DIRECTOR GENERAL ADJUNTO ALAN WM. WOLFF

Más información

  

Me complace darles la bienvenida a la OMC. Visitarán ustedes muchas instituciones internacionales, pero ninguna más importante que esta para China. 

El auge tecnológico de China

En los últimos 40 años, China ha experimentado un crecimiento económico asombroso. Cientos de millones de chinos han salido de la pobreza (aunque, ciertamente, todavía queda mucho por hacer, en especial en las zonas rurales).

A pesar de que ustedes no habían nacido cuando se inició la transformación, allá por 1978, seguramente también han tenido ocasión, a lo largo de sus vidas académicas, de observar cambios sustanciales año tras año. Aún hoy se producen avances tecnológicos visibles.

La primera vez que visité China, en 1988 — para pronunciar una conferencia sobre comercio internacional en la Universidad de Fudan —, no había atascos de tráfico. En Beijing, las bicicletas inundaban la Avenida Chang An, pero apenas se veían coches.

En el transcurso de los años, después de ese primer viaje, he regresado a China en numerosas ocasiones. Di otra conferencia en Fudan, y en mi calidad de Presidente del Comité de Análisis de Políticas de Innovación de National Academies de los Estados Unidos, visité la Universidad Tsinghua, en el marco de una actividad organizada por la Junta de Políticas Científica, Tecnológica y Económica de National Academies. Presidí reuniones en Washington con delegaciones encabezadas por la Academia China de Ciencias.(1)  En las observaciones introductorias que yo formulaba en esas reuniones, celebradas hace 10 años, enumeraba algunos de los extraordinarios inventos chinos de hace siglos. La lista iba mucho más allá de los inventos chinos que conocía cualquier colegial occidental, tales como la porcelana, el papel, el té, la pólvora, los fuegos artificiales, los cohetes, la seda e incluso los fideos, inventos que se sucedieron a lo largo de los milenios desde el año 3600 a. de C., fecha en que se descubrió la seda, e incluso antes. Esa larga lista(2) (3) incluye la invención de:

  • la laca en 5000 a. de C.;
  • la cámara estenopeica en 450 a. de C.;
  • el gas natural como combustible para calefacción e iluminación en el siglo IV a. de C.;
  • en torno al año 200 a. de C:
    • la brújula magnética,
    • el diagnóstico de la diabetes y
    • el ventilador;
  • el sismógrafo en el 132;
  • los billetes de banco en el 700;
  • la imprenta de tipos móviles en el 1050; y
  • el aislamiento de las hormonas para tratamientos médicos en 1110.

Me sorprendía la reacción de las delegaciones chinas ante mi enumeración de tan extraordinaria serie de innovaciones chinas. Invariablemente contestaban: “Eso era antes; ahora la innovación china se ha estancado”. Sin lugar a dudas no sería eso lo que dirían las delegaciones de científicos chinos en la actualidad.

China en la economía mundial actual

China se encuentra ahora en la vanguardia o por delante de su tiempo en lo que se refiere a muchas tecnologías punteras. En un reciente artículo publicado en Foreign Affairs Magazine se señala que el Presidente Xi Jinping ha establecido un objetivo ambicioso para la tecnología china: “alcanzar y superar(4) cuya abreviatura, en chino, es “ganchao”.(5)

Muchos observadores consideran que China va camino de convertirse en líder mundial en materia de tecnología:

La capacidad de China para aprovechar su ventaja competitiva en lo que respecta al tamaño del mercado, la política industrial del Gobierno, los efectos de la globalización y las adquisiciones la ha puesto en situación de alcanzar su objetivo de liderazgo tecnológico a nivel mundial.(6)

China ha ascendido rápidamente en la cadena de valor, creando industrias de talla mundial en todos los ámbitos, desde el 5G hasta la inteligencia artificial, pasando por la biotecnología y la informática cuántica.(7) 

La sonda china Chang'e-4 llegó a la superficie lunar en diciembre de 2018, convirtiéndose en la primera de la historia que alunizó con suavidad en la cara oculta de la Luna.(8) Un año más tarde, el Yutu 2, el robot lunar chino posado en la cara oculta, batió el récord de longevidad de un vehículo en funcionamiento sobre la superficie de la Luna.(9) 

En un artículo publicado en The Wall Street Journal hace dos meses con el título China Emerges as Global Tech, Innovation Leader(10), [“China emerge como líder en tecnología e innovación a nivel mundial”], figuran los siguientes datos:

  • China presenta la mayor penetración en pago móvil del mundo;
  • en China hay el triple de usuarios de Internet que en los Estados Unidos, en total más de 800 millones de personas;
  • en 2025, China contará con el mayor número de conexiones 5G, 416 millones de unidades, más que Norteamérica y Europa juntas;
  • en 2017, el Consejo de Estado de China publicó un plan encaminado a conseguir que el país llegue a ser líder mundial en inteligencia artificial de aquí a 2030; y
  • China está realizando grandes inversiones en la producción de semiconductores.

