OMC: NOTICIAS 2011

RENOVACIÓN Y EXTENSIÓN DEL EDIFICIO DE LA OMC

El 12 de septiembre de 2011 la OMC colocó la primera piedra de su nuevo edificio, una ampliación del Centro William Rappard que conjuga modestia, modernidad y sostenibilidad.

> Discurso del Director General en la ceremonia de colocación de la primera piedra

MÁS INFORMACIÓN:
> Centro William Rappard

  

La primera piedra del nuevo edificio de la OMC se colocó solemnemente el pasado 12 de septiembre en presencia de Pascal Lamy, Director General de la Organización, y de Micheline Calmy Rey, Presidenta de la Confederación Helvética.

El nuevo edificio es parte del gran proyecto de renovación y ampliación del Centro William Rappard (CWR), sede de la OMC en Ginebra.  Es un proyecto muy importante para el buen funcionamiento de la Organización, que desde hace años carece de espacio suficiente para su personal y para los delegados que celebran reuniones cotidianas en el Centro.  Después de considerar varias opciones, Suiza y la OMC llegaron a un acuerdo a comienzos de agosto de 2008 para renovar y ampliar el Centro William Rappard y aprovechar mejor los espacios, determinando la solución con criterios de costo y eficacia.

 

Un nuevo edificio respetuoso con el medio ambiente y abierto al público

El edificio conjuga modestia, modernidad y eficacia.  Destacan las soluciones ambientales avanzadas, como son la instalación de paneles solares o la utilización del agua del lago Leman para la climatización y la calefacción (red Ginebra-Lago-Naciones Unidas).  El edificio se integrará de manera muy armoniosa en el paisaje del parque que lo rodea sin destruir la vegetación ancestral;  el público seguirá teniendo acceso al parque.

El nuevo edificio tendrá capacidad para 300 miembros del personal y contará con una decena de salas de reuniones, así como un nuevo restaurante de 250 plazas también abierto al público y un estacionamiento subterráneo para 200 automóviles y 50 bicicletas.

También tendrá un espacio multifuncional con salas de reunión, un centro de formación, lugares de encuentro y espacios para exposiciones.

 

Presupuesto

El costo total del proyecto asciende a 130 millones de francos suizos (alrededor de 80 millones de euros) cubiertos por una donación (70 millones) y por un préstamo de la Confederación Suiza a la OMC (60 millones).  De la suma total, 40 millones de francos suizos se destinarán a la construcción del nuevo edificio.

 

Renovación y ampliación en tres etapas

  • La sede reunida de la OMC se completará a finales de 2012.
     
  • La primera etapa (entre 2008 y finales de 2012) comprende la renovación del CWR.  Durante este período se restaurará y se modernizará la infraestructura del Centro (electricidad, fontanería, calefacción, etc.) y se construirán nuevas salas de reunión pequeñas.
     
  • La segunda etapa (comienzos de 2010 a finales de 2012) comprende la densificación y el aumento de la capacidad interna del Centro.  Se creará un nuevo vestíbulo principal y se construirán varias salas de reunión espaciosas.
     
  • En la tercera etapa (comienzos de 2011 a finales de 2012) se procederá a ampliar el CWR mediante la construcción de un edificio anexo. 

 

Centro William Rappard: un edificio histórico

Antes de ser la sede del GATT y posteriormente de la OMC, el Centro William Rappard, construido entre 1923 y 1926, albergaba la Oficina Internacional del Trabajo, antecesora de la Organización Internacional del Trabajo.

A lo largo de los años, países e instituciones han donado numerosos elementos decorativos y obras de arte.  El edificio es un testigo de la historia moderna repleto de símbolos.  Sus pinturas murales y obras de arte recientemente descubiertas son verdaderas joyas culturales e históricas.

  

Discurso del Director General en la ceremonia de colocación de la primera piedra

Señora Presidenta de la Confederación Helvética,
Señores Embajadores Representantes Permanentes de los Miembros de la OMC,
Señor Presidente del Consejo de Estado de la República y Cantón de Ginebra,
Señor Alcalde de la Ciudad de Ginebra,
Señoras y Señores miembros del Consejo de Estado de la República y Cantón de Ginebra y del Consejo Administrativo de la Ciudad de Ginebra,
Señor Director de la FIPOI,
Señoras y señores,
Estimados amigos,

Bienvenidos a la OMC.  Gracias por asistir a esta ceremonia simbólica en la que colocaremos la primera piedra del nuevo edificio que empieza a tomar forma ante ustedes.  Es una satisfacción y un honor contar con su presencia.

Hemos querido celebrar el final de los trabajos preparatorios para la construcción de nuestro nuevo edificio.  Ante todo para dar las gracias a todas y a todos los que nos han ayudado, y que seguirán ayudándonos, a concretar este proyecto de edificio único para la OMC.  Es un proyecto que existe desde hace tiempo y estamos encantados de que se materialice.  La obra no se habría podido realizar sin la colaboración de muchos de ustedes.

Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a las instituciones y a los particulares que han participado en la maravillosa aventura de integrar un nuevo elemento en este magnífico lugar.

Doy las gracias ante todo a la Confederación Helvética, a su Consejo Federal y a su Parlamento.  Es una feliz coincidencia que quien representa hoy a la Confederación sea además una personalidad cuya implicación en este proyecto ha sido decisiva.  Señora Presidenta, estimada Micheline, usted ha apoyado el concepto de un edificio único para la OMC desde un principio.  Después de considerar las distintas opciones disponibles, usted misma decidió impulsar la idea de ampliar el Centro William Rappard en este emplazamiento, sabiendo perfectamente todos los retos que esto suponía.  Junto con su equipo del Departamento Federal de Asuntos Exteriores y de la Misión de Suiza en Ginebra, usted defendió el proyecto ante el Parlamento en Berna.

