OMC: NOTICIAS 2010

> Resumen de la reunión del Consejo General

> La Declaración de Doha explicada
> Explicación de la Decisión de Doha relativa a la aplicación
> Cómo están organizadas las negociaciones

Informe del Presidente del Comité de Negociaciones Comerciales

Cuando informé al Consejo General en diciembre del año pasado me centré en reexaminar y evaluar el año 2009. En mi informe señalé que, en general, el año pasado hubo progresos técnicos en todo el programa de negociación de la OMC, pero que faltaba la voluntad política necesaria para propulsarnos hasta la línea de meta. Durante los debates que mantuvieron en el marco de la Séptima Conferencia Ministerial de diciembre, los Ministros fueron unánimes en pedir que el año 2010 diera señales de un cambio de velocidad y se mostraron partidarios de que continuara el proceso de los Altos Funcionarios, que constituyó un importante foro de debate en el último trimestre de 2009 tras la reunión de Delhi.

Sin embargo, en mi informe de hoy quiero mirar hacia adelante, ahora que nos acercamos al balance de finales de marzo. En este contexto, permítanme que les haga un breve resumen de mis actividades más recientes como Presidente del CNC, incluidas las que realicé durante la última semana de reuniones de los Altos Funcionarios.

Como saben ustedes, el Presidente de la Confederación Suiza fue anfitrión de la tradicional reunión ministerial informal en Davos a finales de enero. Tengo entendido que la Misión de Suiza ha distribuido las observaciones finales personales de la Sra. Leuthard. La finalidad de esta reunión era evaluar la situación en que nos encontramos en la Ronda de Doha y lo que se necesita para alcanzar nuestro objetivo. En los debates que celebraron los Ministros presentes en Davos, así como en las reuniones que mantuve con distintos Miembros, se destacaron varios mensajes importantes.

En primer lugar, en relación con el PDD, observé un compromiso inalterable con los progresos logrados hasta la fecha como base para iniciar la última etapa de las negociaciones. Si queremos concluir la Ronda, no podemos desbaratar los progresos que tanto nos ha costado lograr en las negociaciones. Había una preocupación real por el hecho de que el tiempo corre en nuestra contra y que nuevos retrasos sólo aumentarán el riesgo de retrocesos.

En segundo lugar, los Ministros reiteraron en Davos la importancia de mantener la atención ministerial durante las próximas semanas, a medida que los Altos Funcionarios intensifican su labor a fin de prepararse para esa tarea.

En tercer lugar, en el contexto de la crisis económica mundial, los Ministros se comprometieron a seguir oponiendo resistencia a las presiones proteccionistas. Informé a los Ministros de que en la última reunión del OEPC, celebrada el 22 de enero de 2010, todos los Miembros habían acogido positivamente la contribución de la vigilancia del comercio y las medidas relacionadas con el comercio que realiza la OMC y me habían pedido que elaborara dos informes para el año en curso: uno en junio y el segundo en noviembre. También les informé de que, además de la vigilancia general de las medidas pertinentes adoptadas por los Gobiernos Miembros y observadores, la Secretaría de la OMC seguirá elaborando, en colaboración con las secretarías de la OCDE y la UNCTAD, informes sobre las medidas en materia de comercio e inversiones del G-20, según lo solicitado por los líderes de ese grupo. Está previsto que el próximo informe de ese tipo esté listo a principios de marzo y, como de costumbre, se pondrá a disposición de todos.

Desde entonces he mantenido reuniones con varios Ministros y dirigentes, entre ellos miembros del Gobierno de Australia y el nuevo Comisario de Comercio de la UE. Esas reuniones han reforzado mi impresión de que se mantiene el empeño y el compromiso de las capitales de darle impulso político al proceso de Ginebra.

La semana pasada celebré consultas en diversas configuraciones, entre otras una reunión de Sala Verde. El objetivo de esas consultas era compartir brevemente con los participantes nuestras impresiones sobre la situación en que nos encontramos en las negociaciones en este momento, e iniciar los preparativos para el balance, incluido un intercambio de opiniones sobre su finalidad, su contenido y la manera de hacerlo. Si bien no es necesario definir en este momento todos los detalles del balance, creo que ahora tenemos una idea más clara de la dirección en la que nos estamos moviendo.

