175pxls.gif (835 bytes)

SOLUCIÓN DE DIFERENCIAS: DIFERENCIA DS353

Estados Unidos — Medidas que afectan al comercio de grandes aeronaves civiles — Segunda reclamación


El presente resumen ha sido preparado por la Secretaría bajo su responsabilidad. Sólo tiene por objeto ofrecer información general y no es su propósito afectar a los derechos u obligaciones de los Miembros.

  

Véase también:
Información básica: cómo se resuelven las diferencias en la OMC
Formación asistida por ordenador en solución de diferencias
Texto del Entendimiento sobre Solución de Diferencias


Situación actual  volver al principio

 

Hechos fundamentales  volver al principio

Título abreviado:
Reclamante:
Demandado:
Terceros:
Acuerdos invocados:
(según figuran en la solicitud de celebración de consultas)
Fecha de recepción de la solicitud de celebración de consultas:
Fecha de distribución del informe del Grupo Especial: 31 de marzo de 2011
Fecha de distribución del informe del Órgano de Apelación: 12 de marzo de 2012

  

Resumen de la diferencia hasta la fecha  volver al principio

El resumen que figura a continuación se actualizó el

Consultas

Reclamación presentada por las Comunidades Europeas.

El 27 de junio de 2005, las Comunidades Europeas solicitaron la celebración de consultas con los Estados Unidos en relación con las subvenciones prohibidas y recurribles otorgadas a los productores estadounidenses de grandes aeronaves civiles. (Véase también la diferencia WT/DS317.)

Las Comunidades Europeas consideran que las medidas citadas en su solicitud de celebración de consultas son incompatibles con:

  • los apartados a) y b) del párrafo 1 y el párrafo 2 del artículo 3, los apartados a) y c) del artículo 5 y los apartados a), b) y c) del párrafo 3 del artículo 6 del Acuerdo SMC; y
     
  • el párrafo 4 del artículo III del GATT de 1994.

 

Actuaciones del Grupo Especial y el Órgano de Apelación

El 20 de enero de 2006, las Comunidades Europeas solicitaron el establecimiento de un grupo especial. Tras haber aplazado el establecimiento del grupo especial el 2 de febrero de 2006, el OSD estableció el Grupo Especial en su reunión de 17 de febrero de 2006. Australia, el Brasil, el Canadá, China y el Japón se reservaron sus derechos como terceros en esa reunión. Posteriormente, Corea se reservó sus derechos como tercero. El 17 de noviembre de 2006, las Comunidades Europeas solicitaron al Director General que estableciera la composición del Grupo Especial. El Director General Adjunto Alejandro Jara estableció la composición del Grupo Especial, en nombre del Director General, el 22 de noviembre de 2006.

El 18 de mayo de 2007, el Presidente del Grupo Especial informó al OSD de que el Grupo Especial no podría terminar su labor dentro del plazo de seis meses contados a partir de la fecha de su composición habida cuenta de las complejidades de fondo y de procedimiento de esta diferencia. El Grupo Especial preveía concluir su labor en julio de 2008. El 11 de julio de 2008, el Presidente del Grupo Especial informó al OSD de que ahora preveía concluir su labor en 2009.

El 16 de diciembre de 2009, el Presidente del Grupo Especial informó al OSD de que preveía dar traslado de su informe provisional a las partes en junio de 2010. El 7 de julio de 2010, el Presidente del Grupo Especial informó al OSD de que ahora prevé dar traslado de su informe provisional para mediados de septiembre de 2010, y espera terminar su labor en el primer semestre de 2011.

El informe del Grupo Especial se distribuyó a los Miembros el 31 de marzo de 2011.

