REUNIÓN DEL COMITÉ DE NEGOCIACIONES COMERCIALES Y DE JEFES DE DELEGACIÓN

Más información

  

El DGA Brauner acogió con agrado la puesta en marcha, por parte de grupos de Miembros, de dos procesos de examen centrados en el medio ambiente impulsada por grupos de Miembros, uno sobre el comercio y la contaminación causada por los plásticos y el otro sobre el comercio y la sostenibilidad del medio ambiente. También se refirió al apoyo que la Secretaría de la OMC presta a los Miembros ante las perturbaciones resultantes de la pandemia de COVID-19.

A continuación figura el texto completo de las observaciones del DGA Brauner:

Buenos días a todos.

Bienvenidos a estas reuniones informales del Comité de Negociaciones Comerciales y de Jefes de Delegación, las segundas que se celebran en esta situación provisional en la que nos hallamos tras la dimisión del Director General.

Nuestras anteriores reuniones de octubre se celebraron en formato híbrido, asistiendo a la sede de la OMC algunas delegaciones y conectándose otras por medios electrónicos. De conformidad con las directrices de salud pública locales, las reuniones de hoy son totalmente virtuales.

Estas reuniones nos brindan la oportunidad de ponernos al corriente de las actividades llevadas a cabo desde octubre. También son una oportunidad — con antelación a la reunión del Consejo General del miércoles — para debatir los caminos a seguir en nuestra labor.

Y a medida que nos acercamos al final de un año que ninguno de nosotros habría podido imaginar, sería adecuado examinar las cuestiones y desafíos más amplios que ocupan nuestra atención.

Ahora, antes de continuar, deseo ceder la palabra al Presidente del Consejo General.

Embajador Walker, tiene usted la palabra.

[Habla el Presidente del Consejo General]

Gracias, Embajador Walker.

Damos paso ahora a los Presidentes de los Grupos de Negociación, que expondrán sus informes. Después de eso, yo presentaré un informe en nombre de los DGA, antes de cederles a ustedes la palabra. 

Para preparar las reuniones de hoy, y actuando en coordinación con el Presidente del Consejo General, el lunes pasado (7 de diciembre), convoqué una reunión virtual de los Presidentes de los Grupos de Negociación .

Los Presidentes nos informaron de la labor que habían realizado con las delegaciones en distintas configuraciones. Por lo que allí se dijo, en algunas esferas, como las subvenciones a la pesca, la agricultura y los servicios, se habían planteado nuevas propuestas e ideas. 

El grupo sobre subvenciones a la pesca en particular ha estado en modo de negociación continuamente. El informe del Embajador Wills será, pues, un poco más extenso, y por tanto tomará la palabra una vez que hayan informado los demás Presidentes.

Dicho esto, empecemos.

  • Embajadora Gloria ABRAHAM PERALTA (Costa Rica) — Comité de Agricultura en Sesión Extraordinaria. Embajadora, le cedo la palabra;
  • A continuación interviene la Embajadora Kadra Ahmed HASSAN (Djibouti) — Comité de Comercio y Desarrollo en Sesión Extraordinaria;
  • A continuación interviene la Embajadora Zhanar AITZHANOVA (Kazajstán) — Consejo del Comercio de Servicios en Sesión Extraordinaria;
  • A continuación interviene el Embajador Alfredo SUESCUM (Panamá) — Consejo de los ADPIC en Sesión Extraordinaria.
  • Presenta el último informe el Embajador Santiago WILLS (Colombia) — Grupo de Negociación sobre las Normas.

[Informes de los Presidentes de los Grupos de Negociación]

Antes de pasar a mi propio informe, empezaré dejando constancia de nuestro agradecimiento a los Presidentes por los detallados informes y por sus esfuerzos para ayudar a los Miembros a hacer avanzar las negociaciones en circunstancias tan complicadas.

Destacamos especialmente la intensa labor llevada a cabo sobre las subvenciones a la pesca.

Como acaba de decirnos el Embajador Wills, la OMC — es decir, ustedes los Miembros — no alcanzará un acuerdo sobre la pesca este año.

No puedo sino coincidir con la evaluación del Embajador, y la situación me causa decepción pero no desaliento.

Aunque no hemos llegado aún a la línea de meta, en las negociaciones se han logrado considerables avances concretos hacia una solución aceptable para todos los Miembros. El renovado compromiso, junto con una mayor voluntad política y la presión de la sociedad civil, puede ayudarnos a conseguir nuestro objetivo.

