Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: SEGUNDO COMUNICADO DE PRENSA Y CONCLUSIONES DEL PRESIDENTE

Nigeria: junio de 1998
COMUNICADO DE PRENSA
PRENSA/TPRB/78
25 de junio de 1998

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLITICAS COMERCIALES: NIGERIA
EVALUCIÓN DEL OEPC

Los Miembros acogieron con beneplácito los progresos realizados desde 1995 en la restauración de la estabilidad macroeconómica en aplicación de un amplio programa de crecimiento encabezado por el sector privado, que engloba la liberalización de las inversiones extranjeras y una reforma del mercado de capitales. Observaron, sin embargo, que el desarrollo seguía siendo desigual y que los indicadores sociales no estaban mejorando. Tras observar que la economía seguía dependiendo de los ingresos por exportaciones de petróleo, los Miembros se interesaron por las futuras perspectivas económicas a la luz de la disminución de los precios del petróleo.

175pxls.gif (835 bytes)

Ver también:

primer comunicado de prensa


El Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la Organización Mundial del Comercio (OMC) llevó a cabo su segundo examen de las políticas comerciales de Nigeria los días 23 y 24 de junio de 1998. Adjunto figura el texto de las observaciones formuladas por la Presidencia a modo de conclusión, en las que se reseñan los puntos más destacados que surgieron durante el debate.

Este tipo de exámenes permite al Órgano de Examen de las Políticas Comerciales (OEPC) hacer a intervalos regulares una evaluación colectiva de todas las políticas y prácticas comerciales de cada país Miembro de la OMC, a fin de seguir de cerca las tendencias y acontecimientos importantes que pueden tener repercusiones en el sistema mundial de comercio.

El examen se basa en dos informes preparados, respectivamente, por la Secretaría de la OMC y el gobierno objeto de estudio, en los que se analizan todos los aspectos de las políticas comerciales del país, inclusive sus leyes y reglamentos internos, el marco institucional, los acuerdos bilaterales y regionales y otros acuerdos preferenciales, las necesidades económicas más generales y el entorno externo.

Oportunamente se publicará la documentación completa del Examen de las Políticas Comerciales de Nigeria, que comprenderá, además de esos dos informes, un acta del debate y el resumen de la Presidencia. Esa documentación puede solicitarse a la Secretaría de la OMC, Centro William Rappard, 154 rue de Lausanne, 1211 Ginebra 21.

Desde diciembre de 1989 se han llevado a cabo los siguientes exámenes: Argentina (1992), Australia (1989, 1994 y 1998), Austria (1992), Bangladesh (1992), Benin (1997), Bolivia (1993), Botswana (1998), Brasil (1992 y 1996), Camerún (1995), Canadá (1990, 1992, 1994 y 1996), Chile (1991 y 1997), Chipre (1997), Colombia (1990 y 1996), Comunidades Europeas (1991, 1993, 1995 y 1997), Corea, Rep. de (1992 y 1996), Costa Rica (1995), Côte d'Ivoire (1995), Egipto (1992), El Salvador (1996), Estados Unidos (1989, 1992, 1994 y 1996), Fiji (1997), Filipinas (1993), Finlandia (1992), Ghana (1992), Hong Kong (1990 y 1994), Hungría (1991), India (1993 y 1998), Indonesia (1991 y 1994), Islandia (1994), Israel (1994), Japón (1990, 1992, 1995 y 1998), Kenya (1993), Lesotho (1998), Macao (1994), Malasia (1993 y 1997), Marruecos (1989 y 1996), Mauricio (1995), México (1993 y 1997), Namibia (1998), Nigeria (1991 y 1998), Noruega (1991 y 1996), Nueva Zelandia (1990 y 1996), Pakistán (1995), Paraguay (1997), Perú (1994), Polonia (1993), República Checa (1996), República Dominicana (1996), República Eslovaca (1995), Rumania (1992), Senegal (1994), Singapur (1992 y 1996), Sri Lanka (1995), Sudáfrica (1993 y 1998), Suecia (1990 y 1994), Suiza (1991 y 1996), Swazilandia (1998), Tailandia (1991 y 1995), Túnez (1994), Turquía (1994), Uganda (1995), Uruguay (1992), Venezuela (1996), Zambia (1996) y Zimbabwe (1994).

