OMC: NOTICIAS 2014

DIRECTORES GENERALES ADJUNTOS


MÁS INFORMACIÓN:

  

Estimado Vicerrector de la North-West University de Potchefstroom
Estimado Vicerrector Adjunto,
Estimado Rector,
Excelencias,
Señoras y señores,

Es para mí un honor y un gran placer inaugurar hoy oficialmente el Programa de Cátedras OMC en la North-West University de Potchefstroom (NWU). El Programa de Cátedras no sólo es uno de los productos insignia de la OMC en cuanto a creación de capacidad comercial, es también un medio excelente de acercarse a la comunidad académica y establecer vínculos con el mundo de la política.

El Programa de Cátedras OMC forma parte del programa de asistencia técnica y formación que la OMC imparte con el fin de mejorar la calidad y el nivel de participación de los países en desarrollo en el sistema multilateral de comercio y su capacidad para beneficiarse de él. Se contribuirá así a difundir y fortalecer las capacidades analíticas necesarias para formular políticas comerciales y económicas sólidas sobre la base de datos empíricos. Las instituciones académicas han ayudado a la OMC a crear conciencia sobre las cuestiones comerciales y a ampliar la base de conocimientos para poder tomar decisiones eficaces.

La Cátedra de la NWU es una de las únicas siete Cátedras OMC concedidas en 2014, a través de un proceso de selección riguroso y muy competitivo, en el que han participado unas 80 instituciones académicas. La Secretaría de la OMC ha contado para la selección con la asistencia de un órgano consultivo externo compuesto por 20 académicos, que ejercen como asesores para el Programa de Cátedras. Así pues, la NWU se suma a la red de Cátedras OMC establecida en la primera etapa, que se puso en marcha en 2010. En la actualidad, comprende un total de 21 Cátedras repartidas por todo el mundo, ocho de ellas en el continente africano, de las cuales las más cercanas a ustedes son las de Namibia y Mauricio. Las otras Cátedras africanas están en Kenya, Benin, el Senegal, Marruecos y Túnez.

El Programa de Cátedras OMC también ofrece algún apoyo financiero a las instituciones beneficiarias durante un período de cuatro años. Facilita la interacción permanente entre esas instituciones y otros centros de estudio e instituciones académicas de todo el mundo. Los Países Bajos financiarán la segunda etapa del Programa de Cátedras durante los próximos cuatro años (2014-2017). La OMC agradece esta generosidad, que nos permitirá avanzar hacia las metas y objetivos del Programa y aprovechar la excelente labor ya realizada por las Cátedras en el primer período de cuatro años, es decir, en la primera etapa. La segunda etapa también parece muy prometedora gracias a la destacada selección de siete Cátedras que ganaron el concurso.

Considero que la creación de la Cátedra OMC en la North-West University de Potchefstroom es un reconocimiento al compromiso de la comunidad académica de Sudáfrica, que ha desempeñado una función esencial en la educación, la formación y el análisis de cuestiones relacionadas con la política comercial y el comercio internacional, no sólo a escala nacional, sino también a escala regional e internacional. Observo con satisfacción que esta Universidad es una de las mayores de Sudáfrica, con cerca de 65.000 estudiantes, y que se centra en gran medida en la investigación, la formación y la educación, mediante programas de aprendizaje a tiempo completo y a distancia. Cuenta con numerosos centros e institutos de investigación y un gran número de investigadores. Por lo tanto, esperamos con enorme interés cooperar estrechamente con ella.

El papel de las instituciones académicas es esencial para la creación de capacidad en los países mediante programas académicos y de formación nacionales. El Programa de Cátedras OMC tiene tres pilares principales: la elaboración de programas de estudio, la investigación y la divulgación. El objetivo del Programa es respaldar a las instituciones académicas y a los investigadores asociados de los países en desarrollo en la preparación de cursos, la enseñanza, la investigación y las actividades de divulgación. Las iniciativas conjuntas de creación de capacidad que llevan a cabo de forma simultánea la OMC y las instituciones académicas aumentan la capacidad, tanto de la OMC como de esas instituciones, para formar a funcionarios públicos y crear capacidad institucional y humana para dicha formación. También contribuyen a la elaboración de los programas de estudio relacionados con la OMC en instituciones de enseñanza superior, y fomentan actividades de investigación de interés para la OMC con objeto de potenciar la capacidad de negociación nacional y regional.

