DIRECTORA GENERAL ADJUNTA ANGELA ELLARD

Más información

  

Buenos días desde Ginebra:

Me complace enormemente sumarme a esta importante conferencia que cuenta con un público tan diverso, compuesto por diplomáticos y funcionarios públicos, empresas de todos los tamaños y empresarios inspiradores. Permítanme compartir con ustedes una pequeña anécdota personal: cuando trabajé en Capitol Hill, estaba muy orgullosa de dirigir la labor del equipo encargado de la AGOA original y de los textos legislativos posteriores.  Esta importante iniciativa comercial ha permitido mejorar los medios de subsistencia y aumentar el desarrollo, lo que constituye un logro para ambos partidos. 

También me complace ver todo lo que están haciendo para promover el comercio y la inversión entre los Estados Unidos y África, ya que son elementos fundamentales para el desarrollo económico.  Saben mejor que nadie que, si bien África alberga a más de 1.000 millones de personas, a saber, el 17% de la población mundial, representa menos del 3% del comercio mundial.  Esta mínima participación impide a África alcanzar el desarrollo económico que es fundamental para el crecimiento sostenible y la mejora de los niveles de vida.  Todos nosotros tenemos que trabajar juntos para impulsar la integración comercial del continente, y aquí es donde mi organización, la Organización Mundial del Comercio, puede aportar su contribución.

La OMC es la única organización internacional que se ocupa de las normas que rigen el comercio en sus 164 países Miembros, incluidos numerosos países africanos.  Somos los guardianes del sistema multilateral de comercio.  Nuestros acuerdos tienen por objeto la apertura comercial y la creación de oportunidades para todos.  Nuestro documento fundacional refleja la aspiración de nuestros Miembros a garantizar niveles de vida más altos, el pleno empleo y mayores ingresos para todas las personas que representan, en particular, para los países en desarrollo y los países menos adelantados. 

Este objetivo encaja a la perfección con la Agenda 2063 de África, que vela por conseguir un continente africano integrado, próspero y pacífico.

África demuestra un liderazgo admirable tanto a nivel mundial como regional para alcanzar estos objetivos.

En primer lugar, al expresarse con una sola voz en la OMC, África ha contribuido al bien público mundial, ya sea mediante un mayor acceso a medicamentos asequibles, el establecimiento de condiciones de igualdad para los agricultores, o la aplicación de reformas para reducir los trámites burocráticos en la frontera. 

Las prioridades de África también ocuparon un lugar central en los resultados que logramos en la última Conferencia Ministerial (CM12), ya se trate de la contribución a la seguridad alimentaria como de la facilitación del acceso a las vacunas contra la COVID-19.  También concluimos el innovador Acuerdo sobre Subvenciones a la Pesca (por el que se prohíben determinadas subvenciones insostenibles que han agotado gravemente la población de peces).  Para que el Acuerdo entre en vigor, necesitamos que dos tercios de nuestros Miembros lo ratifiquen.  Me alegra enormemente que Botswana, Côte d'Ivoire, Gabón, Nigeria y Seychelles ya lo hayan hecho.  Hago un llamamiento a este público tan influyente para que más Miembros africanos sigan el ejemplo y nos permitan alcanzar nuestro objetivo en febrero, de manera que el Acuerdo pueda comenzar a aportar beneficios a los océanos y a las personas cuyos medios de subsistencia dependen de ellos.

África participa cada vez más en varias iniciativas conjuntas emprendidas por grandes grupos de Miembros de la OMC. Cerca de 20 Miembros africanos participan en nuestro nuevo acuerdo sobre la facilitación de las inversiones para el desarrollo, que tiene por objeto aumentar el atractivo de los países en desarrollo para la inversión.  Varios países africanos toman parte en los debates sobre comercio electrónico, y muchos de ellos participan en nuestro Programa de Trabajo sobre el Comercio Electrónico cuyo objetivo es colmar la brecha digital y utilizar el comercio digital como motor del desarrollo.  Los países africanos están profundamente implicados en los debates sobre la manera en que el comercio puede contribuir a la sostenibilidad económica. 

Con nuestra próxima Conferencia Ministerial en el horizonte, debemos redoblar nuestros esfuerzos para hacer avanzar las prioridades comerciales y de desarrollo de África.

  • Debemos concluir nuestra segunda tanda de negociaciones sobre la pesca y así aumentar nuestro nivel de ambición en lo que respecta a la lucha contra las subvenciones a la pesca que contribuyen a la sobrecapacidad y la sobrepesca;
  • Debemos pronunciarnos con respecto a la ampliación de la Decisión de la CM12 relativa a los ADPIC a los medios de diagnóstico y los tratamientos;
  • Debemos adoptar medidas encaminadas a intensificar las reformas agrícolas y mejorar la seguridad alimentaria;
  • Y debemos asegurar un sistema de solución de diferencias plenamente operativo y que funcione debidamente, accesible a todos los Miembros, independientemente de su tamaño o nivel de desarrollo económico.

De manera más general, también tenemos que reforzar la dimensión de desarrollo de la OMC. El panorama del comercio mundial sigue evolucionando con los progresos realizados en los ámbitos de la tecnología y la ciencia. El comercio del mañana será verde y digital, y debemos velar por que los países africanos se adapten armoniosamente a esa nueva realidad.

Esta semana, los Miembros de la OMC han logrado un hito importante con respecto a la manera en que los Miembros menos adelantados —la mayoría de los cuales están en África— pueden acceder a las preferencias comerciales una vez abandonada la categoría de PMA.  En consecuencia, se alienta a los Miembros de la OMC que conceden preferencias a los PMA a que proporcionen un período de transición fluido y sostenible una vez estos dejen de formar parte de esa categoría de países.

También esta semana, nuestros Miembros han examinado la manera de hacer avanzar las cuestiones comerciales y de desarrollo, lo que demuestra una vez más que el desarrollo sigue estando en el corazón de toda la labor de la OMC.  

El proceso de desarrollo es complejo.  Lo que funciona para unos puede no funcionar para otros. Debemos continuamente tener presente el desarrollo en todos los ámbitos de la labor de la OMC.

La garantía de un desarrollo industrial y una transformación estructural es, desde hace mucho tiempo, una prioridad para África. Hemos observado un impulso renovado en la OMC para hacer avanzar esta labor, gracias al liderazgo africano.

Hoy en día, el 40% de los fondos del emblemático programa de la OMC de Ayuda para el Comercio se destinan a África. Nuestro nuevo programa de trabajo ofrece la oportunidad de crear asociaciones más fuertes para la seguridad alimentaria, la conectividad digital y la integración del comercio.

Si realmente queremos colmar el déficit de financiación de África, el sector privado debe intervenir, por ejemplo mediante inversiones en el continente. Los programas nacionales de desarrollo como el programa de la USAID a favor del comercio y la inversión en África impulsan el comercio y las inversiones y permiten la creación de nuevos puestos de trabajo.

Necesitamos una mayor financiación del desarrollo, en particular por parte del sector privado. Por eso esta conferencia es tan importante para tender puentes más sólidos entre las empresas de los Estados Unidos y de África, con la perspectiva de llevar el desarrollo económico africano a otro nivel.

Para terminar, quisiera señalar que África cuenta con un gran número de jóvenes empresarios, con inspiradoras ideas, que necesitan nuestro apoyo. Los diplomáticos africanos deben sentarse hoy a la mesa de negociación por las generaciones africanas del mañana. Esta es la mejor manera de ayudar y respaldar a las empresas y la población africanas.

Muchas gracias.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con [email protected], y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.