirá al 8,9 por ciento, con una orquilla que oscilará entre el 0 y el 47 por ciento, aplicándose los tipos más elevados a las películas fotográficas y los automóviles y productos conexos. Algunos aranceles serán eliminados y otros serán reducidos, en su mayoría a más tardar en 2004, pero en ningún caso después de 2010.

  
Textiles

Tras la adhesión, China se convertirá en parte en el Acuerdo sobre los Textiles y el Vestido y será titular de los derechos y obligaciones correspondientes. Lo mismo que en el caso de los demás Miembros de la OMC, se pondrá término a los contingentes aplicados a los textiles el 31 de diciembre de 2004, pero habrá un mecanismo de salvaguardia hasta fines de 2008, que permitirá a los gobiernos Miembros de la OMC adoptar medidas para reducir las importaciones en caso de que las exportaciones de productos textiles chinos provoquen una desorganización del mercado.

  
Agricultura

China ha aceptado limitar sus subvenciones a la producción agrícola al 8,5 por ciento del valor del producto agrario (a los efectos del párrafo 4 del artículo 6 del Acuerdo sobre la Agricultura). China también ha aceptado aplicar el mismo límite a las subvenciones incluidas en el ámbito del párrafo 2 del artículo 6 de dicho Acuerdo sobre la Agricultura.

  
  
2. Servicios

Telecomunicaciones

Tras la adhesión de China, los proveedores de servicios extranjeros estarán autorizados a establecer empresas de capital mixto, que no estarán sometidas a restricciones cuantitativas, y prestar servicios en varias ciudades. La inversión extranjera en las empresas de capital mixto no será superior al 25 por ciento. En el plazo de un año contado a partir de la adhesión, se ampliarán estas áreas para incluir la prestación de servicios en otras ciudades y la inversión extranjera no podrá ser superior al 35 por ciento. Al cabo de tres años, la inversión extranjera no podrá ser superior al 49 por ciento. Pasados cinco años, dejará de haber restricciones geográficas.

  
Banca

A partir de la adhesión, se permitirá a las instituciones financieras extranjeras prestar servicios en China sin restricciones de clientela para las operaciones con moneda extranjera. En cuanto a las operaciones con moneda local, en un plazo de dos años contados a partir de la adhesión, se permitirá a las instituciones financieras extranjeras prestar servicios a empresas chinas. Pasados cinco años, se permitirá a las instituciones financieras extranjeras prestar servicios a todo tipo de clientes chinos.

  
Seguros

Se permitirá que los aseguradores extranjeros que operen en ramas distintas de los seguros de vida establezcan filiales o constituyan empresas de capital mixto con un máximo del 51 por ciento de capital extranjero. En un plazo de dos años contados a partir de la adhesión de China, los aseguradores extranjeros que operen en ramas distintas de los seguros de vida podrán establecer filiales de las que tengan el 100 por ciento del capital. A partir de la adhesión, los aseguradores extranjeros que operen en la rama de los seguros de vida podrán tener una participación del 50 por ciento en empresas de capital mixto con el socio que elijan. En cuanto a los riesgos comerciales en gran escala, los reaseguros y los seguros y reaseguros internacionales marítimos, de aviación y de transporte, tras la adhesión se permitirá que se establezcan empresas de capital mixto con una participación de capital extranjero no superior al 50 por ciento; transcurridos tres años, la participación de capital extranjero podrá llegar al 51 por ciento; al cabo de cinco años, se permitirá que haya filiales de capital totalmente extranjero.

  
  
Notas para los editores: Volver al principio

1. Historia de la adhesión de China a la OMC

China fue uno de los 23 signatarios originales del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) en 1948. Tras la revolución de 1949, el gobierno de Taiwán anunció que China abandonaba el sistema del GATT. Aunque el gobierno de Beijing nunca reconoció esta decisión, casi 40 años más tarde, en 1986, China notificó al GATT su deseo de recuperar su condición de parte contratante del GATT.

China es uno de los 30 gobiernos que actualmente pretenden adherirse a la Organización Mundial del Comercio. Como muchos de los países que han solicitado ser Miembros de la OMC, China está en pleno proceso de reforma económica y de transformación de su economía para basarla más en el mercado. El proceso de adhesión de China a la OMC ha sido dirigido por un Grupo de Trabajo formado por todos los gobiernos Miembros de la OMC interesados. Inicialmente, en el marco del GATT, se estableció en 1987 un Grupo de Trabajo sobre el estatuto de China que se centraba exclusivamente en el régimen que aplicaba China al comercio de mercancías. En 1995 se convirtió en un Grupo de Trabajo de la OMC y se amplió su ámbito para incluir el comercio de servicios, nuevas normas sobre las medidas arancelarias y normas referentes a los derechos de propiedad intelectual.

Una parte sustancial del proceso de adhesión de China se tradujo en negociaciones bilaterales entre este país y los Miembros de la OMC. Generalmente estas negociaciones se llevaron a cabo privadamente, sea en la OMC, en Ginebra, sea en las capitales, pero el Grupo de Trabajo también mantuvo reuniones de carácter informal y formal. Aunque el centro de atención de las negociaciones bilaterales y plurilaterales fueran algunas esferas concretas de las políticas comerciales de China, por ejemplo, la lista de compromisos de acceso a los mercados de mercancías y la lista de compromisos específicos en la esfera de los servicios, el Grupo de Trabajo tenía la responsabilidad de mantener y supervisar el desarrollo de las negociaciones y asegurarse de que se examinaran las políticas comerciales de China en todos sus aspectos.

