Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: PRIMER COMUNICADO DE PRENSA, RESUMEN DEL INFORME DE LA SECRETARÍA Y DEL INFORME DEL GOBIERNO

COMMUNICADO DE PRENSA
PRENSA/TPRB/176
2 de noviembre de 2001

Mauricio: noviembre de 2001

Dicho informe de la Secretaría de la OMC, junto con la exposición de políticas presentada por el Gobierno de Mauricio, servirá de base para el segundo examen de las políticas comerciales de Mauricio que llevará a cabo el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales de la OMC los días 2 y 5 de noviembre de 2001.

175pxls.gif (835 bytes)

Ver también:

segundo comunicado de prensa
conclusiones del Presidente


La aplicación de políticas macroeconómicas sólidas y la diversificación han contribuido al logro de satisfactorios resultados económicos en Mauricio Volver al principio

Políticas macroeconómicas sólidas contribuyeron durante dos decenios al logro de sostenidos y satisfactorios resultados económicos en Mauricio. El crecimiento económico medio ha sido de aproximadamente el 6 por ciento anual. Al mismo tiempo, Mauricio ha logrado diversificar su economía dejando parcialmente de lado el monocultivo del azúcar. En la actualidad los cuatro pilares de su economía son los productos textiles y de vestido, el turismo, los servicios financieros y el azúcar, según un informe de la OMC sobre las prácticas y las políticas comerciales de Mauricio.

En el informe se indica que la proporción de la agricultura en el PIB real ha disminuido del 12 por ciento, aproximadamente, en 1990 a alrededor del 6 por ciento en la actualidad. El sector económico más importante es el de los servicios, dominado por el turismo y los servicios financieros, y representa alrededor del 74 por ciento del PIB real. Las exportaciones de servicios proporcionan más de la tercera parte de los ingresos totales de divisas, y corresponde al turismo la parte principal, que va en aumento. El sector manufacturero representa aproximadamente el 75 por ciento de las exportaciones de mercancías; equivale aproximadamente a la quinta parte del PIB real, y los textiles y el vestido representan más del 40 por ciento de la producción manufacturera.

No obstante, en el informe se señala que Mauricio está confrontado a problemas económicos. Su economía presenta aspectos duales, a saber, las compañías que producen para el mercado interno son objeto de una protección relativamente elevada, mientras que las empresas exportadoras reciben incentivos a través de diversos programas, incluido el Programa de zona de elaboración para la exportación. Ello ha inducido tensiones en la distribución de recursos entre los sectores de producción para la exportación y de producción para el consumo interno, y pone de manifiesto la importancia de la tarea de transformar la economía reemplazando una orientación hacia la exportación por una orientación hacia el exterior. Mauricio también se ha convertido en un productor de “costo elevado”, puesto que los salarios reales han aumentado más rápidamente que la productividad. Además, Mauricio debe hacer frente a un contexto internacional en transformación, comprendida la reducción de las preferencias para algunas de sus exportaciones y el consiguiente aumento de la competencia. Se suma a estos factores la escasez de tierras arables y de mano de obra calificada. En respuesta a esos desafíos, Mauricio ha promovido (principalmente mediante incentivos) la producción nacional de mercancías de alto valor añadido y alta densidad de capital, así como la diversificación geográfica de las exportaciones. También en cierta medida se han trasladado las actividades de alta densidad de mano de obra y bajo valor añadido a países vecinos.

Desde su último examen de las políticas comerciales en 1995, Mauricio ha seguido aplicando la reforma relacionada con el comercio, aunque la protección en fronteras se mantiene a un nivel relativamente elevado en algunas esferas. Aún se aplican derechos aduaneros diferentes basados en el origen de la importación. La reducción de los tipos arancelarios máximos y el aumento del número de líneas exentas de derechos han contribuido a reducir el promedio del arancel NMF a alrededor del 20 por ciento. Es un nivel bastante elevado, sobre todo porque más del 50 por ciento de las líneas tienen un tipo nulo. Prácticamente todos los tipos son ad valorem, y ascienden hasta el 80 por ciento, caracterizados por una importante dispersión. Los tipos específicos se recaudan en dos líneas arancelarias, y el equivalente ad valorem más elevado es alrededor del 360 por ciento. Desde 1995, son siempre 11 las franjas arancelarias, incluido el tipo nulo y los equivalentes ad valorem de los dos derechos específicos. Según la definición de la OMC, el promedio aritmético de los tipos arancelarios es el 20,5 por ciento para las importaciones de productos agropecuarios, y el 19,8 por ciento para las importaciones de productos no agropecuarios.

