OMC: NOTICIAS 2016

VIGILANCIA DEL COMERCIO


MÁS INFORMACIÓN:

  

 

Durante el período objeto de examen (mediados de mayo a mediados de octubre de 2016), las economías del G-20 aplicaron en total 85 nuevas medidas de restricción del comercio, lo que representa un promedio de 17 medidas nuevas al mes, frente a 21 en el período de examen anterior (mediados de octubre de 2015 a mediados de mayo de 2016). Esta ligera disminución supone una vuelta a los niveles habituales de los últimos tiempos, después de que se alcanzara un valor máximo en el primer semestre de 2016. El número de medidas nuevas sigue siendo elevado y el ritmo de desmantelamiento de las medidas de restricción del comercio vigentes, lento. Además, la tasa de aplicación mensual de medidas de facilitación del comercio disminuyó en comparación con el período anterior y sigue siendo considerablemente inferior a la tendencia registrada entre 2009 y 2015.

La acumulación continua de medidas de restricción del comercio desde la crisis financiera ha elevado gradualmente la proporción del comercio mundial afectado por esas restricciones. Durante el período de examen más reciente, el porcentaje de las importaciones mundiales afectadas por medidas de restricción de las importaciones aplicadas desde octubre de 2008 y todavía vigentes era del 5%; el de las importaciones del G-20, del 6,5%.

El Director General Roberto Azevêdo dijo lo siguiente en relación con el informe:

"La constante introducción de medidas de restricción del comercio es un problema real y persistente. Todavía cuesta hallar pruebas tangibles de que el G-20 esté progresando en la eliminación de las medidas vigentes.

Es obvio que la crisis financiera ha tenida hondas repercusiones y que la economía mundial sigue en una situación precaria. Muchas personas están bregando con el desempleo o con trabajos mal remunerados y se preocupan por los cambios a gran escala de la economía. Estas preocupaciones requieren una respuesta concertada por parte de los gobiernos y la comunidad internacional. Un primer paso podría consistir en que los miembros del G-20 cumplieran su compromiso de abstenerse de imponer nuevas medidas de restricción del comercio y desmantelar las medidas vigentes".

La iniciación de investigaciones en materia de medidas comerciales correctivas siguió siendo con diferencia la medida aplicada con mayor frecuencia, pues representó el 72% de las medidas de restricción del comercio, proporción superior a la media observada desde 2009. Durante el último período examinado, las economías del G-20 iniciaron muchas más investigaciones en materia de medidas comerciales correctivas (61) de las que concluyeron (36). En ese período, las investigaciones antidumping y sobre medidas compensatorias iniciadas se refirieron principalmente a los productos metálicos (en particular los de acero), los productos químicos y el plástico y el caucho.

También hay aspectos positivos: las nuevas medidas de facilitación del comercio incluyen las aplicadas en el contexto del recién ampliado Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI), que tienen una cobertura comercial muy amplia. El número de medidas de este tipo no da una idea cabal de su alcance ni repercusión, pero, según las estimaciones de la Secretaría de la OMC, las medidas aplicadas por algunos Miembros en el marco del ATI ampliado durante el período de examen representan un volumen de comercio anual de un valor aproximado de 375.000 millones de dólares EE.UU.

El G-20 está integrado por las siguientes economías: Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Federación de Rusia, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino de la Arabia Saudita, Reino Unido, República de Corea, Sudáfrica y Turquía, así como la Unión Europea.

