OMC: NOTICIAS 2016

CONSEJO DEL COMERCIO DE MERCANCÍAS


MÁS INFORMACIÓN:
> noticias sobre el Consejo del Comercio de Mercancías

ACTAS:

En la Décima Conferencia Ministerial, celebrada en Nairobi el pasado mes de diciembre, los Ministros de Comercio acordaron continuar con las tareas previstas en el Programa de Trabajo existente sobre el Comercio Electrónico de la OMC. También encomendaron al Consejo General que realizara exámenes periódicos del Programa en sus reuniones de julio y diciembre de 2016 y julio de 2017 sobre la base de los debates celebrados en el Consejo del Comercio de Mercancías y otros órganos de la OMC, y que presentase un informe a la siguiente Conferencia Ministerial.

El Presidente del Consejo del Comercio de Mercancías, Embajador Hamish McCormick (Australia) abrió el debate sobre el tema. El Canadá, China, Corea, los Estados Unidos, el Japón, Suiza y la UE instaron a los Miembros a hacer un uso más efectivo del Programa de Trabajo, a promover el crecimiento de la economía digital y reforzar la apertura que había permitido que Internet se convirtiera en una dinámica fuerza de crecimiento económico, a aumentar el acceso a las mejores tecnologías y a reforzar la capacidad de Internet para facilitar el comercio de productos digitales, servicios y bienes físicos.

Varios Miembros dijeron que estaban elaborando un documento "de orientación" con las cuestiones de fondo y las distintas posiciones. Corea agradeció el amplio apoyo prestado al taller MITKA sobre el comercio electrónico, llevado a cabo el 5 de julio; por su parte, los Estados Unidos señalaron a la atención del Consejo su nuevo documento de debate sobre el comercio electrónico, en el que se describían las políticas relacionadas con el comercio que podían contribuir al florecimiento del comercio por medios electrónicos y digitales.

China dijo que los organismos chinos estaban examinando la forma de elaborar normas sobre el comercio electrónico, y que China participaría activamente en los debates en relación con esa cuestión.

 

Nuevas preocupaciones comerciales

  • La Federación de Rusia, apoyada por China, haciendo uso de la palabra en el Consejo, dijo que las prácticas antidumping de la Unión Europea (UE) y los métodos que utilizaba la UE en sus investigaciones de las importaciones de productos planos de acero laminados en frío procedentes de Rusia y China eran motivo de preocupación. Según la Federación de Rusia, la UE rechazaba la información que presentaban los exportadores rusos y pedía, en cambio, la confirmación y aclaración de datos, lo que nunca había sucedido anteriormente. La Federación de Rusia también expresó su disconformidad con la manera en que las autoridades de la UE encargadas de las investigaciones determinaban el precio de exportación de las mercancías, que consideraban que era artificialmente bajo. La UE respondió que sus investigaciones antidumping se ajustaban a criterios elevados de calidad; que la UE ya había dado respuesta a esa clase de preocupaciones y que sus métodos eran compatibles con las normas de la OMC.
  • Nueva Zelandia expresó su disconformidad con los aranceles aplicados por Sri Lanka a la leche desnatada y la leche en polvo, que eran superiores al tipo consolidado ad valorem de Sri Lanka (20%) en la OMC. Sri Lanka reconoció que había contravenido los compromisos contraídos, e indicó que se encargaría de que, para mediados de 2016, esos derechos estuviesen de acuerdo con los tipos consolidados, pero señaló que la aplicación de un arancel más elevado no había acarreado una reducción de las importaciones.
  • Nueva Zelandia también expresó su preocupación por las diversas medidas adoptadas por algunas autoridades provinciales del Canadá respecto de la venta de vinos. En particular, se refirió a la reglamentación aplicada en ese ámbito por la Columbia Británica, en virtud de la cual se autorizaba la venta de vinos de esa provincia canadiense en las tiendas ordinarias, mientras que los vinos importados eran objeto de diversas restricciones. Lo mismo sucedía en Ontario con los vinos y las bebidas alcohólicas. Australia, Chile, los Estados Unidos, México y la UE dijeron que compartían la preocupación expresada por Nueva Zelandia en relación con esas medidas, en virtud de las cuales se concedía un trato menos favorable a los vinos importados.