Mauricio ha consolidado casi el 15 por ciento de todas sus líneas arancelarias. Consolidó sus aranceles a un tipo máximo del 65 por ciento en relación con el 1,6 por ciento del total de sus líneas arancelarias para los productos no agropecuarios; todas las líneas arancelarias agrícolas (definición de la OMC) están consolidadas en tipos máximos que oscilan entre el 37 y el 122 por ciento. Otros gravámenes y cargas sobre todos estos productos están consolidados en un tipo nulo o del 17 por ciento. El aumento del alcance de las consolidaciones y la disminución de la diferencia entre los tipos consolidados y los aplicados aumentaría la previsibilidad del régimen arancelario de Mauricio.

En el informe se señala igualmente que las reformas de liberalización no consiguieron desmantelar aún más las medidas no arancelarias mantenidas en varios sectores. Son más numerosos los productos objeto de una prohibición de importación o de un control de la importación mediante un permiso. Se siguen aplicando contingentes de importación a las papas de mesa y la sal. Varios organismos paraestatales, incluida la Corporación de Comercio de Estado y la Junta de Comercialización Agrícola, compran, importan y almacenan productos “estratégicos” (incluidos la harina, el arroz de ración, productos del petróleo, cemento, papas de mesa, cebollas y ajo). Los controles de precios, que consisten en un sistema de precio máximo fijo (aplicado a las importaciones y a los productos fabricados localmente) así como un sistema de márgenes de porcentaje máximos (sólo sobre las importaciones), también se mantienen para algunos productos estratégicos. Se prevé suprimir gradualmente los controles después de la promulgación de la legislación de competencia cuyo proyecto es examinado por la Oficina del Ministro de Justicia. Se exige un permiso para exportar productos de “importancia estratégica” y mercancías que reúnen las condiciones para un trato de contingente preferencial en los países importadores. Mauricio no aplica derechos, gravámenes o cargas a sus exportaciones.

Se dispone de incentivos (incluidas concesiones arancelarias y fiscales) en el marco de varios planes destinados a los productores locales, sobre todo del sector manufacturero, y a los exportadores, con miras a estimular la inversión y a aumentar la competencia internacional de los productos de Mauricio. Además, se concede el reembolso parcial de los costos de flete aéreo a los exportadores de productos agrícolas seleccionados. Los incentivos sumados a la eliminación o reducción de los aranceles aplicados a los insumos, refuerzan la protección efectiva de las industrias de elaboración local.

La participación de Mauricio en el sistema multilateral de comercio y en diversos acuerdos regionales traduce sus intereses como economía pequeña orientada a las exportaciones que goza de ventajas para unos pocos productos, el azúcar, los textiles y las prendas de vestir, en particular. Como parte del éxito económico se debe al acceso preferencial a los mercados concedidos por los principales interlocutores comerciales, Mauricio está tomando medidas para ajustarse a los cambios en el presente entorno internacional.

El ajuste debe hacer hincapié en la racionalización y aprovechamiento óptimo de los incentivos existentes de manera de atenuar los aspectos duales y mejorar la distribución de recursos. La resultante reducción/eliminación de las concesiones arancelarias y fiscales podría contribuir a reducir el déficit público y facilitar nuevas reformas arancelarias, actualmente obstaculizadas por problemas fiscales puesto que los derechos aduaneros representan alrededor del 50 por ciento de los ingresos fiscales.

La eliminación de los obstáculos no arancelarios y de la disparidad de los derechos aduaneros (en función del origen) aumentaría la transparencia del régimen comercial de Mauricio. El régimen comercial también podría desempeñar un papel más importante atrayendo inversiones puesto que hay más aranceles consolidados, se reduce la diferencia entre los tipos aplicados y los consolidados, y aumenta la consignación en listas en el marco del AGCS, y esto también quizás en el contexto de la introducción de una mayor competencia en subsectores de los servicios, como las telecomunicaciones. En general, esos ajustes podrían contribuir a aprovechar más eficazmente las ventajas comparadas de Mauricio, así como a facilitar la transformación de una economía orientada a las exportaciones a una economía abierta al exterior.

  
Nota para las redacciones

En los Exámenes de las Políticas Comerciales, ejercicio prescrito en los Acuerdos de la OMC, se examinan y evalúan a intervalos regulares las políticas comerciales y relacionadas con el comercio de los países Miembros. También se siguen de cerca los acontecimientos importantes que pueden tener consecuencias para el sistema mundial de comercio. Para cada examen se elaboran dos documentos: una exposición de políticas que presenta el gobierno del Miembro objeto de examen, y un informe detallado que redacta de manera independiente la Secretaría de la OMC. Estos dos documentos son luego examinados por el conjunto de Miembros de la OMC en el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales (OEPC). Esos documentos y las actas de las reuniones del OEPC se publican poco después. Desde la entrada en vigor del Acuerdo sobre la OMC en 1995, los informes abarcan también las esferas de los servicios y de los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio.