China también es líder en reconocimiento facial(11)y está a la vanguardia en cuanto a las aplicaciones de la inteligencia artificial.(12)

A esto añadamos lo siguiente:

  • China es la segunda mayor economía mundial;
  • China es, de lejos, el mayor exportador de mercancías del mundo, superando en un 37,5% al siguiente mayor país exportador (los Estados Unidos)(13), y   
  • China es el mayor país manufacturero del mundo.(14) 

Volviendo la vista a los debates que mantuvimos con las delegaciones de la Academia China de Ciencias hace 10 años en el marco de las actividades organizadas por National Academies, y teniendo en cuenta los impresionantes progresos de China en capacidad y logros tecnológicos, cabe pensar que, sin duda, la actitud defensiva de las delegaciones chinas ha dado paso a un sentimiento de orgullo. Con respecto al sistema mundial de comercio, todavía más pertinente resulta el hecho de que la China de hoy es muy distinta de la China que se adhirió a la OMC en 2001.

Los países se adhieren a la OMC por muchas razones, pero todas ellas pueden resumirse en un mismo deseo: promover su desarrollo económico. Es ahí donde esta institución, la Organización Mundial del Comercio, desempeñó un papel de vital importancia en el desarrollo de la economía china.

La OMC y la actual posición económica de China

La adhesión a la OMC no es un proceso rápido ni sencillo. En muchos casos conlleva reformas económicas que son a la vez amplias y profundas.    

  • Desde que presentó la petición de recuperar la condición de parte contratante en el GATT hasta su adhesión final a la OMC, China tardó 15 años en concluir el proceso de negociación (1986-2001).
  • Se convocaron 20 reuniones del Grupo de Trabajo, con la participación de 63 Miembros de la OMC en el período del GATT, y 18 reuniones del Grupo de Trabajo en el período de la OMC.
  • China ha firmado acuerdos bilaterales sobre el acceso a los mercados con 44 Miembros.
  • El Protocolo de Adhesión contiene 754 páginas (124 páginas corresponden al informe y el Protocolo; 575 páginas a la lista relativa a las mercancías; y 55 páginas a la lista relativa a los servicios).
  • 168 párrafos que enuncian los compromisos contraídos en el marco de la adhesión se incorporaron al informe del Grupo de Trabajo (144) y al Protocolo de Adhesión (24).
  • Después de su adhesión, China examinó y revisó 2.300 leyes, reglamentos y normas departamentales a nivel del Gobierno central, y 190.000 políticas y reglamentos a nivel de los gobiernos subcentrales, que versan sobre el comercio, las inversiones, la protección de los derechos de propiedad intelectual, etc.
  • De los 160 subsectores de servicios abarcados por la clasificación de 12 sectores de la OMC, China se comprometió a abrir 100 subsectores comprendidos en 9 sectores.
  • En 2010, China había cumplido todos sus compromisos de reducción arancelaria, haciendo descender el nivel arancelario medio del 15,3% en 2001 al 9,8%. Redujo el promedio de los tipos arancelarios aplicados a las manufacturas del 14,8% al 8,9%; y rebajó el de los productos agrícolas del 23,2% al 15,2%.(15)

Además, China contrajo compromisos que iban más allá de los que habían asumido por entonces los otros Miembros de la OMC. Entre esos compromisos figuran los siguientes:

  • China se comprometió a no influir en las empresas de propiedad estatal o con inversión estatal;
  • China se comprometió a “eliminar todos los impuestos y cargas a la exportación”, salvo para 84 tipos de productos específicos. Para esos productos, el Protocolo fija derechos máximos de exportación, que China no puede aumentar salvo en circunstancias excepcionales y después de celebrar consultas con los Miembros afectados; y
  • China aceptó un umbral de minimis del 8,5% del valor de la producción de cada producto agropecuario de base, en lugar del nivel del 10% para los países en desarrollo previsto en el párrafo 4 del artículo 6 del Acuerdo sobre la Agricultura.

El 11 de diciembre de 2001, China pasó a ser oficialmente el 143º Miembro de la OMC. Para ello, fueron necesarias reformas internas de envergadura, una considerable inversión nacional y extranjera, y la integración en la economía mundial. La adhesión a la OMC aceleró el proceso de reforma económica interna de China. Eso es indiscutible.

El comercio es un elemento central de la economía de China, del bienestar de su población y de su futuro. La Iniciativa “Un Cinturón, una Ruta” proporciona la infraestructura física necesaria para que China lleve a cabo sus actividades comerciales. Pero eso no es más que una parte de lo que China necesita. La estructura jurídica internacional esencial la aporta el sistema multilateral de comercio. Esa es la otra parte que China necesita para asegurar su futuro económico a través del comercio. La Iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta” no puede alcanzar el éxito sin las normas del sistema multilateral de comercio.

