Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: PRIMER COMUNICADO DE PRENSA, RESUMEN DEL INFORME DE LA SECRETARÍA Y DEL INFORME DEL GOBIERNO

COMMUNICADO DE PRENSA
PRENSA/TPRB/154
26 de enero de 2001
(01-0357)

Mozambique: enero de 2001

La liberalización del comercio y la reforma económica han tenido un gran éxito en Mozambique desde finales del decenio de 1980 y este proceso se ha acelerado tras el final de la guerra civil en 1992, según un nuevo informe de la OMC sobre las políticas comerciales en Mozambique. El crecimiento del PIB del país ha figurado entre los más elevados del mundo desde 1996; la economía ha crecido a un ritmo superior al 10 por ciento anual durante los últimos años y se prevé un elevado crecimiento hasta 2002, según el informe.

No obstante, en el informe también se indica que el país necesita una reforma continua para mejorar su competencia internacional.

175pxls.gif (835 bytes)

Ver también:

segundo comunicado de prensa
conclusiones del Presidente


La liberalización del comercio y la reforma económica han tenido un gran éxito en Mozambique Volver al principio

El nuevo informe de la Secretaría de la OMC, junto con la declaración de política del Gobierno de Mozambique, constituirá una base para el examen de la política comercial de Mozambique por el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la OMC los días 24 y 26 de enero de 2001.

En el informe se señala que el programa de reforma económica de Mozambique, iniciado a finales de 1980 ha tenido como eje la estabilización macroeconómica con la ayuda de las instituciones internacionales financieras.

A pesar del elevado crecimiento económico de más del 10 por ciento anual registrado durante los últimos años, Mozambique sigue siendo aún uno de los países menos desarrollados del mundo, con un PNB per cápita de 210 dólares EE.UU. en 1998, según el informe. El país figura entre uno de los más endeudados del mundo y su elevada deuda ha constituido un obstáculo para el desarrollo económico dado que los costos relacionados con el servicio de la deuda impiden la asignación de recursos que podrían mejorar la capacidad y competitividad económicas e incrementar las inversiones.

La economía de Mozambique depende básicamente de la agricultura (más de dos quintos del PIB y el grueso de las exportaciones de mercancías), el sector manufacturero tiene unas dimensiones reducidas, y representa (junto con el de la minería) alrededor del 19 por ciento del PIB, y el sector de la minería encierra posibilidades pero está poco desarrollado, indica el informe.

Los principales interlocutores comerciales de Mozambique son Sudáfrica, la Unión Europea, el Japón y Zimbabwe. Mozambique exporta fundamentalmente productos agropecuarios, especialmente productos alimentarios. Por otra parte, el equipo de transporte, la maquinaria, los productos minerales y los alimentos constituyen los principales productos de importación.

En Mozambique existen distintas leyes que rigen el comercio y las cuestiones relacionadas con el comercio. Las reformas económicas impulsadas por el Gobierno tienen por objeto crear un clima comercial atractivo y ofrecer incentivos a la inversión nacional. Con pocas excepciones (como los servicios públicos), se permite un 100 por ciento de propiedad extranjera en las actividades económicas.

El informe dice que en su condición de país menos adelantado, Mozambique se beneficia del trato especial y diferenciado concedido a los países en desarrollo, en forma de exenciones o demoras en la aplicación de determinadas disposiciones. Mozambique ya ha recibido asistencia técnica de organizaciones internacionales que forman parte del Marco Integrado, incluida la OMC. Pero está todavía muy necesitado de asistencia técnica en un gran número de esferas relacionadas con el comercio.

Mozambique ha hecho un esfuerzo decidido para crear un clima que favorezca la inversión privada, tanto nacional como extranjera. Las reformas han permitido liberalizar considerablemente el régimen comercial del país que se basa esencialmente en los aranceles. Mozambique ha simplificado recientemente la estructura de los derechos de aduana, y en la actualidad, los tipos arancelarios van del 0 al 30 por ciento. La estructura arancelaria muestra una ligera progresividad. El promedio aritmético del arancel NMF aplicado es el 13,8 por ciento, y figura entre los derechos de importación más bajos del África Meridional.

