Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: SEGUNDO COMUNICADO DE PRENSA Y CONCLUSIONES DEL PRESIDENTE

Suiza y Liechtenstein: diciembre  de 2000
COMUNICADO DE
PRENSA
PRENSA/TPRB/152
6 de diciembre de 2000

El Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la Organización Mundial del Comercio (OMC) llevó a cabo su tercer examen de Suiza (y el primero en que ésta se examina juntamente con Liechtenstein) los días 4 y 6 de diciembre de 2000. Adjunto figura el texto de las observaciones formuladas por el Presidente a modo de conclusión, en las que se reseñan los puntos más destacados que se plantearon durante los debates.

175pxls.gif (835 bytes)

Ver también:

primer comunicado de prensa
>
Resumen del informe de la Secretaría
>
Resumen del informe del Gobierno de Suiza
>
Resumen del informe del Gobierno de Liechtenstein


ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLITICAS COMERCIALES: SUIZA Y LIECHTENSTEIN 
EVALUCIÓN DEL OEPC

Este tipo de exámenes permite al OEPC realizar a intervalos regulares una evaluación colectiva de todas las políticas y prácticas comerciales de cada país Miembro de la OMC para seguir de cerca las tendencias y acontecimientos importantes que puedan tener repercusiones en el sistema comercial mundial.

El examen se basa en dos informes, uno de la Secretaría de la OMC y otro del gobierno objeto de examen, en los que se consideran todos los aspectos de las políticas comerciales del país de que se trate, entre ellos sus leyes y reglamentos nacionales, el marco institucional, los acuerdos bilaterales y regionales y otros acuerdos preferenciales, las necesidades económicas más generales y el entorno exterior. Oportunamente se publicará la documentación completa del examen de las políticas comerciales de Suiza, que comprenderá, además de esos dos informes, un acta del debate y el resumen del Presidente. Esa documentación podrá solicitarse a la Secretaría de la OMC, Centro William Rappard, 154 rue de Lausanne, 1211 Ginebra 21.

Desde diciembre de 1989, se han llevado a cabo los siguientes exámenes: Argentina (1992 y 1999), Australia (1989, 1994 y 1998), Austria (1992), Bahrein (2000), Bangladesh (1992 y 2000), Benin (1997), Bolivia (1993 y 1999), Botswana (1998), Brasil (1992, 1996 y 2000), Burkina Faso (1998), Camerún (1995), Canadá (1990, 1992, 1994, 1996 y 1998), Chile (1991 y 1997), Chipre (1997), Colombia (1990 y 1996), Comunidades Europeas (1991, 1993, 1995, 1997 y 2000), Corea, Rep. de (1992, 1996 y 2000), Costa Rica (1995), Côte d'Ivoire (1995), Egipto (1992 y 1999), El Salvador (1996), Estados Unidos (1989, 1992, 1994, 1996 y 1999), Fiji (1997), Filipinas (1993), Finlandia (1992), Ghana (1992), Guinea (1999), Hong Kong (1990, 1994 y 1998), Hungría (1991 y 1998), India (1993 y 1998), Indonesia (1991, 1994 y 1998), Islandia (1994 y 2000), Islas Salomón (1998), Israel (1994 y 1999), Jamaica (1998), Japón (1990, 1992, 1995, 1998 y 2000), Kenya (1993 y 2000), Lesotho (1998), Macao (1994), Malasia (1993 y 1997), Malí (1998), Marruecos (1989 y 1996), Mauricio (1995), México (1993 y 1997), Namibia (1998), Nicaragua (1999), Nigeria (1991 y 1998), Noruega (1991, 1996 y 2000), Nueva Zelandia (1990 y 1996), Pakistán (1995), Papua Nueva Guinea (1999), Paraguay (1997), Perú (1994 y 2000), Polonia (1993 y 2000), República Checa (1996), República Dominicana (1996), República Eslovaca (1995), Rumania (1992 y 1999), Senegal (1994), Singapur (1992, 1996 y 2000), Sri Lanka (1995), Sudáfrica (1993 y 1998), Suecia (1990 y 1994), Suiza (1991, 1996 y 2000 (con Liechtenstein)), Swazilandia (1998), Tailandia (1991, 1995 y 1999), Tanzanía (2000), Togo (1999), Trinidad y Tabago (1998), Túnez (1994), Turquía (1994 y 1998), Uganda (1995), Uruguay (1992 y 1998), Venezuela (1996), Zambia (1996) y Zimbabwe (1994).