La situación actual de la OMC

Dado que la OMC es esencial para el bienestar futuro de la economía china, conviene interesarse por la salud de esta institución que encarna el sistema multilateral de comercio.

La OMC afronta las siguientes dificultades:

  • Se han impuesto medidas y contramedidas en forma de un considerable aumento arancelario. Para algunas de ellas, el país Miembro que ha impuesto ese aumento ha dado una justificación en el marco de la OMC, justificación que no ha sido aceptada por el país Miembro cuyo comercio ha sido sometido al aumento. Para otras medidas, no se ha dado justificación alguna.  
  • Una instancia del sistema de solución de diferencias — el Órgano de Apelación — dejó de funcionar(16) hace poco más de un mes, porque no pudieron realizarse nuevos nombramientos para cubrir las vacantes
  • Las negociaciones sobre las subvenciones a la pesca no concluyeron dentro del plazo acordado, que se ha ampliado hasta junio, fecha en que se celebrará la próxima Conferencia Ministerial en Nursultán (Kazajstán). Desde la fundación de la OMC, solo se han alcanzado tres acuerdos. No se ha concluido satisfactoriamente un amplio conjunto de acuerdos como los de las ocho rondas de negociaciones comerciales multilaterales precedentes.

No obstante, la situación no es tan mala como parece. Nada más lejos.

  • La mayor parte del comercio mundial sigue desarrollándose de conformidad con las normas acordadas de la OMC;
  • se sigue litigando, se buscan y se aplican soluciones provisionales en los casos en que se considera necesaria una apelación, y se están desplegando esfuerzos para devolver la función de apelación al sistema de solución de diferencias de la OMC;
  • la labor ordinaria de los Comités de la OMC sigue su curso;
  • una Iniciativa Conjunta sobre el Comercio Electrónico, puesta en marcha por una coalición de Miembros interesados, está haciendo avances para ampliar las normas de la OMC a fin de que abarquen también el comercio del siglo XXI posibilitado por la tecnología digital;
  • están avanzando las negociaciones en iniciativas conjuntas paralelas para mejorar el sistema de comercio con respecto a la facilitación de las inversiones transfronterizas y la participación de las pequeñas y medianas empresas;
  • también se está dedicando mucha atención al empoderamiento de las mujeres; y
  • numerosos Miembros están estudiando la relación entre el comercio y el medio ambiente para ver qué mejoras se pueden introducir en las normas del sistema de comercio.

Hay sobradas razones para concluir que la situación de la OMC no es desesperada. No es tan grave como se la presenta actualmente en algunas declaraciones públicas, pero nos conviene prestarle atención, puesto que la situación actual puede deteriorarse fácilmente.

El futuro de la OMC

La OMC es un acuerdo internacional único en su género. Sus normas se concibieron como instrumentos vinculantes. Para elaborar nuevas normas, se requiere consenso, lo que significa que solo se adopta una nueva norma si ningún Miembro se opone. La OMC es el fundamento de todos los acuerdos comerciales bilaterales y regionales. Es imposible alcanzar en el plano bilateral o regional aquello que debe ser objeto de acuerdos multilaterales. En el caso de nuestra especie, y de nuestros países, la cooperación es necesaria para alcanzar resultados que no pueden obtenerse individualmente o en pequeños grupos.(17) Incluso los más severos detractores de la OMC han declarado que si la Organización no existiera, habría que crearla.

Como ocurre con los Gobiernos nacionales, una organización internacional de países soberanos debe apoyarse, a largo plazo, en el consentimiento de aquellos que están sometidos a sus normas. El respeto a esas normas es en esencia voluntario. Debe considerarse en interés de cada Miembro; de lo contrario, la observancia de las normas irá a menos. La legitimidad y la eficacia son fundamentales para evitar ese deterioro del sistema mundial. Para mantener el sistema multilateral de comercio, debe haber una inversión positiva neta y continua por parte de todos, conforme a la capacidad de cada Miembro de aportar una contribución más allá de la reciprocidad matemática.(18) Para mantener el sistema, este debe actualizarse constantemente. 

El objetivo de los rivales militares es la deconflictividad. La OMC tiene un objetivo más ambicioso. Depende de la convergencia, no de la coexistencia. Su objetivo es que las fuerzas del mercado determinen resultados competitivos. Si este no se cumple, los Miembros actuarán cada vez más fuera de sus normas y del comercio mundial, y, por tanto, se resentirá el crecimiento económico mundial.