Como ha dicho el Embajador Wills, para cumplir nuestro mandato — a saber, alcanzar un resultado —, todos tendremos que hacer concesiones con respecto a todas las cuestiones.

La actividad deberá reanudarse rápidamente en cuanto empiece el año y proseguir hasta que obtengamos resultados. Como ha dicho el Presidente, esos resultados llegarán tardíamente, y con cada nuevo retraso aumentará la deuda que debamos pagar. A modo de ruego, añadiré que no ha de dejarse para la CM12 o cualquier otro plazo nada de lo que se pueda hacer ahora.

En cuanto a las negociaciones sobre la agricultura, la Presidenta acaba de decirnos que prosigue la labor técnica bajo la supervisión de sus facilitadores. También se ha debatido sobre una posible decisión para eximir de restricciones a la exportación las compras con fines humanitarios realizadas por el Programa Mundial de Alimentos. Este tema se incluirá en el orden del día del Consejo General.

Algunos de ustedes han afirmado que las cuestiones de larga data de nuestro orden del día, como la constitución de existencias públicas en la agricultura o determinados aspectos de los servicios o el desarrollo, han cobrado mayor importancia a la luz de la pandemia. Para adoptar medidas concretas con el fin de avanzar en esas esferas, no bastará con repetir opiniones y sensibilidades sostenidas desde hace tiempo. Necesitamos nuevas ideas, nuevas propuestas y concesiones reales.

Los informes de los Presidentes dejan claro que es posible avanzar. Está en manos de ustedes, los Miembros, reunir la voluntad política. Los instamos a seguir buscando convergencia.

Como de costumbre, los Presidentes y los DGA, junto con la Secretaría, estaremos a su disposición. 

Ahora informaré sobre nuestras actividades en calidad de directores generales adjuntos, así como las de la Secretaría.

Nuestro primer desafío fue mantener en marcha las operaciones físicas durante la pandemia. Nos alegramos cuando, pasada la pausa estival, las cifras relativas al coronavirus nos permitieron volver a celebrar reuniones físicas e incluso abrir la cafetería.

Nuestra alegría duró poco, ya que el número de contagios aumentó nuevamente en Ginebra. Con gran pesar, tuvimos que volver a un semiconfinamiento. Sin embargo, fue reconfortante ver en qué medida el personal deseaba trabajar en la OMC.

Cuando las autoridades del país anfitrión nos pidieron que instáramos a la gente a trabajar desde casa, nos supuso un gran esfuerzo convencer a los colegas de que debía evitarse una gran concentración de personas en la sede. Eso demuestra que el personal se siente comprometido y quiere prestar sus servicios a los Miembros de la mejor manera posible.

También es prueba de que el Grupo de Trabajo Especial sobre Salud ha realizado una buena labor y se ha ganado la confianza de la gente, que acude a la sede con toda tranquilidad.

Esa confianza es merecida. Puedo informar de que, a día de hoy, pese al elevado número de casos registrados en Ginebra, ningún miembro del personal ha dado positivo en las pruebas. Solo tenemos tres colegas en cuarentena, que se contagiaron fuera de la OMC.

Seguimos realizando todos los esfuerzos posibles para asegurarnos de que la OMC sea uno de los lugares más seguros de Ginebra. Y albergamos la firme esperanza de volver a acogerlos a ustedes en persona aquí en la sede muy pronto, pero queremos proceder con la debida cautela para no poner en peligro la salud de los Miembros ni la del personal.

Con la ayuda de los medios electrónicos, hemos podido mantener un elevado nivel de actividad. Hemos mejorado la coordinación horizontal en la Secretaría incorporando una reunión semanal del personal directivo a la que asisten todos los directores. 

Hemos entrado por la fuerza en la era digital. No es una situación óptima, echamos de menos el contacto directo con nuestros colegas, pero lo que importa es que la OMC ha podido permanecer en funcionamiento.

Hemos mantenido los servicios que prestamos a los Miembros apoyando sus reuniones. Los órganos de la OMC han celebrado 346 reuniones desde la última reunión del CNC. Además, han tenido lugar más de 500 consultas entre los Miembros por medio de WebEx, Zoom o Teams.

Solo cuento las reuniones registradas por los Miembros a través de nuestro servicio de conferencias. Naturalmente, eso NO incluye las consultas del Presidente en el transcurso del proceso de selección del Director General.

Además de las reuniones internas, ha habido un gran número de actividades de divulgación.