La reunión de balance se concibió para evaluar si sería factible o no concluir la Ronda de Doha en 2010, y en general considerábamos que eso había que hacerlo después de la Séptima Conferencia Ministerial. A mi modo de ver, la cuestión de 2010 tiene dos componentes: una preparación técnica sólida y determinación política.

En cuanto a la situación de los procesos bilaterales y multilaterales, tengo la sensación de que, aunque hay cierto progreso, sigue habiendo discrepancias. En estos momentos no tenemos aún una idea clara de la magnitud de esas discrepancias y, en efecto, deberíamos conocerlas mejor antes del balance de finales de marzo.

Sobre el segundo componente, la decisión política con respecto al año 2010, creo que corresponde que se pronuncien los Ministros y que, en este asunto en concreto, se necesitará un compromiso. Dada la situación actual, también está claro, sin embargo, que finales de marzo es demasiado pronto para eso.

Habida cuenta de dónde estamos, considero que el balance ofrece una oportunidad importante para imprimir energía política e impulso a las negociaciones, de manera que con un poco de suerte podamos trazar el camino para resolver los problemas que quedan. En mi opinión, lo mejor es que los Altos Funcionarios realicen esta tarea en esta etapa.

Al hacer el balance, deberíamos identificar los progresos realizados hasta ahora a nivel técnico y las discrepancias que quedan. En el plano multilateral, los Presidentes de las negociaciones podrían llevar a cabo esta tarea en informes fácticos al CNC elaborados bajo su propia responsabilidad, conforme a la práctica habitual. Con respecto a la labor que realizan varios de ustedes a nivel bilateral, creo que para cuando hagamos el balance, y gracias a los contactos bilaterales que tendrán lugar entre tanto, tendremos más claras algunas de las divergencias en las posiciones de los participantes, así como la dinámica de negociación necesaria para resolverlas.

De este modo, al hacer el balance veríamos con más claridad dónde sigue habiendo divergencias, su magnitud y la dinámica necesaria para abordarlas. Esto les permitiría a ustedes informar a sus Ministros y tomar una decisión, tras nuevas consultas, sobre la mejor manera de continuar después del balance, para lo cual hará falta orientación política.

En cuanto al calendario, se están barajando para el balance las fechas del 29 y el 30 de marzo. Así, las delegaciones y los Presidentes dispondrían de la semana del 22 de marzo para celebrar nuevas consultas y preparar el balance.

Sr. Presidente, a mi juicio ésta es la situación actual con respecto al balance. A continuación haré un breve resumen de los trabajos en los diferentes grupos de negociación.

En lo que respecta a la agricultura, la labor continúa siguiendo un enfoque de dos vías: los modelos de presentación de datos y las cuestiones que están entre corchetes o con anotaciones en el proyecto de modalidades. En cuanto a los modelos y la labor conexa relativa a los datos de base, se ha iniciado la etapa 2, con la participación activa de los Miembros, para elaborar los proyectos de los modelos efectivamente propuestos para el proceso de consignación en listas. Se han realizado progresos en cuanto a los datos de base y su verificación. En concreto, hay una definición convenida del valor de la producción, fundamental para los compromisos sobre la AGDC.Por lo que se refiere a las modalidades, el Presidente ha seguido manteniendo consultas, especialmente en la esfera del MSE, en que se están debatiendo algunas cuestiones técnicas, en particular sobre la base de comunicaciones de los Miembros. Prosiguen asimismo las consultas sobre la simplificación de los aranceles, la creación de contingentes arancelarios, los productos tropicales y la erosión de las preferencias.

En las primeras semanas de marzo el Embajador Walker volverá a convocar reuniones informales abiertas sobre los modelos de presentación de datos y los datos de base. Además, mantendrá consultas sobre las cuestiones que están entre corchetes o con anotaciones en el proyecto de modalidades, con inclusión nuevamente del MSE, otras cuestiones relativas al acceso a los mercados y también el algodón. Durante este período abordará asimismo con los Miembros el plan de trabajo y, por supuesto, sigue disponible para los “confesionarios” sobre las ambigüedades técnicas en el proyecto de modalidades.

