Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: SEGUNDO COMUNICADO DE PRENSA Y CONCLUSIONES DEL PRESIDENTE

COMUNICADO DE PRENSA
PRENSA/TPRB/165
30 de mayo de 2001
Brunei Darussalam: mayo de 2001

El Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la Organización Mundial del Comercio (OMC) llevó a cabo su primer examen de Brunei Darussalam los días 28 y 30 de mayo de 2001. Adjunto figura el texto de las observaciones formuladas por el Presidente a modo de conclusión, en la que se reseñan los puntos más destacados que se plantearon durante el debate.

175pxls.gif (835 bytes)

Ver también:

primer comunicado de prensa
>
Resumen del informe de la Secretaría
>
Resumen del informe del Gobierno


ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLITICAS COMERCIALES: BRUNEI-DARUSSALAM
EVALUCIÓN DEL OEPC

Este tipo de exámenes permite al OEPC realizar a intervalos regulares una evaluación colectiva de todas las políticas y prácticas comerciales de cada país Miembro, para seguir de cerca las tendencias y acontecimientos importantes que puedan tener repercusiones en el sistema mundial de comercio.

El examen se basa en dos informes, uno de la Secretaría de la OMC y otro del Gobierno objeto de examen, en los que se consideran todos los aspectos de las políticas comerciales del país de que se trate, entre ellos sus leyes y reglamentos nacionales, el marco institucional, los acuerdos bilaterales y regionales y otros acuerdos preferenciales, las necesidades económicas más generales y el entorno exterior. Oportunamente se publicará la documentación completa de las políticas comerciales de Brunei Darussalam, que contendrá, además de esos dos informes, un acta del debate y el resumen del Presidente. Esa documentación podrá solicitarse en la Secretaría de la OMC, Centro William Rappard, 154 rue de Lausanne, 1211 Ginebra 21.

Desde diciembre de 1989 se han llevado a cabo los siguientes exámenes: Argentina (1992 y 1999), Australia (1989, 1994 y 1998), Austria (1992), Bahrein (2000), Bangladesh (1992 y 2000), Benin (1997), Bolivia (1993 y 1999), Botswana (1998), Brasil (1992, 1996 y 2000), Brunei Darussalam (2001), Burkina Faso (1998), Camerún (1995), Canadá (1990, 1992, 1994, 1996, 1998 y 2000), Chile (1991 y 1997), Chipre (1997), Colombia (1990 y 1996), Comunidades Europeas (1991, 1993, 1995, 1997 y 2000), Corea, Rep. de (1992, 1996 y 2000), Costa Rica (1995 y 2001), Côte d'Ivoire (1995), Egipto (1992 y 1999), El Salvador (1996), Estados Unidos (1989, 1992, 1994, 1996 y 1999), Fiji (1997), Filipinas (1993), Finlandia (1992), Ghana (1992 y 2001), Guinea (1999), Hong Kong (1990, 1994 y 1998), Hungría (1991 y 1998), India (1993 y 1998), Indonesia (1991, 1994 y 1998), Islandia (1994 y 2000), Israel (1994 y 1999), Islas Salomón (1998), Jamaica (1998), Japón (1990, 1992, 1995, 1998 y 2000), Kenya (1993 y 2000), Lesotho (1998), Macao, China (1994 y 2001), Madagascar (2001), Malasia (1993 y 1997), Malí (1998), Marruecos (1989 y 1996), Mauricio (1995), México (1993 y 1997), Namibia (1998), Nicaragua (1999), Nigeria (1991 y 1998), Noruega (1991, 1996 y 2000), Nueva Zelandia (1990 y 1996), Pakistán (1995), Papua Nueva Guinea (1999), Paraguay (1997), Perú (1994 y 2000), Polonia (1993), República Checa (1996), República Dominicana (1996), República Eslovaca (1995), Rumania (1992 y 1999), Senegal (1994), Singapur (1992, 1996 y 2000), Sri Lanka (1995), Sudáfrica (1993 y 1998), Suecia (1990 y 1994), Suiza (1991, 1996 y 2000 (junto con Liechtenstein)), Swazilandia (1998), Tailandia (1991, 1995 y 1999), Tanzanía (2000), Togo (1999), Trinidad y Tabago (1998), Túnez (1994), Turquía (1994 y 1998), Uganda (1995), Uruguay (1992 y 1998), Venezuela (1996), Zambia (1996) y Zimbabwe (1994).

  
  
ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES: BRUNEI-DARUSSALAM
OBSERVACIONES FORMULADAS POR EL PRESIDENTE A MODO DE CONCLUSIÓN
Volver al principio

Los Miembros acogieron calurosamente a la delegación de Brunei Darussalam en su primer Examen de la Política Comercial. Este examen ha permitido que los Miembros lleguen a entender mejor el comercio y las políticas comerciales de Brunei así como los problemas que afronta en su búsqueda por diversificar su economía.

Brunei es una pequeña economía, relativamente abierta, cuya prosperidad se debe principalmente a sus abundantes recursos en petróleo y gas natural. No obstante, la perspectiva de que estos recursos puedan llegar a agotarse ha hecho que el Gobierno trate de aplicar una activa política industrial con el fin de estimular la diversificación económica. Pero, por el momento, estos esfuerzos de diversificación se ven complicados por lo reducido del sector privado y su falta de competitividad, en parte atribuible a que en el sector público la remuneración es más elevada. Los Miembros preguntaron cómo se proponía el Gobierno mejorar el relativo atractivo de los empleos en el sector privado.