En lo que respecta al presente examen, el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales examinará el informe de la Secretaría de la OMC y la exposición de políticas preparada por el Gobierno de Mauricio los días 2 y 5 de noviembre de 2001. El informe de la Secretaría abarca la evolución de todos los aspectos de las políticas comerciales de Mauricio desde el último examen, inclusive sus leyes y reglamentos internos, el marco institucional, las políticas comerciales por medidas y la evolución de determinados sectores.

Se adjuntan al presente comunicado de prensa las observaciones recapitulativas que figuran en el informe de la Secretaría y algunos extractos de la exposición de políticas del Gobierno. Los periodistas pueden obtener el texto del informe de la Secretaría y de la exposición de políticas del Gobierno en el espacio destinado a los comunicados de prensa en el sitio de la OMC en Internet (www.wto.org). Estos dos documentos, el acta de los debates del OEPC y el resumen del Presidente se publicarán oportunamente en una versión encuadernada y podrán obtenerse en la Secretaría, Centro William Rappard, 154 rue de Lausanne, 1211 Ginebra 21.

Desde diciembre de 1989 se han finalizado los siguientes exámenes: Argentina (1992 y 1999), Australia (1989, 1994 y 1998), Austria (1992), Bahrein (2000) Bangladesh (1992 y 2000), Benin (1997), Bolivia (1993 y 1999), Botswana (1998), Brasil (1992, 1996 y 2000), Brunei Darussalam (2001), Burkina Faso (1998), Camerún (1995 y 2001), Canadá (1990, 1992, 1994, 1996, 1998 y 2000), Chile (1991 y 1997), Chipre (1997), Colombia (1990 y 1996), Comunidades Europeas (1991, 1993, 1995, 1997 y 2000), Corea, Rep. de (1992, 1996 y 2000), Costa Rica (1995 y 2001), Côte d’Ivoire (1995), Egipto (1992 y 1999), El Salvador (1996), Estados Unidos (1989, 1992, 1994, 1996, 1999 y 2001), Fiji (1997), Filipinas (1993 y 1999), Finlandia (1992), Gabón (2001), Ghana (1992 y 2001), Guinea (1999), Hong Kong (1990, 1994 y 1998), Hungría (1991 y 1998), India (1993 y 1998), Indonesia (1991, 1994 y 1998), Islandia (1994 y 2000), Islas Salomón (1998), Israel (1994 y 1999), Jamaica (1998), Japón (1990, 1992, 1995,1998 y 2000), Kenya (1993 y 2000), Lesotho (1998), Macao (1994 y 2001), Madagascar (2001), Malasia (1993 y 1997), Malí (1998), Marruecos (1989 y 1996), Mauricio (1995 y 2001), México (1993 y 1997), Mozambique (2001), Namibia (1998), Nicaragua (1999), Nigeria (1991 y 1998), Noruega (1991, 1996 y 2000), Nueva Zelandia (1990 y 1996), OECO (2001), Pakistán (1995), Papua Nueva Guinea (1999), Paraguay (1997), Perú (1994 y 2000), Polonia (1993 y 2000), República Checa (1996 y 2001), República Dominicana (1996), República Eslovaca (1995), Rumania (1992 y 1999), Senegal (1994), Singapur (1992, 1996 y 2000), Sri Lanka (1995), Sudáfrica (1993 y 1998), Suecia (1990 y 1994), Suiza (1991, 1996 y 2000 (junto con Liechtenstein)), Swazilandia (1998), Tailandia (1991, 1995 y 1999), Tanzanía (2000), Togo (1999), Trinidad y Tabago (1998), Túnez (1994), Turquía (1994 y 1998), Uganda (1995), Uruguay (1992 y 1998), Venezuela (1996), Zambia (1996) y Zimbabwe (1994).