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES: NIGERIA
OBSERVACIONES FORMULADAS POR EL PRESIDENTE A MODO DE CONCLUSIÓN

En los dos últimos días, el OEPC ha realizado el segundo examen de las políticas y prácticas comerciales de Nigeria. Estas observaciones, preparadas bajo mi sola responsabilidad, tienen por objeto resumir los principales puntos del debate, y no constituyen un informe exhaustivo. Los resultados del debate se reflejarán en las actas de la reunión; me permito asimismo recordar que la delegación de Nigeria presentó respuestas escritas en el curso de la presente reunión.

El debate versó sobre tres temas: i) resultados económicos y marco institucional; ii) medidas comerciales; y iii) cuestiones sectoriales.

Resultados económicos y marco institucional

Los Miembros acogieron con beneplácito los progresos realizados desde 1995 en la restauración de la estabilidad macroeconómica en aplicación de un amplio programa de crecimiento encabezado por el sector privado, que engloba la liberalización de las inversiones extranjeras y una reforma del mercado de capitales. Observaron, sin embargo, que el desarrollo seguía siendo desigual y que los indicadores sociales no estaban mejorando. Tras observar que la economía seguía dependiendo de los ingresos por exportaciones de petróleo, los Miembros se interesaron por las futuras perspectivas económicas a la luz de la disminución de los precios del petróleo. Hicieron hincapié en que la integración del sector informal en la economía podría contribuir al aumento de los ingresos fiscales y al establecimiento de una base más estable para el comercio.

Algunos Miembros destacaron que la economía de Nigeria habría sufrido las consecuencias de una persistente incertidumbre política e institucional. Resaltaron que la democracia, el buen gobierno y el imperio de la ley eran elementos fundamentales para el desarrollo económico, e instaron al nuevo Gobierno a dar continuidad al programa de reformas, incluida la transición a un gobierno civil democrático. Los Miembros hicieron hincapié en la necesidad de obtener aclaraciones sobre los planes del nuevo Gobierno para la adopción de arreglos constitucionales bien definidos.

Los participantes preguntaron cómo tenía intención el Gobierno de abordar el problema de la deuda pública externa, que era una pesada carga para la economía. También se observó que la utilización de un sistema cambiario dual distorsionaba las cuentas del sector público y constituía un obstáculo para la reanudación de los créditos multilaterales y la reprogramación de la deuda.

Los participantes instaron a Nigeria a promulgar normas para la aplicación de los Acuerdos de la OMC y, cuando fuera necesario, a pedir ayuda a los Comités de la OMC pertinentes para adaptar su legislación. Algunos Miembros instaron a Nigeria a establecer un mecanismo de seguimiento coherente que proporcionara un marco para medir los logros, aplicar nuevas medidas legislativas y definir las necesidades de asistencia técnica. Algunos Miembros preguntaron en qué forma el sistema de liberalización comercial de la CEDEAO había fortalecido los vínculos comerciales entre los países de la región, y qué beneficios habría aportado a Nigeria.

En respuesta, el representante de Nigeria observó que la desigual distribución de la riqueza era consecuencia de la lentitud de la respuesta de algunos sectores a las reformas económicas emprendidas en los últimos años. El Gobierno estaba desplegando esfuerzos para abordar esos problemas, particularmente en el sector manufacturero y en el sector de los servicios. Reconoció que la economía seguía dependiendo de los ingresos obtenidos del petróleo, y que la disminución de esos precios afectaría al presupuesto. Sin embargo, las reservas de divisas, superiores a los 8.000 millones de dólares EE.UU., la aplicación de políticas presupuestarias prudentes y los ajustes presupuestarios garantizarían la ejecución eficaz del presupuesto de 1998.