El Programa de Cátedras promueve la creación de una red mundial de instituciones académicas y de investigación, y el intercambio de conocimientos, experiencias, buenas prácticas y materiales pedagógicos entre las Cátedras. En este proceso participarán estudiantes, representantes de la sociedad civil y otros interesados para lograr una comprensión más profunda de las cuestiones de política comercial, divulgar investigaciones e información, promover el debate sobre el comercio internacional y la cooperación en materia de comercio y proporcionar contribuciones analíticas para la formulación y aplicación de la política comercial. Con las conferencias de esta mañana hemos comenzado ese proceso. La Secretaría de la OMC está preparada para ofrecer su experiencia y su asesoramiento en el curso de los cuatro próximos años.

Si se logra transferir la responsabilidad del análisis basado en el conocimiento, la población en general podrá acceder a la enseñanza universitaria, y los funcionarios encargados de las cuestiones comerciales en particular podrán recibir una formación especializada adecuada. La OMC quiere promover la investigación sobre las cuestiones relacionadas con la OMC entre los jóvenes economistas y fortalecer la relación entre la OMC y la comunidad académica tanto a nivel nacional como regional. Mediante sus contribuciones analíticas a la formulación y aplicación de la política comercial, esta Cátedra ayudará a potenciar la participación de Sudáfrica en el ámbito del comercio internacional. Quiero destacar nuevamente el importante papel que ya desempeña Sudáfrica en el cambiante sistema de gobernanza mundial y la aportación que la NWU puede hacer a este respecto mediante su labor académica y de investigación.

Uno de los esfuerzos más importantes realizados en el marco de la OMC para que todos tengan más oportunidades es la Ronda de negociaciones comerciales de Doha, que tiene por objeto mejorar sustancialmente el sistema multilateral de comercio, en el cual Sudáfrica desempeña una función fundamental. Esta labor negociadora registró recientemente un avance significativo con los importantes resultados obtenidos en la Novena Conferencia Ministerial celebrada en Bali, algunos de ellos concretos y tangibles en ciertas esferas como la agricultura, el desarrollo y la facilitación del comercio. En efecto, los resultados de la Conferencia en materia de facilitación del comercio darán lugar al primer acuerdo comercial multilateral desde la creación de la OMC, si los Miembros logran ponerse de acuerdo sobre el inicio del proceso de ratificación. Los resultados de Bali no sólo son importantes por sí mismos, sino también por el impulso que pueden dar para completar las negociaciones de la Ronda de Doha en su conjunto.

Lamentablemente, en julio los Miembros de la OMC no alcanzaron un acuerdo acerca del Protocolo necesario para ratificar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio, según estaba previsto, por lo que están evaluando la situación y las consecuencias más amplias para las negociaciones en el marco de la OMC. Es esencial que los Miembros encuentren una forma de avanzar. En el último foro de la Unión Africana, el Director General Azevêdo subrayó que el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio contribuirá a eliminar los obstáculos que impiden a los países integrarse en las cadenas de valor mundiales. Una vez más, la NWU puede desempeñar un papel destacado aportando investigaciones y análisis que respalden las políticas adecuadas que han de aplicarse.

Permítanme hacer algunas observaciones sobre el papel esencial de Sudáfrica en el comercio internacional. En la actualidad, Sudáfrica es la segunda mayor economía del continente africano, con un PIB de 350.000 millones de dólares EE.UU., y su segmento de ingresos medios está creciendo gradualmente. Sudáfrica tiene una economía relativamente diversificada y un sector de servicios emergente con un enorme potencial de crecimiento económico y de desarrollo. El sector de las manufacturas constituye un marco para estimular el crecimiento en otras actividades, como los servicios, así como para la creación de empleo y la potenciación económica.

Tradicionalmente, los países en desarrollo han aprovechado las oportunidades que ofrece el comercio internacional para impulsar una mayor diversificación de sus productos y aportar un mayor valor añadido a su producción agrícola e industrial. Sudáfrica también quiere alcanzar esos objetivos, crear más empleo y generar ingresos e inversiones en el sector de los servicios, aprovechando las grandes posibilidades que ofrecen los avances tecnológicos y la innovación. Para alcanzar esos objetivos, Sudáfrica es consciente de la importancia de mejorar la capacidad nacional y la infraestructura física, adoptar iniciativas destinadas a establecer vínculos económicos más estrechos con diversos mercados, mejorar las oportunidades que brinda el comercio internacional y hacer frente a las preocupaciones relacionadas con el sistema internacional de comercio.

Me complace decir que Sudáfrica ha tomado medidas para integrarse en varias cadenas de valor mundiales. Es un centro importante en la cadena de valor mundial de la minería, un centro regional de montaje en la cadena de valor mundial del automóvil y un actor fundamental en las cadenas de valor regionales de las finanzas y la venta al por menor. Según la base de datos conjunta de la OCDE y la OMC sobre el comercio en valor añadido, Sudáfrica ocupa el segundo lugar entre los países BRICS en cuanto al contenido en valor extranjero añadido a las exportaciones.

