DISCURSOS — DG NGOZI OKONJO-IWEALA

Más información

  

Embajador Makaila, Embajador Li,
Excelencias,
señoras y señores:

Es para mí un placer estar con ustedes esta tarde y verlos en persona.  El grupo que conforman los países menos adelantados (PMA) es muy especial para mí, ya que a lo largo de mi carrera como economista del desarrollo he tenido el privilegio de trabajar con PMA en Asia, África y América Latina y el Caribe.  La mayoría de ustedes vienen de África, como yo, es decir que he vivido de primera mano los desafíos del desarrollo a que se enfrentan.

Sus intereses siguen siendo una prioridad importante para la OMC. Este Diálogo, actualmente en su cuarta edición, es un reflejo de ello. Iniciativas como esta contribuyen a forjar posiciones comunes sobre temas de interés para los PMA y sus asociados. Por lo tanto, deseo agradecer al Gobierno de China su constante apoyo y colaboración en nuestro empeño común por reforzar la participación de los PMA en el sistema multilateral de comercio.

El tema central del Diálogo de este año es la Duodécima Conferencia Ministerial (CM12), que vamos a celebrar próximamente, el cual resulta oportuno ya que el éxito de la CM12 — que sería ofrecer resultados concretos para los habitantes de los PMA y otros países — es fundamental para revitalizar la OMC y demostrar al mundo que seguimos en la brecha. La CM12 es una oportunidad que no podemos permitirnos dejar pasar.

La semana pasada enviamos, junto con el Presidente del Consejo General, Embajador Castillo, y el coanfitrión, Kazajstán, invitaciones a los ministros para que asistieran a la CM12 en persona. En vista de la situación causada por la COVID-19, nos hemos visto obligados a limitar a cuatro el número de asistentes por delegación. Por este motivo es aún más importante para nosotros avanzar en la labor técnica necesaria en Ginebra en las próximas semanas, para que estemos lo más cerca posible de alcanzar acuerdos antes de que los ministros se reúnan el 30 de noviembre.

Tenemos mucho que debatir esta tarde, pero quisiera centrar mis observaciones en tres temas: la recuperación de la pandemia, los resultados de la CM12 y algunas reflexiones más generales sobre la capacitación y el empoderamiento de los PMA para que se beneficien más del comercio mundial.

Antes de abordar estos temas, quisiera felicitarles por la reciente decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas de proclamar el 7 de octubre Día Mundial del Algodón. Esto tiene su origen en las medidas de sensibilización que adoptaron los PMA en la OMC sobre la importancia del algodón. A partir de ahora se conmemorará en todo el mundo.

Pasemos ahora a los tres temas que deseo abordar.

En primer lugar, la pandemia ha supuesto un duro golpe para la economía de los PMA, al frenar el progreso hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Este revés se ha producido en un momento en que muchos PMA estaban tomando importantes medidas para avanzar económicamente, lo que se ve reflejado en el hecho de que siete de los países que ustedes representan están en vías de abandonar la condición de PMA para 2026. Su progreso merece celebrarse como reflejo de su ardua labor y sus políticas orientadas al desarrollo.

Lamentablemente, la crisis económica causada por la pandemia ha hecho caer a más de 100 millones de personas en la extrema pobreza, en su mayor parte en PMA de Asia Meridional y África Subsahariana.

Los PMA, que en su conjunto albergan a casi mil millones de personas, vieron cómo el valor de las exportaciones de mercancías se redujo el año pasado en casi un 12%, frente a la contracción de más del 7% registrada para todo el mundo. Las exportaciones de servicios comerciales de los PMA disminuyeron un 35%, frente al descenso mundial del 21%, lo que da cuenta de la desproporción del turismo y los viajes con destino a los PMA.

La pandemia ha echado por tierra los avances logrados en el comercio mundial para los PMA durante 10 años: a finales de 2020, el valor de las exportaciones de bienes y servicios de los PMA era un 0,7% inferior al registrado en 2011.

Los PMA están teniendo problemas para mantener el 1% de participación en el comercio mundial que lograron hace un decenio — el año pasado se redujo al 0,91%.

Además de reducirse los ingresos correspondientes a las exportaciones, los PMA tienen menos poder fiscal y monetario que otros países para luchar contra los efectos económicos de la pandemia. 