Resumen de las constataciones principales

  1. En esta diferencia, las Comunidades Europeas alegaban que las 10 categorías de medidas que se indican a continuación constituían subvenciones otorgadas a la división de grandes aeronaves civiles de Boeing que eran incompatibles con el Acuerdo SMC:
        
    1. Estado de Washington y municipios de dicho Estado — diversos incentivos fiscales y no fiscales concedidos por el Estado de Washington y la ciudad de Everett, en particular en relación con la ubicación de las instalaciones de montaje del 787 en Everett;
        
    2. Estado de Kansas y municipios de dicho Estado — las ventajas en materia de impuestos sobre la propiedad y las ventas concedidas por la ciudad de Wichita y el pago por el Estado de Kansas de los intereses sobre los bonos de la Autoridad de Financiación del Desarrollo de Kansas;
         
    3. Estado de Illinois y municipios de dicho Estado — los incentivos fiscales y no fiscales concedidos por el Estado de Illinois, la ciudad de Chicago y el condado de Cook en relación con el traslado de la sede de Boeing;
       
    4. Administración Nacional de Aeronáutica Espacial (NASA) — los pagos y el acceso a instalaciones, equipos y empleados gubernamentales concedidos a Boeing en virtud de contratos y acuerdos de investigación y desarrollo suscritos en el marco de ocho programas de investigación y desarrollo aeronáuticos de la NASA;
       
    5. Departamento de Defensa (DOD) — los pagos y el acceso a instalaciones, equipos y empleados gubernamentales concedidos a Boeing en virtud de contratos y acuerdos de investigación y desarrollo suscritos en el marco de 23 programas de investigación, desarrollo, prueba y evaluación del DOD;
       
    6. Departamento de Comercio (DOC) — los pagos y el acceso a instalaciones, equipos y empleados gubernamentales concedidos a empresas conjuntas o consorcios en los que participaba Boeing en el marco del Programa de Tecnología Avanzada;
       
    7. NASA/DOD — “renuncias”/“transferencias” de derechos de propiedad intelectual en virtud de contratos y acuerdos de investigación y desarrollo de la NASA y el DOD suscritos con Boeing;
       
    8. el reembolso por la NASA y el DOD de los gastos de investigación y desarrollo independientes y de oferta y propuesta;
       
    9. las donaciones del Departamento de Trabajo para la formación de trabajadores del 787;  y
       
    10. beneficios fiscales en virtud de la legislación relativa a las empresas de ventas en el extranjero (“EVE”) y la exclusión de los ingresos extraterritoriales (“IET”) y la legislación que la sucedió.
       
  2. Las Comunidades Europeas calcularon que la cuantía total de las supuestas subvenciones fue de 19.100 millones de dólares EE.UU. entre 1989 y 2006.  Más de la mitad de esta cantidad correspondió al valor de las supuestas subvenciones para investigación y desarrollo de la NASA que, según las Comunidades Europeas, ascendieron a 10.400 millones de dólares en ese período.
       
  3. Las Comunidades Europeas alegaron lo siguiente:  a) que los Estados Unidos actuaron de manera incompatible con determinadas disposiciones de los artículos 5 y 6 del Acuerdo SMC porque el efecto de las supuestas subvenciones fue causar efectos desfavorables a sus intereses en forma de perjuicio grave;  b) que los Estados Unidos actuaron de manera incompatible con el artículo 3 del Acuerdo SMC porque las subvenciones en virtud de la legislación EVE/IET y la legislación que la sucedió y las medidas impositivas adoptadas en virtud del Proyecto de ley 2294 de la Cámara del Estado de Washington (“HB 2294”) constituían subvenciones a la exportación prohibidas;  y c) que los Estados Unidos habían incumplido obligaciones convenidas en materia de ayudas al sector de las grandes aeronaves civiles recogidas en un Acuerdo bilateral de 1992 entre los Estados Unidos y las Comunidades Europeas sobre el comercio de grandes aeronaves civiles, lo que constituía un perjuicio grave para los intereses de las Comunidades Europeas.
     
