OMC: NOTICIAS 2016

COMERCIO ELECTRÓNICO


MÁS INFORMACIÓN:

  

Los participantes reconocieron que la economía digital podía impulsar una nueva revolución industrial y que permitía a las pequeñas empresas de los países en desarrollo tener acceso a los mercados mundiales, pero señalaron que, para ello, era necesario suplir la falta de infraestructura y de las cualificaciones necesarias en dichos países.

 

Una nueva oportunidad

“Facebook cuenta con más de 17 millones de usuarios, y los jóvenes tienen vivo interés en esta nueva economía digital”, dijo el Ministro de Comercio de Nigeria, el Sr. Okechukwu Enelamah, en una sesión organizada por Huawei Technologies en la que se examinó la forma de zanjar la brecha digital para facilitar un comercio mundial inclusivo. “No cabe duda de que, si creamos una economía digital, las pequeñas empresas serán las más beneficiadas”, dijo el Sr. Enelamah. Insistió en que correspondía al Estado eliminar los obstáculos y crear un entorno propicio para que prosperase la economía digital.

El Sr. Roy Ombatti, empresario keniano que tiene a su cargo una empresa de tecnología digital, describió la experiencia adquirida con la creación de una impresora tridimensional que funciona con material reciclado, como ejemplo de la forma en que África utiliza la economía digital. Pero el crecimiento de la economía digital no está exento de dificultades. La falta de acceso a financiación y los obstáculos reglamentarios al comercio pueden plantear desafíos a los jóvenes empresarios. El orador pidió que se incrementaran la inversión y las asociaciones en el ámbito de la economía digital.

Otra oradora, en una sesión dedicada al nuevo panorama de la inclusión en el comercio digital, organizada por el Centro Internacional para el Comercio y el Desarrollo Sostenible (ICTSD), explicó cómo se utilizaba la fabricación digital en talleres a pequeña escala para crear objetos únicos y personalizados. Los talleres de esa naturaleza — denominados laboratorios de fabricación digital (“fab labs”), actualmente están proliferando en todo el mundo; sirven para estimular la creatividad y permiten a los particulares fabricar productos prescindiendo de la producción en masa, dijo Martina Ferracane, analista de políticas y fundadora de un “fab lab” en Sicilia. La oradora mencionó algunas de las dificultades de carácter normativo a las que hacían frente esa clase de innovaciones, como la protección de la propiedad intelectual, los gravámenes y las normas de seguridad.

La tecnología digital permite a los países en desarrollo realizar considerables progresos en materia de industrialización. África tiene el mercado de teléfonos móviles con el crecimiento más rápido del mundo, y los pequeños países en desarrollo ahora pueden conectarse con el mundo como nunca habían podido hacerlo hasta la fecha. “Cuando nos preguntamos cómo seguir examinando este tema en la OMC, debemos cuidarnos muy bien de colocar las cuestiones relativas al comercio digital en el tradicional contexto Norte-Sur”, dijo el Embajador Ihara del Japón, quien hizo hincapié en que la economía digital beneficiaba en particular a los países en desarrollo.

El comercio digital permite a muchas pequeñas empresas participar en el mercado mundial. Según un estudio realizado por PayPal, las empresas que comercian a través de fronteras normalmente duplican sus ingresos en comparación con las que solo venden en el país. Un estudio realizado en Viet Nam muestra también que la productividad de las pequeñas empresas que venden sus productos en línea es superior en un 75% a la de las que no venden en línea. Buena parte del crecimiento generado por la economía digital beneficia a los habitantes de las ciudades más pobres y remotas de los países en desarrollo.

En una sesión dedicada a las consecuencias del comercio electrónico entre empresas, los oradores mencionaron la creciente importancia de ese tipo de comercio y dijeron que la presión a la que estaban sometidas las empresas para ofrecer a sus clientes servicios sencillos y totalmente integrados a nivel de las transacciones iría en aumento. Con todo, las consecuencias desde una perspectiva comercial no están tan claras: la mayoría de las transacciones electrónicas siguen teniendo lugar principalmente a nivel nacional y no existen datos fiables sobre el volumen del comercio electrónico transfronterizo.

