150pxls.gif (76 bytes)
Presentación de la OMC:  la institución.

10 MALENTENDIDOS: 2. Aboga por el libre comercio
2. La OMC NO aboga por el libre comercio a toda costa

En realidad, todo depende de lo que los países están dispuestos a negociar los unos con los otros, a dar y a recibir, a pedir y a ofrecer.

160pxls.gif (76 bytes)
DIEZ MALENTENDIDOS
1. Dicta las políticas
2. Aboga por el libre comercio
3. Pasa por alto el desarrollo
4. Pasa por alto el medio ambiente
5. Pasa por alto la salud
6. Destruye empleo
7. Los países pequeños quedan al margen
8. Instrumento de los grupos de presión
9. Los países débiles obligados a adherirse
10. Antidemocrática

  

Ver también:
La OMC en pocas palabras
Diez ventajas
Entender la OMC


Todo depende de lo que quieran negociar los países

 

 

 

 

Todo depende de lo que los países quieran negociar

 


Sí, es cierto: uno de los principios del sistema de la OMC es que los países reduzcan sus obstáculos al comercio para permitir que las corrientes comerciales fluyan con mayor libertad. Después de todo, los países se benefician del aumento de los intercambios comerciales que resulta de esa reducción.

Pero el nivel exacto al que se deben reducir esos obstáculos es algo que los propios países Miembros negocian entre sí. Su posición negociadora depende de lo dispuestos que estén a reducir esos obstáculos y de lo que quieren obtener a cambio de los otros Miembros. Lo que para un país es una obligación resulta ser un derecho para otro país, y viceversa.

El cometido de la OMC es servir de foro para negociar la liberalización. La Organización aporta además un conjunto de normas sobre el modo de llevar a cabo tal liberalización.

Las normas plasmadas en los acuerdos permiten que los obstáculos se reduzcan de forma gradual, de modo que los productores nacionales puedan adaptarse.

Incluyen disposiciones especiales que tienen en cuenta la situación a la que se enfrentan los países en desarrollo. También establecen cuándo y cómo pueden proteger los gobiernos a sus productores nacionales, por ejemplo de importaciones cuyos precios se consideren injustamente bajos debido a las subvenciones o al “dumping”. En este caso, el objetivo es el comercio equitativo.

Igual de importantes — o quizás de una importancia incluso mayor — que un comercio más libre son otros principios del sistema de la OMC como la no discriminación y la preocupación por asegurar que las condiciones en que se llevan a cabo los intercambios comerciales sean estables, previsibles y transparentes.


< Retroceder
    Diez Ventajas - menú   Avanzar >