El representante señaló asimismo que el saldo de la deuda externa se había reducido a 28.000 millones de dólares en diciembre de 1996. El Gobierno tenía intención de lograr la sostenibilidad del saldo y el servicio de la deuda externa para fines de siglo. Se seguían conciliando las diversas estimaciones sobre la deuda de Nigeria; la deuda total a los miembros del Club de París había descendido hasta poco menos de 19.000 mil millones de dólares al 31 de diciembre de 1997. Con respecto al tipo de cambio dual, observó que el uso de la tasa oficial se limitaba estrictamente al desembolso de pagos de la deuda pública exterior y a las trasferencias a misiones de Nigeria en el extranjero.

El representante de Nigeria afirmó que el 1º de octubre de 1998 se promulgaría una nueva constitución. Se estaban revisando todas las leyes que inhibían la competencia y reducían la transparencia. Se había establecido un comité interministerial para asesorar sobre los cambios necesarios para poner la normativa nacional en conformidad con los Acuerdos de la OMC. Ya se habían identificado lagunas en esferas como la propiedad intelectual, la contratación pública, las medidas antidumping, las salvaguardias y la valoración en aduana.

El representante observó que los acuerdos bilaterales de Nigeria no incluían arreglos comerciales preferenciales. Nigeria estaba participando activamente en el sistema de la CEDEAO, que sin embargo se había visto obstaculizado por el volumen de comercio informal dentro de la región y por el hecho de que algunos miembros no cumplían sus compromisos.

Se estaban tomando medidas para integrar el sector informal en la economía oficial, incluido el establecimiento de mercados fronterizos, que las autoridades esperaban contribuirían a reducir el contrabando.

El representante de Nigeria indicó que se necesitaba asistencia técnica para estudiar el sector informal y desarrollar el sistema de la CEDEAO. También se necesitaba asistencia para poner las normas nacionales en consonancia con las multilaterales y para desarrollar la capacidad institucional necesaria para la aplicación de los Acuerdos de la OMC, sobre todo en materia de valoración en aduana.

Medidas comerciales

Aunque celebraron la reducción de la dispersión y los niveles arancelarios desde 1995, los participantes observaron que los derechos aplicables a los productos de consumo seguían siendo elevados, y que los aranceles de Nigeria estaban sujetos a frecuentes cambios; pidieron que el sistema se simplificara mediante la eliminación de las rebajas de derechos anuales y los recargos a la importación. También mejoraría la previsibilidad si se aumentaran las consolidaciones arancelarias para los productos industriales y se redujeran las diferencias entre los tipos consolidados y los aplicados.

Los Miembros observaron que los procedimientos de importación eran engorrosos y prolongados; se seguían utilizando precios de referencia; el sistema de inspección previa a la expedición parecía costoso, discriminatorio e ineficiente; y los servicios aduaneros reevaluaban a menudo al alza los derechos pagaderos estimados por las empresas IPE. En ese contexto, algunos Miembros se interesaron por los planes del Gobierno para introducir el sistema SIDUNEA para el procesamiento de datos aduaneros y la forma en que el Gobierno tenía intención de cumplir las disposiciones del Acuerdo sobre Valoración en Aduana de la OMC para fines del período transitorio.

Los Miembros celebraron las propuestas presentadas al Gobierno de Nigeria para eliminar gradualmente, a más tardar el año 2000, todas las prohibiciones de importación aún vigentes. Al mismo tiempo, algunos Miembros deploraron el mantenimiento de prohibiciones de importación y pidieron que se aclarara su publicación en virtud de la OMC dada la falta de legislación nacional sobre medidas de salvaguardia compatible con la OMC.

