DISCURSOS — DG NGOZI OKONJO-IWEALA

Más información

  

Excelencias, colegas y estimados amigos,

Permítanme sumarme a las declaraciones de mi hermano, el Dr. Tedros, y decirles lo encantada que estoy de que hayan podido acompañarnos hoy para analizar la situación en la que nos encontramos con respecto al desafío de la equidad en la vacunación. Muchas gracias por estar aquí.

En abril, cuando mantuvimos nuestro primer diálogo conforme a la Regla de Chatham House, prometí que ese no sería un evento aislado. Así que me complace reanudar la conversación tres meses después. Han sucedido muchas cosas desde el mes de abril.

En el lado positivo de la balanza, cabe señalar que el despliegue de la vacuna se ha acelerado.

    • En junio se administraron 1.100 millones de dosis en todo el mundo: un 45% más que en mayo y más del doble que en abril.
    • Gracias al Mecanismo COVAX se han suministrado ya más de 134 millones de dosis a 136 economías.
    • La producción de vacunas también se está recuperando. Según Airfinity, en junio se produjeron otros 1.000 millones de dosis, con lo que la producción mundial a mediados de julio ascendió a 3.800 millones.
    • Se calcula que la producción mundial de este año podría alcanzar los 11.000 millones de dosis, siempre y cuando las nuevas vacunas, como la de Novavax y varias otras, obtengan la aprobación reglamentaria correspondiente. Si se alcanzan los 11.000 millones, se podría contribuir a satisfacer la demanda mundial, en el caso de que no se necesiten vacunas de refuerzo.

En el lado negativo de la balanza cabe destacar que, desde el 14 de abril, se han producido más de 1 millón de muertes. Y el problema de la desigualdad en la distribución de las vacunas, de acuerdo con algunos indicadores, se está agravando.

    • De esos 1.100 millones de dosis de junio, solo el 1,4% se destinó a los habitantes de África, que representan el 17% de la población mundial. Solo el 0,24% se destinó a personas de países de bajos ingresos. Y ambos porcentajes se redujeron aún más durante la primera quincena de julio.
    • En los países desarrollados, se han administrado 94 dosis por cada 100 residentes. En África, la cifra es de 4,5 y, en los países de bajos ingresos, de 1,6.
    • En África, solo están totalmente vacunadas 20 millones de personas, es decir el 1,5% de la población, frente al 42% de los habitantes de los países desarrollados.
    • Esta situación es inaceptable por razones morales, prácticas y económicas.

La variante delta se ha hecho mundial y ha dado lugar a lo que se conoce como “una historia de dos pandemias”.

    • En Asia, África y América Latina, donde las tasas de vacunación son bajas, las muertes por COVID-19 están alcanzando nuevos máximos.
    • Mientras tanto, en los países altamente vacunados, el aumento de las infecciones no se ha traducido, al menos por ahora, en un aumento de las tasas de hospitalización y mortalidad.

Asimismo, preocupa el hecho de que parte de las vacunas que se están produciendo actualmente sean menos eficaces debido a las nuevas variantes, o que su producción se destine a los grupos de bajo riesgo y a las vacunas de refuerzo.

La producción sigue estando muy centralizada: por lo que parece, alrededor del 75% de las vacunas de este año proceden de cinco Miembros de la OMC: China, India, Alemania, Estados Unidos y Francia. Y la transparencia en lo que respecta a los contratos de vacunas o los mercados de insumos es escasa, aunque el nuevo mercado COVAX debería ayudar a ajustar la demanda de insumos con la oferta.

La desigualdad en el acceso a las vacunas es una de las principales causas de que la economía mundial se esté recuperando de manera desigual, ya que las economías avanzadas y unas pocas más van a la cabeza, mientras el resto se queda a la zaga en un contexto de creciente pobreza, hambre y desempleo.

Parte de la razón de ser de la conferencia de hoy es comprender mejor lo que está ocurriendo en términos de producción de vacunas.

