Topics handled by WTO committees and agreements
Cuestiones abarcadas por los Comités y Acuerdos de la OMC

EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: CANADÁ
12 y 14 de marzo de 2003

Observaciones formuladas por la Presidenta a modo de conclusión

175pxls.gif (835 bytes)
Ver también:
Comunicado de prensa: Las políticas comerciales acertadas han ayudado a sobrellevar la desaceleración mundial


Este Examen de las Políticas Comerciales ha demostrado ser un diálogo muy abierto y productivo entre el Canadá y sus interlocutores comerciales, en el auténtico sentido del Mecanismo de Examen de las Políticas Comerciales. Esto fue posible gracias al pleno compromiso y la buena disposición de la delegación del Canadá, encabezada por el señor Randle Wilson y el embajador Sergio Marchi, a las agudas observaciones de nuestro ponente, el Embajador Stefán Jóhannesson, y a la activa participación de numerosos Miembros. Quisiera además elogiar a la delegación del Canadá por facilitar respuestas escritas a las preguntas presentadas con antelación al principio de nuestra primera reunión el miércoles, y por la documentación adicional que presentaron hoy.

El Canadá fue encomiado por los de buenos resultados económicos obtenidos desde su Examen anterior, a pesar de la desaceleración de la economía mundial. Estos resultados se atribuyeron a los esfuerzos del país en lo que respecta a la aplicación de reformas económicas, y a la apertura y transparencia de su régimen comercial. Los Miembros, señalando que el comercio del Canadá estaba concentrado en unos pocos interlocutores comerciales preferenciales, y particularmente en los Estados Unidos, los Miembros invitaron al Canadá a tratar de efectuar una diversificación comercial.

Se reconoció el firme compromiso del Canadá con respecto a la labor de la OMC. Los Miembros elogiaron la participación del Canadá en el Programa de Doha para el Desarrollo así como su iniciativa para mejorar el acceso a sus mercados para las exportaciones procedentes de los PMA. La contribución del Canadá a los programas de asistencia técnica a los países en desarrollo también recibió grandes elogios. Ciertos Miembros solicitaron al Canadá que examinase la ampliación de productos sujetos al Arancel Preferencial General. También se instó al Canadá para que se asegurase de que su número creciente de acuerdos comerciales preferenciales contribuyese a la liberalización multilateral.

Por regla general, el acceso a los mercados del Canadá es bastante abierto, aunque subsisten numerosos obstáculos. Si bien el promedio arancelario NMF se ha reducido ligeramente, los Miembros expresaron su preocupación acerca de las crestas arancelarias y la progresividad arancelaria. Con respecto a las medidas no arancelarias, los Miembros destacaron el uso estricto de medidas sanitarias y fitosanitarias por el Canadá, lo que podría traducirse en obstáculos o en el incremento de los costos para los exportadores de otros países.

El número y la duración de las investigaciones y las medidas antidumping del Canadá eran motivo de inquietud para numerosos Miembros. Se observó que la sola amenaza de una investigación o de la imposición de derechos provisionales podrían actuar como factores disuasivos del comercio. Los Miembros mostraron interés sobre la exclusión del antidumping del Acuerdo de Libre Comercio entre el Canadá y Chile, y algunos de ellos consideraron que la aplicación de normas diferentes a las importaciones procedentes de los interlocutores preferenciales podría ocasionar discriminación entre los proveedores. Los Miembros también expresaron su preocupación con respecto a la investigación sobre salvaguardias relacionada con algunos productos de acero.

Si bien manifestaron su reconocimiento al Canadá por la transparencia de su régimen de contratación pública y su activo papel en el marco del Comité de Contratación Pública, algunos Miembros invitaron al Canadá a que presentase una oferta a nivel subfederal. Se cuestionó el uso de preferencias regionales o locales respecto de las compras no abarcadas por el Acuerdo sobre Contratación Pública.