En cuanto al AMNA, el Grupo de Negociación sobre el Acceso a los Mercados se reunió durante la primera semana de febrero para continuar el examen de varias propuestas relativas a los obstáculos no arancelarios. Entiendo que los intercambios fueron positivos y eficaces y que los Miembros participaron activamente. Es evidente que ésta no es una esfera en la que puedan obtenerse resultados rápidamente y son necesarios muchos más debates y aclaraciones. Pero entiendo que estamos pasando a debatir algunas de estas propuestas sobre la base de textos. El Grupo se reunirá de nuevo la semana del 15 de marzo con el objetivo de seguir avanzando en relación con esos textos para darles un mayor grado de madurez. El Presidente ha pedido aportaciones que tengan en cuenta la labor realizada durante la Semana del AMNA que ha tenido lugar recientemente y confío en que los Miembros puedan responder antes de finales de este mes.

Tengo entendido que el Presidente ha clasificado las propuestas relativas a los obstáculos no arancelarios en los vagones I y II de un tren. Las propuestas del vagón I son las que se ha considerado que merecen especial atención en el proyecto de texto de las modalidades, así como las dos últimas propuestas que se refieren a las cuestiones transversales derivadas de las propuestas sectoriales sobre los OTC. Las propuestas del vagón II comprenden todas las propuestas restantes relativas a los obstáculos no arancelarios. El Presidente tiene el propósito de celebrar consultas sobre cómo abordar este grupo de propuestas después de la Semana del AMNA del 15 de marzo.

Desde el comienzo del año, en las negociaciones sobre los servicios se ha abordado el acceso a los mercados y la elaboración de normas y se ha examinado el texto de un proyecto de exención para la concesión de preferencias a los PMA. La semana pasada finalizó un bloque de negociación de dos semanas de duración en el que estos tres temas fueron objeto de un examen detallado.

Por lo que se refiere al acceso a los mercados ha habido pocas sorpresas. Los progresos sustantivos han sido escasos, por no decir nulos. Los progresos que se han realizado han consistido principalmente en aclaraciones técnicas de las ofertas o de las intenciones manifestadas por los Ministros en julio de 2008. En cuanto a la elaboración de normas, ha habido algunos avances. La Presidenta del Grupo de Trabajo sobre la Reglamentación Nacional distribuirá una versión anotada del texto de la Presidencia que servirá de base para las negociaciones futuras. En el Grupo de Trabajo sobre las Normas del AGCS se ha llegado a un acuerdo para proceder a una recopilación de información sobre las subvenciones en la esfera de los servicios que sirva de base para las deliberaciones futuras sobre esta cuestión.

El Presidente del Consejo del Comercio de Servicios en Sesión Extraordinaria celebró consultas a finales de enero sobre la cuestión de un mecanismo de exención para la concesión de preferencias a los PMA. El pequeño grupo consultivo encabezado por Noruega ha elaborado un proyecto de texto para esta exención que se distribuyó a todos los Miembros y se examinó en la reunión del Consejo en Sesión Extraordinaria celebrada el 9 de febrero. El texto contiene varios elementos sobre los que todavía no se ha llegado a un acuerdo, entre los que ocupan un lugar importante el alcance de la exención y su duración. En las próximas semanas el Presidente del Consejo en Sesión Extraordinaria se propone continuar sus esfuerzos para llevar adelante el examen de este tema.

De cara al futuro, los Miembros han acordado que el 15 de marzo el Consejo en Sesión Extraordinaria celebre una nueva reunión, que se centrará en la cuestión de determinar la aportación apropiada para el balance. Hasta entonces, el Presidente del Consejo en Sesión Extraordinaria seguirá celebrando consultas sobre esta cuestión, en particular, a través de sus habituales consultas “enchilada”.