China, tal vez porque es en algunos aspectos un Miembro relativamente nuevo, dispone de un equipo de expertos con un amplio conocimiento de las cuestiones relacionadas con la OMC. Ese recurso se utilizará, espero, para ayudar a la OMC a cumplir su promesa.(19) Ese fue el tema del que hablé recientemente en Beijing, en la mesa redonda “1 + 6”(20) organizada por el Primer Ministro y en una charla en el Centro para China y la Globalización.(21) 

Espero que todos ustedes, como resultado de su visita a la OMC de esta semana, comprendan mejor la importancia del sistema mundial de comercio, y que, además, algunos de ustedes decidan dedicarse a contribuir a su futuro.

Notas

  1. Véase el volumen de National Academies of Sciences: Building the 21st Century:  U.S.-China Cooperation on Science, technology and Innovation (2011). https://www.nap.edu/catalog/13196/building-the-21st-century-us-china-cooperation-on-science-technology. Vuelta al texto
  2. Se incluye una lista más larga en el informe de National Academies mencionado en esta charla. Vuelta al texto
  3. Véase The Man Who Loved China, Simon Winchester, Harper Collins (2008). Vuelta al texto
  4. https://www.foreignaffairs.com/articles/china/2019-08-27/chinas-long-march-technological-supremacy. Vuelta al texto
  5. Ibíd. Vuelta al texto
  6. China as the World’s Technology Leader in the 21st Century: Dream or Reality? https://iems.ust.hk/publications/thought-leadership-briefs/china-as-the-worlds-technology-leader-in-the-21st-century-dream-or-reality. Vuelta al texto
  7. Ibíd., notas 4 y 5. Vuelta al texto
  8. https://www.history.com/news/china-plans-historic-landing-on-dark-side-of-the-moon Vuelta al texto
  9. https://www.space.com/china-change-4-rover-moon-record.html. Vuelta al texto
  10. China Emerges as Global Tech, Innovation Leader,artículo de Deloitte, publicado en The Wall Street Journal, 30 de octubre de 2019. Vuelta al texto
  11. https://www.manilatimes.net/2018/11/21/news/world/china-a-world-leader-in-facial-recognition-algorithms/471280/471280/ Vuelta al texto
  12. https://www.nature.com/articles/d41586-019-02360-7 . Vuelta al texto
  13. Datos de 2017.  https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_exports. CIA Factbook. Vuelta al texto
  14. https://www.brookings.edu/research/global-manufacturing-scorecard-how-the-us-compares-to-18-other-nations/ Vuelta al texto
  15. Fuentes: 
    Portal de Información sobre Adhesiones de la OMC
    Base de Datos de la OMC sobre los Compromisos contraídos en el marco de la Adhesión
    China y la OMC (MOFCOM, 2018)
    Vuelta al texto
  16. Cabe destacar que se ha hecho una excepción al menos para un asunto, el relativo al empaquetado genérico, planteado por la República Dominicana contra Australia. Adoptarán la decisión los antiguos Miembros del Órgano de Apelación que entendieron en el asunto en cuestión cuando aún integraban el Órgano. Vuelta al texto
  17. La observación sobre la especie ha sido formulada por Steven Pinker, Profesor de Harvard, en The Financial Times, 26 de diciembre de 2019. Vuelta al texto
  18. En un contexto más amplio, que va más allá del concepto de orden basado en la soberanía cuyo origen se remonta al Tratado de Westfalia, Richard Haas, en un artículo titulado "World Order 2.0, The Case for Sovereign Obligation" ["Orden Mundial 2.0, un argumento en favor de la obligación soberana"], publicado en Foreign Affairs en enero-febrero de 2017, afirma: "Las circunstancias actuales exigen un sistema operativo actualizado -llamémoslo Orden Mundial 2.0- que incluya no solo los derechos de los Estados soberanos, sino también las obligaciones de esos Estados para con los demás". Lo que se necesita, creo, es que todos los países aporten algo más que concesiones comerciales específicas y contribuyan al bien común. Todos los países, por pequeños o pobres que sean, pueden aportar sus ideas y, en la medida de lo posible, sus políticas y medidas al sistema mundial de comercio por el bien común. Vuelta al texto
  19. En mi última visita a Beijing, hace dos meses, me informaron de que en China hay al menos 500 expertos en cuestiones relacionadas con la OMC. Tanto si ese número es preciso como si no, son muchos. Eso no es sorprendente tratándose de un país cuya implicación en el comercio mundial es tan profunda que prevé implicarse aún más en el futuro a través de la Iniciativa "Un Cinturón, Una Ruta". Además, los países que mejor conocen las normas del sistema mundial de comercio con frecuencia son aquellos que concluyeron su proceso de adhesión cuando la OMC ya se había establecido Vuelta al texto
  20. https://www.wto.org/spanish/news_s/news19_s/ddgaw_21nov19_s.htm. Vuelta al texto
  21. http://en.ccg.org.cn/html/top-issues/3807.html. Vuelta al texto

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.