Muchos Miembros consideraron que los mecanismos de comercialización restrictivos y las prescripciones en materia de contenido nacional del Canadá podrían afectar al acceso de vinos y otras bebidas alcohólicas extranjeras. También se planteó la cuestión de los programas de ayuda provinciales, particularmente en los sectores primarios, y de varios programas de exportación, incluidos los del Fomento de las Exportaciones del Canadá. También se señalaron aspectos de los derechos de propiedad intelectual, incluidas la aplicación y ratificación de los tratados, las licencias obligatorias, patentes de formas de vida, las modificaciones sobre el derecho de autor y las indicaciones geográficas.

En materia de políticas sectoriales, los Miembros tomaron nota de la protección otorgada a la rama de producción del acero mediante medidas especiales. En la rama de producción de los textiles y el vestido, algunos participantes destacaron que el acceso a los mercados continuaba siendo restringido por aranceles altos y contingentes, mientras que las normas de origen favorecían a determinados interlocutores comerciales. Se intercambió información acerca de las medidas destinadas a ayudar a que la rama de producción se preparase para la eliminación de los contingentes para el final de 2004.

Se acogieron con beneplácito los objetivos del Canadá de reducir las distorsiones del mercado en el comercio de productos agropecuarios en el marco de la OMC. Sin embargo, persistían las restricciones en los sectores de lácteos, de aves de corral y de huevos gestionados en función de la oferta, inclusive mediante aranceles fuera de contingente altos y compromisos de volúmenes bajos. También se analizaron el monopolio de facto de la Comisión de Productos Lácteos del Canadá para la importación de mantequilla y los privilegios de exportación de la Junta Canadiense del Trigo.

El régimen comercial del Canadá en materia de servicios fue descrito en términos generales como bastante abierto, y los participantes acogieron con beneplácito las recientes reformas, particularmente en el sector bancario. Los reglamentos provinciales y federales para los servicios de seguros fueron motivo de varias intervenciones. Los Miembros también formularon preguntas sobre la opinión del Canadá acerca de las normas del AGCS respecto del transporte aéreo y expresaron su esperanza de que el Canadá amplíe sus compromisos en materia de transporte marítimo. Se instó a la eliminación de las restricciones a la inversión extranjera que persisten en el sector de las telecomunicaciones, las cuales conocemos que están siendo objeto de examen. Algunos Miembros consideraron que los sectores audiovisuales del Canadá no deberían estar, en su conjunto, exentos de las disciplinas de la OMC.

Los Miembros también formularon observaciones y solicitaron aclaraciones adicionales sobre numerosos esferas específicas que incluyen las siguientes:

  • armonización en el marco del Acuerdo de Comercio Interno;

  • política en materia de competencia;

  • restricciones a la inversión extranjera y disposiciones en materia de examen;

  • procedimientos aduaneros;

  • prescripciones en materia de contenido local o elaboración en los sectores forestal y de minería;

  • restricciones al comercio de productos hortícolas a granel; y

  • obstáculos para la participación de las personas naturales en el sector de servicios.

Las respuestas proporcionadas por el Canadá fueron una contribución fundamental para este Examen. Los Miembros expresaron su claro reconocimiento con respecto a estas respuestas.

Con esto llegamos a la conclusión del séptimo Examen del Canadá. Todos podemos dar testimonio del permanente compromiso del Canadá en relación con la transparencia y el sistema multilateral de comercio. Un régimen comercial liberal y las acertadas políticas económicas han permitido que el Canadá mejore continuamente su nivel de vida, aun frente a una desaceleración de la economía mundial. Sin embargo, distorsiones significativas causadas por la aplicación de determinadas políticas todavía afectan algunas actividades locales, lo cual no sólo impone costos a los canadienses en general, sino que también menoscaba lo que de otro manera serían firmes esfuerzos del Canadá para eliminar las ineficiencias en los mercados mundiales. Creo que los esfuerzos continuos del Canadá para llevar adelante su programa nacional de reformas serán apuntalados por nuestros empeños conjuntos a nivel multilateral, en beneficio de todos.