En la esfera de las normas, el Grupo de Negociación prosiguió sus trabajos con una reunión a finales de enero dedicada a las subvenciones horizontales y las subvenciones a la pesca. En dicha reunión, el Grupo, que finalizó el examen de la hoja de ruta sobre las subvenciones a la pesca a finales del año pasado, empezó a examinar nuevas propuestas de las delegaciones en las que se presentan otros posibles enfoques para las disciplinas relativas a las subvenciones a la pesca. En su próxima reunión, que tendrá lugar la primera semana de marzo, el Grupo finalizará el examen del texto del Presidente sobre las medidas antidumping con un examen de las cuestiones que aún figuran entre corchetes. A principios de mayo, coincidiendo con las reuniones de los Comités que se ocupan de las normas, tendrá lugar un nuevo bloque de reuniones que abarcará los tres ámbitos. En dicha reunión, el Grupo seguirá examinando las propuestas de las delegaciones en las que se presentan otros enfoques posibles de las disciplinas relativas a las subvenciones a la pesca, incluido el trato especial y diferenciado. Coincidiendo con esa reunión, el Presidente ha programado también una mesa redonda con la FAO sobre los instrumentos internacionales de ordenación pesquera y su aplicación.

En relación con los acuerdos comerciales regionales, el Presidente celebrará una reunión en marzo de 2010.

En cuanto al trato especial y diferenciado, los trabajos del CCD en Sesión Extraordinaria se han reanudado en 2010 con el estudio de los elementos del mecanismo de vigilancia. Esta labor continúa sobre la base del documento no oficial revisado del Presidente, de noviembre de 2009, con el objetivo de salvar las diferencias restantes y eliminar corchetes, siempre que sea posible. Hay todavía varias esferas en las que los Miembros tendrán que encontrar un terreno común. El Presidente prevé intensificar la labor en las reuniones programadas a lo largo de febrero y marzo y, sobre la base de los progresos realizados, confía en revisar su documento no oficial antes del balance.

El Presidente ha indicado que también está dispuesto a volver a examinar las propuestas relativas a acuerdos específicos -sobre algunas de las cuales las divergencias son muy pequeñas-, tan pronto como los Miembros estén preparados para presentar nuevas ideas y textos que permitan hacer progresos. Asimismo, el Presidente colaborará estrechamente con los Presidentes que corresponda para determinar la mejor forma de coordinar y hacer avanzar la labor en relación con las propuestas de la categoría II que se están examinando en otros órganos de la OMC.

En la esfera del comercio y el medio ambiente, el Presidente ha mantenido consultas sobre los distintos aspectos del mandato desde comienzos de año, y el Comité celebró una reunión informal de participación abierta la semana pasada, los días 18 y 19 de febrero.

Sobre la relación entre la OMC y los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente, el Programa de Trabajo prevé que se inicien negociaciones basadas en textos y, con este fin, durante las próximas semanas, se deberán emprender nuevas tareas sobre la base de las propuestas presentadas a fin de elaborar textos que todos puedan aceptar.

En lo que respecta al mandato sobre los bienes y servicios ambientales, en la reunión del Comité de Comercio y Medio Ambiente en Sesión Extraordinaria celebrada la semana pasada se presentaron y examinaron varias comunicaciones nuevas, como las de la Arabia Saudita, Filipinas y el Japón. Esas comunicaciones fueron una nueva contribución al proceso de identificación de los bienes ambientales que interesan a los Miembros, conforme al Programa de Trabajo. Como siguiente paso, el Presidente se centrará en elaborar un documento de compilación basado en las contribuciones de los Miembros sobre los bienes ambientales que revisten interés para las delegaciones.

En la esfera de la facilitación del comercio, los Miembros lograron un avance importante al elaborar un primer proyecto de negociación refundido (TF/W/165). Si bien sigue siendo un trabajo en curso, en el que queda mucho por negociar, ese proyecto constituye una señal clara de progreso, puesto que las delegaciones están ahora en condiciones de basar su labor futura en un único texto jurídico.

El proyecto actual todavía requiere una importante labor de perfeccionamiento y “depuración”. Los Miembros tuvieron ocasión de hacer avanzar este proceso durante la segunda semana de febrero, cuando realizaron un primer examen del texto refundido. Estos trabajos continuarán y se intensificarán en el contexto del segundo bloque de reuniones del Grupo, previsto para principios de marzo.

Para cuando se lleve a cabo el balance, los Miembros habrán podido terminar su primer examen de todo el texto de negociación. En las dos reuniones que se celebrarán en el período que va hasta julio habrá oportunidad para realizar otros exámenes a fondo. El objetivo de este proceso es hacer avanzar la labor sustantiva que el Grupo aún debe realizar. Es necesario simplificar el texto actual reduciendo el número de corchetes y eliminando los elementos duplicados. Las negociaciones deben intensificarse en todos los elementos del proyecto, especialmente en lo relativo al trato especial y diferenciado.

