VIGILANCIA DEL COMERCIO

Más información

  

“El presente informe indica claramente que la moderación ejercida por los Miembros de la OMC en materia de política comercial ha contribuido a limitar los daños a la economía mundial. No obstante, siguen aplicándose algunas medidas restrictivas del comercio relacionadas con la pandemia, y el desafío consiste en velar por que en efecto sean transparentes y temporales”, dijo la Directora General Ngozi Okonjo-Iweala, que presentó el informe a los Miembros de la OMC.

“El sistema multilateral de comercio ha demostrado su resiliencia pesa a la gravedad de la crisis sanitaria y económica mundial causada por la pandemia de COVID-19. En tanto que plataforma para la transparencia, la OMC tiene un papel fundamental que desempeñar a la hora de garantizar que las cadenas de suministro permanezcan abiertas, aspecto esencial para que la producción de vacunas y su distribución puedan aumentarse a la escala necesaria para poner fin a la pandemia. Los Miembros de la OMC deben demostrar capacidad de liderazgo colectivo, actuar para garantizar que los mercados permanezcan abiertos y colaborar para obtener un resultado satisfactorio en la Duodécima Conferencia Ministerial.”

El discurso completo pronunciado por la Directora General durante la presentación del informe puede consultarse aquí.

El informe pone de relieve que el comercio y la producción mundiales se han recuperado más rápidamente de lo previsto desde el segundo semestre de 2020, tras caer bruscamente durante la primera ola de la pandemia. El firme apoyo de la política monetaria y fiscal de los Gobiernos y la llegada de vacunas eficaces contra la COVID-19 han sido factores importantes en la recuperación. Los principales indicadores apuntan a una expansión sostenida del comercio de mercancías en el primer semestre de 2021.

Pese a estos hechos relativamente positivos, el informe pone de relieve la grave amenaza que la COVID-19 sigue representando para la economía mundial y para la salud pública, ya que la producción de vacunas es todavía insuficiente, lo que contribuye a que haya importantes diferencias de un país a otro en lo que se refiere al acceso a las vacunas. Esto es especialmente cierto en el caso de las economías en desarrollo de ingresos bajos, que están tratando de obtener dosis suficientes para que la inmunización no alcance solo a una pequeña parte de la población.

El informe, que se examinó en una reunión del Órgano de Examen de las Políticas Comerciales, señala que desde el inicio de la pandemia, los Miembros de la OMC han aplicado 384 medidas comerciales relacionadas con la COVID-19 en la esfera de las mercancías, de las que 248 (el 65%) estaban destinadas a facilitar el comercio y 136 (el 35%) podrían considerarse restrictivas del comercio. Varias de esas medidas, introducidas inicialmente en respuesta inmediata a la pandemia, se han prorrogado durante el período objeto de examen (de mediados de octubre de 2020 a mediados de mayo de 2021).

Las restricciones a la exportación representaron el 84% del total de medidas restrictivas registradas. La reducción o la eliminación de los aranceles de importación y los impuestos sobre la importación representaron el 60% de las medidas de facilitación del comercio adoptadas, y varios Miembros redujeron sus aranceles sobre diversos productos, tales como los equipos de protección personal (EPP), los antisépticos, los desinfectantes, los equipos médicos y los medicamentos. Varios Miembros de la OMC y observadores gravemente afectados por olas sucesivas de la pandemia también han eliminado los aranceles de importación sobre determinados productos necesarios para luchar contra la COVID-19, tales como el oxígeno, las bombonas de oxígeno y los principios activos.

Se siguieron revocando medidas aplicadas en respuesta a la pandemia. A mediados de mayo de 2021 se había puesto fin a alrededor del 21% de las medidas de facilitación del comercio relacionadas con la COVID-19 y el 54% de las medidas restrictivas del comercio relacionadas con la COVID-19, lo que indica una supresión más rápida de las medidas restrictivas del comercio. El valor estimado del comercio abarcado por las medidas de facilitación relacionadas con la COVID-19 aplicadas desde el principio de la pandemia ascendió a USD 291.600 millones, mientras que el de las medidas restrictivas relacionadas con la COVID-19 se cifró en USD 205.800 millones. Según cálculos preliminares de la Secretaría de la OMC, el valor estimado del comercio abarcado por las medidas de facilitación del comercio aún en vigor (USD 179.600 millones) sigue siendo superior al de las medidas restrictivas (USD 106.000 millones).

En respuesta a las repercusiones sociales y económicas causadas por la pandemia, los Miembros de la OMC y observadores siguieron aplicando medidas de ayuda económica relacionadas con la COVID-19. Desde el principio de la pandemia, 106 Miembros y cuatro observadores han establecido al menos 1.500 medidas de ayuda económica relacionadas con la COVID-19. El número sin precedentes de medidas de ayuda económica relacionadas con la COVID-19 establecidas desde el inicio de la pandemia supera con creces la actividad observada tras la crisis financiera mundial.

Las medidas incluyeron donaciones, préstamos o paquetes de estímulo orientados a sectores de la economía gravemente afectados por la crisis, entre ellos la agricultura, la sanidad, la aviación, el transporte, el turismo, la educación y la cultura, y medidas fiscales y financieras para apoyar la actividad comercial y las microempresas y pequeñas y medianas empresas (mipymes), además de paquetes de estímulo más generales. La mayor parte de estas medidas parecía ser de carácter temporal, aunque algunas de las que se aplicaron en las primeras fases de la pandemia se han prorrogado en 2021.

Con respecto a las medidas no relacionadas con la pandemia, durante el período objeto de examen, los Miembros de la OMC aplicaron 61 nuevas medidas de facilitación del comercio de mercancías y 70 nuevas medidas de restricción del comercio. El valor estimado del comercio abarcado por las medidas de facilitación del comercio introducidas durante el período objeto de examen ascendió a USD 445.000 millones (en comparación con USD 731.300 millones en el período anterior), valor significativamente superior al del comercio abarcado por las medidas de restricción de las importaciones, estimado en USD 127.100 millones (en comparación con USD 440.900 millones en el período anterior). Esto indica un retorno a la tendencia habitual identificada desde el principio del ejercicio de vigilancia del comercio en 2009. La desviación de esta tendencia fue resultado de una escalada de las tensiones comerciales bilaterales o, como se comunicó en noviembre de 2020, una caída significativa de la aplicación de políticas comerciales no relacionadas con la COVID-19 observada en el segundo semestre de 2020.

Los Miembros también introdujeron 122 medidas no relacionadas con la COVID-19 que afectaban al comercio de servicios, en su mayor parte de facilitación del comercio. Sin embargo, algunas nuevas políticas parecían restringir el comercio, entre ellas las medidas que afectaban a los servicios de comunicación y a los servicios en red y las políticas relativas al control de la inversión extranjera en esferas consideradas estratégicas.

El informe también abarca otros acontecimientos y debates relacionados con el comercio que se produjeron durante el período objeto de examen.

Compartir

Compartir


Hoja informativa

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.