En 1999, Mozambique introdujo el impuesto sobre el valor añadido (IVA) con un tipo del 17 por ciento. El Gobierno confía en que el IVA permitirá aumentar los ingresos del sector público, lo cual llevará a reducir el arancel máximo al 20 por ciento. Se gravan con impuestos especiales los automóviles, los productos suntuarios, las bebidas alcohólicas y los productos del tabaco. Al igual que otros Miembros de la OMC, Mozambique ha consolidado los derechos de aduana aplicables a todos los productos agropecuarios; los aranceles se han consolidado en un tipo máximo del 100 por ciento. Se han consolidado también 17 líneas arancelarias de productos no agropecuarios a nivel de 8 dígitos, en un tipo máximo del 5 o el 15 por ciento.

Se han eliminado las restricciones a la exportación en casi todas las áreas, al igual que los controles sobre el cambio de divisas. El Gobierno ha demostrado un gran interés en promover las exportaciones, particularmente de productos agrícolas y pesqueros, pero la limitada capacidad exportadora ha impedido conseguir un crecimiento significativo impulsado por las exportaciones.

El informe de la OMC explica que el sector de los servicios, al igual que el resto de la economía, ha experimentado una considerable liberalización. Todos los bancos y compañías de seguros, anteriormente de propiedad estatal, han sido privatizados, siendo frecuente la participación extranjera. Está previsto también impulsar la privatización en los subsectores de las telecomunicaciones y el transporte. El turismo no ha realizado todo su potencial y no ha alcanzado el mismo nivel de desarrollo que en los países vecinos. Los compromisos contraídos por Mozambique en el marco del AGCS se limitan a los servicios financieros (con exclusión de los seguros).

El informe concluye que la liberalización del comercio es parte integrante de la reforma económica que ha acometido Mozambique y que ya ha dado resultados muy satisfactorios. Sin embargo, los compromisos de Mozambique en el marco de la OMC no reflejan adecuadamente el alcance de sus reformas comerciales. De hecho, los niveles máximos consolidados para los productos agrícolas dejan un margen considerable para modificar los aranceles aplicados.

El informe de la OMC dice que la continuación de la reforma en el sector de los servicios, principalmente en esferas como los servicios de telecomunicaciones y el transporte, contribuirá a mejorar la competitividad internacional de los productos mozambiqueños mediante la reducción de sus costos. Esas reformas contribuirán también al desarrollo de otros sectores, incluido el turismo. La prosecución del programa de privatización, principalmente en el sector de los servicios, junto con la mejora de los compromisos de Mozambique en el marco del AGCS, contribuirán a reforzar la confianza y a captar la inversión extranjera necesaria.

Nota para las redacciones

En los exámenes de las políticas comerciales, ejercicio prescrito en los Acuerdos de la OMC, se examinan y se evalúan a intervalos regulares las políticas comerciales y relacionadas con el comercio de los países Miembros. También se siguen de cerca los acontecimientos importantes que pueden tener consecuencias para el sistema mundial de comercio. Para cada examen se elaboran dos documentos: una exposición de políticas que presenta el gobierno del Miembro objeto de examen, y un informe detallado que redacta de manera independiente la Secretaría de la OMC. Estos dos documentos son luego examinados por el conjunto de Miembros de la OMC en el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales (OEPC). Esos documentos y las actas de las reuniones del OEPC se publican poco después. Desde la entrada en vigor del Acuerdo sobre la OMC en 1995, los informes abarcan también las esferas de los servicios y de los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio.

En lo que respecta al presente examen, el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales examinará el informe de la Secretaría de la OMC y la exposición de políticas elaborada por el Gobierno de Mozambique los días 24 y 26 de enero de 2001. El informe de la Secretaría abarca la evolución de todos los aspectos de las políticas comerciales de Mozambique, inclusive sus leyes y reglamentos internos, el marco institucional y las políticas comerciales por medida y por sector.