El Embajador Pierre-Louis Girard, un alto funcionario comercial de Suiza, actuó como Presidente del Grupo de Trabajo. El Presidente, los gobiernos Miembros y China fueron ayudados en su labor por la Secretaría de la OMC, que facilitó la asistencia administrativa y jurídica necesaria.

El Grupo de Trabajo tuvo dos labores principales que realizar: compilar un informe basado en sus deliberaciones; y completar un Protocolo de Adhesión. No es inhabitual que los grupos de trabajo que se encargan de las adhesiones a la OMC añadan una serie de anexos a los protocolos. Los anexos forman parte integrante de los protocolos, son vinculantes jurídicamente y abordan cuestiones específicas que plantea el régimen comercial del solicitante. Como en todas las demás adhesiones, los anexos, que han sido uno de los elementos centrales de las negociaciones, tienen por objetivo ofrecer a los Miembros de la OMC garantías de que se llevarán a cabo realmente las reformas y se adoptarán las demás medidas transitorias prometidas por el solicitante. En otras palabras, cumplen la función de una especie de calendario negociado para poner el régimen comercial del solicitante en plena conformidad con las normas y obligaciones de la OMC.

Los procesos de adhesión tienen una duración variable y completarlos puede exigir varios años, lo que depende mucho de la voluntad del país solicitante de cumplir no sólo las normas y obligaciones que derivan de los principios de economía de mercado de la OMC y de sus políticas favorables a la competencia y a la no discriminación, sino también de las condiciones de acceso a los mercados de mercancías y servicios que el país solicitante ofrezca a los demás Miembros de la OMC. Como el Grupo de Trabajo adopta sus decisiones por consenso, todos los Miembros de la OMC y el país que solicita la adhesión han de ponerse de acuerdo en que se ha dado respuesta a sus preocupaciones individuales y en que todas las cuestiones pendientes han quedado resueltas en el curso de sus deliberaciones.

  
2. La relación del Taipei Chino con el GATT/OMC

A principios de 1965, Taiwán solicitó la condición de observador en los períodos de sesiones del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT de 1947), condición que se le reconoció. En 1971, se suprimió este estatuto, a raíz de una decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas que reconocía a la República Popular como único gobierno legítimo de China.

En su reunión de septiembre de 1992, el Consejo de Representantes del GATT decidió establecer un grupo de trabajo que examinara específicamente la solicitud de adhesión del Territorio Aduanero distinto de Taiwán, Penghu, Kinmen y Matsu (“Taipei Chino”). El Presidente dijo que había mantenido amplias consultas sobre el tema de establecer un grupo de trabajo. Observó que todas las partes contratantes habían aceptado la opinión de la República Popular de China de que el Taipei Chino, como territorio aduanero distinto, no debía adherirse al GATT antes que la propia República Popular de China.


3. Hong Kong, China y la OMC

Hong Kong, entonces una colonia de la Corona Británica, se convirtió en parte contratante del GATT el 23 de abril de 1986. El 1º de julio de 1997, la República Popular de China reanudó el ejercicio de la soberanía sobre Hong Kong. A partir de esa fecha, Hong Kong se convirtió en una Región Administrativa Especial de China. En condición de tal, mantiene entre otras cosas el estatuto de territorio aduanero distinto y seguirá decidiendo sus políticas económicas y comerciales independientemente y también podrá, independientemente, utilizar la denominación de “Hong Kong, China”, mantener y desarrollar relaciones y concluir y aplicar acuerdos con Estados, regiones y organizaciones internacionales en las esferas de la economía, el comercio y otras. Posteriormente, Hong Kong, como parte contratante del GATT, participó plenamente en la Ronda Uruguay y asumió todos los derechos y obligaciones correspondientes aceptando formalmente el Acta Final en que se incorporan los resultados de la Ronda Uruguay de Negociaciones Comerciales Multilaterales, hecha en Marrakech el 15 de abril de 1994. En virtud del artículo XI del Acuerdo de Marrakech por el que se establece la Organización Mundial del Comercio, Hong Kong se convirtió en Miembro inicial de la OMC. De conformidad con las disposiciones antes descritas, Hong Kong seguirá siendo Miembro de la OMC, bajo la denominación de “Hong Kong, China”.

  
4. Macao, China y la OMC

La República Popular de China reanudó el ejercicio de la soberanía sobre Macao, antigua colonia portuguesa, el 20 de diciembre de 1999. En esa fecha, Macao se convirtió en una Región Administrativa Especial de China y en condición de tal sigue manteniendo, entre otras cosas, su sistema social y económico y sus políticas económicas y comerciales, con independencia, bajo la denominación de “Macao, China”, manteniendo y desarrollando relaciones, y concluyendo y aplicando acuerdos con todos los Estados, regiones y con las organizaciones internacionales que operan en las esferas de la economía, el comercio y otras. La República Popular de China señaló en aquel momento que la Región Administrativa Especial de Macao seguiría participando en las organizaciones internacionales y acuerdos comerciales internacionales pertinentes, como el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio.

Macao se convirtió en parte contratante del Acuerdo General el 11 de enero de 1991 y fue uno de los miembros fundadores de la OMC, que se estableció el 1º de enero de 1995. El 20 de diciembre de 1999, Macao siguió siendo Miembro de la OMC bajo la denominación de “Macao, China”.

  
5. China en el comercio mundial

En 2000, China era el séptimo exportador y el octavo importador mundial de mercancías (exportaciones: 249.200 millones de dólares EE.UU. (cuota del 3,9 por ciento), importaciones: 225.100 millones (cuota del 3,4 por ciento)). En cuanto a los servicios comerciales, China era el 12º exportador y el 10º importador mundial (exportaciones: 29.700 millones de dólares EE.UU. (cuota del 2,1 por ciento), importaciones: 34.800 millones (cuota del 2,5 por ciento)).