  4. El Grupo Especial aceptó las alegaciones de las Comunidades Europeas de que a) algunas de las medidas de los Estados de Washington, Kansas e Illinois y de municipios de dichos Estados, las medidas de investigación y desarrollo aeronáuticos de la NASA, algunas de las medidas de investigación y desarrollo aeronáuticos del DOD y las subvenciones en virtud de la legislación EVE/IET y la legislación que la sucedió constituían subvenciones específicas.  Según estimaciones del Grupo Especial, la cuantía total de esas subvenciones entre 1989 y 2006 fue de al menos 5.300 millones de dólares EE.UU.;  b) las subvenciones en virtud de la legislación EVE/IET y la legislación que la sucedió constituían subvenciones a la exportación prohibidas;  c) algunas de las subvenciones específicas (a saber, las subvenciones a la investigación y el desarrollo aeronáuticos de la NASA y el DOD, las subvenciones en virtud de la legislación EVE/IET y la legislación que la sucedió y las subvenciones del Estado de Washington y de municipios de dicho Estado al impuesto B&O) causaron efectos desfavorables a los intereses de las Comunidades Europeas en forma de perjuicio grave;  el Grupo Especial constató que el efecto de esas subvenciones fue un desplazamiento y obstaculización (o amenaza de desplazamiento y obstaculización) de las grandes aeronaves civiles de Airbus en los mercados de terceros países, una contención significativa de la subida de los precios y una pérdida significativa de ventas.
     
  5. El Grupo Especial rechazó las alegaciones de las Comunidades Europeas de que a) las demás medidas impugnadas constituían subvenciones específicas y/o causaron un perjuicio grave;  y b) las medidas fiscales del Estado de Washington adoptadas en virtud del HB 2294 eran subvenciones a la exportación prohibidas.
     
  6. El Grupo Especial aplicó el principio de economía procesal en lo relativo a las alegaciones de las Comunidades Europeas de que a) las subvenciones específicas causaron efectos desfavorables en forma de una amenaza de contención significativa de la subida de los precios;  y b) los Estados Unidos habían actuado de manera incompatible con el Acuerdo bilateral de 1992 entre los Estados Unidos y las Comunidades Europeas sobre el comercio de grandes aeronaves civiles, lo cual constituía un perjuicio grave para los intereses de las Comunidades Europeas.
     
  7. En lo que se refiere a su constatación de que las subvenciones en virtud de la legislación EVE/IET y la legislación que la sucedió constituían subvenciones a la exportación prohibidas, el Grupo Especial no consideró necesario ni adecuado realizar ninguna recomendación adicional, debido a que el OSD ya había formulado resoluciones y recomendaciones sobre esas medidas.  En cuanto a su constatación de que determinadas subvenciones causaron efectos desfavorables a los intereses de las Comunidades Europeas, el Grupo Especial recomendó, en consonancia con lo que se establece en el párrafo 8 del artículo 7 del Acuerdo SMC, que los Estados Unidos adoptasen las medidas apropiadas para eliminar los efectos desfavorables o retirasen la subvención.
      
  8. El informe del Grupo Especial aborda muchas cuestiones de importancia relativas a la interpretación de los artículos 1 y 2 (definición de subvención y especificidad), el párrafo 1 a) del artículo 3 (subvenciones a la exportación prohibidas) y los artículos 5 y 6 (efectos desfavorables) del Acuerdo SMC.  Por ejemplo, como se ha indicado supra, el Grupo Especial constató que la financiación a la investigación y el desarrollo recibida por Boeing en el marco de determinados programas de investigación y desarrollo aeronáuticos de la NASA, así como parte de la financiación a la investigación y el desarrollo recibida por Boeing en el marco de los programas de investigación y desarrollo del DOD, constituyen subvenciones específicas en el sentido de los artículos 1 y 2 del Acuerdo SMC.  Una cuestión fundamental abordada por el Grupo Especial en este sentido fue si las transacciones de investigación y desarrollo en litigio estaban o no excluidas del alcance del artículo 1 del Acuerdo SMC por tratarse de “compras de servicios”.