Se adjuntan al presente comunicado de prensa las observaciones recapitulativas que figuran en el informe de la Secretaría y algunos extractos de la exposición de políticas del Gobierno. Los periodistas pueden obtener el texto del informe de la Secretaría y de la exposición de políticas del Gobierno en el espacio destinado a los comunicados de prensa en el sitio de la OMC en Internet (www.wto.org). Estos dos documentos, el acta de los debates del OEPC y el resumen del Presidente se publicarán oportunamente en una versión encuadernada y podrán obtenerse en la Secretaría, Centro William Rappard, 154 rue de Lausanne, 1211 Ginebra 21.

Desde diciembre de 1989 se han finalizado los siguientes exámenes: la Argentina (1992 y 1999), Australia (1989, 1994 y 1998), Austria (1992), Bahrein (2000), Bangladesh (1992 y 2000), Benin (1997), Bolivia (1993 y 1999), Botswana (1998), el Brasil (1992, 1996 y 2000), Burkina Faso (1998), Camerún (1995), el Canadá (1990, 1992, 1994, 1996, 1998 y 2000), Chile (1991 y 1997), Chipre (1997), Colombia (1990 y 1996), las Comunidades Europeas (1991, 1993, 1995, 1997 y 2000), Corea, República de (1992, 1996 y 2000), Costa Rica (1995), Côte d'Ivoire (1995), Egipto (1992 y 1999), El Salvador (1996), los Estados Unidos (1989, 1992, 1994, 1996 y 1999), Fiji (1997), Filipinas (1993), Finlandia (1992), Ghana (1992), Guinea (1999), Hong Kong (1990, 1994 y 1998), Hungría (1991 y 1998), la India (1993 y 1998), Indonesia (1991, 1994 y 1998), Islandia (1994 y 2000), Islas Salomón (1998), Israel (1994 y 1999), Jamaica (1998), el Japón (1990, 1992, 1995, 1998 y 2000), Kenya (1993 y 2000), Lesotho (1998), Macao (1994), Malasia (1993 y 1997), Malí (1998), Marruecos (1989 y 1996), Mauricio (1995), México (1993 y 1997), Namibia (1998), Nicaragua (1999), Nigeria (1991 y 1998), Noruega (1991, 1996 y 2000), Nueva Zelandia (1990 y 1996), el Pakistán (1995), Papua Nueva Guinea (1999), el Paraguay (1997), el Perú (1994 y 2000), Polonia (1993), la República Checa (1996), la República Dominicana (1996), la República Eslovaca (1995), Rumania (1992 y 1999), Senegal (1994), Singapur (1992, 1996 y 2000), Sri Lanka (1995), Sudáfrica (1993 y 1998), Suecia (1990 y 1994), Suiza (y conjuntamente con Liechtenstein) (1991, 1996 y 2000), Swazilandia (1998), Tailandia (1991, 1995 y 1999), Tanzanía (2000), Togo (1999), Trinidad y Tabago (1998), Túnez (1994), Turquía (1994 y 1998), Uganda (1995), el Uruguay (1992 y 1998), Venezuela (1996), Zambia (1996) y Zimbabwe (1994).

  
  
Informe de la Secretaría Volver al principio

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES
MOZAMBIQUE
Informe de la Secretaría — Observaciones recapitulativas

El entorno económico

Mozambique está situado en la costa sudoriental de África. Tras obtener la independencia en 1975, adoptó un modelo socialista de desarrollo económico que se tradujo en el control estatal centralizado de la economía, incluso de los sectores bancario y agrícola. El fracaso de esta estrategia fue evidente, pues la economía se estancó y sufrió importantes retrocesos. A finales de los años ochenta, Mozambique acometió un programa de reforma económica, cuyos progresos fueron lentos hasta la conclusión de la guerra civil en 1992. Desde mediados del decenio de 1990, se ha acelerado el ritmo de la reforma y Mozambique se ha centrado en la estabilización macroeconómica y la reforma fiscal con el apoyo de instituciones financieras internacionales.

Desde 1996, el crecimiento del PIB de Mozambique figura entre los más elevados del mundo; la economía ha crecido más de un 10 por ciento anual durante los últimos años y se prevé que el ritmo acelerado de crecimiento proseguirá hasta 2002. Sin embargo, Mozambique, con un PNB per cápita de 210 dólares EE.UU. en 1998, sigue siendo uno de los países menos desarrollados del mundo. Es además, una de las naciones más endeudadas. La importante carga de la deuda ha obstaculizado el desarrollo económico, pues los costos en concepto del servicio de la deuda impiden asignar recursos que podrían destinarse a aumentar la capacidad económica, la competitividad y la inversión. Mozambique cumple las condiciones para acogerse al alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados auspiciada por el FMI y el Banco Mundial.