  
  
Informe de la Secretaría Volver al principio

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES
MAURICIO
Informe de la Secretaría — Observaciones recapitulativas

Políticas macroeconómicas sólidas contribuyeron durante dos decenios al logro de sostenidos y satisfactorios resultados económicos en Mauricio. El crecimiento económico medio ha sido de aproximadamente el 6 por ciento anual. Al mismo tiempo, Mauricio ha logrado diversificar su economía dejando parcialmente de lado el monocultivo del azúcar. En la actualidad los cuatro pilares de su economía son los productos textiles y de vestido, el turismo, los servicios financieros y el azúcar. Por consiguiente, ha disminuido la proporción de la agricultura en el PIB real, del 12 por ciento, aproximadamente, en 1990 a alrededor del 6 por ciento en la actualidad. El sector económico más importante es el de los servicios, dominado por el turismo y los servicios financieros, y representa alrededor del 74 por ciento del PIB real. Las exportaciones de servicios proporcionan más de la tercera parte de los ingresos totales de divisas, y corresponde al turismo, la parte principal, que va en aumento. El sector manufacturero representa aproximadamente el 75 por ciento de las exportaciones de mercancías; equivale aproximadamente a la quinta parte del PIB real, y los textiles y el vestido representan más del 40 por ciento de la producción manufacturera.

No obstante, Mauricio está confrontado a problemas económicos. Su economía presenta aspectos duales, a saber, las compañías que producen para el mercado interno son objeto de una protección relativamente elevada, mientras que las empresas exportadoras reciben incentivos a través de diversos programas, incluido el Programa de zona de elaboración para la exportación. Ello ha inducido tensiones en la distribución de recursos entre los sectores de producción para la exportación y de producción para el consumo interno, y pone de manifiesto la importancia de la tarea de transformar la economía reemplazando una orientación hacia la exportación por una orientación hacia el exterior. Mauricio también se ha convertido en un productor de "costo elevado", puesto que los salarios reales han aumentado más rápidamente que la productividad. Además, Mauricio debe hacer frente a un contexto internacional en transformación, comprendida la reducción de las preferencias para algunas de sus exportaciones y el consiguiente aumento de la competencia. Se suma a estos factores la escasez de tierras arables y de mano de obra calificada. En respuesta a esos desafíos, Mauricio ha promovido (principalmente mediante incentivos) la producción nacional de mercancías de alto valor añadido y alta densidad de capital, así como la diversificación geográfica de las exportaciones. También en cierta medida se han trasladado las actividades de alta densidad de mano de obra y bajo valor añadido a países vecinos.

La elevada proporción del comercio de mercancías con respecto al PIB (alrededor del 90 por ciento en promedio desde 1995) muestra la importancia del comercio exterior para Mauricio. Ha registrado generalmente un déficit de la balanza comercial, compensado ocasionalmente por excedentes tradicionales en la cuenta de servicios. La mayor parte de la producción nacional se exporta, y las prendas de vestir representan un 60 por ciento de los ingresos de divisas procedentes de la exportación de mercancías, seguidas por los ingresos procedentes del azúcar (el 22 por ciento). Entre las principales importaciones de Mauricio figuran las maquinarias y los equipos de transporte, los textiles y los productos alimenticios.

La Unión Europea (UE), es el principal interlocutor comercial de Mauricio: es el mercado para la gran mayoría del azúcar producido en Mauricio y una importante proporción de las exportaciones de textiles y prendas de vestir; produce alrededor de la tercera parte de las importaciones de Mauricio. Entre los otros países principales de destino de las exportaciones de Mauricio se cuentan el Reino Unido, Francia y los Estados Unidos. El traslado de algunas actividades manufactureras (combinadas con su integración vertical) a países vecinos ha contribuido a promover el comercio con países como Madagascar, al cual Mauricio exporta productos semiacabados e hilados. De las fuentes de las importaciones, que son más diversificadas, es el único país que suministra más del 9 por ciento del valor total de las mercancías importadas a Mauricio.

  
Marco Institucional

La República de Mauricio es una democracia parlamentaria pluralista. La Constitución es la ley fundamental, completada por las demás leyes, reglamentos y normas. Los tratados internacionales, incluidos los Acuerdos de la OMC son objeto de la promulgación de leyes nacionales, lo que permite invocarlos en los tribunales nacionales. El Ministerio de Industria, Comercio y Comercio Exterior se encarga de la formulación, revisión y evaluación de las políticas comerciales. El Comité Permanente de Coordinación de la OMC, presidido por el Ministro de Industria, Comercio y Comercio Exterior, y compuesto por representantes de los sectores público y privado, se encarga de la aplicación, el seguimiento y la coordinación de las cuestiones de política comercial dentro del ámbito de los Acuerdos de la OMC. Como Mauricio es miembro de varias instituciones, se ha establecido un Consejo regional de cooperación, bajo la presidencia del Ministro de Asuntos Exteriores, para elaborar una estrategia regional coherente para el país.

La Junta de Inversiones (centro con ventanilla única) comenzó a funcionar el 15 de marzo de 2001 bajo la autoridad del Ministro de Finanzas. Su objeto es promover a Mauricio como centro internacional de inversiones, empresas y servicios. Con excepción de las actividades especificadas en el subsector del turismo, la adquisición de bienes raíces y las actividades aún monopolio del Estado, los extranjeros pueden invertir libremente en casi todas las esferas igual que los nacionales.

