EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: JAPÓN
25 y 27 de enero de 2005

Observaciones formuladas por el Presidente a modo de conclusión

175pxls.gif (835 bytes)
Ver también:
Comunicado de prensa: Nuevas reformas estructurales pueden contribuir a una recuperación sostenida


El séptimo Examen de las Políticas Comerciales del Japón ha sido informativo y abierto, lo que ha facilitado una comprensión mucho mayor de los recientes acontecimientos registrados en las políticas comerciales y relacionadas con el comercio del Japón. Además de la participación activa de la delegación japonesa, nuestras deliberaciones se han beneficiado considerablemente de las observaciones agudas y estimulantes de nuestro ponente y de las numerosas intervenciones atinadas de los Miembros.

Los Miembros se han felicitado por la reciente recuperación de la economía japonesa, que es importante para la prosperidad de la economía mundial y la expansión del comercio. Han reconocido que el sistema multilateral de comercio, al mantener abiertos los mercados extranjeros a las exportaciones japonesas, ha contribuido en gran medida a esta recuperación. No obstante, se han preguntado si podía comprometer la sostenibilidad de la recuperación del Japón, por ejemplo, la acción combinada de la elevada deuda pública y de una población que envejece rápidamente. Asimismo, han alentado al Japón a que prosiga su proceso de reforma y mejore el acceso a sus mercados, en particular en la agricultura.

Los Miembros han acogido con satisfacción la función activa desempeñada por el Japón en el sistema multilateral de comercio, incluido su resuelto apoyo a las negociaciones en el marco del Programa de Doha para el Desarrollo. A ese respecto, el Japón fue objeto de elogio por parte de los Miembros por haber prestado asistencia técnica y realizado actividades de creación de capacidad en beneficio de los países en desarrollo y los países menos adelantados (PMA). Los Miembros han tomado nota asimismo de la participación creciente del Japón en los acuerdos comerciales bilaterales y regionales y le han instado a que garantice la plena compatibilidad de los mismos con el sistema multilateral. Algunos Miembros han valorado positivamente el acceso preferencial a los mercados concedido por el Japón a los países en desarrollo y los países menos adelantados y le han exhortado a que siga abriendo sus mercados a los productos de los PMA.

Los Miembros han expresado su reconocimiento por las medidas adoptadas por el Japón para seguir liberalizando su régimen comercial. Muchas importaciones entran ahora en ese país en franquicia arancelaria o se les aplican tipos arancelarios reducidos. No obstante, la estructura arancelaria del Japón sigue siendo compleja, con importantes crestas arancelarias (que a menudo son tipos no ad valorem) y la progresividad arancelaria para algunos productos, así como intrincados contingentes arancelarios, que afectan principalmente a los productos agrícolas y alimenticios, al calzado y los textiles. Algunos Miembros han instado al Japón a que simplifique su estructura arancelaria y mejore la administración de sus sistemas de contingentes de importación y de contingentes arancelarios. Muchos Miembros también han abogado por una mayor transparencia en las prácticas de contratación pública. Las medidas adoptadas para reforzar las normas de propiedad intelectual y su observancia fueron acogidas con satisfacción, aunque algunos Miembros han expresado su preocupación por los retrasos de registro en este ámbito.

Manifestando su aprecio por las iniciativas japonesas para armonizar sus normas y reglamentos técnicos con las normas internacionales, algunos Miembros han expresado no obstante su preocupación por la complejidad de las normas, los reglamentos técnicos y las medidas sanitarias y fitosanitarias. Han alentado al Japón a utilizar estas medidas de la manera menos restrictiva posible.

Los Miembros han saludado los actuales esfuerzos del Japón por reforzar la gestión de las empresas y la política de competencia reforzando las bases jurídicas de la Comisión de Comercio Leal y dotándola de más recursos. Han apreciado también el establecimiento de zonas especiales para la reforma estructural. Además, se han preguntado por los factores que desincentivan la entrada de inversiones extranjeras directas (IED) en el Japón, cuyo nivel sigue siendo relativamente bajo. Los Miembros han manifestado su aprecio por los adelantos en la privatización de los servicios públicos y expresado un interés especial por el progreso de la privatización de Japan Post.

Refiriéndose a las cuestiones sectoriales, los Miembros han observado que el nivel de ayuda interna a la agricultura supera al parecer la aportación de este sector al PIB y que el grueso de dicha ayuda distorsiona el comercio y la producción. Los Miembros han animado al Japón a que atienda estas preocupaciones. Han manifestado su aprecio por las reformas realizadas en los sectores de la energía y los servicios, en particular en los servicios financieros y las telecomunicaciones. Confiaban en que la reforma debía proseguir, con objeto de potenciar la competencia, no sólo en los servicios financieros y las telecomunicaciones, sino también en los servicios de transporte, distribución, de turismo, de construcción, jurídicos, de contabilidad, médicos y de enseñanza.

Los Miembros han pedido aclaraciones sobre varias cuestiones, entre las que cabe destacar:

  • los procedimientos aduaneros;

  • las normas de origen;

  • las medidas comerciales correctivas especiales, incluidas las medidas de salvaguardia
    urgentes;

  • las medidas no arancelarias aplicadas en frontera;

  • el comercio de Estado;

  • las medidas relacionadas con la exportación;

  • la tributación y las medidas de apoyo de tipo fiscal;

  • las reformas agrícolas, los acuerdos comerciales relativos al arroz, la autosuficiencia,
    la pesca;

  • el acceso a los mercados para los productos manufacturados;

  • y el comercio electrónico.

Los Miembros han valorado positivamente las respuestas orales y escritas de la delegación japonesa a sus preguntas y esperan con interés las respuestas que aún ha de facilitar.

Así concluye satisfactoriamente el Examen de las Políticas Comerciales del Japón. El genuino interés que han demostrado los Miembros, las numerosas preguntas escritas presentadas por anticipado, la gran cantidad de intervenciones y la nutrida asistencia reflejan la importancia que los Miembros atribuyen a la función esencial del Japón en la OMC. En este contexto, desea alentar al Japón a que siga apoyando firmemente el sistema multilateral de comercio. Espera también que el Japón reconocerá la debida importancia de las inquietudes expresadas por los Miembros, en particular en relación con sus políticas del sector agropecuario, en materia de medidas sanitarias y fitosanitarias, contratación pública, IED y competencia.