    • Nos gustaría que los fabricantes nos informaran de sus niveles de producción de vacunas actuales y previstos para 2021 y 2022, así como de los obstáculos con los que se han encontrado, y sus ideas para afrontarlos.
    • Me gustaría que fabricantes y asociados como la CFI y el Afreximbank explicaran qué inversiones destinadas a aumentar la capacidad de producción han realizado o recibido, o tienen previstas, en particular en los mercados emergentes y los países en desarrollo.
    • Nos gustaría que los encargados de gestionar los derechos de propiedad intelectual nos explicaran los factores que influyen en sus decisiones en materia de transferencia de tecnología y conocimientos técnicos, así como en qué casos en particular se deben conceder licencias de propiedad intelectual, y qué fomentaría la adopción de esas medidas.
    • Nos gustaría que los Ministros y los Miembros nos informaran de cómo se está llevando a cabo la distribución sobre el terreno y con qué problemas concretos se han encontrado.
    • Por último, nos gustaría escuchar las opiniones de todos ustedes sobre cómo podemos mejorar el acceso, la innovación y diversificar la base para la producción de vacunas.

Esta reunión está enmarcada dentro de la Regla de Chatham House, así que espero que todas sus intervenciones se basen en la sinceridad.

Desde la reunión de abril, hemos estado muy ocupados en la OMC.

En mayo, el Dr. Tedros y yo pedimos, junto con nuestros homólogos del FMI y el Banco Mundial, 50.000 millones de dólares EE.UU. en inversiones iniciales con el fin de aumentar la vacunación en todo el mundo, salvar vidas y dar un impulso de 9 billones de dólares EE.UU. a la economía mundial.

El mes pasado, celebramos en la OMC un simposio técnico sobre cadenas de suministro y transparencia en materia de reglamentación. La idea era comprender mejor los cuellos de botella que afectan a las cadenas de suministro y cómo ponerles solución, de modo que podamos ser más útiles en los esfuerzos que los fabricantes dedican a impulsar la producción de vacunas.

Hemos trabajado con la Organización Mundial de Aduanas, la OCDE, investigadores, empresas y otras partes interesadas para elaborar una lista no estática de los principales insumos de las vacunas, así como otra lista de cuestiones normativas y de reglamentación que afectan al comercio de esos insumos. Esperamos que este material les resulte de utilidad.

Habida cuenta de la complejidad que revisten los ingredientes y equipos de producción de las vacunas, que a menudo resultan demasiado específicos para incluirlos en las clasificaciones de productos normalizadas a nivel internacional que emplean los organismos aduaneros, estas listas deberían facilitar las labores de seguimiento y comparación de las corrientes comerciales, así como servir para orientar mejor las medidas de facilitación del comercio.

Esta labor parece indicar que de las cerca de 50 restricciones a la exportación relacionadas con la COVID-19 que siguen en vigor, aproximadamente 27 podrían afectar a algunos ingredientes y materiales de fabricación de vacunas. Otras 10 afectan a guantes, EPI y otros productos necesarios para la administración de vacunas.

Me gustaría dar las gracias a los que han participado en esta labor e instarles a todos ustedes a que examinen las listas, que figuran en nuestro sitio web, y a que nos comuniquen si hay que añadir o eliminar información.

En el frente de las negociaciones, como saben, hemos pasado a las negociaciones basadas en textos en cuanto a la propuesta de exención relativa al Acuerdo sobre los ADPIC. A este respecto, estamos avanzando con lentitud, ya que los Miembros están tratando de conciliar los diferentes puntos de vista y enfoques. Actualmente estamos trabajando arduamente para ver cómo podemos ayudar a los Miembros a salvar sus diferencias y hacer avanzar las negociaciones.

Los Miembros también han presentado ideas sobre un conjunto más amplio de preocupaciones en materia de salud, como las restricciones a la exportación, las reducciones arancelarias, la facilitación del comercio y el aumento de la producción y distribución de vacunas, además de cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual.

Uno de nuestros embajadores más respetados, el Embajador David Walker de Nueva Zelandia, ha sido nombrado por el Presidente del Consejo General como facilitador en la respuesta de la OMC a la COVID-19. El Sr. Walker se encarga de dirigir a los Miembros en un proceso que tiene por objeto reunir estos diferentes elementos en un único marco antes de nuestra Duodécima Conferencia Ministerial, a fin de que los Ministros puedan aprobar una declaración o decisión ministerial sobre estas cuestiones, no solo en lo que respecta a nuestra respuesta a esta pandemia, sino también con vistas a prepararnos para la siguiente.

Espero que los debates de hoy ayuden a fundamentar el trabajo que realizan los Miembros en relación con la respuesta de la OMC a las pandemias, de modo que la próxima vez no sea necesario celebrar reuniones de este tipo.

Muchas gracias y les deseo a todos una fructífera tarde.

 

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.