Mauricio es un Miembro fundador de la OMC y signatario del ATI. Concede al menos un trato NMF a todos sus interlocutores comerciales. Como pequeño país insular en desarrollo, con recursos naturales limitados, Mauricio depende del comercio internacional y participa activamente en el sistema multilateral de comercio y en diversos grupos regionales con el fin, entre otras cosas, de obtener y aumentar el acceso a los mercados para sus productos. Mauricio considera que las preferencias comerciales no recíprocas todavía son importantes para su economía y que deberían ampliarse y consolidarse. También considera que al contemplar cualesquiera negociaciones futuras sobre comercio multilateral, debería reconocerse la prioridad de las cuestiones relativas a la aplicación, así como las dificultades con las que se enfrentan las “economías pequeñas y vulnerables”.

Mauricio es miembro, inter alia, del Mercado Común de los Estados del África Oriental y Meridional (COMESA), la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC), la Comisión del Océano Índico (COI), y el Foro de Facilitación de la Integración Regional (RIFF). Mauricio considera que su participación en los acuerdos regionales contribuye a su fortalecimiento con miras a la plena integración en la economía mundial. No obstante, es difícil llevar adelante su calidad de miembro de diversos acuerdos regionales con ámbitos geográficos, programas de liberalización del comercio, disposiciones en materia de normas de origen y metas que son diferentes.

  
Instrumentos de política comercial

Desde su último examen de las políticas comerciales en 1995, Mauricio ha seguido aplicando la reforma relacionada con el comercio, aunque la protección en fronteras se mantiene a un nivel relativamente elevado en algunas esferas. La reducción de los tipos arancelarios máximos y el aumento del número de líneas exentas de derechos han contribuido a reducir el promedio del arancel NMF a alrededor del 20 por ciento. Es un nivel bastante elevado, sobre todo porque más del 50 por ciento de las líneas tienen un tipo nulo. Prácticamente todos los tipos son ad valorem, y ascienden hasta el 80 por ciento, caracterizados por una importante dispersión. Los tipos específicos se recaudan en dos líneas arancelarias, y el equivalente ad valorem más elevado es alrededor del 360 por ciento. Desde 1995, son siempre 11 las franjas arancelarias, incluido el tipo nulo y los equivalentes ad valorem de los dos derechos específicos. Según la definición de la OMC, el promedio aritmético de los tipos arancelarios es el 20,5 por ciento para las importaciones de productos agropecuarios, y el 19,8 por ciento para las importaciones de productos no agropecuarios.

Mauricio ha consolidado casi el 15 por ciento de todas sus líneas arancelarias. Consolidó sus aranceles a un tipo máximo del 65 por ciento en relación con el 1,6 por ciento del total de sus líneas arancelarias para los productos no agropecuarios; todas las líneas arancelarias agrícolas (definición de la OMC) están consolidadas en tipos máximos que oscilan entre el 37 y el 122 por ciento. Otros gravámenes y cargas sobre todos estos productos están consolidados en un tipo nulo o del 17 por ciento. El aumento del alcance de las consolidaciones y la disminución de la diferencia entre los tipos consolidados y los aplicados aumentaría la previsibilidad del régimen arancelario de Mauricio.

Mauricio ha tomado medidas para armonizar los derechos aduaneros diferentes basados en el origen (“preferenciales”, es decir el Commonwealth y algunos de los principales interlocutores comerciales, y territorios “no preferenciales”, o sea otros países). A partir del presupuesto del 2000-2001, la diferencia arancelaria se redujo de 20 a 10 puntos porcentuales y se aplica sólo a una franja: a los productos sujetos al tipo NMF del 65 por ciento se aplica un tipo inferior del 55 por ciento cuando se importan de los territorios sujetos a tipos preferenciales. También se aplican distintos impuestos especiales a las importaciones y a los productos de fabricación local. En septiembre de 1998, un impuesto sobre el valor añadido del 10 por ciento reemplazó al impuesto sobre las ventas, y se aplica a las importaciones y a los productos de fabricación local. Los impuestos y derechos arancelarios representan alrededor del 50 por ciento de los ingresos fiscales totales. Desde el 1º de enero de 2000, Mauricio ha aplicado las disposiciones del Acuerdo sobre Valoración en Aduana de la OMC.