 

Principales conclusiones

  • En este decimosexto informe sobre las medidas comerciales del G-20 durante el período de examen, comprendido entre mediados de mayo y mediados de octubre de 2016, se exponen una vez más los persistentes problemas de la economía internacional y el comercio mundial.
  • En el último período de examen se produjo una ligera disminución del número de nuevas medidas de restricción del comercio aplicadas cada mes, que fue de 17 (en total, 85 durante el período de examen), frente a 21 reseñadas en el informe anterior.
  • Si bien esto supone una reducción de la cifra mensual con respecto al valor máximo registrado en el período anterior, en realidad constituye una vuelta a la tendencia en la adopción de nuevas medidas de restricción del comercio vigente desde 2009. La disminución de la cifra mensual apreciada durante este período debe enmarcarse en este contexto más amplio.
  • El número de nuevas medidas de restricción del comercio que se introducen sigue siendo preocupantemente elevado, habida cuenta de la persistente incertidumbre que rodea la economía mundial y de la revisión a la baja de las previsiones de la OMC relativas al comercio, que predicen un crecimiento del volumen del comercio de mercancías del 1,7% en 2016, en comparación con su previsión anterior del 2,8%. Si se cumple este pronóstico, el ritmo de crecimiento del comercio y la producción será el más lento desde la crisis financiera de 2009.
  • De las 1.671 medidas de restricción del comercio registradas para las economías del G-20 desde 2008, solo se habían eliminado 408 a mediados de octubre de 2016. El volumen total de medidas ha aumentado un 5,6% con respecto al informe anterior, de modo que el número total de medidas de restricción que siguen vigentes es ahora de 1.263. El ritmo de desmantelamiento de las medidas de restricción del comercio registrado desde 2008 todavía es demasiado lento, pues se mantiene justo por debajo del 25%.
  • Durante el período de examen, las economías del G-20 aplicaron también 66 medidas de facilitación del comercio. La media correspondiente, que apenas supera las 13 nuevas medidas de facilitación del comercio al mes, representa una ligera disminución con respecto al período anterior y sigue por debajo de la tendencia general del período 2009-2015. Las medidas de facilitación del comercio recogidas en el presente informe incluyen las primeras que se aplicaron en el marco del ATI ampliado.
  • La iniciación de investigaciones en materia de medidas comerciales correctivas siguió siendo la medida aplicada con mayor frecuencia, pues representó el 72% de las medidas de restricción del comercio, proporción superior a la media observada desde 2009. Las economías del G-20 iniciaron muchas más investigaciones en materia de medidas comerciales correctivas (61) de las que concluyeron (36).
  • Es imperativo que las economías del G-20 redoblen sus esfuerzos -de manera colectiva e individual- por cumplir su compromiso de abstenerse de adoptar nuevas medidas proteccionistas y desmantelar las que están en vigor, en particular cuando sus líderes han reiterado recientemente su oposición a todas las formas de proteccionismo en materia de comercio e inversión.
  • Los líderes del G-20 también deben trabajar de consuno para que los beneficios del comercio se distribuyan más ampliamente y se comprendan mejor. No defender el comercio inclusivo podría favorecer el aumento de proteccionismo en el futuro.

Medidas de restricción del comercio del G-20
(promedio mensual)

Nota: Los valores se han redondeado.
Fuente: Secretaría de la OMC.

Medidas de facilitación del comercio del G-20
(promedio mensual)

Nota: Los valores se han redondeado.
Fuente: Secretaría de la OMC.

Cifra global de medidas de restricción del comercio

Nota: Cifra global de las medidas de restricción enumeradas en el anexo 1.
Fuente: Secretaría de la OMC.

 

Resumen

Este es el decimosexto informe de vigilancia de las medidas comerciales del G-20.(1) Abarca el período comprendido entre el 16 de mayo y el 15 de octubre de 2016.(2)

El informe pone otra vez de manifiesto los persistentes problemas de la economía internacional y el comercio mundial. El número total de medidas de restricción del comercio sigue creciendo aproximadamente al mismo ritmo que el indicado en los últimos informes. Todavía cuesta hallar pruebas tangibles de que el G-20 esté progresando en la eliminación de las medidas vigentes, ya que la proporción de las restricciones desmanteladas sigue estable, en menos de una cuarta parte del volumen total registrado.