Los Miembros pusieron también en entredicho la coherencia de las políticas de Nigeria en materia de exportación. Observaron que varias prohibiciones seguían restringiendo la posible diversificación de las exportaciones, mientras que los requisitos administrativos para la exportación, destinados fundamentalmente a velar por la repatriación de los réditos de las exportaciones, actuaban también como restricciones a la exportación. En contraste, seguía vigente una amplia gama de instrumentos de ayuda a la exportación.

Las empresas del sector público seguían dominando grandes segmentos de la economía y el comercio, hasta el punto de representar entre el 30 y el 40 por ciento de las inversiones en capital fijo. Los participantes deploraron la falta de transparencia en la contratación pública. Aunque acogieron con beneplácito el anuncio de la privatización de varias entidades públicas, incluido el operador de telecomunicaciones, antes de fines de 1998, los Miembros hicieron hincapié en la necesidad de establecer una política de competencia para velar por la eficiencia del mercado.

Algunos participantes hicieron referencia a la necesidad de mejorar la aplicación de las normas para la protección de los derechos de propiedad intelectual, y se interesaron por los planes del Gobierno para poner su legislación sobre propiedad intelectual en conformidad con las disposiciones del Acuerdo ADPIC.

El representante de Nigeria respondió que los regímenes de importación y exportación de Nigeria habían sido objeto de varias reformas desde 1991 con objeto de establecer un marco comercial más estable. El objetivo global de la estructura arancelaria de Nigeria era fomentar la eficiencia mediante la reducción de los aranceles aplicables a los bienes de consumo en relación con los aplicables a las materias primas y los productos semielaborados.

Los procedimientos de despacho de aduanas se estaban reformando con objeto de aplicar plenamente el Convenio de Kyoto. Las inspecciones previas a la expedición se estaban aplicando en todos los casos, sin discriminación. Los requisitos en materia de documentación se habían reducido drásticamente mediante la introducción de una Declaración Única para Mercancías, que constituía un primer paso hacia la aplicación del sistema SIDUNEA. El objetivo era que los importadores pudieran despachar las mercancías en un plazo de 48 horas. Nigeria había elaborado también un proyecto de código aduanero que ya había sido aprobado por la Organización Mundial de Aduanas; este código, junto con las respuestas al cuestionario sobre valoración en aduana de la OMC, se enviaría a la Secretaria para que ésta formulase comentarios al respecto.

El representante reafirmó que las prohibiciones relacionadas con las disposiciones sobre balanza de pagos se irían eliminando gradualmente hasta el 1° de enero de 2000, y que en ese sentido se presentaría pronto una notificación. Además, su Gobierno estaba estudiando una propuesta para estudiar todos las partidas restantes de la lista de importaciones prohibidas con miras a su futura eliminación. Las licencias se habían abolido, salvo para productos prohibidos autorizados como parte de contratos de inversión extranjera, a los que se imponía un derecho del 100 por ciento.

Los derechos antidumping no estaban incorporados en la estructura arancelaria. Nigeria no tenía todavía la capacidad necesaria para investigar alegaciones de dumping, pero se estaban estudiando planes para establecer una autoridad investigadora.

Nigeria ofrecía incentivos a la exportación, pero no otorgaba subvenciones al comercio. El Gobierno estaba examinando esos incentivos para velar por su compatibilidad con la OMC. En Nigeria no había empresas comerciales del Estado y no se otorgaban privilegios de importación, salvo los concedidos a la empresa petrolífera nacional como medida de emergencia debida al deterioro de las refinerías del país. No había una política expresa que otorgara preferencia a la compra de productos locales en las contrataciones públicas.

El representante observó que ya existía en documentos de la OMC una descripción completa de los reglamentos técnicos de Nigeria, y que Nigeria había cumplido todas sus obligaciones en materia de notificación en el marco de los Acuerdos OTC y MSF.