Los esfuerzos combinados por conectarse a los mercados mundiales deberían impulsar el crecimiento económico, aumentar la capacidad de producción en los sectores de la agricultura, las manufacturas y los servicios, diversificar la producción nacional y las competencias y ampliar el alcance de las actividades de mayor valor añadido.

Sudáfrica no sólo es Miembro de la OMC, también es parte en varias agrupaciones regionales como la SACU, la SADC y la Unión Africana. Cabe destacar su predominio en las actividades económicas regionales: representa el 41% de todo el comercio de la SADC y aproximadamente el 63% de su PIB combinado. La SACU, que es la unión aduanera más antigua del mundo, constituye un ejemplo para otras agrupaciones regionales africanas. Las iniciativas regionales pueden facilitar las corrientes de bienes y servicios a través de las fronteras nacionales.

Una de las tareas fundamentales de la OMC es realizar exámenes periódicos de los regímenes de política comercial de los Miembros. Está previsto llevar a cabo el examen de las políticas comerciales de la SACU en 2015. Dicho examen hará balance de la evolución de las políticas y prácticas comerciales de los miembros de la SACU desde el examen anterior, realizado en 2009. Brindará una nueva y excelente oportunidad de abordar algunos de los retos en materia de política comercial, y la comunidad académica, más concretamente la NWU, tendrá su función en él.

Permítanme decir unas palabras sobre la Ayuda para el Comercio, que es una iniciativa coordinada por la OMC para contribuir a la ejecución de proyectos que responden a una demanda específica y tienen por objeto mejorar la capacidad y hacer frente a las limitaciones de la oferta nacional, a fin de poder participar eficazmente en el comercio internacional. Hemos llevado a cabo un total de cuatro Exámenes Globales de la Ayuda para el Comercio, el último de ellos en julio de 2013. El próximo Examen está previsto para 2015. Las Cátedras OMC, con el apoyo de la Secretaría de la Organización, hicieron una contribución significativa a esta iniciativa, que dio lugar a una publicación donde se recoge la labor de investigación de las Cátedras, titulada “Conectarse a los mercados mundiales — Retos y oportunidades: estudios de casos presentados por titulares de Cátedras OMC”.

Este libro fue presentado oficialmente el 11 de febrero de 2014 por el Director General de la OMC, Sr. Roberto Azevêdo, que dijo en aquel acto: “Al demostrar lo que la comunidad universitaria puede aportar a la formulación de políticas, este libro constituye una prueba convincente del valor del Programa de Cátedras OMC y pone de relieve la importancia de crear esa clase de capacidad en las universidades de los países en desarrollo, donde a veces escasea”. También destacó que el mensaje más claro que transmite el libro es que los profesores universitarios pueden contribuir en buena medida a la formulación de políticas en los países en desarrollo. Los profesores universitarios están en condiciones de abordar las cuestiones con una amplitud de miras y en una profundidad que muchos otros, como los políticos, simplemente no pueden permitirse. Los profesores universitarios tienen la posibilidad de estudiar la evolución de la economía mundial, y, de ese modo, identificar no sólo los retos y las oportunidades de hoy, sino también los de mañana. Al no estar aislados en los compartimientos estancos que crean determinadas funciones de gobierno, pueden adoptar una perspectiva más amplia de cuestiones que exigen un enfoque holístico, como el bienestar económico.

Como no están dedicados, día tras día, a la formulación de políticas, se encuentran en mejores condiciones que muchos otros para adoptar una perspectiva a largo plazo, lo que es imprescindible para quienes se ocupan del desarrollo económico, que — como todos sabemos — no es algo que se logra de la noche a la mañana. Además, pueden ayudar a los responsables de formular políticas aplicando, o creando, métodos más exactos para medir los efectos de las políticas y los programas. Como dijo el Director General en la presentación del libro, parafraseando a Lord Kelvin, que hizo grandes contribuciones en muchos ámbitos científicos, “lo que no se puede medir, no se puede mejorar”.

Así pues, es para mí un gran placer otorgar, en nombre del Director General Azevêdo, una Cátedra OMC a la North West University de Potchefstroom.

Quiero también aprovechar esta oportunidad para felicitar calurosamente al Profesor Dan Kgwadi, Vicerrector, al Profesor Herman van Schalkwyk, Rector de la NWU, y en particular a la titular de la Cátedra OMC, la Profesora Wilma Viviers, que, junto con su equipo, ha hecho una labor excelente y ha presentado una propuesta de gran calidad al Programa de Cátedras. Se sientan así las bases de una relación larga y mutuamente beneficiosa entre la OMC y la NWU. Esperamos mantener con ustedes una estrecha relación de colaboración provechosa para ambas partes.

Gracias por su atención.

 

 

Galerie de photos

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.