EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: TURQUÍA
17 y 19 de diciembre de 2003

Observaciones formuladas por la Presidenta a modo de conclusión

175pxls.gif (835 bytes)
Ver también:
Comunicado de prensa: Es necesario continuar con las reformas para mejorar los resultados económico


Esta reunión nos ha permitido entender mejor la evolución de las prácticas y políticas comerciales de Turquía desde el Examen anterior, realizado en 1998, así como los desafíos venideros. Nuestro diálogo ha sido pormenorizado y exhaustivo, estimulado por la Sra. Ülker Güzel, Subsecretaria de Comercio Exterior, y su delegación, y por las incisivas observaciones de nuestro ponente, el Excmo. Sr. Embajador Péter Balás.

Los Miembros han acogido con satisfacción las medidas adoptadas por Turquía para estabilizar su economía, y han alentado a este país a que lleve adelante sus reformas estructurales. Han encomiado a Turquía por el programa de reforma para el período 2002-2004, iniciado en respuesta a la crisis económica registrada en 2000-2001. Los Miembros han expresado la esperanza de que este programa contribuya a corregir la situación económica de Turquía, que sigue siendo frágil, con una inflación y un endeudamiento público elevados y un crecimiento económico que alterna con la recesión.

Los Miembros han tomado nota del compromiso de Turquía con el sistema multilateral de comercio y con la OMC. Algunos Miembros han observado que la adhesión a la UE sigue siendo el objetivo final de Turquía. En este contexto, las políticas comerciales de Turquía se aplican cada vez más a través de acuerdos comerciales bilaterales y regionales con el fin de cumplir las obligaciones dimanantes de la unión aduanera con la UE. Algunos Miembros se han mostrado preocupados por el hecho de que la participación en acuerdos preferenciales podría complicar aún más el régimen comercial de Turquía. Algunos Miembros han observado que Turquía está aplicando aranceles no establecidos ad valorem a productos para los cuales había consolidado los aranceles a tipos ad valorem. Han señalado que una nueva reforma arancelaria, que incluya una reducción de los márgenes entre los tipos consolidados y los tipos aplicados, aumentaría la previsibilidad del régimen arancelario. Se han manifestado inquietudes por el recurso relativamente frecuente de Turquía a medidas antidumping.

Los Miembros han elogiado el programa de amplio alcance de Turquía para el período 2001-2005 destinado a reestructurar el sector de la agricultura, pero han señalado el aislamiento de este sector de la competencia como consecuencia de su exclusión de los acuerdos comerciales preferenciales de Turquía, de la alta protección arancelaria y de la ayuda oficial. Han felicitado a Turquía por haber adoptado medidas para liberalizar los subsectores de la electricidad y el gas natural, y por haber hecho frente a algunos de los problemas estructurales existentes en determinadas actividades de servicios, como en los servicios bancarios y de telecomunicaciones.

Los Miembros también han pedido aclaraciones sobre otras cuestiones, principalmente las siguientes: procedimientos aduaneros; tributación interior; régimen de licencias de importación; normas y medidas sanitarias y fitosanitarias; incentivos a la inversión y a la exportación; contratación pública; protección de los derechos de propiedad intelectual; participación estatal en la minería, la energía y las manufacturas; y reformas comerciales en diversos subsectores de servicios.
Los Miembros han expresado su agradecimiento por las respuestas facilitadas por la delegación de Turquía; aguardan con interés las respuestas escritas a las preguntas pendientes.

En conclusión, considero que el gran número de preguntas formuladas anticipadamente por escrito y el elevado nivel de asistencia ponen de manifiesto el importante papel que Turquía desempeña en el sistema multilateral de comercio. Aliento a Turquía a que prosiga la mejora de sus compromisos multilaterales y la aplicación de su programa de reforma económica, con miras a aumentar la previsibilidad y la credibilidad de su régimen comercial. Los interlocutores comerciales pueden ayudar, garantizando que sus mercados estén plenamente abiertos a las exportaciones procedentes de Turquía.