WTO NOTICIAS: DISCURSOS — DG PASCAL LAMY

La casa del comercio

150pxls.gif (76 bytes)
MÁS INFORMACIÓN:
Discursos: Pascal Lamy

  > Foro Público de la OMC de 2011 — “¿Está en crisis el multilateralismo?”

Señoras y señores,

Bienvenidos al Foro Público de la OMC de 2012.

Este año, como el pasado, ha estado marcado por turbulencias extraordinarias.  Las bajas tasas de crecimiento económico, el elevado desempleo y las cifras sobre el comercio mundial recién publicadas, que son igualmente preocupantes.  Nadie se ha librado de la desaceleración.

Ahora bien, las turbulencias de este año van más allá de la esfera económica.  Al igual que el año pasado, las turbulencias políticas se agudizan en todo el mundo, los precios de los productos alimenticios vuelven a subir, aunque no de modo tan alarmante, y la crisis del clima sigue sin remitir.

Paralelamente a este caleidoscopio de problemas, asistimos también a una redistribución de la baraja geopolítica a nivel mundial.  Con el ascenso de las economías emergentes, se escuchan voces nuevas y más fuertes del mundo en desarrollo.  Los países más pobres, que antes permanecían callados, exponen hoy sus prioridades con más fuerza y claridad.  Lo que están diciendo alto y claro es que las normas del sistema multilateral deben cambiar.

Las reglas de juego necesitan ajustes:   ya sea en el ámbito del comercio, de la economía, del medio ambiente o de la seguridad alimentaria, así como ciertamente en todos los aspectos de la formulación de políticas a nivel internacional.  Los gobiernos no sólo tienen dificultades para resolver la panoplia de problemas internos a que están confrontados, sino que además deben hacerlo en un contexto en el que también han cambiado sus poderes relativos.  Deben hacerlo también en un mundo en el que hay más interconexión y en el que, por consiguiente, los elementos comunes a todos requieren una cooperación multilateral más intensa.  Además, deben competir por espacios por los que nadie había competido antes, como el Ártico o el ciberespacio.

En estos tiempos difíciles que vivimos, los ciudadanos reclaman el derecho a una vida decente.  Quieren trabajo, quieren derechos humanos y quieren dignidad.  La cuestión es:  ¿puede la cooperación multilateral responder a sus expectativas?  ¿Será capaz la comunidad internacional de superar los múltiples desafíos a que se enfrenta actualmente?

Aunque el multilateralismo está en dificultades en casi todas las esferas de la cooperación mundial, me encuentro hoy ante ustedes con cierto optimismo.  Al fin y al cabo estamos todos reunidos en la “casa del comercio”, una casa internacional que surgió de las cenizas de dos guerras mundiales y que ha tardado 60 años en crearse.  Al otro lado de esta casa, se encuentran las Naciones Unidas, la Organización Internacional del Trabajo, la Casa Internacional del Medio Ambiente, que agrupa muchos tratados medioambientales, y muchos otros símbolos del éxito de la cooperación internacional.  Después de todo, esto es la “Ginebra Internacional”.

Son estas organizaciones las que nos enseñan algo muy importante:  los avances en la cooperación internacional son graduales y algunos de los mejores momentos que hemos conocido tienen su origen en nuestros peores excesos.  Sí, los desafíos que afrontamos hoy son múltiples, y sí, el multilateralismo tiene dificultades, pero ya hemos demostrado antes que estamos a la altura de la tarea, y podemos volver a estarlo.

En muchos aspectos, la OMC es uno de los mejores ejemplos del funcionamiento del multilateralismo basado en normas.  Se ha reconocido ampliamente que su capacidad de administrar y hacer cumplir las normas comerciales mundiales, incluso en la crisis actual, es un éxito importante de la cooperación internacional.  Sin embargo, el hecho que los Miembros tengan dificultades para ponerse de acuerdo sobre la actualización de nuestras normas también demuestra que la OMC no es inmune a las transformaciones geoeconómicas y geopolíticas de nuestro tiempo.  La OMC es a la vez una organización y una institución.  Y me atrevo a decir que está en mejor forma como institución que impulsa a sus Miembros que como organización impulsada por ellos.

En el Foro de este año se abordará una amplia gama de problemas que ustedes mismos han planteado en la casa del comercio.  A lo largo de tres días, les oiremos hablar de temas tan diversos como el comercio y el medio ambiente y los acuerdos regionales de libre comercio.  También tendrán ocasión de conocer al “Grupo de Reflexión de la OMC sobre el Futuro del Comercio” que he establecido para que me asesore sobre las profundas transformaciones de la economía mundial y sobre los factores que impulsan el comercio de hoy y del futuro.

En el Foro de este año hay muchas innovaciones que les animo a descubrir.  Habrá, por primera vez, diversos “talleres de ideas” para ayudarnos a encontrar soluciones y beneficiarnos del intercambio de ideas con ustedes.  Un centro de medios sociales interactuará con ustedes y con el mundo en general a través de Facebook y de otras redes sociales para llegar así a un público mucho más amplio.  Durante el Foro, habrá una fabulosa exposición de viñetas en el Atrio y en la Sala de Delegados.  Se exponen no menos de 100 viñetas, en las que unos 20 artistas de todo el mundo cuentan la historia del GATT y de la OMC, no dejen de verla.  ¡No hay que perder nunca la ocasión de reírse!

También tenemos con nosotros a los ganadores del concurso del Programa de Embajadores de la Juventud de la OMC.  Felicitemos a Ankita Mishra, de la India, y a Karina Hehs, del Brasil.  Contamos con ustedes para que defiendan con firmeza el multilateralismo.

Señoras y señores,

Bienvenidos al Foro Público de la OMC de 2012.