 

Cómo zanjar la brecha digital

Todavía queda mucho por hacer antes de que puedan cosecharse los frutos de la economía digital, dijeron los participantes. Varios oradores mencionaron los obstáculos que pueden entorpecer el comercio electrónico, como la falta de infraestructura de banda ancha, soluciones de pago securizado, logística y emprendimientos digitales.

El Estado desempeña un papel crucial en la tarea de fomentar el desarrollo del comercio electrónico, fue lo que se dijo en una sesión sobre el comercio electrónico como instrumento para favorecer la inclusividad en los países en desarrollo, organizada por los Ministerios de Producción y Comunicaciones de la Argentina. Los participantes insistieron en que, para eliminar la “brecha digital” entre las comunidades, había que contar con la infraestructura necesaria, en particular un acceso adecuado a conexiones de banda ancha y de telefonía móvil de buena calidad. También es esencial que se promulguen leyes para facilitar el comercio electrónico, dijeron los oradores.

La Sra. Daniela Zehenter-Capell, del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, informó sobre los esfuerzos desplegados por el Gobierno alemán para fomentar la formación en tecnología de la información en África por medio del programa “lab of tomorrow” [“laboratorio del futuro”]. “Las soluciones de la tecnología de la información no tienen fronteras; debemos, pues, aunar esfuerzos en relación con esas cuestiones”, dijo a los participantes en una sesión sobre la forma de aprovechar la innovación digital en los países de África, el Caribe y el Pacífico.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) puso en marcha recientemente una iniciativa denominada “Comercio Electrónico para Todos”, que tiene por objeto reunir a los principales interesados de los sectores público y privado, y ayudarlos a cooperar de manera más eficaz con los gobiernos de los países en desarrollo en la utilización del comercio electrónico.

 

Normas mundiales en materia de comercio digital

El auge de la economía digital pone de manifiesto la necesidad de contar con reglamentación a nivel nacional e internacional. “Puesto que el mercado de Internet es un mercado mundial, solo tiene sentido un acuerdo comercial mundial”, dijo Hosuk Lee-Makiyama, del Centro Europeo de Economía Política Internacional, en una sesión dedicada a examinar el tema de las normas comerciales mundiales destinadas a zanjar la brecha digital.

Las normas de la OMC en materia de comercio electrónico y comercio de servicios podrían servir de orientación a nivel del comercio digital. Mediante la pronta ratificación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio también se lograría que los productos tardasen menos tiempo en atravesar las fronteras.

Las organizaciones internacionales tienen una función que desempeñar en la identificación y eliminación de los obstáculos al comercio en la esfera de la tecnología de la información y las comunicaciones. La economía digital necesita asimismo que los negociadores comerciales estén más dispuestos a cooperar y den pruebas de una mayor amplitud de criterio. Algunos participantes sugirieron que se concertase un acuerdo destinado a facilitar el comercio de mercancías de poco valor por parte de las pequeñas empresas y la elaboración de programas destinados a agilizar las transacciones de los pequeños comerciantes dignos de confianza.

Los participantes reconocieron que en la economía digital se planteaban muchos problemas complejos y delicados, como la protección del consumidor, la privacidad, la neutralidad de Internet, la competencia y el acceso a los datos. Si bien algunos de esos problemas podían resolverse por medio de acuerdos comerciales, otros debían resolverse en otros foros. Los participantes pidieron que se prestase cooperación internacional en materia de reglamentación en la esfera del comercio digital con miras a permitir un mayor acceso a los datos, armonizar la reglamentación y proteger la propiedad intelectual.

Al mismo tiempo, hicieron hincapié en que los órganos de reglamentación debían abstenerse de promulgar reglamentos cuando no entendiesen bien la naturaleza del comercio digital. La OMC puede ayudar a los Miembros a entender mejor el espacio digital y sus repercusiones en el comercio, dijeron los participantes. También es indispensable que los interesados participen en la elaboración de las nuevas normas.

 

Servicio de noticias RSS

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.