Las reformas de liberalización no consiguieron desmantelar aún más las medidas no arancelarias mantenidas en varios sectores. Son más numerosos los productos objeto de una prohibición de importación o de un control de la importación mediante un permiso. Se siguen aplicando contingentes de importación a las papas de mesa y la sal. Varios organismos paraestatales, incluida la Corporación de Comercio de Estado y la Junta de Comercialización Agrícola, compran, importan y almacenan productos “estratégicos” (incluidos la harina, el arroz de ración, productos del petróleo, cemento, papas de mesa, cebollas y ajo). Los controles de precios, que consisten en un sistema de precio máximo fijo (aplicado a las importaciones y a los productos fabricados localmente) así como un sistema de márgenes de porcentaje máximos (sólo sobre las importaciones), también se mantienen para algunos productos estratégicos. Se prevé suprimir gradualmente los controles después de la promulgación de la legislación de competencia cuyo proyecto es examinado por la Oficina del Ministro de Justicia. Se exige un permiso para exportar productos de “importancia estratégica” y mercancías que reúnen las condiciones para un trato de contingente preferencial en los países importadores. Mauricio no aplica derechos, gravámenes o cargas a sus exportaciones.

Se dispone de incentivos (incluidas concesiones arancelarias y fiscales) en el marco de varios planes destinados a los productores locales, sobre todo del sector manufacturero, y a los exportadores, con miras a estimular la inversión y aumentar la competencia internacional de los productos de Mauricio. Además, se concede el reembolso parcial de los costos de flete aéreo a los exportadores de productos agrícolas seleccionados. Los incentivos, sumados a la eliminación o reducción de los aranceles aplicados a los insumos, refuerzan la protección efectiva de las industrias de elaboración local.

Mauricio no dispone de una legislación sobre medidas comerciales especiales; no ha tomado ninguna medida antidumping, compensatoria o de salvaguardia. En los últimos años se revisó en varias oportunidades la legislación sobre la contratación pública. Actualmente un Comité de Alto Nivel examina la legislación para ponerla en conformidad con las normas y las prácticas internacionales. Doce normas obligatorias (cinco más que en 1995) se aplican tanto a las importaciones como a los productos de fabricación local.

Mauricio ha procedido a la revisión de su Ley de Derecho de Autor. Además, con miras a cumplir las obligaciones que le incumben en virtud del Acuerdo de la OMC sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), Mauricio está por finalizar nuevas leyes sobre patentes y marcas de fábrica o de comercio, y prepara legislación sobre los dibujos y modelos industriales, las indicaciones geográficas y los esquemas de trazado de los circuitos integrados. Las actividades de falsificación afectaron principalmente a los derechos de autor y a las marcas de fábrica o de comercio

  
Políticas comerciales sectoriales

La agricultura, aunque su proporción disminuye, sigue siendo un sector importante de la economía de Mauricio. La estrategia basada en las exportaciones que ha aplicado Mauricio, y el acceso preferencial a los mercados ofrecido por los países desarrollados han contribuido a diversificar su economía dominada por la industria azucarera. La Ley de Eficiencia del Azúcar de 1988 también ha desempeñado un papel al fomentar el cultivo del azúcar y de otros cultivos. La Ley prevé un impuesto de conversión de las tierras sobre la utilización de las tierras agrícolas para otros fines, y deducciones fiscales para cultivos agrícolas diferentes de la caña de azúcar. Entre otros incentivos de que disponen los productores de productos agropecuarios figuran el Plan de Desarrollo Agrícola y el Plan de Difusión de Tecnología. El Programa de Abaratamiento de Fletes está a la disposición de los exportadores de productos agrícolas seleccionados.

A los efectos de la seguridad alimentaria, se mantienen controles de las importaciones, las exportaciones y los precios, y se exige la constitución de existencias de reservas estratégicas para algunos productos agrícolas. Las empresas públicas, incluidas las juntas de comercialización, continúan monopolizando la importación de determinados productos alimentarios, incluida la harina y algunos tipos de arroz. Los aranceles aplicados a las importaciones agropecuarias oscilan entre 0 y el 80 por ciento. El tipo del 80 por ciento se aplica, entre otras cosas, a la caña o remolacha azucarera, a la sacarosa químicamente pura (en estado sólido), y a las melazas resultantes de la extracción o refinado del azúcar. Están prohibidas las importaciones de algunos productos, comprendidos los artículos de confitería de azúcar y chocolate. Se mantienen los contingentes para las importaciones de papas y las exportaciones de pescado refrigerado.

