DIRECTOR GENERAL

Más información

  

Buenos días a todos.

Permítanme empezar dando las gracias al Grupo de Trabajo Informal sobre las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas (mipymes) y a su coordinador, el Embajador José Luis Cancela, del Uruguay, por haber organizado esta celebración del Día Internacional de las Mipymes.

Lamentablemente, no podré participar en la reunión virtual de hoy, pero quise compartir este mensaje con todos ustedes.

El Día de las Mipymes siempre es una ocasión señalada para rendir homenaje a las empresas que constituyen la columna vertebral de la economía mundial. Las mipymes representan el 95% del total de empresas de todo el mundo. Representan el 60% del empleo, y aportan alrededor del 35% del PIB en las economías en desarrollo y el 50% del PIB en los países desarrollados. Estas empresas también son importantes fuentes de empleo para mujeres y jóvenes. Muchas mujeres empresarias dirigen mipymes. Aunque las mipymes no sean empresas muy conocidas, ocupan un lugar central en nuestra vida económica: las tiendas locales y las cafeterías a las que vamos, los proveedores y los comerciantes. Cuando las mipymes prosperan, las economías son más inclusivas.

Este año, el Día de las Mipymes es especialmente importante. La pandemia de COVID-19 ha provocado la crisis económica más devastadora de nuestra vida, y las mipymes son las que más la están sufriendo. Las pequeñas empresas tienen una presencia predominante en sectores como el turismo y los servicios de restauración, la cultura y la venta minorista: precisamente los sectores económicos más afectados por las medidas de distanciamiento social y de restricción al transporte. Las perturbaciones de la cadena de suministro han tenido graves repercusiones en las mipymes que participan en las cadenas de valor del sector manufacturero.

Asimismo, el menor tamaño de las mipymes hace que les resulte más difícil hacer frente a las perturbaciones económicas. En comparación con las grandes empresas, suelen tener menos reservas en efectivo y redes de proveedores de menores dimensiones. Mantenerse al tanto de políticas que cambian a gran velocidad debido a la crisis es difícil incluso para las empresas más grandes y más aún para aquellas que cuentan con recursos limitados. Debo decir que la OMC ha efectuado un seguimiento de las medidas comerciales relacionadas con la COVID-19 adoptadas por los Miembros, a fin de fomentar la transparencia para todos los agentes del mercado. Doy las gracias a los Miembros que han presentado voluntariamente información sobre las medidas que han adoptado e insto a los demás a que hagan los mismo.

No obstante, incluso en circunstancias más normales, la realidad es que las mipymes se enfrentan a obstáculos relacionados con el comercio, tales como la falta de acceso a la información y las dificultades para obtener financiación del comercio.

Es de vital importancia abordar las dificultades a las que se enfrentan las mipymes: para lograr que la recuperación económica de la COVID-19 sea socialmente inclusiva, es necesario que haya una fuerte recuperación de las mipymes.

La Declaración sobre las mipymes, patrocinada por cerca de 80 Miembros, entre ellos varios que no forman parte del Grupo sobre las Mipymes, demuestra la importancia que los Miembros de la OMC atribuyen a las pequeñas empresas.

Me complace que el Grupo de Trabajo Informal esté buscando activamente medidas que podrían adoptarse para abordar los obstáculos con que tropiezan las mipymes que tratan de comerciar.

El Grupo ha apoyado activamente el Servicio de Asistencia para el Comercio Mundial, una iniciativa conjunta que la OMC lleva a cabo con el ITC y la UNCTAD, que reúne información procedente de múltiples fuentes y cuya finalidad es servir de ventanilla única para que las empresas realicen estudios de mercado y comprendan los requisitos para comerciar con los mercados objetivo. Estas herramientas pueden ayudar a las mipymes a abrirse camino para salir de la crisis.

El Grupo también ha presentado propuestas relativas a la transparencia, las consultas con las mipymes en los procesos de elaboración de normas, la facilitación del comercio y el acceso a la financiación.

He mencionado la labor de seguimiento de las políticas comerciales relacionadas con la COVID-19 realizada por la Secretaría de la OMC. Otras organizaciones internacionales también están trabajando para apoyar a las mipymes a través de iniciativas que van desde la vigilancia de las medidas de apoyo adoptadas por los Gobiernos hasta la prestación de apoyo en materia de liquidez.

Los debates de hoy nos ayudarán a aprender de la crisis actual, al examinar las buenas prácticas y los enfoques adoptados por los Gobiernos para apoyar a sus mipymes. Estudiarán cómo la cooperación internacional puede respaldar mejor los objetivos de las políticas nacionales relacionados con las mipymes.

La cooperación entre los Gobiernos, las mipymes, las organizaciones internacionales y otras partes interesadas es fundamental para la adopción de medidas eficaces en respuesta a la COVID-19, y en adelante. Felicito al Grupo sobre las Mipymes por promover dicha cooperación y por haber reunido a estos magníficos grupos de expertos.

De nuevo, lamento no poder estar hoy con ustedes, pero estoy deseando conocer las principales conclusiones de lo que estoy seguro será un intercambio muy productivo.

Gracias.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.