Este año, como el pasado, ha estado marcado por turbulencias extraordinarias.  Las bajas tasas de crecimiento económico, el elevado desempleo y las cifras sobre el comercio mundial recién publicadas, que son igualmente preocupantes.  Nadie se ha librado de la desaceleración.

Ahora bien, las turbulencias de este año van más allá de la esfera económica.  Al igual que el año pasado, las turbulencias políticas se agudizan en todo el mundo, los precios de los productos alimenticios vuelven a subir, aunque no de modo tan alarmante, y la crisis del clima sigue sin remitir.

Paralelamente a este caleidoscopio de problemas, asistimos también a una redistribución de la baraja geopolítica a nivel mundial.  Con el ascenso de las economías emergentes, se escuchan voces nuevas y más fuertes del mundo en desarrollo.  Los países más pobres, que antes permanecían callados, exponen hoy sus prioridades con más fuerza y claridad.  Lo que están diciendo alto y claro es que las normas del sistema multilateral deben cambiar.

Las reglas de juego necesitan ajustes:   ya sea en el ámbito del comercio, de la economía, del medio ambiente o de la seguridad alimentaria, así como ciertamente en todos los aspectos de la formulación de políticas a nivel internacional.  Los gobiernos no sólo tienen dificultades para resolver la panoplia de problemas internos a que están confrontados, sino que además deben hacerlo en un contexto en el que también han cambiado sus poderes relativos.  Deben hacerlo también en un mundo en el que hay más interconexión y en el que, por consiguiente, los elementos comunes a todos requieren una cooperación multilateral más intensa.  Además, deben competir por espacios por los que nadie había competido antes, como el Ártico o el ciberespacio.

En estos tiempos difíciles que vivimos, los ciudadanos reclaman el derecho a una vida decente.  Quieren trabajo, quieren derechos humanos y quieren dignidad.  La cuestión es:  ¿puede la cooperación multilateral responder a sus expectativas?  ¿Será capaz la comunidad internacional de superar los múltiples desafíos a que se enfrenta actualmente?

Aunque el multilateralismo está en dificultades en casi todas las esferas de la cooperación mundial, me encuentro hoy ante ustedes con cierto optimismo.  Al fin y al cabo estamos todos reunidos en la “casa del comercio”, una casa internacional que surgió de las cenizas de dos guerras mundiales y que ha tardado 60 años en crearse.  Al otro lado de esta casa, se encuentran las Naciones Unidas, la Organización Internacional del Trabajo, la Casa Internacional del Medio Ambiente, que agrupa muchos tratados medioambientales, y muchos otros símbolos del éxito de la cooperación internacional.  Después de todo, esto es la “Ginebra Internacional”.

Son estas organizaciones las que nos enseñan algo muy importante:  los avances en la cooperación internacional son graduales y algunos de los mejores momentos que hemos conocido tienen su origen en nuestros peores excesos.  Sí, los desafíos que afrontamos hoy son múltiples, y sí, el multilateralismo tiene dificultades, pero ya hemos demostrado antes que estamos a la altura de la tarea, y podemos volver a estarlo.

En muchos aspectos, la OMC es uno de los mejores ejemplos del funcionamiento del multilateralismo basado en normas.  Se ha reconocido ampliamente que su capacidad de administrar y hacer cumplir las normas comerciales mundiales, incluso en la crisis actual, es un éxito importante de la cooperación internacional.  Sin embargo, el hecho que los Miembros tengan dificultades para ponerse de acuerdo sobre la actualización de nuestras normas también demuestra que la OMC no es inmune a las transformaciones geoeconómicas y geopolíticas de nuestro tiempo.  La OMC es a la vez una organización y una institución.  Y me atrevo a decir que está en mejor forma como institución que impulsa a sus Miembros que como organización impulsada por ellos.

En el Foro de este año se abordará una amplia gama de problemas que ustedes mismos han planteado en la casa del comercio.  A lo largo de tres días, les oiremos hablar de temas tan diversos como el comercio y el medio ambiente y los acuerdos regionales de libre comercio.  También tendrán ocasión de conocer al “Grupo de Reflexión de la OMC sobre el Futuro del Comercio” que he establecido para que me asesore sobre las profundas transformaciones de la economía mundial y sobre los factores que impulsan el comercio de hoy y del futuro.

En el Foro de este año hay muchas innovaciones que les animo a descubrir.  Habrá, por primera vez, diversos “talleres de ideas” para ayudarnos a encontrar soluciones y beneficiarnos del intercambio de ideas con ustedes.  Un centro de medios sociales interactuará con ustedes y con el mundo en general a través de Facebook y de otras redes sociales para llegar así a un público mucho más amplio.  Durante el Foro, habrá una fabulosa exposición de viñetas en el Atrio y en la Sala de Delegados.  Se exponen no menos de 100 viñetas, en las que unos 20 artistas de todo el mundo cuentan la historia del GATT y de la OMC, no dejen de verla.  ¡No hay que perder nunca la ocasión de reírse!

También tenemos con nosotros a los ganadores del concurso del Programa de Embajadores de la Juventud de la OMC.  Felicitemos a Ankita Mishra, de la India, y a Karina Hehs, del Brasil.  Contamos con ustedes para que defiendan con firmeza el multilateralismo.

Y ahora, sin más dilación, quiero dar la bienvenida a alguien que figura entre los principales arquitectos y visionarios de la “Ginebra Internacional” que acabo de mencionar.  Micheline Calmy Rey, tiene usted la palabra.

Y ahora, sin más dilación, quiero dar la bienvenida a alguien que figura entre los principales arquitectos y visionarios de la “Ginebra Internacional” que acabo de mencionar.  Micheline Calmy Rey, tiene usted la palabra.

Servicio de noticias RSS

Bookmark and Share

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.

150pxls.gif (76 bytes)