La economía de Mozambique depende básicamente de la agricultura (más de dos quintos del PIB y el grueso de las exportaciones de mercancías). Los productos de exportación tradicionales son los alimentos marinos, la caña de azúcar, las nueces de anacardo, el tabaco y el algodón. El sector manufacturero tiene unas dimensiones reducidas, y representa (junto con el de la minería) alrededor del 19 por ciento del PIB; las principales ramas de producción de este sector son la elaboración de alimentos, el tabaco, las bebidas, los textiles y el calzado. El sector de la minería encierra posibilidades pero está poco desarrollado. Por otra parte, Mozambique es un importador neto de servicios. Este sector está dominado por la construcción, turismo, transporte y comunicaciones.

Los principales interlocutores comerciales de Mozambique son Sudáfrica, la Unión Europea, el Japón y Zimbabwe. Mozambique exporta fundamentalmente productos agropecuarios, especialmente alimentos, como crustáceos sin congelar y nueces crudas y secas. El equipo de transporte, la maquinaria, los productos minerales y los alimentos constituyen los principales productos de importación. Debido a las condiciones climáticas, la producción agrícola nacional ha disminuido durante los últimos años, lo que ha ocasionado un acusado incremento de las importaciones de alimentos.

Marco institucional

La Constitución de la República de Mozambique fue adoptada en 1990 y en 1994 se estableció un sistema multipartidista. La Constitución establece un régimen parlamentario y la separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

El Presidente y los miembros de la Asamblea de la República son elegidos mediante votación directa por períodos de cinco años y no pueden ejercer sus funciones durante más de dos mandatos consecutivos. El Presidente es el Jefe del Estado, designa a un Primer Ministro y elige a los miembros de su Gabinete con el asesoramiento del Primer Ministro. El Gabinete se encarga de planificar y formular la política gubernamental. La Asamblea de la República, órgano unicameral, ejerce el poder legislativo.

En Mozambique existen distintas leyes que rigen las importaciones, los derechos de aduana, la inversión, las industrias extractivas del petróleo y los recursos minerales, el régimen de concesión de licencias a las empresas, la propiedad intelectual, las exportaciones y otras cuestiones relacionadas con el comercio. Las reformas económicas impulsadas por el Gobierno tienen por objeto crear un clima comercial atractivo y ofrecer incentivos a la inversión nacional. Con pocas excepciones (como los servicios públicos), se permite un 100 por ciento de propiedad extranjera en las actividades económicas.

Mozambique accedió a la OMC el 26 de agosto de 1996, y había suscrito el acta final de la Ronda Uruguay y el Acuerdo de Marrakech el 15 de abril de 1994. Otorga al menos el trato NMF a todos sus socios comerciales. Al igual que otros Miembros de la OMC, Mozambique ha adoptado los resultados de la Ronda Uruguay en su integridad. En su condición de país menos adelantado, se beneficia del trato especial y diferenciado concedido a los países en desarrollo, en forma de exenciones o demoras en la aplicación de determinadas disposiciones. Actualmente no participa en ningún procedimiento de solución de diferencias en la OMC.

Mozambique ha participado en el Marco Integrado para la asistencia técnica relacionada con el comercio a los países menos adelantados, realizando una evaluación de sus necesidades de asistencia relacionada con el comercio. En este contexto, ya ha recibido asistencia técnica de organizaciones internacionales que forman parte del Marco Integrado, incluida la OMC, pero está todavía muy necesitado de asistencia técnica en un gran número de esferas relacionadas con el comercio.

Mozambique pertenece a la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SACD), y a la Iniciativa Transfronteriza (CBI). En el marco del Acuerdo de Cotonou (que ha sustituido al Convenio de Lomé) recibe la ayuda que la Unión Europea brinda a los países ACP y un trato preferencial sin reciprocidad en forma de exención de los derechos de importación de algunas exportaciones. De igual modo, las exportaciones de Mozambique gozan de acceso preferencial sin reciprocidad a los mercados de otros países desarrollados en virtud del Sistema Generalizado de Preferencias. Sin embargo, su limitada capacidad de exportación ha impedido que Mozambique obtenga beneficios sustanciales de esos arreglos preferenciales.