Las empresas de las zonas de elaboración para la exportación representan la mayor parte del sector manufacturero, en que predominan los textiles y las prendas de vestir. En respuesta al entorno internacional en transformación (por ejemplo, el desmantelamiento del Acuerdo Multifibras y los acuerdos ACP-UE posteriores a Lomé), así como al aumento de los costos de la producción, la política de Mauricio para el sector manufacturero se ha centrado en la diversificación de los mercados y los productos (por ejemplo, la integración sectorial y la prioridad a los productos de alto valor, el traslado de las operaciones de bajo costo a países vecinos), así como en el aumento de la competitividad (a través, entre otras cosas, de varios planes de incentivos y de la eliminación o reducción de los aranceles aduaneros aplicados a los insumos y los equipos). Algunos productos manufacturados son objeto de controles de importación y exportación, de un margen de utilidad máximo (en el marco de controles de precios), y de normas obligatorias. Los aranceles sobre los productos manufacturados oscilan entre el 0 y el 80 por ciento, y los tipos más elevados se aplican a los textiles, las prendas de vestir y los productos de cuero, así como al mobiliario no metálico y metálico. El más elevado equivalente ad valorem de los dos derechos específicos aplicados a los productos manufacturados (alrededor del 360 por ciento) conciernen a las tiras para sandalias de tipo brida.

Mauricio es un exportador neto de servicios. Los compromisos asumidos por Mauricio en el marco del AGCS reflejan en amplia medida el estado actual de la liberalización del sector. Los monopolios o los derechos exclusivos de las empresas públicas limitan la competencia en algunas ramas de actividad (telecomunicaciones, correos, y servicios de transporte) y contribuyen a que los costos de producción sean elevados. Las medidas que afectan a la presencia de las personas físicas no están consolidadas. Mauricio mantiene exenciones NMF sobre los servicios financieros de conformidad con el artículo II del AGCS.

  
Política comercial e interlocutores comerciales

La participación de Mauricio en el sistema multilateral de comercio y en diversos acuerdos regionales traduce sus intereses como economía pequeña orientada a las exportaciones que goza de ventajas para unos pocos productos, el azúcar, los textiles y las prendas de vestir, en particular. Como parte del éxito económico se debe al acceso preferencial a los mercados concedidos por los principales interlocutores comerciales, Mauricio está tomando medidas para ajustarse a los cambios en el presente entorno internacional.

El ajuste debe hacer hincapié en la racionalización y aprovechamiento óptimo de los incentivos existentes de manera de atenuar los aspectos duales y mejorar la distribución de recursos. La resultante reducción/eliminación de las concesiones arancelarias y fiscales podría contribuir a reducir el déficit público y facilitar nuevas reformas arancelarias, actualmente obstaculizadas por problemas fiscales puesto que los derechos aduaneros representan alrededor del 50 por ciento de los ingresos fiscales.

La eliminación de los obstáculos no arancelarios y de la disparidad de los derechos aduaneros (en función del origen) aumentaría la transparencia del régimen comercial de Mauricio. El régimen comercial también podría desempeñar un papel más importante atrayendo inversiones puesto que hay más aranceles consolidados, se reduce la diferencia entre los tipos aplicados y los consolidados, y aumenta la consignación en listas en el marco del AGCS, y esto también quizás en el contexto de la introducción de una mayor competencia en subsectores de los servicios, como las telecomunicaciones. En general, esos ajustes podrían contribuir a aprovechar más eficazmente las ventajas comparadas de Mauricio, así como a facilitar la transformación de una economía orientada a las exportaciones a una economía abierta al exterior.

  
  
Informe del Gobierno Volver al principio

ÓRGANO DE EXAMEN DE LAS POLÍTICAS COMERCIALES
MAURICIO
Informe del Gobierno —
Introducción y desarrollo económico 1995-2000

Mauricio, pequeño país con una superficie de aproximadamente 1865 kilómetros cuadrados y una densa población (1,19 millones de habitantes en 2000), está situado en el Océano Índico entre las latitudes 19º50’ y 20º30’ sur y las longitudes 57º18’ y 57º46’ este, lejos de sus principales mercados y proveedores de materias primas. Hasta 1970, Mauricio practicaba una economía de monocultivo exportando solamente azúcar; aunque ha diversificado su economía, todavía depende en gran medida del comercio para sostener sus desarrollos económico y social. Los sectores manufacturero, del turismo, del azúcar y financiero son los cuatro pilares más importantes sobre los que descansa el crecimiento de la economía.

El país hace frente a diversos problemas derivados en particular de las consecuencias de los cambios que están teniendo lugar en el plano internacional. El proceso de liberalización del comercio multilateral, espoleado por el advenimiento de la Organización Mundial del Comercio, ha hecho declinar los márgenes preferenciales de Mauricio en sus mercados tradicionales y ha expuesto la economía a la competencia mundial.

