EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: NORUEGA
11 y 13 de octubre de 2004

Observaciones formuladas por la Presidenta a modo de conclusión

175pxls.gif (835 bytes)
Ver también:
Comunicado de prensa: Un régimen de política comercial muy abierto para los bienes industriales pero bastante protegido para la agricultura


Hemos efectuado este cuarto Examen de las Políticas Comerciales de Noruega, en un clima amistoso y muy documentado, y nuestro diálogo ha sido muy constructivo. Han sido muy valiosas y fructíferas las aportaciones de la delegación noruega, -presidida por el Sr. Harald Neple, Director General del Ministerio de Asuntos Exteriores-, las agudas observaciones del ponente, Sr. Alexander Gross, y, asimismo, la activa participación de un gran número de Miembros.

Para empezar, permítanme destacar el considerable apoyo de los Miembros a los sólidos resultados macroeconómicos de Noruega desde el último examen, en el año 2000, con tasas de inflación y desempleo bajas, régimen de inversiones en general abierto y un crecimiento bastante superior al de otros países industrializados. Los Miembros reconocieron también que el petróleo y el gas han contribuido de forma notable a la prosperidad de Noruega. Los Miembros acogieron con satisfacción el firme compromiso de Noruega con el sistema multilateral de comercio y su activa participación en el mismo, sin excluir el Programa de Doha para el Desarrollo. Los Miembros tomaron nota de que Noruega actúa también en foros regionales y bilaterales. Expresaron su aprobación por la considerable ayuda directa que Noruega presta a los países en desarrollo, por su participación en los programas de asistencia técnica de la OMC, en particular, y por su amplio SGP para países menos adelantados.

Los Miembros elogiaron el régimen comercial altamente liberalizado que Noruega aplica a los productos no agrícolas, así como la completa aplicación del Acuerdo de la OMC sobre los Textiles y el Vestido con bastante antelación respecto del plazo que se había convenido. Sin embargo, se expusieron puntos de vista divergentes sobre su política agrícola. De hecho, algunos Miembros compartieron una posición común sobre el concepto de las preocupaciones no comerciales, base de la justificación de la política agrícola noruega. En cambio, otros Miembros manifestaron su inquietud por esta cuestión y por el alto nivel de protección que Noruega aplica a los productos agrícolas mediante un sistema fiscal complejo y amplias ayudas, e instaron a Noruega a que modificara su política. Para estos Miembros, tal protección debilita la eficiencia económica y penaliza tanto a los contribuyentes como a los consumidores noruegos.

Algunos Miembros compartieron la inquietud de Noruega ante la tendencia generalizada a recurrir a medidas comerciales correctivas y elogiaron que Noruega hubiese renunciado a aplicar tales medidas en los últimos años. Se plantearon preguntas sobre empresas públicas y algunos Miembros instaron a Noruega a continuar reduciendo el nivel de propiedad pública en su economía. Los Miembros expresaron su preocupación acerca de la gestión de los contingentes arancelarios, las medidas sanitarias y fitosanitarias y las reglamentaciones técnicas, y solicitaron información sobre estas cuestiones. También se pidieron aclaraciones sobre el régimen de las inversiones extranjeras, los programas de incentivos, la legislación sobre la competencia, la contratación pública, la protección de los derechos de propiedad intelectual y otras actividades específicas como la pesca, el transporte marítimo y los servicios financieros.

Los Miembros agradecieron las respuestas proporcionadas por la delegación de Noruega y quedaron a la espera de las que se redacten por escrito.

Para concluir, tengo la impresión de que el amplio interés que han mostrado los Miembros, reflejado en las muchas preguntas planteadas previamente por escrito, las numerosas intervenciones y la nutrida asistencia, es indicativo del importante papel que tiene Noruega en el sistema multilateral de comercio. Disponemos ahora de mejores y más actualizados datos para comprender las prácticas y las políticas que aplica Noruega en cuestiones relacionadas con el comercio y tenemos mayor conciencia de los retos a los que se enfrenta y de su esfuerzo por abordarlos en el marco del sistema multilateral de comercio. Una mayor liberalización del sector agrícola noruego apoyaría las acciones ampliamente reconocidas que Noruega realiza en favor de los países en desarrollo, especialmente en el caso de aquéllos con un interés vital en la agricultura.