175pxls.gif (835 bytes)

DESARROLLO: AYUDA PARA EL COMERCIO

Hoja informativa sobre la Ayuda para el Comercio


Véase también:
> Más sobre Ayuda para el Comercio


¿QUÉ es la Ayuda para el Comercio?

  • La Ayuda para el Comercio tiene por objeto ayudar a los países en desarrollo, en particular a los menos adelantados, a crear la capacidad comercial y la infraestructura que necesitan para beneficiarse de la apertura del comercio. Forma parte de la Asistencia oficial para el desarrollo (AOD) global -donaciones y préstamos en condiciones de favor— destinada a programas y proyectos relacionados con el comercio.

  • Se reconoce que la Ayuda para el Comercio puede ser un complemento valioso del PDD, pero no puede sustituir a los beneficios para el desarrollo que resultarán de una conclusión fructífera del PDD.

  • Debido a que el comercio es una actividad amplia y compleja, la Ayuda para el Comercio es un concepto amplio que no es fácil definir. Incluye asistencia técnica ayuda a los países para elaborar estrategias comerciales, negociar con mayor eficacia y aplicar los resultados—. Infraestructura —carreteras, puertos y telecomunicaciones que unen los mercados nacionales y mundiales—. Capacidad productiva —inversión en industrias y sectores de modo que los países puedan diversificar sus exportaciones y aprovechar sus ventajas comparativas—. Y asistencia para el reajuste —ayuda para sufragar los costos asociados con las reducciones arancelarias, la erosión de las preferencias o el deterioro de la relación de intercambio—.

  
¿
POR QUÉ está involucrada la OMC? 

  • Simplemente porque la OMC es una organización mundial del comercio, y tiene un deber y una responsabilidad claros de garantizar que los países puedan participar efectivamente en el comercio mundial y beneficiarse de él. Sin embargo, la OMC no puede prestar asistencia para el desarrollo. No es una organización encargada del desarrollo y tampoco tiene intención de serlo. Nuestro mandato fundamental es y debe seguir siendo— la elaboración de normas comerciales.

  • El desafío es lograr que los numerosos mecanismos de asistencia para el desarrollo existentes colaboren de manera más eficaz. A este respecto, la OMC tiene que desempeñar una función catalizadora: garantizar que los organismos encargados del comercio entiendan las necesidades comerciales de los Miembros de la OMC y alentarlos a que busquen soluciones.

  • Es aquí donde entra en juego el “mandato relativo a la coherencia” de la OMC, un importante resultado de la Ronda Uruguay. Reconoce la responsabilidad de la OMC de promover la “coherencia en la formulación de la política económica a escala mundial”, y de colaborar con el Banco Mundial, el FMI y otros agentes internacionales para elaborar políticas internacionales más coordinadas. La Ayuda para el Comercio es una clara prueba de ese mandato y un claro ejemplo de cómo la OMC tiene un interés cada vez mayor en otras esferas de la política mundial, además de la del comercio.
      

¿CÓMO aumentar y mejorar la Ayuda para el Comercio?

  • En la Reunión Ministerial de Hong Kong en 2005 se puso en marcha un proceso de dos vías para ayudar a responder a esa pregunta: en primer lugar, el Director General Lamy participó en una serie de consultas con las instituciones asociadas sobre la obtención de recursos financieros adicionales destinados a la Ayuda para el Comercio, en las que se reafirmó que los donantes siguen comprometidos a aumentar su Ayuda para el Comercio y quedó claro que varios donantes nuevos y no tradicionales también desean participar en el proceso. Esta función de promoción se mantendrá.

  • En segundo lugar, el Director General Lamy estableció un equipo de trabajo para que asesorara sobre el mejor modo de poner en práctica —o proporcionar— la financiación adicional. Su informe, aprobado por el Consejo General de la OMC en octubre de 2006, establece varias recomendaciones para alcanzar ese objetivo. En particular, el Equipo de Trabajo pidió que se reforzara el “lado de la demanda”, así como la “respuesta” de los donantes, y que se redujera la diferencia entre la “demanda” y la “respuesta” a nivel nacional, regional y mundial. También señaló que el mejor modo de impulsar este programa era que la OMC fortaleciera la vigilancia y evaluación de la Ayuda para el Comercio.

  • La vigilancia se llevará a cabo en tres niveles: 1) una vigilancia mundial, a cargo de la OCDE; 2) una vigilancia por los donantes, en forma de autoevaluaciones; y 3) una vigilancia en los países, también en forma de autoevaluaciones. Estos diversos cabos se atarán en un informe sobre la Ayuda para el Comercio y un debate al respecto que tendrá lugar cada año en el Consejo General de la OMC a partir de noviembre de 2007.

  
¿CUÁL es la situación actual?

  • Los datos de la OCDE muestran que en los últimos años los compromisos relativos a la AOD relacionada con el comercio han ascendido a unos 25.000 a 30.000 millones de dólares anuales, lo que representa cerca del 30 por ciento de la AOD total. Esta ayuda se divide en cuatro categorías principales:

a) Las políticas y los reglamentos comerciales representaron alrededor de 900 millones de dólares en 2005. Esta ayuda se destina a la creación de capacidad en el país para elaborar las políticas comerciales nacionales, participar en las negociaciones comerciales y aplicar los acuerdos comerciales. Los compromisos anuales han aumentado en un 50 por ciento desde la Conferencia Ministerial de Doha en noviembre de 2001.
b) La creación de capacidad productiva ha representado aproximadamente 9.500 millones de dólares, de los cuales se han destinado cerca de 2.000 millones de dólares al año al fomento del comercio. Esta ayuda tiene por objeto ayudar a las empresas a participar en el comercio y crear un entorno favorable para las actividades empresariales. Los compromisos anuales han aumentado en aproximadamente un 75 por ciento desde la Conferencia Ministerial de Doha.
c) El gasto en infraestructura económica ascendió a 12.100 millones de dólares en 2005. Esta asistencia ayuda a los países a crear los medios físicos transporte y almacenamiento, comunicaciones y energía— para la producción y el transporte de mercancías y su exportación. Su valor para la economía nacional va mucho más allá del comercio. Dado que es imposible desglosar la cuantía que está estrictamente “relacionada con el comercio” (por ejemplo, qué parte de la carretera se utiliza para el comercio de exportación y no para el transporte nacional general, se considera que ese total es una medida aproximativa de la Ayuda para el Comercio.
d) Otro componente de la Ayuda para el Comercio Global es la asistencia para el reajuste estructural relacionado con el comercio (unos 3.000 a 6.000 millones de dólares al año).

  • En la Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Hong Kong en diciembre de 2005, los Estados Unidos, la Unión Europea y el Japón se comprometieron a aumentar sus contribuciones en concepto de Ayuda para el Comercio.

  • La mayor parte de la Ayuda para el Comercio es suministrada bilateralmente por donantes o a través de organizaciones financieras y de desarrollo multilaterales y regionales, como el Banco Mundial y los bancos regionales de desarrollo.

  • La OMC contribuye con una parte muy pequeña a la Ayuda para el Comercio en las categorías a) y b), y lo hace a través del Fondo Fiduciario Global del PDD, el Marco Integrado, el JITAP, el Fondo para la Aplicación de Normas y el Fomento del Comercio (FANFC) y el CCI.


Presentación sobre la Ayuda para el Comercio, algunos casos prácticos