Seguimos observando que se está produciendo una recuperación económica en forma de K, en la que los PMA y muchos países en desarrollo están quedando rezagados. Existen dos maneras de poner fin a estar bifurcación. La primera es la convergencia a la baja, en la medida en que las nuevas variantes del virus empiezan a afectar al crecimiento incluso en países que parecían encontrarse en vías de recuperación. De hecho, lamentablemente, estamos comenzando a ver indicios de ello con la variante delta. La segunda es la convergencia al alza, garantizando un acceso rápido y universal a las vacunas contra la COVID-19. Los economistas del FMI han calculado que la vacunación del 40% de la población en todos los países para finales de este año, y de al menos el 60% para el primer semestre de 2022, aportaría 9 billones de dólares EE.UU. a la economía mundial para 2025.

Pero muchos PMA, en particular en África, todavía no han vacunado ni al 1% de su población, cuando las tasas de vacunación en los países desarrollados se sitúan en el 57%.

Dado que el comercio es esencial para la producción y distribución de las vacunas, la OMC tiene una importante función que desempeñar en los esfuerzos por aumentar la oferta de vacunas.

Me complace que el Embajador Walker dirija el debate sobre lo que podríamos hacer a nivel multilateral. Podemos ayudar a poner fin a esta crisis y preparar a todos los Miembros de la OMC a afrontar mejor futuras crisis reduciendo las restricciones a la exportación, facilitando el comercio, haciendo frente a las obstrucciones en la cadena de suministro y encontrando soluciones pragmáticas en materia de propiedad intelectual.

Como ya sabrán, la Secretaría ha estado vigilando medidas comerciales relacionadas con la COVID y realizando excelentes análisis del comercio de insumos para la fabricación de vacunas. Junto con mis homólogos de la OMS, el FMI y el Banco Mundial, hemos estado colaborando con fabricantes de vacunas para aumentar la producción, entre otras cosas mediante nuevas inversiones en los mercados emergentes y los países en desarrollo, y asegurar un acceso equitativo a las vacunas para todos. Nuestro grupo de trabajo conjunto tiene un sitio web con información sobre las vacunas y novedades: COVID19taskforce.com.

Con respecto al segundo tema en el que deseo centrar la atención, la obtención de resultados en la CM12 permitirá reforzar el sistema multilateral de comercio y ayudará a los PMA y otros países a recurrir al comercio para impulsar su recuperación económica.

Este Diálogo ayudará a comprender en qué situación nos encontramos en esferas clave de nuestra labor y cuáles podrían ser nuestros puntos de encuentro. Por lo tanto, me complace enormemente que comience con una sesión dedicada a la CM12 en la que los debates estarán dirigidos por el Presidente del Consejo General, el Embajador Dacio Castillo.

Además de la iniciativa relativa al comercio y la salud, o respuesta a la pandemia, como lo hemos denominado, debemos concluir un acuerdo creíble sobre las subvenciones a la pesca perjudiciales, lograr resultados razonables en materia de agricultura y trabajar arduamente para lograr resultados en favor del desarrollo en la CM12. Claro está, el trato especial y particular para los PMA debe formar parte integrante de todos estos debates. Llevamos lidiando con algunos de estos temas más de 20 años. Se lo debemos a las personas para las que trabajamos para lograr resultados. También es fundamental para revitalizar la OMC y comenzar a reinstaurar la confianza entre los Miembros.

Con respecto a los debates sobre la pesca, recordemos que no se trata únicamente de la pesca en sí, sino de los medios de subsistencia de las personas. Los ministros nos dieron un impulso político en julio. El Embajador Wills, que nos acompaña esta tarde, ha redoblado esfuerzos y puede facilitarles información actualizada sobre los avances logrados esta semana. Debemos hacer todo lo posible en las próximas semanas para llegar a la meta. La OMC no puede seguir incumpliendo el plazo para lograr el ODS 14.6.

Por otra parte, los Miembros han trabajado activamente en torno a la agricultura tras la pausa estival. También me complace comprobar que la Embajadora Peralta está aquí con nosotros hoy. Ha publicado un texto bajo su propia responsabilidad, que ahora los Miembros están examinando. Las cuestiones que giran en torno a la agricultura no son fáciles de conciliar. Por eso les insto a trabajar estrechamente con la Embajadora Peralta y procurar lograr resultados en la CM12, teniendo presente que hay posibilidades de que los trabajos prosigan después de la Conferencia Ministerial.

En cuanto al trato especial y diferenciado, no deberíamos permitir que las constantes divergencias de opinión perjudiquen el posible apoyo a las aspiraciones de desarrollo de nuestros Miembros más débiles.