El Canadá respondió que el Gobierno canadiense estaba colaborando con los Miembros de la OMC afectados y también estaba trabajando en estrecha colaboración con las provincias a fin de asegurarse de que sus políticas fuesen compatibles con las obligaciones contraídas por el Canadá en materia de comercio internacional. La medida de la Columbia Británica relativa a la venta de vinos exclusivamente en determinados lugares existía desde hacía decenios y estaba amparada por la cláusula de anterioridad de muchos de los acuerdos comerciales en los que el Canadá era parte.

 

Preocupaciones comerciales anteriores

El Consejo del Comercio de Mercancías examinó siete preocupaciones comerciales que ya se habían señalado a su atención en la reunión celebrada en abril de 2016 y en otras reuniones anteriores:

  • Nueve Miembros de la OMC (el Japón, la UE, los Estados Unidos, el Brasil, Corea, Nueva Zelandia, Australia, el Taipei Chino y Noruega) dijeron que, a pesar de los progresos realizados recientemente, Indonesia seguía teniendo un conjunto de medidas que afectaban a la importación y exportación de mercancías, entre las que figuraban prescripciones en materia de licencias de importación, reglamentos técnicos y procedimientos de evaluación de la conformidad únicos en su género, prescripciones en materia de inspección previa a la expedición, restricciones a la exportación, restricciones relativas al puerto de entrada, restricciones relativas a la distribución al por menor y prescripciones en materia de contenido nacional/fabricación en el mercado interno en sectores como las telecomunicaciones y la energía. Indonesia dijo que había tenido en cuenta algunas de las preocupaciones expresadas y estaba introduciendo importantes reformas encaminadas a crear un entorno más favorable para las empresas. Añadió que Indonesia estaba firmemente empeñada en respetar las normas de la OMC.
  • Once Miembros de la OMC (el Japón, los Estados Unidos, Corea, la UE, el Perú, el Canadá, Suiza, México, Chile, Guatemala y Colombia) reiteraron su preocupación por las medidas restrictivas del comercio aplicadas por el Ecuador, entre las que figuraban restricciones impuestas por motivos relacionados con la balanza de pagos y el medio ambiente, que habían afectado a diversas mercancías, especialmente a los automóviles y los teléfonos importados. Los Miembros reconocieron los esfuerzos que estaba desplegando el Ecuador para recuperarse de los efectos del terremoto que había sacudido recientemente al país, pero señalaron que eso no parecía justificar la prórroga de algunas de las medidas. El Ecuador reiteró que las restricciones que aplicaba a las importaciones de automóviles tenían por objeto reducir la emisión de gases de efecto invernadero y que las preocupaciones relacionadas con las restricciones en relación con los teléfonos y la balanza de pagos debían examinarse en los comités pertinentes de la OMC.
  • Nueve Miembros de la OMC (el Japón, Nueva Zelandia, Corea, los Estados Unidos, el Taipei Chino, Australia, el Canadá, la UE y China) solicitaron a la India que justificase la fijación de precios mínimos de importación para el acero, así como la imposición de restricciones comerciales a algunos productos agrícolas, en especial a las manzanas. La India dijo que los precios mínimos de importación tenían carácter temporal y se habían fijado en respuesta al súbito incremento de las exportaciones de acero de algunos de los principales productores de ese metal. Refiriéndose a las manzanas, la India dijo que los puertos que se habían abierto recientemente (Chennai, Kolkata y Kochin) disponían de instalaciones adecuadas de cuarentena y preservación de la inocuidad de los alimentos.
  • Ucrania apoyada por la UE, el Canadá, los Estados Unidos, Turquía, Australia, el Japón y Corea, dijo que las medidas de restricción del comercio nuevas y existentes impuestas por la Federación de Rusia seguían siendo motivo de preocupación. Las medidas adoptadas más recientemente por Rusia comprendían una prórroga, por otros 18 meses, de la prohibición de importar productos agrícolas, la prórroga de las medidas restrictivas aplicadas a las mercancías en tránsito con destino a la República Kirguisa y la prohibición del tránsito de mercancías desde Ucrania hacia Kazajstán y la República Kirguisa. Según Rusia, las medidas eran plenamente conformes con los Acuerdos de la OMC.
  • Casi una decena de Miembros de la OMC (incluidos los Estados Unidos, la UE, Islandia, Noruega, el Uruguay, Australia, la Argentina, el Taipei Chino y el Japón) expresaron su preocupación por diversas medidas adoptadas por Nigeria para restringir las importaciones. Uno de los principales motivos de preocupación era la decisión adoptada en junio de 2015 por el banco central de Nigeria por la cual se prohibían las transacciones en divisas en relación con la importación de más de 40 categorías de productos. Nigeria dijo que el Gobierno estaba llevando a cabo un amplio proceso de reforma y haciendo todo lo posible para atender los numerosos retos a los que se enfrentaba el país, por lo que necesitaba más tiempo.
  • Noruega, los Estados Unidos, Suiza y la UE dijeron que las prácticas devaloración en aduana de Ucrania seguían siendo motivo de preocupación, e instaron a Ucrania a poner dichas prácticas en conformidad con las prescripciones de la OMC.