Nigeria estaba revisando sus normas sobre propiedad intelectual para hacerlas compatibles con la OMC. Se habían identificado algunos problemas de aplicación y lagunas legislativas, que se abordarían en colaboración con la OMPI y la OMC. Las autoridades eran también conscientes de la necesidad de velar por el establecimiento de normas adecuadas en materia de competencia.

Cuestiones sectoriales

Los Miembros formularon preguntas sobre varias cuestiones sectoriales, entre ellas:

  •  
  •  
  •  
  • - el rendimiento del sector agrícola, que estaba inhibido por determinadas prohibiciones de importación y exportación, a pesar de la reciente liberalización de las importaciones de fertilizantes y las exportaciones de mandioca;

    - cuestiones estructurales y ambientales relacionadas con la producción de petróleo y gas, que representaban el 95 por ciento de los ingresos por exportación y tres cuartas partes de los ingresos gubernamentales, incluidos casos de escasez de combustible resultantes del deterioro de la capacidad de las refinerías;

    - la necesidad de una reforma de la Ley de Minas para fomentar el desarrollo del sector de minerales sólidos;

    - obstáculos al desarrollo industrial derivados de la complejidad de las políticas de importación y exportación y del alto nivel de intervención gubernamental, y perspectivas de reforma;

    - obstáculos derivados de deficiencias de infraestructura en los puertos, el transporte, la producción de energía eléctrica y las comunicaciones, y perspectivas de mejoramiento mediante privatización y otras medidas de fomento de la eficiencia.

  • En respuesta, el representante indicó que el comercio agrícola se había liberalizado aún más. Resaltó que no había prohibiciones de importación de carne y productos cárnicos. Se esperaba que las medidas para potenciar la competencia en la provisión de infraestructura y el mercado de divisas mejorarían las perspectivas del sector.

    Nigeria había empezado a examinar la Ley de Minerales para fomentar las inversiones extranjeras en el sector de minerales sólidos, y se había abolido el impuesto sobre los beneficios del capital. Nigeria reconocía los efectos perjudiciales para el medio ambiente de la quema de gas, y se estaban ofreciendo incentivos a los productores para que abandonaran esa práctica.

    Tras señalar que era consciente de los problemas de funcionamiento de los puertos, el representante indicó que el Gobierno ya había puesto en marcha un programa de reformas en esa esfera. La privatización de NITEL comenzaría antes de terminar 1998, y la empresa eléctrica NEPA se estaba reorganizado a efectos de privatización. La política de transporte marítimo de Nigeria también se estaba revisando con miras a la liberalización. Varias otras actividades, incluidos el transporte aéreo y por carretera y la banca, estaban ya abiertas a la inversión privada.

    ***************

    Observo, en conclusión, que en este examen la mayoría de los Miembros ha reconocido los progresos realizados por Nigeria en materia de políticas comerciales y macroeconómicas en los últimos años. Sin embargo, al mismo tiempo los Miembros han resaltado en forma clara y sincera un gran número de cuestiones de gobierno, estructurales y normativas que siguen inhibiendo el desarrollo de la economía y el comercio de Nigeria.

    Como Presidente, celebro la franqueza del debate y de las respuestas de la delegación de Nigeria. Espero que la transición de Nigeria a un régimen democrático, claramente destacada por la delegación, resuelva muchas de las graves preocupaciones expresadas en esta reunión con respecto al gobierno, la estabilidad y la previsibilidad de las políticas. Celebro que Nigeria haya identificado las necesidades de asistencia técnica, así como las indicaciones que se han dado sobre la forma de conseguir esa asistencia, y espero que el diálogo iniciado en los últimos dos días no se interrumpa. Confío también en que la nueva administración de Abuja tome muy en cuenta las cuestiones y puntos planteados por las delegaciones y los traduzca en un programa positivo de reforma económica continua que permita a Nigeria y a todas sus gentes, de cualesquiera sectores económicos, hacer realidad las grandes posibilidades del país como importante potencia económica en África.