Por lo que respecta a las negociaciones sobre el ESD, ya se ha completado casi una primera ronda de debates de todas las cuestiones sobre la base del texto del Presidente de julio de 2008. En una reunión informal de participación abierta celebrada por el OSD en Sesión Extraordinaria el 5 de febrero, el Presidente informó sobre los trabajos más recientes e hizo balance de la situación y del camino a seguir. Señaló que había sido útil debatir todo el proyecto de texto jurídico y consolidar la base para el trabajo.

Basándose en ello, el Presidente propuso que se iniciara un proceso más intensivo, en el que las delegaciones tendrían que participar tomando como base las observaciones recibidas en la fase anterior. Propuso que, durante los próximos meses, los trabajos se realizaran en reuniones de geometría variable en función del tema que se examinara. De esta manera se combinarían reuniones convocadas por el Presidente con espacios para reuniones entre las delegaciones.

Con respecto al Consejo de los ADPIC en Sesión Extraordinaria, el 4 de febrero se celebraron consultas informales en grupos, seguidas de una reunión informal de participación abierta el 5 de febrero. Las delegaciones reiteraron su agradecimiento por el informe del Embajador Trevor Clarke contenido en el documento TN/IP/19, que consideraban un reflejo imparcial y equilibrado de la situación y de los retos pendientes. Si bien los cinco principios rectores para el camino a seguir sugeridos en el informe se consideraban útiles para futuros debates, se expresó la opinión de que no debían utilizarse como base para las negociaciones ni como motivo para seguir celebrando debates retóricos sobre determinadas cuestiones, tales como el significado de “facilitar la protección” o de “sistema multilateral”. En general se estuvo de acuerdo en que el Consejo en Sesión Extraordinaria procediera por bloques de cuestiones, como se había hecho en el pasado, y en que sería muy útil la labor técnica sobre ejemplos prácticos de aplicación de las diferentes propuestas en diferentes países o sobre las preocupaciones a ese respecto. Varias delegaciones se mostraron dispuestas a elaborar estudios de casos, ejemplos y supuestos hipotéticos, o a desarrollar los ya existentes. El Consejo en Sesión Extraordinaria celebrará una reunión formal el 4 de marzo, mucho antes de que se lleve a cabo el balance.

En cuanto a las dos cuestiones relacionadas con los ADPIC sobre las que se me ha encomendado que continúe las consultas en mi calidad de Director General y no de Presidente del CNC, a saber, la relación entre el Acuerdo sobre los ADPIC y el Convenio sobre la Diversidad Biológica y la extensión de la protección de las indicaciones geográficas prevista en el artículo 23, quisiera remitirme al informe que presenté en la reunión del Consejo General de 17 de diciembre de 2009. Me propongo convocar otra ronda de consultas el 5 de marzo e informar a las delegaciones en una reunión informal de participación abierta el 12 de marzo.

Sr. Presidente, me parece que esta reseña no debería dejar duda alguna sobre la determinación con la que los Presidentes de los Grupos de Negociación llevan a cabo sus tareas en las esferas que les corresponden. En cada uno de nuestros Grupos de Negociación hay un orden del día orientado al futuro que hará que el proceso de Ginebra siga estando preparado para convertir el movimiento político en progresos concretos y sustantivos.

Naturalmente, yo seguiré celebrando reuniones frecuentes con los Presidentes de los Grupos de Negociación a medida que nos acerquemos al balance. En un momento en que muchos Miembros de esta Organización se sienten frustrados por el tiempo que les toma concretar los beneficios de esta Ronda, los Presidentes de los Grupos de Negociación y yo podemos trazar un camino para su participación y lo haremos. No obstante, por bueno que sea este camino, son ustedes quienes deberán andarlo entablando negociaciones recíprocas. También es necesario resaltar una vez más que los contactos bilaterales, por importantes que sean, no pueden sustituir una participación multilateral sólida en todos los niveles.

El 2010 no puede ser un año desperdiciado, y las consultas que celebré la semana pasada confirmaron que las delegaciones están decididas a utilizar este año de manera sensata y fructífera.

 

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.