Intrumentos de política comercial

Mozambique viene aplicando reformas importantes desde 1987, y, en los últimos años, a un ritmo más acelerado. Las reformas se han traducido en un régimen comercial bastante liberalizado que se basa fundamentalmente en la aplicación de aranceles. Se han suprimido la mayor parte de las restricciones a la exportación y los controles sobre el cambio de divisas. Se ha hecho un esfuerzo decidido para crear un clima que favorezca la inversión privada, tanto nacional como extranjera. El Gobierno ha demostrado un gran interés en promover las exportaciones, particularmente de productos agrícolas y pesqueros, pero la limitada capacidad exportadora ha impedido conseguir un crecimiento significativo impulsado por las exportaciones.

Recientemente, se ha simplificado la estructura de los derechos de aduana y, en la actualidad, los tipos arancelarios van del 0 al 30 por ciento. La estructura arancelaria muestra una ligera progresividad. El promedio aritmético del arancel NMF aplicado es del 13,8 por ciento, y figura entre los derechos de importación más bajos del África Meridional. En 1999, Mozambique introdujo el impuesto sobre el valor añadido (IVA) con un tipo del 17 por ciento. El Gobierno confía en que el IVA permitirá aumentar los ingresos del sector público, lo cual llevará a reducir el arancel máximo al 20 por ciento. Se gravan con impuestos especiales los automóviles, los productos suntuarios, las bebidas alcohólicas y los productos del tabaco. Al igual que otros Miembros de la OMC, Mozambique ha consolidado los derechos de aduana aplicables a todos los productos agropecuarios; los aranceles se han consolidado en un tipo máximo del 100 por ciento. Se han consolidado también 17 líneas arancelarias de productos no agropecuarios a nivel de 8 dígitos, en un tipo máximo del 5 o el 15 por ciento.

En enero de 1997, las autoridades celebraron un contrato con Crown Agents para la administración de la aduana de Mozambique. El Gobierno también ha suscrito un Acuerdo con Intertek Testing Services para que se encargue de las inspecciones previas a la expedición y, en el caso de las mercancías que no estén sujetas a este procedimiento, de las inspecciones posteriores a la expedición. Mozambique continúa utilizando la Definición del Valor (en aduana) de Bruselas. Mozambique no notificó a la OMC el retraso en la aplicación del Acuerdo relativo a la Aplicación del Artículo VII del GATT de 1994. Por otra parte, no cuenta con una legislación nacional sobre medidas antidumping, compensatorias o de salvaguardia.

El Instituto Nacional de Normalización y Calidad (INNOQ) se encarga de la administración de las normas. El INNOQ elabora también nuevas normas sobre la base de las normas extranjeras o internacionales: 17 están en la fase final de elaboración y 25 están en curso de elaboración. Mozambique mantiene ciertos controles con fines sanitarios y fitosanitarios. Los reglamentos conexos son la competencia del Ministerio de Agricultura y Recursos Naturales.

Mozambique no es signatario del Acuerdo Plurilateral sobre Contratación Pública de la OMC ni tiene la condición de observador en lo que se refiere a este Acuerdo. El Ministerio de Planificación y Hacienda supervisa todas las actividades de contratación pública en Mozambique y formula directrices por la que se rige toda la contratación pública, excepto con respecto a grandes proyectos que entrañen financiación internacional. En estos casos, se aplican los reglamentos sobre contratación de la organización donante. Se conceden márgenes preferenciales del 10 por ciento a los "productos nacionales" (mercancías elaboradas en el país). Sólo las empresas registradas en Mozambique están autorizadas a participar en licitaciones para la adjudicación de contratos públicas de un presupuesto inferior a 750.000 dólares EE.UU.