En pocas palabras, usted aceptó soñar con nosotros, cosa que la OMC le agradecerá eternamente.  Gracias, Señora Presidenta, gracias Micheline, por su constancia, su honradez y su fiabilidad, que de algún modo es la marca de la “calidad suiza”.

Esa feliz coincidencia entre una institución y la persona que hoy la representa también se da en el caso del Sr. Mark Muller, Presidente del Consejo de Estado de la República y Cantón de Ginebra.  De no haber sido por su decisiva participación, sin su indudable compromiso político y su energía, nuestro proyecto podría haberse perdido en un laberinto burocrático.  Les estamos sinceramente agradecidos a usted personalmente, Sr. Muller, al Consejo de Estado y a toda la Administración Cantonal.  Sabemos que podemos contar con su apoyo en las próximas etapas del proyecto.

También hemos recibido el apoyo inequívoco de la Ciudad de Ginebra y de su Consejo Administrativo.  Señor Alcalde, como miembro del Consejo Administrativo de la Ciudad de Ginebra desde 2007, sabe usted perfectamente que ocuparse de este proyecto no siempre ha sido fácil.  Su compromiso personal y el de la mayoría de los miembros del Consejo Administrativo también han sido factores determinantes del éxito de esta empresa.  Permítame, Sr. Maudet, que entre los miembros del Consejo, exprese especial agradecimiento a la Sra. Sandrine Salerno, que hoy nos honra con su presencia, por sus consejos y por su apoyo a la Ginebra internacional.

Quiero dar las gracias asimismo a la FIPOI, a su Director, François Reinhard, y a todo su equipo por su constante dedicación a los tres proyectos que se están realizando simultáneamente:  la renovación y densificación de los edificios existentes y la construcción de esta ampliación.  Desde 1995 y sobre todo desde que comenzaron las obras en 2009, la relación entre la FIPOI y la OMC ha sido tan estrecha que es indudable que será muy difícil separarnos en el futuro.  Gracias a usted y a su equipo, Sr. Reinhard.

Vayan también unas palabras de agradecimiento para el Sr. Jens Wittfoht, el arquitecto que ganó el concurso internacional para construir el nuevo edificio de la OMC.  El Sr. Wittfoht y su equipo nos acompañarán en la etapa de la construcción.  Gracias por la energía y el entusiasmo con que defienden la arquitectura de este hermoso edificio.

También quiero expresar unas palabras de agradecimiento a Implenia, representada por el Sr. Anton Affentranger, por hacerse cargo de las obras y por respetar los plazos y los costos previstos.  Confiamos en que gracias al cumplimiento de los plazos y del presupuesto podremos terminar las obras en otoño de 2012.

Por último, quiero aprovechar esta ocasión para dar las gracias a todas y a todos los que se movilizaron, hace dos años, para que la OMC pudiese proceder a su ampliación en este mismo sitio, en especial a la Fondation pour Genève, en la persona de su presidente, Ivan Pictet;  a la organización patronal Fédération des Entreprises Romandes y a su presidente, Blaise Matthey;  a la iniciativa Action pour la Genève Internationale et son Rayonnement (AGIR), a su presidente, Vincent Subilia, y a sus jóvenes miembros;  y last but not least, a los medios aquí presentes.  Mi más profundo agradecimiento a todos los que promovieron y mantuvieron un debate abierto, respetando la diversidad de opiniones.

Mi agradecimiento y reconocimiento asimismo a los Miembros de la OMC, representados por el Presidente del Consejo General, el Embajador Agah;  y a los presidentes de sus principales órganos, que han depositado su confianza en nosotros en esta empresa, por momentos arriesgada.

Como pueden observar, este edificio será el resultado de un amplio consenso.  Es la primera vez en la historia que una organización internacional se somete a un referéndum para ampliar su sede.  El consenso, ese procedimiento de adopción de decisiones que tan bien conocemos en la OMC y en Suiza, muchas veces pone a prueba nuestra paciencia.  Pero la experiencia demuestra que el esfuerzo vale la pena, ya que confiere legitimidad.

Además de ser fruto del consenso y de gozar de legitimidad, el edificio que se va a construir aquí también será respetuoso del medio ambiente y de su entorno.  No voy a entrar en detalles sobre sus características ambientales.  Baste con decir que será el mayor edificio construido según la norma MinergiePlus en la Suiza de habla francesa y que el proyecto ya ha sido aprobado en planos.

Gracias a la inestimable colaboración de todos ustedes, a la ayuda de la Confederación, del Cantón y de la Ciudad de Ginebra, al apoyo de la sociedad civil y de los Miembros de la OMC, tendremos pronto, en este emplazamiento, un edificio moderno, funcional y transparente, que reflejará lo que quiere ser nuestra Organización.  Gracias a todas y a todos.

Señoras y señores, si observan algunas de las imágenes que nos rodean comprenderán la idea de continuidad que nos ha guiado a lo largo de este proyecto:  desde octubre de 1926, cuando se inauguró el primer edificio que hubo en este sitio, el de la OIT, hasta la ceremonia de hoy, se han efectuado cuatro ampliaciones, producto de la evolución y las necesidades de las organizaciones que han ocupado este lugar.  Ustedes saben lo mucho que me he esforzado personalmente por lograr que se realce ese pasado.  Nuestras identidades individuales y colectivas son producto de una historia y de un entorno que nos han ido formando.  Tenemos el deber de transmitir ese legado y sus frutos a las generaciones futuras.  Así será en el caso de este nuevo edificio:  los pies en el pasado y la mirada puesta en el futuro.


Paquete de información de prensa

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.