Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: SEGUNDO COMUNICADO DE PRENSA Y CONCLUSIONES DEL PRESIDENTE

COMUNICADO DE PRENSA
PRENSA/TPRB/141
1 de noviembre de 2000
Brasil: noviembre de 2000

El Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la Organización Mundial del Comercio (OMC) llevó a cabo su tercer examen de las políticas comerciales del Brasil los días 30 de octubre y 1º de noviembre de 2000. Adjunto figura el texto de las observaciones recapitulativas del Presidente, donde se reseñan los puntos más destacados que se plantearon durante los debates.

175pxls.gif (835 bytes)

Ver también:

primer comunicado de prensa
>
Resumen del informe de la Secretaría
>
Resumen del informe del Gobierno


ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLITICAS COMERCIALES: BRASIL
EVALUCIÓN DEL OEPC

Este tipo de exámenes permite al OEPC realizar a intervalos regulares una evaluación colectiva de todas las políticas y prácticas comerciales de cada país Miembro, para seguir de cerca las tendencias y acontecimientos importantes que puedan tener repercusiones en el sistema mundial de comercio.

El examen se basa en dos informes, uno de la Secretaría de la OMC y otro del Gobierno objeto de examen, en los que se consideran todos los aspectos de las políticas comerciales del país de que se trate, entre ellos sus leyes y reglamentos nacionales, el marco institucional, los acuerdos bilaterales y regionales y otros acuerdos preferenciales, las necesidades económicas más generales y el entorno exterior. Más adelante se publicará la documentación completa del examen de las políticas comerciales del Brasil, que comprenderá, además de esos dos informes, un acta del debate y el resumen del Presidente. Esa documentación podrá solicitarse a la Secretaría de la OMC, Centro William Rappard, 154 rue de Lausanne, 1211 Ginebra 21.

Desde diciembre de 1989 se han finalizado los siguientes exámenes: la Argentina (1992 y 1999), Australia (1989, 1994 y 1998), Austria (1992), Bahrein (2000), Bangladesh (1992 y 2000), Benin (1997), Bolivia (1993 y 1999), Botswana (1998), el Brasil (1992, 1996 y 2000), Burkina Faso (1998), Camerún (1995), el Canadá (1990, 1992, 1994, 1996 y 1998), Chile (1991 y 1997), Chipre (1997), Colombia (1990 y 1996), las Comunidades Europeas (1991, 1993, 1995, 1997 y 2000), Corea, República de (1992, 1996 y 2000), Costa Rica (1995), Côte d'Ivoire (1995), Egipto (1992 y 1999), El Salvador (1996), los Estados Unidos (1989, 1992, 1994, 1996 y 1999), Fiji (1997), Filipinas (1993), Finlandia (1992), Ghana (1992), Guinea (1999), Hong Kong (1990, 1994 y 1998), Hungría (1991 y 1998), la India (1993 y 1998), Indonesia (1991, 1994 y 1998), Islandia (1994 y 2000), Islas Salomón (1998), Israel (1994 y 1999), Jamaica (1998), el Japón (1990, 1992, 1995 y 1998), Kenya (1993 y 2000), Lesotho (1998), Macao (1994), Malasia (1993 y 1997), Malí (1998), Marruecos (1989 y 1996), Mauricio (1995), México (1993 y 1997), Namibia (1998), Nicaragua (1999), Nigeria (1991 y 1998), Noruega (1991, 1996 y 2000), Nueva Zelandia (1990 y 1996), el Pakistán (1995), Papua Nueva Guinea (1999), el Paraguay (1997), el Perú (1994 y 2000), Polonia (1993), la República Checa (1996), la República Dominicana (1996), la República Eslovaca (1995), Rumania (1992 y 1999), Senegal (1994), Singapur (1992, 1996 y 2000), Sri Lanka (1995), Sudáfrica (1993 y 1998), Suecia (1990 y 1994), Suiza (1991 y 1996), Swazilandia (1998), Tailandia (1991, 1995 y 1999), Tanzanía (2000), Togo (1999), Trinidad y Tabago (1998), Túnez (1994), Turquía (1994 y 1998), Uganda (1995), el Uruguay (1992 y 1998), Venezuela (1996), Zambia (1996) y Zimbabwe (1994).

  
  
ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES: BRASIL
OBSERVACIONES FORMULADAS POR EL PRESIDENTE A MODO DE CONCLUSIÓN
Volver al principio

Hemos desarrollado un debate abierto, minucioso e informativo sobre las políticas y prácticas comerciales del Brasil. Los Miembros han sido bien impresionados por la elasticidad de la economía brasileña y por su rápida recuperación de las crisis financieras de 1997 y 1998. Han atribuido estos resultados en gran medida a la aplicación de políticas macroeconómicas sólidas y a la liberalización emprendida en el último decenio, tanto a nivel unilateral como en el contexto de acuerdos internacionales, con una mayor exposición a la competencia de los bienes y servicios extranjeros que ha contribuido a frenar la inflación, mejorar la productividad y competitividad y atraer inversiones. Los Miembros reconocen que, en consecuencia, el Brasil ha abandonado sin duda alguna el modelo de sustitución de las importaciones aplicado en años anteriores.