El Gobierno de Mozambique llevó a cabo un programa de privatización durante el período 1989/1999. La gran mayoría de las empresas de propiedad estatal han sido privatizadas. Sin embargo, el Gobierno ha mantenido un control sobre las empresas consideradas "particularmente importantes", principalmente las empresas de servicios públicos, incluidas las empresas de telecomunicaciones, portuarias y ferroviarias, para las que todavía no se ha formulado una política gubernamental (aunque está previsto su próximo anuncio) y determinadas empresas del sector minero.
La responsabilidad de las cuestiones relativas a la propiedad intelectual está compartida por dos departamentos, uno encargado de las patentes y otros asuntos "industriales", y el otro, de los derechos de autor. La primera ley nacional sobre protección de la propiedad industrial sólo entró en vigor en 1999. No existe aún ninguna ley en materia de derechos de autor. La observancia de las actuales leyes sobre propiedad intelectual es mínima.

Evolución de la política comercial por sectores

El sector agropecuario ha sido objeto de una liberalización sustancial desde 1997. Salvo en el caso de los subsectores del azúcar y de las nueces de anacardo, el Gobierno se ha abstenido de participar directamente en las actividades de producción, transformación y comercialización y ha conservado únicamente sus prerrogativas de definición de las políticas. Diversos factores han conducido a un aumento del precio de los fertilizantes y, por consiguiente, a una disminución de su utilización. Como consecuencia de ello, el Gobierno ha determinado que la producción nacional de fertilizantes es una actividad que requiere con urgencia inversiones extranjeras. Se aplica una sobretasa variable a las importaciones de azúcar y se recauda un impuesto sobre las exportaciones de nueces de anacardo sin elaborar. El arancel NMF medio aplicado al sector agropecuario (con inclusión de la caza, la silvicultura y la pesca) es del 16,8 por ciento.

El sector de la minería no está muy desarrollado, pero se prevé su rápida ampliación en los próximos años. Es importante el potencial de explotación del titanio, el carbón y el gas natural. Probablemente el gas natural se utilizará en parte para ampliar la producción de energía eléctrica, que ya es un importante producto de exportación. En 2001 se promulgará una nueva ley para fomentar aún más la inversión privada en el sector. En Mozambique, los recursos naturales, incluidos los minerales, son propiedad del Estado. Las actividades mineras están sujetas a cinco tipos de licencias. Además, también se requiere una licencia para el comercio de piedras preciosas, oro y otros metales preciosos. Debido a que gran parte de la producción se exporta, las condiciones de autorización para las empresas del sector minero con objeto de su inclusión en el régimen de zona de elaboración para la exportación refuerzan los planes de incentivos ya disponibles para las inversiones en el sector.

El Gobierno ha reducido los aranceles aplicados a los insumos industriales y privatizado prácticamente todas las empresas manufactureras de propiedad estatal. En 1997 se formuló una política de estrategia industrial para, entre otras cosas, fomentar la transformación local de los recursos naturales y el desarrollo de las actividades manufactureras con uso intensivo de mano de obra orientadas a las exportaciones. El régimen de zona de elaboración para la exportación y el corredor Maputo-Johannesburgo recientemente establecido, contribuirán a lograr estos objetivos. El promedio de los aranceles NMF aplicados al sector manufacturero es del 13,8 por ciento.

El sector de los servicios, al igual que el resto de la economía, ha experimentado una considerable liberalización, pero sólo recientemente se le ha empezado a prestar la atención necesaria. Todos los bancos y compañías de seguros, anteriormente de propiedad estatal, han sido privatizados, siendo frecuente la participación extranjera. Está previsto también impulsar la privatización en los subsectores de las telecomunicaciones y el transporte. El turismo no ha realizado todo su potencial y no ha alcanzado el mismo nivel de desarrollo que en los países vecinos. Los compromisos contraídos por Mozambique en el marco del AGCS se limitan a los servicios financieros (con exclusión de los seguros).

Políticas e interlocutores comerciales

La liberalización del comercio es parte integrante de la reforma económica que ha acometido Mozambique y que ya ha dado resultados muy satisfactorios. Sin embargo, los compromisos de Mozambique en el marco de la OMC no reflejan adecuadamente el alcance de sus reformas comerciales. De hecho, los niveles máximos consolidados para los productos agrícolas dejan un margen considerable para modificar los aranceles aplicados.