Organizamos el 25 aniversario de la OMC como evento en línea. Nos complació acoger al Presidente federal entrante del país anfitrión y a otros participantes de alto nivel.

Nuestras actividades de divulgación llegan a todos los rincones del planeta más eficazmente que nunca. Mis colegas, los otros DGA adjuntos, se han mantenido muy activos. No se ha dejado de celebrar ni un solo evento ni se ha perdido una sola oportunidad debido a la ausencia de un DG en funciones.

Por cuestión de tiempo, solo mencionaré algunas de las actividades de divulgación llevadas a cabo desde octubre:

  • La Cumbre de Riad del G-20
  • La Reunión de Ministros de Comercio del APEC.
  • Una reunión informal virtual de Ministros de Comercio organizada por Australia coincidiendo con la reunión anual de la OCDE
  • Una reunión ministerial del Grupo de Ottawa
  • La periódica Mesa Redonda “1+6”(1), presidida por el Primer Ministro chino Li Keqiang, con los directores de otras organizaciones internacionales
  • La reunión de otoño de la Junta de los Jefes Ejecutivos del Sistema de las Naciones Unidas
  • La reunión anual del Grupo Consultivo Mixto del ITC
  • Un evento de alto nivel de la OMC y el PNUMA sobre comercio y medio ambiente.

La Secretaría trabajó muy activamente en la organización de webinarios de la OMC. Solo la División de Información y Relaciones Exteriores organizó 23 webinarios. También organizaron webinarios la División de Adhesiones y la División de Comercio y Medio Ambiente. Por otra parte, la División de Estudios Económicos y Estadística estuvo al frente de numerosos eventos. Ofrecimos webinarios sobre seguridad alimentaria y propiedad intelectual.

Puede que algunos de esos webinarios contaran con un reducido número de participantes del público, pero gracias a ellos nuestros colegas coincidieron con los de otras instituciones internacionales, y todos, nosotros y los participantes, tuvimos ocasión de aprender.

Otros webinarios, de un alcance más amplio, captaron el interés de cientos, incluso miles, de oyentes. Contamos con participantes de alto nivel, como Ministros y Directores de otras organizaciones internacionales.

También estuvimos muy prolíficos en la redacción de informes, documentos de trabajo y otras publicaciones. La pertinencia de esta labor queda clara por el número de descargas, como vemos en las siguientes cifras:

Nuestros informes sobre la COVID-19 han registrado más de 270.000 descargas.

Obviamente, los documentos de trabajo van dirigidos a un público más especializado. El número de descargas fue de 26.000.

Nuestras publicaciones se descargaron más de 800.000 veces. Eso incluye el último Informe sobre el comercio mundial, varios Perfiles arancelarios en el mundo y el Examen estadístico del comercio mundial.

Merece especial mención el hecho de que los temas relacionados con las cuestiones de género contaron con casi 15.000 descargas.

Eso demuestra que la OMC es un bien público común. Tiene demanda.

Antes de cederles la palabra, quiero mencionar dos actividades iniciadas por los Miembros a las que se nos invitó en el contexto de la reciente Semana del Comercio y el Medio Ambiente. Me refiero a los Debates estructurados sobre el comercio y la sostenibilidad ambiental y el Diálogo informal sobre la contaminación producida por los plásticos y el comercio de plásticos ambientalmente sostenible.

La finalidad de estas iniciativas es promover una actuación colectiva con respecto al comercio sostenible. A nuestro modo de ver, avances como estos son importantes tanto desde un punto de vista sustantivo como por las señales políticas que transmiten; a saber, que los Miembros están actuando bajo los auspicios de la OMC para abordar cuestiones críticas que responden a nuestros objetivos fundacionales.

Como en otras iniciativas en las que participan grupos de Miembros de la OMC, entendemos que serán los principios de inclusividad y transparencia los que guíen nuestros esfuerzos, manteniéndose los debates abiertos a todos los Miembros que deseen participar.

Confío en que estos datos, cifras y reflexiones me permitan transmitirles el siguiente mensaje positivo:

La OMC está viva. Los Miembros permanecen activos. La Secretaría está prestando sus servicios y comunicándose. El bien común mundial de la OMC tiene demanda.


Notas

  1. La mesa redonda “1+6” es una reunión anual de dirigentes de seis importantes instituciones internacionales (la OMC, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Internacional del Trabajo, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y la Junta de Estabilidad financiera) organizada por China para compartir opiniones sobre la economía y la gobernanza económicas mundiales. Vuelta al texto

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con [email protected], y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.