EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: REPÚBLICA DE COREA
15 y 17 de septiembre de 2004

Observaciones formuladas por la Presidenta a modo de conclusión

175pxls.gif (835 bytes)
Ver también:
Comunicado de prensa: Una mayor liberalización del comercio y reformas estructurales adicionales son la clave del crecimiento sostenido


El cuarto Examen de las Políticas Comerciales de la República de Corea contribuyó significativamente a una mejor comprensión, basada en la información aportada, de la evolución reciente de las políticas coreanas comerciales y relacionadas con el comercio. El debate se ha beneficiado en gran medida con el amplio compromiso asumido por la delegación coreana, encabezada por el Embajador Choi Hyuck, las perspicaces observaciones formuladas por el ponente, el Embajador Muhamad Noor Yacob, y numerosas intervenciones atinadas de los Miembros.

Los Miembros tomaron nota de los notables resultados económicos de Corea, sustentados en una política generalmente prudente de estabilización macroeconómica, así como en la liberalización del comercio y la reestructuración del sector empresarial y financiero, en curso. Se alentó a Corea a que prosiguiera esas reformas orientadas al mercado. Un desafío importante era asegurar la continuidad de las mejoras económicas, dado que la economía dependía de las exportaciones a fin de compensar la escasa demanda interna, causa potencial de vulnerabilidad.

Los Miembros acogieron con satisfacción la activa participación de Corea en el sistema multilateral de comercio, incluido el Programa de Doha para el Desarrollo. Era importante que la creciente participación de Corea en los acuerdos comerciales bilaterales/regionales fuera compatible con el sistema multilateral, y que dichos acuerdos fuesen lo suficientemente amplios para liberalizar el régimen comercial de Corea en sectores difíciles, como el agropecuario, el más protegido. Si bien algunos Miembros observaron que la considerable protección otorgada a la agricultura era imputable a preocupaciones de seguridad alimentaria y otras preocupaciones de carácter multifuncional, otros Miembros instaron a Corea a que modificara sus políticas agropecuarias, y señalaron que mantener elevados niveles de sostenimiento de los precios, aún como de los aranceles, y otras formas de protección, socavaban la eficiencia económica y penalizaban a los consumidores coreanos. También se destacó el contraste entre los bajos aranceles aplicables a los productos industriales y los elevados aranceles aplicados a los productos agrícolas.

En opinión de numerosos Miembros, la multiplicidad de las bandas de fluctuación de los tipos arancelarios contribuían a una cierta complejidad de la estructura arancelaria de Corea e instaron a su simplificación. Un motivo de especial preocupación son los contingentes arancelarios en el sector agropecuario, incluidos los posibles efectos restrictivos de su administración en las importaciones. Se exhortó a Corea a que redujese los elevados aranceles sobre algunos productos industriales, aumentase la cobertura de la consolidación arancelaria y disminuyese la diferencia entre los niveles consolidados y los aplicados.

Numerosos Miembros observaron que Corea había hecho esfuerzos considerables para liberalizar aún más su régimen de inversiones extranjeras; una política importante en un período en que habían disminuido las entradas de IED. Algunos Miembros preguntaron cuál era el alcance de los incentivos fiscales y de otra índole, cuyo objeto era atraer la inversión, incluida la utilización de diversos tipos de "zonas".

Los Miembros apreciaron las iniciativas adoptadas por Corea para armonizar las normas y otros obstáculos técnicos al comercio con las normas internacionales, aunque también la instaron a que se esforzase más a ese respecto, especialmente en las esferas de las normas alimentarias, las disposiciones sobre etiquetado, y la duplicación de prescripciones en materia de pruebas y de inspecciones, incluidas las relativas a los medicamentos. Algunos Miembros expresaron preocupaciones por los posibles efectos restrictivos en el comercio de algunas medidas sanitarias y fitosanitarias de Corea, instándola a que procediese a su revisión.

Los Miembros se congratularon de los esfuerzos de Corea para mejorar la transparencia en el ámbito de la contratación pública y para fortalecer la gestión empresarial y la legislación en materia de competencia y observancia, inclusive con respecto al funcionamiento de los "chaebols". Reconocieron y encomiaron las medidas destinadas a reforzar las normas de propiedad intelectual y su observancia, incluida la reciente adhesión de Corea al Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor, así como la simplificación de las solicitudes de patentes. Valoraron positivamente la liberalización de los servicios, especialmente los sectores financiero y de las telecomunicaciones, si bien algunos Miembros observaron que subsistían ciertas deficiencias en el régimen reglamentario de las telecomunicaciones.

Los Miembros solicitaron aclaraciones sobre una serie de cuestiones, con inclusión de las siguientes: la reforma reglamentaria, en particular de los procedimientos aduaneros; las medidas especiales, el comercio de Estado, las subvenciones, la privatización, la liberalización de los servicios, las reformas futuras del sector agropecuario, los acuerdos comerciales sobre el arroz, las normas de origen, las reformas en el sector de la pesca y los mercados laborales.

Los Miembros agradecieron las respuestas orales y escritas facilitadas por la delegación de Corea y manifestaron interés en recibir las respuestas a las preguntas pendientes.

Se ha concluido así satisfactoriamente el Examen de las Políticas Comerciales de Corea. El amplio interés demostrado por los Miembros, que formularon muchas preguntas por anticipado, las intervenciones y la nutrida asistencia, reflejan el importante papel que Corea desempeña en el sistema multilateral de comercio. La comprensión de sus políticas y medidas relacionadas con el comercio es ahora mucho más amplia y actualizada. Apreciamos asimismo las dificultades que enfrenta Corea así como los esfuerzos desplegados para abordarlas de una manera compatible con el sistema multilateral de comercio.