La aplicación de nuevas medidas de restricción del comercio por las economías del G-20 disminuyó durante el período abarcado por este informe. Desde mediados de mayo de 2016, las economías del G-20 aplicaron 85 nuevas medidas de este tipo, lo que representa una media de 17 medidas nuevas al mes, frente a las casi 21 reseñadas en el informe anterior. Si bien esto supone una reducción de la cifra mensual con respecto al valor máximo registrado en el período anterior, en realidad constituye una vuelta a la tendencia en la adopción de nuevas medidas de restricción del comercio vigente desde 2009. La disminución de la cifra mensual apreciada durante este período debe enmarcarse en este contexto más amplio.

El número de nuevas medidas de restricción del comercio que se introducen sigue siendo preocupantemente elevado, habida cuenta de la persistente incertidumbre que rodea la economía mundial y de la revisión a la baja de las previsiones de la OMC relativas al comercio, que predicen un crecimiento del volumen del comercio de mercancías del 1,7% en 2016, en comparación con su previsión anterior del 2,8%. Si se cumple este pronóstico, el ritmo de crecimiento del comercio y la producción será el más lento desde la crisis financiera de 2009.

En líneas generales, la cifra global de medidas de restricción introducidas por las economías del G‑20 sigue creciendo. De las 1.671 medidas de restricción del comercio (incluidas las medidas comerciales correctivas) registradas para las economías del G-20 desde 2008, solo se habían eliminado 408 a mediados de octubre de 2016. El número total de esas medidas que siguen vigentes es ahora de 1.263, lo que supone un aumento del 5,6% con respecto al informe anterior. En el presente informe se confirma que las economías del G-20 han mantenido un ritmo de eliminación de las medidas de restricción del comercio demasiado lento para reducir sustancialmente la cifra global de estas. Si se tiene en cuenta el número total de medidas de restricción del comercio registradas para las economías del G-20 desde 2008, el ritmo de desmantelamiento ha permanecido generalmente estable, justo por debajo del 25%.

Entre mayo y octubre, las economías del G-20 aplicaron 66 medidas de facilitación del comercio. La media correspondiente, que apenas supera las 13 medidas de facilitación del comercio al mes, representa una ligera disminución con respecto al período anterior y sigue por debajo de la tendencia del período 2009-2015. Entre esas medidas figuran algunas de liberalización de las importaciones aplicadas en el marco del acuerdo de ampliación del ATI, que tienen implicaciones enormes desde el punto de vista de la cobertura comercial. El número de medidas de este tipo no da una idea cabal de su alcance ni repercusión, pero, según las estimaciones de la Secretaría, las medidas aplicadas por algunos Miembros en el marco del ATI ampliado durante el período de examen representan un valor aproximado de 375.000 millones de dólares EE.UU. Sin contar las medidas comerciales correctivas, durante el período de examen, el número de medidas de facilitación del comercio aplicadas por las economías del G-20 fue ligeramente superior al de las de restricción del comercio, lo que confirma la tendencia positiva señalada en el informe anterior.

La iniciación de investigaciones en materia de medidas comerciales correctivas siguió siendo la medida aplicada con mayor frecuencia, pues representó el 72% de las medidas de restricción del comercio, cifra superior a la proporción media observada desde 2009. Las economías del G-20 iniciaron muchas más investigaciones en materia de medidas comerciales correctivas (61) de las que concluyeron (36).(3) El número de investigaciones en materia de medidas comerciales correctivas iniciadas al mes por las economías del G-20 coincide más o menos con el indicado en el informe anterior y sigue siendo superior a la media recogida en el informe de octubre de 2015. Las investigaciones antidumping y sobre medidas compensatorias iniciadas se refirieron principalmente a los productos metálicos (en particular los de acero), los productos químicos y el plástico y el caucho. En torno al 70% de las investigaciones en materia de medidas comerciales correctivas iniciadas por las economías del G-20 afectaron a productos procedentes de otros miembros del G‑20. En consonancia con las conclusiones de informes anteriores, la gran mayoría de las medidas comerciales correctivas adoptadas consistieron en medidas antidumping.