  
  
ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES: SUIZA Y LIECHTENSTEIN
OBSERVACIONES FORMULADAS POR EL PRESIDENTE A MODO DE CONCLUSIÓN
Volver al principio

Hemos mantenido un debate amplio, abierto e instructivo sobre las políticas y prácticas comerciales de Suiza y Liechtenstein. Los Miembros han considerado alentadores los buenos resultados económicos de Suiza y Liechtenstein desde 1997 y han atribuido principalmente esos resultados a las sanas políticas macroeconómicas y reformas estructurales, que contribuyen a mejorar la asignación de recursos y a ampliar la explotación de las ventajas comparativas de Suiza y Liechtenstein. Los Miembros, observando que el crecimiento, en particular en sus primeras etapas, se ha visto propulsado por las exportaciones, han subrayado la importante función desempeñada por el sistema multilateral en el mantenimiento de la apertura de los mercados a los productos de Suiza y Liechtenstein. Han instado a estos países a que continúen las reformas, sobre todo en los sectores más protegidos (en particular la agricultura y el suministro de electricidad y gas) con objeto de reducir los costos y la rigidez del mercado para beneficio de sus economías y del sistema multilateral de comercio.

Los Miembros han elogiado a Suiza y Liechtenstein por su participación activa en el sistema multilateral de comercio, mostrándose varios de ellos muy satisfechos por el apoyo que estos países ofrecen al lanzamiento de una nueva ronda de negociaciones con un programa amplio; también han valorado la función que Suiza desempeña constantemente como país anfitrión de la OMC. Tras señalar la creciente participación de Suiza y Liechtenstein en acuerdos comerciales preferenciales, los Miembros han pedido seguridades de que esos acuerdos sean compatibles con las disposiciones de la OMC. El funcionamiento de la unión aduanera de Suiza y Liechtenstein, incluido el Mecanismo de Control y Vigilancia del Mercado establecido por Liechtenstein tras su integración en el Espacio Económico Europeo, también despertó interés.

Los Miembros han observado que los aranceles consisten exclusivamente en derechos específicos, con consolidaciones a un tipo máximo elevado en los sectores de la agricultura y de los textiles y el vestido, y han preguntado acerca de las perspectivas de simplificación arancelaria, incluida la progresión hacia tipos ad valorem. También se han hecho preguntas sobre las prácticas de valoración en aduana, en particular las que persiguen fines de tributación interna. La mayoría de los Miembros ha deseado saber más sobre las normas y reglamentos técnicos, incluido el etiquetado, los requisitos sanitarios y fitosanitarios y la relación entre la protección ambiental y la competitividad internacional de las mercancías de producción local. Se ha subrayado la necesidad de ampliar el acceso al mercado para los países en desarrollo y los PMA. En la esfera de la política de competencia, se ha expresado cierta preocupación sobre la tolerancia de posiciones dominantes y la falta de sanciones automáticas contra restricciones ilícitas.

En cuanto a las políticas sectoriales, los Miembros han reconocido las iniciativas de liberalización adoptadas por Suiza y Liechtenstein en el marco de la “Política Agrícola 2002”. Sin embargo, muchos Miembros han expresado su inquietud por el alto nivel de protección arancelaria y apoyo estatal (incluidas las subvenciones a la exportación) a la agricultura, que consideran desproporcionado en relación con la aportación del sector al PIB y el empleo, y han sugerido que las preocupaciones no comerciales legítimas en el sector de la agricultura se aborden mediante medidas que no distorsionen indebidamente la producción y el comercio.

Los Miembros han solicitado asimismo más detalles sobre cierto número de cuestiones:

  • prosecución de las reformas macroeconómicas;

  • falta de información económica relativa a Liechtenstein;

  • reglamentos en materia de inversiones extranjeras directas, incluidos los requisitos de residencia;

  • contingentes arancelarios en materia de importaciones agrícolas y su administración mediante licencias no automáticas, incluido el sistema de “prise en charge”;

  • falta de utilización de recursos comerciales especiales;

  • protección de la propiedad intelectual, incluidas las indicaciones geográficas;

  • contratación pública, incluidos los reglamentos en materia de valores de umbral y de adquisiciones por los cantones y los municipios;

  • ampliación de las reformas estructurales en el sector de los servicios, incluidos los servicios profesionales; y

  • consulta con la “sociedad civil”.

Los Miembros han agradecido las amplias respuestas ofrecidas por las delegaciones de Suiza y Liechtenstein a la mayoría de las preguntas planteadas durante la reunión.

En conclusión, tengo la impresión de que este examen conjunto nos ha permitido ampliar nuestro conocimiento de la unión aduanera de Suiza y Liechtenstein. Creo que hemos adquirido una mejor apreciación de las políticas y prácticas comerciales de esos dos países, así como del entorno en el que se sitúan y se aplican. El gran número de preguntas y comentarios realizados reflejan el interés generalizado de los Miembros por estas cuestiones. Asimismo han animado a los Miembros los actuales resultados económicos de ambos países. A mi parecer la participación activa de Suiza y Liechtenstein en la OMC es determinante en sus esfuerzos de liberalización comercial. Los Miembros han animado a Suiza y Liechtenstein a que mantengan el impulso de las reformas, incluso sobre una base unilateral, y han recomendado a ambos países que velen por que sus acuerdos bilaterales y regionales sean compatibles con las disposiciones de la OMC.