 

Otros asuntos

  • China recordóa losMiembros de la OMC, por tercera vez consecutiva en el Consejo del Comercio de Mercancías, que una disposición de su Protocolo de Adhesión de 2001 (el apartado a) de la sección 15), expiraría el 11 de diciembre de 2016. Según China, eso significaba que, después de esa fecha, los Miembros de la OMC dejarían de aplicar el método del país de sustitución o país análogo en las investigaciones antidumping de las importaciones chinas y determinarían los márgenes de dumping en función de los precios y los costos notificados por las empresas chinas. China exhortó a los Miembros que seguían utilizando esos métodos a abandonarlos a su debido tiempo con el fin de salvaguardar la autoridad y la seriedad del sistema multilateral de comercio.

Los Estados Unidos respondieron que en el apartado a) ii) de la sección 15 del Protocolo de Adhesión de China no se preveía la expiración de esas disposiciones ni que los Miembros estuviesen obligados a conceder automáticamente a China la condición de economía de mercado; de hecho, en el Protocolo se dejaba en claro que la concesión de la condición de economía de mercado a China se basaría únicamente en una evaluación sobre el terreno de la situación, teniendo en cuenta la legislación nacional de cada Miembro para la realización de ese tipo de evaluaciones. Más concretamente, en el apartado d) de la sección 15 del Protocolo se estipulaba que las disposiciones del apartado a) de la sección 15 se dejarían sin efecto en su totalidad únicamente cuando China hubiese establecido, de conformidad con la legislación nacional del Miembro importador, que tenía una economía de mercado. Eso no significaba que las disposiciones del apartado a) ii) de la sección 15 expirarían el 11 de diciembre. Además, poca duda cabía de que las reformas del mercado chino no estaban a la altura de las expectativas abrigadas por muchos Miembros cuando China se había adherido a la OMC. Eso era especialmente evidente en el caso de las ramas de producción de acero y aluminio, en que las múltiples intervenciones de China habían provocado un importante exceso en la oferta mundial que ponía en peligro la viabilidad de empresas competitivas de esos sectores en todo el mundo.

En respuesta a las observaciones de los Estados Unidos, China dijo que la expiración de las disposiciones del apartado a) ii) de la sección 15 no suponía el reconocimiento automático de la condición de economía de mercado, pero sí eliminaría el fundamento jurídico para la aplicación del método de sustitución, que era discriminatorio.

  • El Japón manifestó interés en el aumento del tipo del impuesto de importación aplicado por China a los efectos personales (equipajes de mano). Ese impuesto, como se había aplicado en abril de 2016, abarcaba el derecho de aduana, un impuesto sobre el valor añadido (IVA) a la importación y un impuesto sobre el consumo. En el caso de determinados productos, el nuevo tipo del impuesto aplicable a las importaciones parecía ser superior a la suma de los tres elementos mencionados precedentemente. El Japón pedía a China que aclarase si la cuantía del impuesto de importación simplificado era superior a la suma del derecho de aduana ordinario y los otros impuestos internos aplicables a los mismos productos. China dijo que transmitiría esas preguntas a Beijing para su ulterior examen.
  • Ucrania reiteró la preocupación manifestada en la reunión de abril de 2016 con respecto a las medidas de restricción del comercio aplicadas por la Federación de Rusia a las mercancías ucranianas en tránsito a través del territorio de la Federación de Rusia, que figuraban en el documento G/C/W/726 distribuido unos días antes de la reunión en curso. Australia, el Canadá, la Unión Europea, el Japón, Noruega, Turquía y los Estados Unidos dijeron que compartían esa preocupación. La Federación de Rusia dijo que esas medidas se ajustaban a las normas de la OMC.

 

Próxima reunión

La próxima reunión del Consejo está prevista para el 17 de noviembre.

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.