Estas tendencias en la aplicación de nuevas medidas comerciales por parte de las economías del G-20 deben verse en el contexto de la incertidumbre que pesa sobre la evolución de la economía mundial. El comercio y la producción mundiales crecieron más lentamente de lo previsto en el primer semestre del año en curso, lo que obligó a la OMC a revisar a la baja sus previsiones relativas al comercio para 2016 y 2017. La Organización prevé ahora que el volumen del comercio mundial de mercancías crezca el 1,7% en 2016, frente a su estimación anterior del 2,8%, y que el PIB mundial aumente el 2,2% a los tipos de cambio del mercado. De confirmarse el pronóstico para 2016, el ritmo de crecimiento del comercio y la producción será el más lento desde la crisis financiera de 2009, y por primera vez en 15 años la razón entre el crecimiento del comercio mundial y el del PIB mundial caerá por debajo de 1:1. También por primera vez se han formulado varias estimaciones para el próximo año que reflejan los posibles cambios en la relación entre el comercio y la producción. Ahora se prevé que el crecimiento del comercio mundial oscile entre el 1,8% y el 3,1% en 2017, frente a la previsión anterior, que era del 3,6%.

Las exportaciones e importaciones de las economías en desarrollo experimentaron una caída abrupta en el primer trimestre, antes de recuperarse parcialmente en el segundo, cuando se disipó la inquietud acerca de la desaceleración del crecimiento económico de China y los precios de los productos básicos empezaron a aumentar después de alcanzar mínimos históricos. En el ínterin, las exportaciones e importaciones de las economías desarrolladas se estancaron al disminuir la actividad económica en América del Norte. En lo que va de año no se han producido apenas variaciones en el comercio mundial: el promedio de las exportaciones e importaciones en el primer y segundo trimestre ha disminuido un 0,3% en comparación con el mismo período del año pasado. Europa fue la región del mundo donde crecieron más rápidamente las importaciones durante el primer semestre (aumento interanual del 3%), mientras que América del Sur fue la región con el ritmo de crecimiento más lento (disminución del 11,8%). Incluso después de esta revisión a la baja, el riesgo sigue siendo principalmente que haya que revisar las previsiones aún más a la baja, debido a factores como la volatilidad financiera derivada de los cambios en la política monetaria de los países desarrollados, la posibilidad de que el auge de la retórica contraria al comercio tenga una influencia cada vez mayor en la política comercial y la incertidumbre acerca de los futuros acuerdos comerciales en Europa después del referéndum del Brexit. En julio, la OMC publicó un nuevo Indicador de las Perspectivas del Comercio Mundial (WTOI), destinado a ofrecer información "en tiempo real" sobre las tendencias del comercio mundial y a servir de mecanismo de alerta temprana de las contracciones del comercio mundial. El valor del WTOI fue de 100,9 en el mes de agosto, lo que sugiere un crecimiento superior a la tendencia y apunta a una aceleración del crecimiento del comercio en noviembre-diciembre. Esta es la primera actualización del WTOI desde que se empezó a utilizar en julio; entonces se situaba en 99,0. El valor actual del WTOI se corresponde en gran medida con la última previsión de la OMC relativa al comercio, publicada el 27 de septiembre, que pronosticaba un crecimiento del volumen del comercio mundial de mercancías del 1,7% en 2016. En ella se indicaba un crecimiento cero del comercio en el primer semestre, que tendría que verse compensado por un crecimiento mayor en el segundo semestre, como refleja el valor del WTOI.