El 1º de abril de 2011, la Unión Europea notificó al OSD su decisión de apelar ante el Órgano de Apelación con respecto a determinadas cuestiones de derecho tratadas en el informe del Grupo Especial y a determinadas interpretaciones jurídicas formuladas por éste.  El 28 de abril de 2011, los Estados Unidos notificaron al OSD su decisión de apelar ante el Órgano de Apelación con respecto a determinadas cuestiones de derecho tratadas en el informe del Grupo Especial y a determinadas interpretaciones jurídicas formuladas por éste.  El 4 de julio de 2011, la Presidenta del Órgano de Apelación informó al OSD de que debido a la considerable magnitud del expediente y a la complejidad de la apelación, así como a la necesidad de celebrar múltiples sesiones de la audiencia, y en virtud de su actual carga global de trabajo, el Órgano de Apelación no podría distribuir su informe dentro del plazo de 60 días.  El Órgano de Apelación celebrará una primera sesión de la audiencia en agosto y una segunda en octubre de 2011, tras lo cual comunicará una fecha estimada para la distribución de su informe.

El informe del Órgano de Apelación se distribuyó a los Miembros el 12 de marzo de 2011.

Resumen de las constataciones principales

Esta diferencia atañe a un determinado número de medidas estadounidenses que afectan al comercio de grandes aeronaves civiles (“LCA”).  Las Comunidades Europeas alegaron que los Estados Unidos habían proporcionado subvenciones a los productores estadounidenses de LCA, a saber, The Boeing Company, y que esas subvenciones eran subvenciones prohibidas y/o recurribles con arreglo al Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias (el “Acuerdo SMC”).  En particular, las Comunidades Europeas impugnaron:  i) varias medidas estatales y locales adoptadas respecto de los productores estadounidenses de LCA por los Estados de Washington, Kansas e Illinois y municipios de dichos Estados;  ii) pagos y otras ayudas concedidos a Boeing por la Administración Nacional de Aeronáutica Espacial de los Estados Unidos (“NASA”), el Departamento de Defensa de los Estados Unidos (“USDOD”), el Departamento de Comercio de los Estados Unidos y el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos;  y iii) subvenciones a la exportación supuestamente otorgadas a Boeing en virtud de las disposiciones del Código de Rentas Internas de los Estados Unidos relativas a las empresas de ventas en el extranjero (“EVE”)/ingresos extraterritoriales (“IET”) y la legislación que las sucedió.  Las Comunidades Europeas adujeron que esas subvenciones, que según ellas ascendieron a 19.100 millones de dólares EE.UU. durante el período comprendido entre 1989 y 2006, habían causado un perjuicio grave a sus intereses en el sentido del apartado c) del artículo 5 y el párrafo 3 del artículo 6 del Acuerdo SMC.  Sin embargo, el Grupo Especial determinó que el valor de las subvenciones era de al menos 5.300 millones de dólares EE.UU.

En primer lugar, el Órgano de Apelación constató que el Grupo Especial había incurrido en error al desestimar diversas solicitudes formuladas por las Comunidades Europeas con respecto al procedimiento de acopio de información previsto en el Anexo V del Acuerdo SMC.  El Órgano de Apelación constató que la iniciación de un procedimiento del Anexo V tiene lugar automáticamente cuando hay una solicitud de que se inicie dicho procedimiento y el OSD establece un grupo especial.  Sin embargo, se abstuvo de formular constataciones en cuanto a si en esta diferencia se cumplían las condiciones para la iniciación de un procedimiento del Anexo V. 