Si bien es probable que el peso relativo del comercio en la economía brasileña resulte inferior a su potencial, los Miembros han destacado la importante función que desempeña ya el Brasil como interlocutor comercial y como destino de las inversiones. Asimismo, elogian al país por su activa participación en el sistema multilateral de comercio y varios de ellos acogen con beneplácito su respaldo a la iniciativa de celebrar una nueva ronda de negociaciones. Algunos Miembros, sin embargo, alientan al Brasil a contribuir al fortalecimiento de las normas y disciplinas multilaterales vigentes y a aprovecharlas más cabalmente adhiriéndose al Acuerdo sobre Contratación Pública y al Acuerdo sobre Tecnología de la Información. Asimismo, se preguntó por la ratificación aún pendiente del Cuarto Protocolo y el Quinto Protocolo del AGCS por parte del Brasil.

La activa participación del Brasil en iniciativas preferenciales también ha suscitado bastante interés. Los Miembros han solicitado información principalmente sobre la orientación actual y futura del MERCOSUR, en particular con respecto al régimen del automotor y al del azúcar. Se manifestaron distintas opiniones sobre la significación del MERCOSUR para las terceras partes; en algunos casos se hizo hincapié en las oportunidades que ofrece un mercado regional único de considerable magnitud, mientras que en otros se formularon preguntas relativas a la desviación de las corrientes comerciales.

En cuanto al régimen comercial interno del Brasil, una cuestión importante es la multitud de leyes y reglamentaciones que rigen el comercio y, en especial, el uso generalizado de medidas provisionales que son causa de no pocas dificultades. En efecto, al parecer es posible simplificar este aspecto con miras a dar mayor transparencia al régimen comercial. Entre las sugerencias presentadas figura la posibilidad de adoptar una ley de comercio única, como pensó hacerlo el Brasil en el pasado.

Los Miembros observan con preocupación que desde el último examen del Brasil, realizado en 1996, el arancel NMF ha subido al 13,7 por ciento como consecuencia de un incremento arancelario temporal de tres puntos porcentuales, pero toman nota de la confirmación del Brasil en el sentido de que el incremento se eliminará a finales del corriente año. Asimismo, los Miembros señalan que el achicamiento de la brecha entre los tipos consolidados y los efectivamente aplicados, que suele ser importante, daría mayor previsibilidad a los interlocutores comerciales. Con respecto a ciertos tipos efectivamente aplicados que al parecer superan el nivel de los consolidados, la delegación del Brasil ha declarado que se respetaban absolutamente todas las consolidaciones arancelarias en el marco de la OMC.

Por otra parte, se han formulado preguntas sobre las medidas no arancelarias, muchas de ellas referidas a la valoración en aduana y a la función de los precios mínimos, así como al régimen de licencias de importación no automáticas. Se inquirió, además, sobre la aplicación de las medidas sanitarias y fitosanitarias y el etiquetado. Si bien se ha manifestado preocupación por el uso frecuente de medidas antidumping, algunos Miembros han observado que el Brasil apoya el establecimiento de disciplinas multilaterales más estrictas en la aplicación de dichas medidas.

Los Miembros han solicitado aclaraciones sobre los programas de ayuda a sectores específicos, en particular el agropecuario y el manufacturero. Se observó que la ayuda a la agricultura, incluidas las exportaciones y el crédito facilitado en condiciones favorables, al parecer es moderada, en especial si se compara con los niveles de asistencia prestada en otros sectores de producción. No obstante, incluso ese nivel de ayuda podría afectar a los mercados mundiales de los que el Brasil es un importante proveedor, por ejemplo, el del azúcar y el alcohol. Además, el Brasil es un importante proveedor de productos de la industria automotriz; habida cuenta de que su régimen especial del automotor ya había sido motivo de preocupación, la delegación brasileña hizo hincapié en que todos los beneficios otorgados a esa rama de producción quedaron eliminados a fines de 1999.

Asimismo, se solicitaron más detalles sobre diversas cuestiones, entre las que figuran las siguientes:

  • cargas no arancelarias a la importación, entre ellas, el impuesto para la renovación de la marina mercante;

  • la Ley de productos similares;

  • los programas de incentivos vinculados a las prescripciones en materia de contenido nacional;

  • la promoción de las exportaciones y la asistencia financiera, en particular el PROEX;

  • los impuestos a la exportación;

  • la política de defensa de la competencia;

  • la observancia de los derechos de propiedad intelectual;

  • el acceso a los mercados en el sector de los servicios.

Los Miembros agradecen las respuestas escritas y orales facilitadas por la delegación del Brasil a las preguntas mencionadas y a otras preguntas formuladas en la reunión.

Estimo que el presente examen ha cumplido los objetivos del mecanismo de examen de las políticas comerciales señalados por el Embajador Graça Lima en su declaración introductoria, pues nuestro debate ha permitido acrecentar la transparencia y la comprensión de las políticas y prácticas comerciales del Brasil a través de una labor realizada en colaboración. Los Miembros aprecian los esfuerzos del Brasil encaminados a introducir reformas económicas amplias y lo alientan a continuar por esa senda. Sin duda, sus logros tendrán que consolidarse a través de la introducción de nuevas mejoras en el régimen de comercio y de inversión, en especial con miras a acrecentar la transparencia y la previsibilidad. La delegación brasileña ha reiterado su firme compromiso con un sistema multilateral basado en normas y espero que los Miembros sean capaces de apoyar ese compromiso brindando a las exportaciones brasileñas un amplio acceso a sus mercados.