AGRICULTURA

Más información

  

“El acto de hoy marca un hito importante. Es una oportunidad para hacer balance de nuestros logros, y también para mirar hacia el próximo cuarto de siglo de trabajo”, dijo la Directora General Okonjo-Iweala en sus observaciones introductorias.

La Directora General subrayó que el Comité de Agricultura se creó para que los Miembros de la OMC pudieran intercambiar opiniones sobre el cumplimiento de las normas del Acuerdo sobre la Agricultura. También proporciona un foro para abordar los desacuerdos sobre las medidas comerciales agroalimentarias de los Miembros y para ayudar a “cortar de raíz las fricciones comerciales”, añadió.

El Comité también ha demostrado su capacidad para adaptarse a los tiempos cambiantes, dijo la Directora General, apuntando a su papel activo en la aplicación de la Decisión Ministerial de Nairobi sobre la eliminación de las subvenciones a la exportación de productos agropecuarios, y para abordar las restricciones a la exportación durante la pandemia de COVID-19.

La Directora General Okonjo-Iweala dijo que confía en que el Comité ayudará a los Miembros a afrontar nuevos retos en el futuro y a trabajar para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Animó a los Miembros a aprovechar la experiencia del pasado y a seguir reforzando la labor del Comité mediante una participación activa y una mayor transparencia con respecto a sus medidas comerciales.

El texto completo de su intervención puede consultarse aquí.


Miembros del Comité de Agricultura,
excelencias,
señoras y señores,
colegas y amigos.

Me complace enormemente sumarme hoy a ustedes para celebrar la 100 reunión de este Comité de Agricultura, que tuvo lugar ayer.

Dada la coyuntura en la que nos encontramos actualmente en todo el mundo, en que el comercio es fundamental y muy necesario para garantizar la seguridad alimentaria de muchas personas, este Comité no puede sino considerarse un órgano de vital importancia.

El acto de hoy marca un hito importante. Es una oportunidad para hacer balance de nuestros logros, y también para mirar hacia el próximo cuarto de siglo de trabajo.

Doy las gracias a mis colegas por haber preparado un fantástico programa de debates que nos permitirá hacerlo.

Tenemos la suerte de contar con la participación nada menos que de nueve antiguos presidentes del Comité, además del actual, Marcos da Rosa. Gracias a todos por su servicio a este maravilloso Comité. También están con nosotros varios delegados agrícolas que han participado en la labor anterior del Comité.

Pero antes de empezar con nuestro programa, me gustaría decir unas palabras sobre la importancia del Comité.

El Comité de Agricultura se creó con la importante tarea de facilitar y supervisar el cumplimiento por parte de los Miembros de los compromisos que asumieron en el marco del Acuerdo sobre la Agricultura.

Este Acuerdo fue el primer acuerdo global sobre el comercio agropecuario y surgió de la conclusión satisfactoria de la Ronda Uruguay. Fue, por tanto, un momento trascendental en la historia del comercio mundial.

En los decenios posteriores, los mercados y las políticas han cambiado considerablemente. Durante este período, el Comité ha desempeñado un papel crucial en la mejora del funcionamiento de los mercados, el fortalecimiento de la transparencia y la mejora de la previsibilidad y estabilidad del comercio mundial de productos alimenticios y agropecuarios.

Al hacerlo, también ha contribuido a la consecución de los objetivos de las políticas públicas en ámbitos como la seguridad alimentaria y el desarrollo rural.

En otras palabras, ha hecho algo muy importante: ha contribuido a que el comercio de productos alimenticios y agropecuarios cambie la vida de las personas a mejor.

Por eso, este Comité y su labor en el ámbito de la agricultura me resultan personalmente muy queridos, porque a través de ellos influimos realmente en la vida de la gente. Y al fin y al cabo, esta es la razón para la que se creó esta Organización: para ayudarnos a mejorar el nivel de vida de las personas, para crear trabajo y empleo dignos, y para apoyar un desarrollo sostenible que solo un sector como la agricultura puede ayudarnos a lograr. Quizás por ello también es una esfera en que es tan difícil negociar.

El Comité también constituye un foro importante en el que los Miembros de la OMC pueden intercambiar opiniones sobre el cumplimiento de las normas existentes y abordar los desacuerdos sobre sus respectivas medidas comerciales.

Esto puede ayudar a cortar de raíz las fricciones comerciales antes de que se conviertan en diferencias, manteniendo la fluidez del comercio de productos agropecuarios a través de las fronteras.

Y significa que el Comité contribuye a los esfuerzos generales de la OMC por promover el estado de derecho en el plano internacional y desarrollar instituciones eficaces, responsables y transparentes. Los Gobiernos han acordado trabajar para alcanzar estas dos importantes metas en el marco del Objetivo de Desarrollo Sostenible 16.

Además, el Comité también ha mostrado su capacidad para cambiar con los tiempos, evolucionando a fin de adaptarse a los retos futuros y anticiparse a ellos.

Ha desempeñado un papel activo en la aplicación del nuevo acuerdo alcanzado en la Conferencia Ministerial de Nairobi para la eliminación de las subvenciones a la exportación de productos agropecuarios, y ha permitido a los Miembros traducir ese acuerdo en un marco jurídico común de compromisos de ausencia total de subvenciones a la exportación.

Asimismo, cuando estalló la pandemia de COVID-19, el Comité fue esencial para mantener la circulación de los productos alimenticios y agropecuarios en todo el mundo, y proporcionar un foro vital para el debate y el diálogo entre Gobiernos.

Así que no me cabe duda de que, en los próximos años, también puede ayudarnos a afrontar nuevos retos como el cambio climático.

Eso no significa que debamos limitarnos a confiar en su capacidad para hacerlo. El éxito dependerá de que todos los Miembros sigan procurando reforzar la labor del Comité, participando activamente en sus debates y compartiendo información precisa sobre las medidas comerciales de forma oportuna y transparente.

En este sentido, espero que en nuestro debate de hoy se reconozcan debidamente los logros del pasado, y se aproveche esta experiencia para trazar un camino hacia el futuro.

Les deseo a todos un intercambio muy fructífero que, estoy convencida, contribuirá a reforzar las bases de la labor del Comité en los próximos años.

Compartir

Compartir


Fotos
Galería de fotos Ver diapositivas

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con [email protected], y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.