Los Miembros saludaron el hecho de que el régimen comercial y de inversiones de Brunei es relativamente liberal: por ejemplo, el tipo medio NMF aplicado fue sólo del 3,1 por ciento en 2000. No obstante, algunos aspectos del régimen se caracterizan por la falta de transparencia y por tanto dejan margen a la discrecionalidad administrativa, lo que podría obstaculizar los esfuerzos del Gobierno por diversificar la economía. Algunos Miembros expresaron su preocupación porque esta falta de transparencia, y por tanto de responsabilidad pública, también parece extenderse a las actividades de ciertos organismos oficiales, en concreto el Organismo de Inversiones de Brunei y Semaun Holdings. En respuesta, la delegación de Brunei expuso un esbozo de las medidas que se están adoptando para mejorar la transparencia de las políticas y la normativa gubernamentales, especialmente en la esfera del régimen de inversiones. También añadió que Semaun Holdings, si bien depende del Ministerio de Industria y Recursos Primarios, funciona obedeciendo a principios comerciales normales.

Los Miembros señalaron que Brunei había ratificado los Acuerdos de la OMC pero que aún tenía que aplicar legislación a fin de poner las leyes nacionales de conformidad con las obligaciones inscritas en estos Acuerdos, salvo en el caso de los ADPIC; en lugar de ello, hasta ahora las disposiciones de la OMC se habían aplicado "de buena fe" o "con el máximo empeño". Los Miembros solicitaron una aclaración acerca de la postura y las intenciones del Gobierno a este respecto. En respuesta, la delegación de Brunei indicó que el Gobierno estaba incorporando estas disposiciones a su legislación nacional. Al mismo tiempo, los Miembros elogiaron los esfuerzos de Brunei por atenerse a sus compromisos en el marco de la OMC a pesar de la pesada carga que suponía para lo limitado de su capacidad institucional, especialmente de sus recursos humanos. Varios Miembros también se felicitaron de que Brunei apoyara el inicio de una nueva ronda de negociaciones. Los Miembros felicitaron calurosamente a Brunei por su satisfactoria presidencia del APEC en el año 2000.

Los Miembros tomaron nota de que Brunei había contraído compromisos en el marco del AGCS en cuatro de 12 sectores de servicios. Preguntaron si Brunei tenía la intención de contraer compromisos en otros sectores, como los del transporte y el turismo, que ese país está tratando de desarrollar y en los que ya parecen aplicarse políticas relativamente liberales, dado que ello podría respaldar el esfuerzo de diversificación. En respuesta, la delegación de Brunei declaró que el Gobierno tenía la intención de liberalizar progresivamente, teniendo en cuenta sus objetivos de política nacional y su nivel de desarrollo.

Los Miembros también solicitaron una aclaración acerca de la función relativa que desempeñaban en el fomento de la liberalización del comercio la ASEAN y el APEC, por una parte, y la OMC, por otra; acogiendo favorablemente la seguridad dada por Brunei de que los acuerdos regionales serían complementarios al sistema multilateral de comercio.

Se formularon preguntas acerca de la amplia diferencia existente entre tipos consolidados y aplicados, diferencia que generaba cierto grado de incertidumbre respecto del arancel, pues proporcionaba a Brunei una libertad considerable para aumentar sus aranceles, aunque los Miembros reconocieron que raramente Brunei se había valido, si lo había hecho, de tal libertad. Señalaron que los tipos máximos arancelarios de Brunei, aunque escasos en número, llegaban hasta el 200 por ciento y podían distorsionar significativamente el comercio. Al mismo tiempo, los Miembros se felicitaron de los planes de Brunei de convertir el pequeño número restante de derechos específicos en tipos ad valorem, mejorando así la transparencia del arancel de aduanas.

Los Miembros también pidieron detalles y aclaraciones sobre algunas otras políticas y medidas, por ejemplo en materia de:

  • valoración en aduana y normas de origen;

  • prohibiciones temporales sobre productos de construcción que no habían sido notificadas a la OMC;

  • reglamentaciones relativas a importaciones de alimentos;

  • contratos entre gobierno y gobierno en el caso del arroz;

  • medidas relativas a la exportación;

  • contratación pública;

  • tributación e incentivos;

  • progresos en materia de privatización;

  • competencia y cuestiones normativas (incluidos los controles de precios);

  • medidas de observancia de los derechos de propiedad intelectual;

  • nivel de apoyo a la agricultura;

  • esfuerzos por liberalizar los servicios de telecomunicaciones;

  • servicios financieros; y

  • turismo.

Los Miembros manifestaron su aprecio por las respuestas facilitadas por escrito y oralmente por la delegación de Brunei Darussalam a las preguntas formuladas tanto por anticipado como durante la reunión.

En conclusión, estimo que deberíamos felicitar a Brunei Darussalam por mantener un régimen comercial y de inversiones relativamente abierto. Creo que todos somos conscientes de determinadas dificultades que afronta Brunei en materia de transparencia y de aplicación en cuanto a notificaciones y a legislación nacional, pero también observo que la delegación dejó muy claro el compromiso de Brunei con la OMC. En general, creo que entendemos que la asistencia técnica en algunos campos tal vez alivie los problemas que experimenta Brunei en cuanto a la aplicación. Creo que también estamos de acuerdo en que avanzar en la liberalización del régimen comercial, incluyendo compromisos adicionales en el AGCS, ayudaría a Brunei tanto en sus medidas de diversificación de la economía como en profundizar su integración en el sistema multilateral, en beneficio de todos nosotros.