Por lo que respecta a las medidas en el marco de los 8 programas de investigación y desarrollo aeronáuticos de la NASA y de los 23 programas de investigación, desarrollo, prueba y evaluación (“RDT&E”) del USDOD en litigio, el Órgano de Apelación constató que los pagos y el acceso a instalaciones, equipos y empleados proporcionados a Boeing en virtud de los contratos de compra de la NASA, y los pagos y el acceso a instalaciones proporcionados a Boeing en virtud de los instrumentos de asistencia del USDOD, constituían contribuciones financieras en el sentido del párrafo 1 a) 1) del artículo 1 del Acuerdo SMC.  Puesto que el Órgano de Apelación adoptó un enfoque distinto al del Grupo Especial, no tuvo que resolver la cuestión de si las medidas debidamente caracterizadas como compras de servicios estaban excluidas del ámbito de aplicación del párrafo 1 a) 1) i) del artículo 1 del Acuerdo SMC.  En consecuencia, el Órgano de Apelación declaró que la interpretación del Grupo Especial de que dichas medidas estaban excluidas del ámbito de aplicación de esa disposición era superflua y carente de efectos jurídicos.  También declaró superflua la constatación del Grupo Especial de que los contratos de compra del USDOD debían caracterizarse debidamente como compras de servicios y por tanto no eran contribuciones financieras en el sentido del párrafo 1 a) 1) del artículo 1.  No obstante, como ninguno de los participantes le había pedido que lo hiciera, no completó el análisis relativo a los contratos de compra del USDOD en litigio en esta diferencia.  Los Estados Unidos no apelaron contra la constatación del Grupo Especial de que el acceso a instalaciones, equipos y empleados proporcionados a Boeing en virtud de los acuerdos en el marco de la Ley del Espacio de la NASA constituía una contribución financiera en el sentido del párrafo 1 a) 1) del artículo 1.

Además, el Órgano de Apelación confirmó, aunque por diferentes motivos, las constataciones del Grupo Especial de que los pagos y el acceso a instalaciones, equipos y empleados proporcionados en virtud de los contratos de compra de la NASA, y los pagos y el acceso a instalaciones proporcionados en virtud de los instrumentos de asistencia del USDOD, otorgó un beneficio a Boeing en el sentido del párrafo 1 b) del artículo 1 del Acuerdo SMC.  El Órgano de Apelación no examinó la constatación del Grupo Especial de que el acceso a instalaciones, equipos y empleados proporcionados a Boeing en virtud de los acuerdos en el marco de la Ley del Espacio de la NASA otorgó un beneficio.

El Órgano de Apelación constató que la asignación de derechos de patente en el marco de contratos y acuerdos entre la NASA y el USDOD, por un lado, y Boeing, por otro — suponiendo que esa asignación fuera una subvención independiente — no estaba explícitamente limitada a determinadas empresas en el sentido del párrafo 1 a) del artículo 2.  Sin embargo, constató que el Grupo Especial había incurrido en error al no examinar los argumentos de las Comunidades Europeas según los cuales esa asignación era “en realidad” específica de conformidad con el párrafo 1 c) del artículo 2 del Acuerdo SMC.  Por consiguiente, el Órgano de Apelación constató que la constatación general formulada por el Grupo Especial en el marco del párrafo 1 del artículo 2 no podía mantenerse, pero se abstuvo de constatar que esa asignación era específica en el sentido del párrafo 1 c) del artículo 2 del Acuerdo SMC.

En relación con la reducción del tipo del impuesto B&O del Estado de Washington, el Órgano de Apelación confirmó la constatación del Grupo Especial de que la reducción del tipo del impuesto B&O del Estado de Washington aplicable a los fabricantes de aeronaves comerciales y sus componentes constituía una condonación de ingresos que en otro caso se percibirían y, en consecuencia, era una contribución financiera en el sentido del párrafo 1 a) 1) ii) del artículo 1 del Acuerdo SMC.  Asimismo, el Órgano de Apelación confirmó la constatación del Grupo Especial de que la reducción del tipo del impuesto B&O del Estado de Washington constituía una subvención que era específica en el sentido del párrafo 1 a) del artículo 2 del Acuerdo SMC.

