CP27

Más información

  

En sus observaciones introductorias, Mia Amor Mottley dijo lo siguiente: “Si en esta Conferencia de las Partes queremos pasar a la acción, debemos ser capaces de comprender lo que nos limita y nos impide lograr progresos.”

La Primera Ministra Mottley subrayó la necesidad de reformar las instituciones financieras internacionales para que puedan ayudar más a los países del Sur a responder al cambio climático. Los bancos multilaterales de desarrollo necesitan nuevos instrumentos que les permitan poner a disposición de los países pobres recursos que los ayuden a llevar adelante sus actividades de adaptación al clima y a afrontar los efectos del cambio climático, añadió.    

La Directora General Okonjo-Iweala advirtió que los países deben extraer lecciones de las experiencias de la pandemia de COVID-19, durante la cual algunas políticas comerciales, como las relacionadas con restricciones y prohibiciones a la exportación, habían impedido que las vacunas y otros insumos llegaran a los países que más los necesitaban.  

Asimismo, destacó que, en el contexto del cambio climático, las políticas comerciales pueden ayudar a desbloquear la tecnología o los bienes y servicios que ayudarán a los países a tomar medidas de adaptación después de un evento o de mitigación antes de él. La Directora General señaló que a menudo no se tienen en cuenta la política comercial ni el comercio en los planes de acción nacionales. “Ese es el elemento que falta”, recalcó. 

La DG Okonjo-Iweala indicó que las cadenas de suministro mundiales de productos necesarios para ayudar a los países a adaptarse al cambio climático y a lograr la transición a una economía con bajas emisiones de carbono están muy concentradas. Destacó además que se pueden adoptar medidas para ayudar a los países, en particular a los del Sur, a diversificar sus economías, trasladando la fabricación de los productos en cuestión a esos países e integrando a estos en las cadenas de valor mundiales. Y añadió: “Mataremos dos pájaros de un tiro. Crearemos resiliencia a escala mundial y al mismo tiempo incluiremos a los que se han quedado fuera.”

La Directora General señaló que las políticas comerciales establecidas para afrontar el cambio climático no deben ser discriminatorias. También subrayó que en el mundo hay unos 70 sistemas fragmentados de tarificación del carbono y que los impuestos sobre el carbono y los precios y marcos reglamentarios del carbono varían de un país a otro. Eso influirá en las empresas y los países en desarrollo que tienen que tratar esas cuestiones.

La Directora General continuó diciendo: “En la OMC abogamos por un marco de tarificación a nivel mundial, que tenga en cuenta el objetivo que perseguimos de limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5 grados, según lo convenido en el Acuerdo de París”.

Nicola Sturgeon, Primera Ministra de Escocia dijo: “Tenemos que reflexionar sobre la función de las instituciones financieras multilaterales y modificarla. Y al igual que hemos de examinar la obligación del mundo desarrollado hacia el mundo en desarrollo, debemos estudiar la forma en que las empresas que han contribuido al cambio climático deberían contribuir a ayudarnos a solucionar esta cuestión”.

La Sra. Hala El Said, Ministra de Planificación y Desarrollo Económico de Egipto, participó también en la reunión, que estuvo moderada por Mariana Mazzucato, profesora en el Institute for Innovation and Public Purpose de la UCL.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con [email protected], y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.