La continuación de la reforma en el sector de los servicios, principalmente en esferas como los servicios de telecomunicaciones y del transporte, contribuirá a mejorar la competitividad internacional de los productos mozambiqueños mediante la reducción de sus costos. Esas reformas contribuirán también al desarrollo de otros sectores, incluido el turismo. La prosecución del programa de privatización, principalmente en el sector de los servicios, junto con la mejora de los compromisos de Mozambique en el marco del AGCS, contribuirán a reforzar la confianza y a captar la inversión extranjera necesaria.

Mozambique desearía que las normas de la OMC fueran mejor conocidas a escala nacional; necesita recibir asistencia técnica para poder cumplir plenamente con sus obligaciones en el marco de la OMC.

  
  
Informe del Gobierno Volver al principio

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES
MOZAMBIQUE
Informe del Gobierno — Parte III y IV


Políticas comerciales

A. AGRICULTURA

1. Mozambique, con una superficie cultivable estimada en 36 millones de hectáreas, de las cuales sólo 9 millones se explotan actualmente, tiene un inmenso potencial agrícola. Ésta es la columna vertebral de la economía de Mozambique, que da empleo al 80 por ciento de la población activa y aporta el 25 por ciento del PIB. Los principales productos de exportación son la copra, las nueces de anacardo, la caña de azúcar, la fibra de algodón y el té. Otros productos destacables son el sisal, el tabaco, la mafurra y el girasol. Además de las amplias zonas de tierras cultivables existen grandes extensiones de tierra que se prestan a la cría de ganado. Como resultado de la guerra, el nivel de desarrollo de la ganadería es muy bajo, y el país depende de la importación para atender gran parte de las necesidades actuales.

2. Se necesitan, en particular, inversiones en la producción de aves de corral y de ganado porcino, y en el suministro de materia prima para estas industrias.

3. La rehabilitación de la infraestructura necesaria para la agricultura, incluidas carreteras, ferrocarril, puertos y sistemas de riego, constituye una prioridad para el Gobierno. Esto debería propiciar nuevas inversiones y ofrecer oportunidades viables. Las principales zonas de desarrollo de explotaciones comerciales son Chokwe, Massingir y Corumana, que ya disponen de sistemas de riego.

B. MANUFACTURAS

4. El enérgico programa de privatización, combinado con fuertes inversiones extranjeras, está teniendo efectos en el sector manufacturero. Hay una necesidad imperiosa de modernizar viejas fábricas, descuidadas durante mucho tiempo, y de invertir en nuevos sectores. El fuerte crecimiento de la economía nacional, y su nada despreciable mercado de 18 millones, insuficientemente abastecido, deberían hacer prosperar las industrias de bienes de consumo.

5. La electricidad barata, combinada con escalas de sueldos muy competitivos, debería servir de catalizador importante de la industrialización. Para apoyar este proceso existen generosos incentivos a la inversión y el Gobierno ha introducido una normativa que permite el establecimiento de zonas francas para las inversiones orientadas a la exportación. El acceso preferencial de Mozambique a los principales mercados de los Estados Unidos y la Unión Europea debería constituir un poderoso imán para atraer numerosas industrias de uso intensivo de mano de obra. Las manufacturas representan actualmente un 10 por ciento del total, pero con el proyecto de Mozal de fundición de aluminio, la contribución del sector manufacturero aumentará notablemente y sentará las bases de una masiva industria en las fases ulteriores de elaboración que modificará completamente la estructura de la economía de Mozambique.

6. Se han determinado los siguientes sectores de desarrollo prioritarios:

i) industrias de elaboración de alimentos y agroalimentarias (alta prioridad: sal, azúcar, copra, pescado elaborado, frutas elaboradas y nueces de cajuil; prioridad inferior: productos de la molinería, sisal, té, productos de panadería, pastas alimenticias rellenas de carne, tabaco, alimentos para animales, productos lácteos y licores);
ii) industrias de los textiles y el vestido (que no están sujetas a restricciones contingentarias);
iii) jabones y aceites;
iv) industria química;
v) metalurgia (elaboración de productos procedentes de Mozal y de otros productos);
vi) metalistería (materiales de construcción, equipo pesado, muebles, estructuras, herramientas y partes);
vii) industria del embalaje (cajas de madera, botellas de vidrio, cartón ondulado, material de embalaje flexible).