En cuanto a las subvenciones otorgadas por la ciudad de Wichita (Kansas) mediante la emisión de bonos industriales (“IRB”), el Órgano de Apelación confirmó, aunque por razones distintas, la constatación del Grupo Especial de que las subvenciones resultantes de los IRB concedidas a Boeing y Spirit eran específicas en el sentido del párrafo 1 c) del artículo 2 del Acuerdo SMC.

Con respecto al análisis de los efectos desfavorables efectuado por el Grupo Especial, el Órgano de Apelación observó que éste había hecho un análisis separado de los efectos desfavorables de las subvenciones para investigación y desarrollo aeronáuticos de la NASA/USDOD en el mercado de LCA de 200-300 asientos (a través de sus “efectos en la tecnología”), y de los efectos desfavorables de todas las subvenciones en el mercado de LCA de 100-200 asientos y 300-400 asientos (a través de sus “efectos en los precios”).  En cuanto al análisis de los “efectos en la tecnología”, el Órgano de Apelación confirmó la conclusión general del Grupo Especial de que las subvenciones para investigación y desarrollo aeronáuticos habían causado un perjuicio grave a los intereses de las Comunidades Europeas, en el sentido del apartado c) del artículo 5 y los apartados b) y c) del párrafo 3 del artículo 6 del Acuerdo SMC, en el mercado de LCA de 200-300 asientos.  En particular, el Órgano de Apelación confirmó la constatación del Grupo Especial relativa a una pérdida significativa de ventas y una contención significativa de la subida de los precios en el mercado de las LCA de 200-300 asientos, pero revocó la constatación formulada por éste con respecto a una amenaza de desplazamiento y obstaculización, en el sentido del párrafo 3 b) del artículo 6 del Acuerdo SMC, en el mercado de LCA de 200-300 asientos de Kenya, Islandia y Etiopía (pero no de Australia).

En lo referente al análisis del Grupo Especial sobre los efectos en los precios, el Órgano de Apelación revocó las constataciones de éste según las cuales las subvenciones EVE/IET y las reducciones de tipo del impuesto B&O habían causado un perjuicio grave a los intereses de las Comunidades Europeas, en el sentido del apartado c) del artículo 5 y los apartados b) y c) del párrafo 3 del artículo 6 del Acuerdo SMC, en los mercados de LCA de 100-200 asientos y 300‑400 asientos.  Al completar el análisis, el Órgano de Apelación constató que las subvenciones EVE/IET y la reducción de tipo del impuesto B&O del Estado de Washington habían causado, a través de sus efectos en los precios de Boeing, un perjuicio grave en forma de pérdida significativa de ventas en el mercado de LCA de 100-200 asientos, en el sentido del apartado c) del artículo 5 y el párrafo 3 c) del artículo 6 del Acuerdo SMC. 

Además, el Órgano de Apelación:  i) constató que el Grupo Especial había incurrido en error al no examinar la cuestión de si los efectos de las reducciones del tipo del impuesto B&O en los precios complementaban y suplementaban los efectos en la tecnología de las subvenciones para investigación y desarrollo aeronáuticos al causar una pérdida significativa de ventas y una contención significativa de la subida de los precios, así como una amenaza de desplazamiento y obstaculización, en el mercado de LCA de 200-300 asientos;  ii) revocó la constatación del Grupo Especial de que no se había demostrado que las subvenciones restantes hubieran afectado a los precios de Boeing de una forma que causara perjuicio grave en los mercados de LCA de 100‑200 asientos y 300-400 asientos;  y iii) al completar el análisis, constató que los efectos de los IRB de la ciudad de Wichita habían complementado y suplementado los efectos en los precios de las subvenciones EVE/IET y la reducción del tipo del impuesto B&O del Estado de Washington, con lo que habían causado un perjuicio grave, en forma de pérdida significativa de ventas, en el sentido del apartado c) del artículo 5 y el párrafo 3 c) del artículo 6 del Acuerdo SMC, en el mercado de LCA de 100-200 asientos.

En su reunión de 23 de marzo de 2011, el OSD adoptó el informe del Órgano de Apelación y el informe del Grupo Especial, modificado por el informe del Órgano de Apelación.