El presente informe contiene otras observaciones referentes a diversos temas. Las economías del G-20 siguieron dando muestras de su compromiso de notificar sus medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF); siete de cada diez notificaciones al Comité MSF son presentadas por ellas. Asimismo, más del 60% de las preocupaciones comerciales específicas examinadas en el Comité se refirieron a medidas mantenidas por economías del G-20. De igual manera, los diez Miembros de la OMC que plantearon un mayor número de preocupaciones comerciales específicas pertenecían al G-20. En la esfera de los obstáculos técnicos al comercio (OTC), los reglamentos del G-20 siguieron representando la mayoría de las medidas examinadas en el Comité OTC. Aproximadamente el 60% de las nuevas preocupaciones comerciales específicas y más de tres cuartas partes de las planteadas anteriormente se refirieron a medidas mantenidas por economías del G-20.

La inmensa mayoría de las preguntas formuladas durante el proceso de examen previsto en el Acuerdo sobre la Agricultura estuvieron relacionadas con las políticas agrícolas de las economías del G-20. En el período de examen, más del 80% de las cuestiones relativas a la aplicación examinadas en el Comité se refirieron a políticas aplicadas por economías del G-20. Dos tercios de las nuevas cuestiones tratadas se refirieron a políticas de ayuda interna. Varios miembros del G-20 han hecho recientemente grandes esfuerzos por ponerse al día en sus notificaciones relacionadas con la agricultura.

Durante el período examinado se registró una disminución del número de nuevas medidas de apoyo económico de carácter general adoptadas por las economías del G-20. Uno de los principales beneficiarios de esas ayudas fue el sector agrícola, respecto del cual se adoptaron medidas dirigidas a los productores de productos lácteos y se pusieron en marcha varios programas de infraestructura, por ejemplo infraestructura física, digital y de tecnología de la información. En el marco de algunos programas se prestó ayuda específica a actividades o empresas relacionadas con la exportación, incluidas pymes.

Durante el período de examen se registraron importantes novedades en materia de políticas en la esfera de los servicios, acordes con la tendencia a una mayor liberalización del comercio en los sectores de servicios. Varias leyes relativas al sector tienen por objeto afianzar y aclarar los marcos normativos pertinentes. En el presente informe se dedica un recuadro especial a examinar el refuerzo del nexo entre servicios e inversión.

Asimismo, en este informe se hace hincapié en el cambiante entorno tecnológico y la creciente importancia de la propiedad intelectual para el desarrollo económico. Las economías del G-20 han sido las primeras en tener en cuenta esta situación, y varias han adoptado nuevas políticas nacionales y regionales relacionadas con la propiedad intelectual y la economía digital.

La OCDE ha aportado dos recuadros temáticos a este informe. En el primero se examinan los puestos del trabajo mantenidos a escala nacional y mundial gracias al comercio y las cadenas de valor mundiales. En el segundo se abordan los beneficios derivados de las cadenas de valor mundiales para mejorar los resultados de exportación.

El presente informe ha demostrado que es imperativo que las economías del G-20 redoblen sus esfuerzos -de manera colectiva e individual- por cumplir su compromiso de abstenerse de adoptar nuevas medidas proteccionistas y desmantelar las que están en vigor, en particular cuando sus líderes han reiterado recientemente su oposición a todas las formas de proteccionismo en materia de comercio e inversión.

Los líderes del G-20 también deben trabajar de consuno para que los beneficios del comercio se distribuyan más ampliamente y se comprendan mejor. No defender el comercio inclusivo podría favorecer el aumento del proteccionismo en el futuro.

 

Notas:

1. La Secretaría de la OMC viene preparando los informes de vigilancia del comercio de la OMC desde 2009. El G-20 está integrado por los siguientes países: Alemania; Argentina; Australia; Brasil; Canadá; China; Corea, República de; Estados Unidos; Federación de Rusia; Francia; India; Indonesia; Italia; Japón; México; Reino de la Arabia Saudita; Reino Unido; Sudáfrica; Turquía y Unión Europea. Volver al texto

2. A menos que se indique otra cosa en el apartado correspondiente. Volver al texto

3. El presente informe se ha elaborado sin perjuicio del derecho de los Miembros a adoptar medidas comerciales correctivas. Volver al texto

Servicio de noticias RSS

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.