He insistido en la necesidad de contar con un paquete PMA en la CM12.  Soy consciente de que el abandono de la condición de PMA es una cuestión prioritaria para el Grupo. Los Miembros en general comprenden bien las dificultades a que pueden hacer frente los países que pierden su condición de PMA. El principal problema parece radicar en el período de transición respecto de las medidas de apoyo destinadas a ayudar a los países que pierden su condición de PMA, bajo los auspicios de la OMC. Insto a los PMA a ponerse en contacto con los Miembros para que procuren encontrar marcos de transición y opciones viables.

Además, algunos grupos de Miembros, incluidos determinados PMA, están avanzando en cuestiones de su interés como la facilitación de las inversiones, la reglamentación nacional de los servicios, el comercio electrónico y diversas cuestiones relativas a la sostenibilidad.

Para obtener resultados, debemos demostrar que somos realistas, pragmáticos y flexibles.

Esto me lleva al tercer tema que deseo abordar: la integración más plena de los PMA al comercio mundial y a las cadenas de suministro mundiales.

En lo que respecta a las políticas, se ha avanzado mucho a lo largo de los años. Hoy en día, los PMA tienen acceso preferencial a los mercados de interlocutores comerciales clave, tanto desarrollados como en desarrollo, y se les aplican mejores prescripciones sobre normas de origen. Los servicios y proveedores de servicios de PMA también están progresando, en cierta medida. Recientemente, los Miembros de la OMC prorrogaron el período de transición para que los PMA pudieran aplicar plenamente el Acuerdo sobre los ADPIC.

Sin embargo, en el terreno, la calidad de la integración de los PMA al comercio mundial deja mucho que desear. Desde la creación de la OMC, la mayoría de los PMA siguen siendo exportadores de productos básicos. Solo unos pocos se han aventurado a introducirse en el sector manufacturero, y además en el extremo inferior de la cadena de valor.

Pero hay motivos para la esperanza. Las principales empresas en las cadenas de valor mundiales están trasladando sus actividades a lugares nuevos por varias razones: reducir los costos de producción, diversificar los riesgos y acercarse a los clientes. Observamos más actividad en PMA como la República Democrática Popular Lao, Camboya, Bangladesh y Etiopía. Me gusta concebirlo como una “reglobalización” — y necesitamos más de eso. Necesitamos que abarque a más países de África en particular, para que las partes del mundo que hasta ahora estaban escasamente integradas se integren al sistema multilateral de comercio y a la división mundial del trabajo.

Podemos y debemos hacer más para apoyar a los PMA. Debemos reflexionar sobre las maneras en que podemos lograr que el comercio y el sistema de comercio sean un instrumento mejor para su inclusión. Debemos examinar las necesidades cambiantes de los PMA y la mejor manera de ayudarlos en los años venideros, hasta 2030 y más adelante. Se podría lograr aplicando mejor las decisiones vigentes o mejorando la elaboración de una arquitectura para la creación de capacidad relacionada con el comercio y el apoyo en el ámbito de la oferta. O también podrían combinarse ambas opciones. Como hemos visto, las decisiones que se tomen en la CM12 en relación con los PMA pueden suponer un valioso paso en la dirección correcta.

Más allá de la CM12, la comunidad internacional está elaborando una nueva agenda de acción mundial para los PMA que probablemente se adopte el próximo mes de enero en el marco de la Quinta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados. Recibí al Secretario General Adjunto Sr. Courtenay Rattray. El comercio es uno de los principales puntos de la agenda. Debemos trabajar estrechamente con el Sr. Rattray y su equipo para asegurarnos de que las cuestiones que planteamos en relación con los PMA se comprendan debidamente y estén bien representadas. Permitir a los PMA ser más resilientes e integrarse mejor a la economía mundial es fundamental para alcanzar los objetivos de desarrollo internacionales y crear un sistema de comercio adaptado al siglo XXI.

Así pues, los animo a que saquen el máximo partido a este diálogo.

Espero que sus deliberaciones contribuyan positivamente a lograr resultados cuando los ministros se reúnan en noviembre.

Aguardo con interés tener noticias de ustedes en nuestra próxima reunión informal del CNC, el 30 de septiembre. De hecho, la actividad que nos ocupa ha sido un factor clave en mi decisión de reprogramar la reunión del CNC para finales de mes. En esa reunión, espero recibir su opinión sobre lo que debería hacerse — y lo que ustedes están dispuestos a hacer — para que la CM12 sea un éxito.

Les deseo un diálogo muy productivo.

Muchas gracias.

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.