En la reunión del OSD de 13 de abril de 2012, los Estados Unidos declararon que se proponían aplicar las recomendaciones y resoluciones del OSD de una manera que respetase las obligaciones que les corresponden en el marco de la OMC y en el plazo establecido en el párrafo 9 del artículo 7 del Acuerdo SMC.  La Unión Europea celebró el propósito de los Estados Unidos y señaló que el plazo de seis meses estipulado en el párrafo 9 del artículo 7 del Acuerdo SMC expiraría el 23 de septiembre de 2012.  El 24 de abril de 2012, la Unión Europea y los Estados Unidos informaron al OSD del procedimiento acordado en virtud de los artículos 21 y 22 del ESD y el artículo 7 del Acuerdo SMC.

 

Plazo prudencial

El 23 de septiembre de 2012, los Estados Unidos notificaron al OSD el retiro de las subvenciones y la eliminación de los efectos desfavorables en esta diferencia.  Los Estados Unidos declararon que mediante las medidas señaladas en su notificación habían cumplido plenamente las recomendaciones y resoluciones del OSD.

 

Procedimiento sobre el cumplimiento

El 25 de septiembre de 2012, la Unión Europea solicitó la celebración de consultas de conformidad con el párrafo 5 del artículo 21 del ESD.  El 11 de octubre de 2012, la Unión Europea solicitó el establecimiento de un grupo especial sobre el cumplimiento.  En su reunión celebrada el 23 de octubre de 2012, el OSD acordó remitir la cuestión al Grupo Especial que entendió inicialmente en el asunto, de ser posible.  Australia, el Canadá, China, Corea y el Japón se reservaron sus derechos como terceros.  Posteriormente, el Brasil y la Federación de Rusia se reservaron sus derechos como terceros.  El 30 de octubre de 2012, se estableció la composición del Grupo Especial sobre el cumplimiento. El 15 de enero de 2013, el Presidente del Grupo Especial informó al OSD de que, previa consulta con las partes, el Grupo Especial había adoptado un calendario en virtud del cual el procedimiento se abreviaría y la reunión sustantiva de las partes y los terceros con el Grupo Especial se concluiría antes de la pausa estival de 2013. El calendario no especifica una fecha para la distribución de su informe. Teniendo en cuenta la magnitud y la complejidad de la diferencia, el Grupo Especial espera poder emitir su informe en el primer semestre de 2014.

 

Procedimiento previsto en el artículo 22 del ESD (medidas correctivas)

El 27 de septiembre de 2012, como consideraba que los Estados Unidos no habían cumplido las recomendaciones y resoluciones del OSD, la Unión Europea solicitó la autorización de éste para adoptar contramedidas de conformidad con el artículo 22 del ESD y con el párrafo 10 del artículo 4 y el párrafo 9 del artículo 7 del Acuerdo SMC.  El 22 de octubre de 2012, los Estados Unidos impugnaron el nivel de la suspensión de concesiones u otras obligaciones y sometieron la cuestión a arbitraje de conformidad con el párrafo 6 del artículo 22 del OSD.  En la reunión del OSD celebrada el 23 de octubre de 2012, se acordó que la cuestión se sometiera a arbitraje, con arreglo a lo dispuesto en el párrafo 6 del artículo 22 del ESD.  El 27 de noviembre de 2012, el Árbitro recibió de los Estados Unidos y de la Unión Europea sendas solicitudes de suspensión del procedimiento de arbitraje.  En respuesta a las solicitudes de las partes, el Árbitro suspendió el procedimiento de arbitraje, con efecto a partir del 28 de noviembre de 2012.

 

 

image 160 pixels wide
  

Encontrar todos los documentos referentes a este caso
(Búsqueda en Documentos en línea, los documentos más recientes aparecen al principio)

ayuda rápida para la descarga
> ayuda general sobre Documentos en línea

todos los documentos

  

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.