El problema de Mauricio, aparte de un entorno económico externo más exigente, también se ve exacerbado por la vulnerabilidad que emana de la situación del país en tanto que pequeño país en desarrollo insular. En tanto que tal, en efecto, el desarrollo de Mauricio se ve limitado por algunos factores característicos de estos países, por ejemplo:

  • alejamiento e insularidad: Mauricio está ubicado lejos de sus principales mercados;

  • susceptibilidad a desastres naturales. La isla está situada en una región frecuentemente azotada por condiciones climáticas adversas tales como ciclones y sequías;

  • escasa diversificación debida a una muy estrecha base de recursos y a la pequeñez del mercado interno; las bases de producción y exportación del país están fuertemente concentradas en un limitado número de productos;

  • acceso a capital exterior: el tamaño del mercado interior y el aumento de los costos de producción, que son característicos de los PID, impiden la afluencia de capitales y por consiguiente limitan las perspectivas de crecimiento.

Las perspectivas de desarrollo económico del país dependerán de que pueda ajustarse a los cambios del entorno económico mediante la modernización, la innovación tecnológica y la diversificación económica. No obstante, sin un acceso preferencial seguro y mejorado a los mercados, ni asistencia para conseguir el ajuste de los costes y mejorar la competitividad, será difícil que Mauricio supere los desafíos de la mundialización.

  
El desarrollo económico de Mauricio en 1995-2000

La tasa anual de crecimiento real del producto interior bruto (PIB) a precios básicos aumentó del 5,6 por ciento en 1995 al 6,2 por ciento en 1996 para caer posteriormente al 5,6 por ciento en 1997. El crecimiento del PIB aumentó al 5,8 por ciento en 1998, descendió al 2,1 por ciento en 1999 y se incrementó hasta el 8,9 por ciento en 2000. El escaso aumento del PIB en 1999 se debió principalmente a la grave situación de sequía y ciclones que experimentó el país.

La tasa media de crecimiento anual durante el período 1995-2000 fue del 5,7 por ciento. El declive de las tasas de crecimiento se dio en todos los sectores con la excepción de las manufacturas y la construcción. La mayor tasa de crecimiento anual en 2000 la registró la agricultura (28,4 por ciento), seguida por la hostelería y la restauración (11 por ciento) y el sector manufacturero (8,3 por ciento). Los sectores de la construcción y la electricidad, el gas y el agua registraron tasas de crecimiento del 8 por ciento.

El comercio internacional fue testigo de un alza en el valor total del comercio (importaciones y exportaciones), que pasó de 61.700 millones de Rs en 1995 a 89.800 millones de Rs en 1998 y a 95.800 millones de Rs en 2000. El comercio exterior registró una tasa media de crecimiento nominal del 9,5 por ciento durante el período 1995-2000. El déficit comercial se deterioró, pasando de 7.000 millones de Rs en 1995 a 9.700 millones de Rs en 1998, esto es, un aumento de casi 3.000 millones de Rs.

El pronunciado incremento del déficit comercial en 1997 (12.400 millones de Rs) se debió principalmente a las importaciones de maquinaria y equipo de transporte, especialmente las de aeronaves y buques de transporte marítimo, que se elevaron a 3,700 millones de Rs. El déficit comercial fue menor en 1998 que en 1997 debido a un incremento de cerca del 19 por ciento en el valor de las exportaciones, frente al del 8 por ciento aproximadamente de las importaciones. En 1999, el déficit comercial del país empeoró hasta los 16.600 millones de Rs, puesto que el crecimiento de las exportaciones se volvió negativo frente a un aumento del 13,8 por ciento de las importaciones. El déficit comercial fue de 13.700 millones de Rs en 2000.

El total de la mano de obra se estimaba en unos 542.000 trabajadores en 2000, sumando extranjeros y nacionales, cifra que representaba la población económicamente activa del país para la producción de bienes y servicios, y que comprendía 527.400 mauricianos y 14.600 extranjeros. Estos últimos representaban un 2,7 por ciento aproximadamente del total de la mano de obra de Mauricio. En 2000, más del 54,8 por ciento de los empleados trabajaba en grandes establecimientos, comprendida la administración central y local, y el 37,4 por ciento en pequeños establecimientos, incluidos los trabajadores autónomos. La tasa de desempleo aumentó del 5,1 por ciento en 1995 al 5,5 en 1996, antes de dispararse al 5,9 por ciento en 1997, permaneciendo igual en 1998 y volviendo a aumentar al 6,7 por ciento en 1999 y al 8,0 por ciento en 2000.

En los últimos cinco años, Mauricio continuó tratando de cumplir su compromiso de reforma estructural y de asignación eficiente de recursos poniendo el énfasis en las exportaciones de manufacturas, reduciendo la dependencia del azúcar y estimulando el sector de servicios.