Lo que está ocurriendo en la OMC

NOTICIAS: COMUNICADOS DE PRENSA 2002

PRESS/276
27 de febrero de 2002
La OMC y el BID cooperarán en programas de asistencia técnica relacionada con el comercio destinados a los países de América Latina y el Caribe

El Director General de la Organización Mundial del Comercio Mike Moore y el Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo Enrique V. Iglesias firmaron hoy (27 de febrero de 2002) un memorándum de entendimiento con arreglo al cual sus instituciones respectivas se propondrán ahondar la cooperación para facilitar asistencia técnica sobre las negociaciones comerciales y la creación de capacidad a los países de América Latina y el Caribe.

150pxls.gif (76 bytes)
VER TAMBIÉN:
Comunicados de prensa
Noticias
Discursos: Mike Moore
  

La asistencia técnica, clave para el éxito del Programa de Doha —  Moore
(solamente en inglés)


Hacer clic aquí para pasar a la página del Programa de Doha para el DesarrolloEl documento fue firmado en la sede del BID en Washington DC, tras una reunión de funcionarios de América Latina y el Caribe especializados en el comercio y las finanzas acerca de los desafíos a que hace frente su región en las negociaciones multilaterales y de los compromisos contraídos conforme a los acuerdos de la OMC y en la negociación y aplicación del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas.

La OMC y el BID, en su propósito de ayudar a los países miembros a hacer frente a los desafíos en materia de comercio multilateral, intensificarán sus esfuerzos comunes para asistirles en el reforzamiento de su capacidad de modo que participen plenamente en el sistema multilateral de comercio.

La importancia que reviste la creación de capacidad se puso de relieve en la reciente Declaración Ministerial de Doha, en la que los Miembros de la OMC se propusieron convertir las prioridades e intereses de los países en desarrollo y de los países menos adelantados en el núcleo del Programa de Trabajo de la OMC.

La OMC estima que el memorándum podría servir como modelo para que los bancos de desarrollo regional apoyen a los países miembros que hayan contraído empréstitos mediante los programas de asistencia técnica y de creación de capacidad que les permitan participar en mayor grado en el Programa de Doha para el Desarrollo.

Según el memorándum, la OMC y el BID trabajarán en la creación de programas conjuntos que apoyen, entre otras actividades, los cursillos y reuniones regionales y subregionales, los cursos de capacitación y los conjuntos de herramientas para los negociadores comerciales, los cursos de aprendizaje a distancia y los análisis de cuestiones relacionadas con la política comercial y con las negociaciones multilaterales.

La OMC y el BID considerarán asimismo la posibilidad de cooperar en programas de asistencia técnica para reforzar la capacidad de los países de América Latina y el Caribe en sectores relacionados con el comercio como el medio ambiente, la competencia, la contratación pública, las inversiones y la facilitación del comercio.

En los últimos años el BID ha colaborado con la OMC mediante el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe, una dependencia del Banco establecida en Buenos Aires, que ha financiado cursos de formación de la OMC para negociadores comerciales procedentes de países miembros del BID que hayan suscrito empréstitos.

“Manifiestamente los países de América Latina y el Caribe necesitan crear capacidad y racionalizar sus recursos si quieren aprovechar al máximo las negociaciones — tanto del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas como de la OMC- cuyos plazos coinciden,” explicó el Sr. Moore a los asistentes a la reunión.  “Entre los elementos clave para el éxito de una ronda comercial se encuentran la asistencia técnica y la creación de capacidad pues ayudarán a los países en desarrollo y a los países menos adelantados a integrarse en el sistema multilateral de comercio y participar plenamente en las negociaciones”.

El Sr. Moore puso de relieve la necesidad de establecer una coordinación con todas las instituciones especializadas activas en el ámbito comercial.  Además recalcó la función estratégica que la Secretaría de la OMC desempeña en la promoción de la cooperación, la asistencia técnica conjunta y la creación de capacidad, observando que la organización se percibía a sí misma como una “cámara de compensación” o como una reserva general de información para la asistencia técnica relacionada con la OMC.

Al tiempo que observaba que había estado siguiendo de cerca las cuestiones relacionadas con la coherencia desde que entrara en funciones en 1999, el Sr. Moore afirmó que el memorándum reflejaba fielmente las prioridades conjuntas de ambas organizaciones en cuanto a la creación de capacidad dimanantes del Programa de Doha para el Desarrollo.  "Este es un modelo que puede y debe reproducirse en otras regiones," dijo, describiéndolo como “un importante paso adelante”.