C. LA APLICACIÓN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES

7. La aplicación de las políticas comerciales queda principalmente a cargo del Ministerio de Industria y Comercio, bajo la aprobación del Gobierno de Mozambique. Sin embargo, varios departamentos u organismos gubernamentales intervienen también en la aplicación de las leyes comerciales. El Gobierno, en su programa de rehabilitación, se ha comprometido a aplicar una política de liberalización de base amplia y a liberalizar los precios para fomentar las inversiones.

D. ACUERDOS COMERCIALES MULTILATERALES, REGIONALES O PREFERENCIALES

8. Las políticas de comercio exterior de Mozambique responden a la finalidad de crear un entorno propicio para la promoción de sus productos en los mercados internacionales, especialmente en los de los países desarrollados de Europa y América, y en Asia, sin perjuicio de fomentar el comercio con otros países de África. La formulación de las políticas comerciales refleja el objetivo de acelerar el proceso de industrialización y facilitar de esa forma el acceso de los productos nacionales a los mercados extranjeros. Para alcanzar esos objetivos, Mozambique ha concertado los acuerdos comerciales multilaterales, regionales, bilaterales y preferenciales que se indican a continuación. Mozambique es signatario de los acuerdos correspondientes a la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Convenio de Lomé, forma parte de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC), la Asociación del Océano Índico para la Cooperación Regional (IOR-ARC), y le es aplicable la Ley sobre Crecimiento y Oportunidades para África, el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) y el Acuerdo de Comercio Preferencial con Sudáfrica.

E. ACUERDOS COMERCIALES BILATERALES

9. Mozambique ha iniciado un proceso de negociaciones para establecer acuerdos comerciales bilaterales con los siguientes países: Argelia, Cuba, Egipto, India, Kenya, Malawi, Mauricio, Rusia, Zambia y Zimbabwe.

10. En virtud de esos acuerdos, Mozambique y los demás países contratantes se conceden recíprocamente el trato NMF a todos los efectos en sus relaciones comerciales mutuas. Esos acuerdos se han utilizado como instrumentos para fomentar el comercio y mejorar las relaciones económicas entre Mozambique y los países en cuestión.


RELACIONES COMERCIALES EXTERIORES

F. EXPORTACIONES

11. Las exportaciones de productos agropecuarios primarios y mariscos, incluidos las nueces de anacardo, los langostinos, el algodón, el azúcar, la madera, los cítricos y otros productos, siguen siendo la principal fuente de los ingresos de exportación de Mozambique. Los principales interlocutores comerciales son Sudáfrica, Portugal, España, los Estados Unidos de América y el Japón.

G. IMPORTACIONES

12. Las principales importaciones son los productos intermedios y los bienes de capital. Las importaciones de energía, principalmente energía eléctrica y productos del petróleo, han representado entre 85 y 90 millones de dólares EE.UU. por año entre 1996 y 1999, y se espera que aumenten en el 2000 como resultado del alza de los precios del petróleo.

13. En 1999, se registró un aumento general del valor de las importaciones en la mayor parte de las categorías de productos, aunque las importaciones de productos industriales no alimenticios habían disminuido en los años anteriores (1998 y 1999), debido fundamentalmente a:

i) la liberalización del comercio, con la supresión de las licencias de importación, las restricciones cuantitativas a la importación y los controles cambiarios; y

ii) la realización del proyecto de fundición de Mozal.

H. BALANZA COMERCIAL

14. La situación de la balanza comercial de Mozambique ha sido relativamente estable, con un déficit anual de aproximadamente 550 millones de dólares EE.UU. durante el período comprendido entre 1995 y 1998. En 1999, la situación de la balanza comercial empeoró ligeramente como resultado de la construcción para el megaproyecto de fundición de aluminio de Mozal.

15. No obstante, hay que señalar que aun cuando la liberalización ha comportado un aumento del volumen de las importaciones, las exportaciones han crecido también, aunque a menor ritmo que las importaciones.