WTO NOTICIAS: DISCURSOS — DG PASCAL LAMY

> Vigilancia por la OMC de las medidas comerciales de todos los Miembros y observadores de la OMC
> Cuadros del Anexo

MÁS INFORMACIÓN:
> Discursos: Pascal Lamy

  

Muchas gracias, Embajador Matus, por darme la oportunidad de decir unas pocas palabras a modo de introducción en esta reunión.  Como usted acaba de decir, mi informe sobre la vigilancia del comercio presentado al Órgano de Examen de las Políticas Comerciales se distribuyó a todas las delegaciones el 9 de junio.  Este informe, que presenta un cuadro completo de las últimas novedades en el campo de la política comercial, tiene por fin aumentar la transparencia y proporcionar a todos ustedes una visión general de las principales tendencias de las medidas comerciales.

Quiero agradecer a todas 1as delegaciones que siguen participando activamente en las actividades de la OMC de vigilancia del comercio suministrando a tiempo la información que se necesita (27 delegaciones presentaron información) y asegurando después la verificación de las medidas sobre las que se informa (58 delegaciones respondieron a nuestra solicitud de que verificaran la información).  Una vez más, su contribución nos ha ayudado a aumentar la exactitud de los datos contenidos en el informe, a pesar de que, por diversos motivos, parte de la información quedó sin verificar.  Quiero alentar a todas las delegaciones a participar más directamente en este proceso, que tiene importancia sistémica para el sistema multilateral de comercio.

Permítanme ahora que comparta con ustedes mis opiniones sobre las últimas novedades acerca de las políticas comerciales, en particular en lo referente a las tendencias de las medidas comerciales, según lo que se desprende del informe sobre la vigilancia.

El primer punto que quiero hacer resaltar es la indicación alentadora de que el crecimiento económico está volviendo a la mayoría de los países.  Sin embargo, no debemos pasar por alto que la recuperación mundial todavía es despareja y frágil, y que el desempleo en algunos países es muy alto y, por ello, inaceptable.  Aunque los países en desarrollo han obtenido resultados relativamente buenos últimamente, el aumento de la producción en los países desarrollados sigue siendo algo inferior al promedio.  La recuperación económica no ha sido suficientemente fuerte hasta ahora para repercutir en medida significativa en los elevados niveles de desempleo.  Además, persisten muchas incertidumbres que continúan planteando un desafío serio para la economía mundial y el sistema multilateral de comercio.

Por otro lado, más recientemente han aparecido nuevos riesgos que exigen prudencia y respuestas colectivas, en particular en los ámbitos de los desequilibrios macroeconómicos, las fluctuaciones de los precios de los productos básicos, los problemas de la deuda soberana y las tensiones geopolíticas.

En 2010 el comercio mundial se reactivó en forma decisiva luego de su peor declinación en muchas décadas y se está estabilizando en su tendencia a largo plazo.  Los datos más actualizados que tenemos muestran que el volumen de las exportaciones mundiales de mercancías aumentó en 14,5 por ciento el año pasado y que, según lo que se puede prever, volverá a aumentar un 6,5 por ciento este año.  Estas cifras muestran cómo el comercio ha ayudado al mundo a evitar la recesión en 2010 y qué contribución está haciendo a la recuperación económica.  El aumento notable de las corrientes comerciales fue posible porque los mercados siguieron estando en general abiertos, a pesar de la gravedad de la crisis mundial.  La OMC demostró su valor como medio de prevención del resurgimiento del proteccionismo en épocas muy difíciles.

Son muchos los factores que explican por qué los temores por el proteccionismo comercial no se concretaron a pesar de la gravedad de la crisis mundial, y uno de ellos es la existencia del sistema multilateral de comercio.  Sin embargo, en vista de las circunstancias actuales, debemos mantenernos vigilantes para tener la seguridad de que nuestro sistema comercial sigue siendo útil para todos los Miembros como póliza de seguro contra las tendencias proteccionistas, en particular durante estos momentos difíciles.  Los Miembros deben seguir oponiendo resistencia a las presiones proteccionistas y trabajar para abrir los mercados y no para cerrarlos.

La última vez que hice uso de la palabra en este Órgano en diciembre del año pasado, dije que era tranquilizador ver que los gobiernos en su mayor parte habían seguido oponiéndose a las presiones proteccionistas y habían actuado con moderación respecto de la imposición de nuevas restricciones comerciales durante 2010.  Ahora, las noticias no son tan buenas.  La vigilancia de las medidas comerciales indica que las restricciones al comercio de los últimos seis meses han sido levemente más pronunciadas que en períodos anteriores.  Es paradójico que, mientras que el proteccionismo estuvo en general bien contenido durante el pico de la crisis, la firmeza colectiva y el coraje político para resistirse al proteccionismo pueden estar ahora sometidos a tensión, precisamente cuando el sentir general es que estamos saliendo de la crisis.

Algunos tipos de restricciones comerciales están más generalizados;  en particular, el informe sobre la vigilancia del comercio da cuenta de un mayor número de casos de aumentos de los aranceles sobre las importaciones y más licencias de importación no automáticas y nuevas restricciones a las exportaciones.  En vista de estas novedades, es importante intensificar la vigilancia para impedir que la situación empeore.  Existe el riesgo de que las restricciones comerciales de uno den por resultado la adopción de restricciones comerciales iguales por parte de los otros. 

Una observación notable en la vigilancia del comercio durante los últimos seis meses ha sido la confirmación de una tendencia creciente en el uso de las restricciones a la exportación.  Las medidas han afectado sobre todo a algunos productos alimenticios y materias primas y minerales, cuyos precios internacionales han venido aumentando.

Quizás porque las disciplinas de la OMC son más débiles respecto de las exportaciones que de las importaciones, las restricciones a la exportación no han sido un tema habitual o significativo para la gestión del sistema de comercio en el pasado, pero encierran la posibilidad de crear obstáculos serios al comercio en nuestra economía mundial cada vez más integrada.  Existe el peligro de que, ante la falta de disciplinas multilaterales más claras, los gobiernos se sientan tentados a usar las restricciones a las exportaciones para modificar en su beneficio el precio relativo de sus exportaciones o aumentar la producción de sus industrias nacionales a expensas de la producción extranjera.

Sin embargo, el incremento de las restricciones no se observa en todos los campos.  Por ejemplo, el número de casos de iniciación de nuevas investigaciones sobre medidas comerciales correctivas ha disminuido, al contrario de lo que se había predicho y de lo que era previsible a la luz de los datos disponibles correspondientes a crisis económicas anteriores.  Esta tendencia declinante se ha confirmado durante los últimos seis meses. 

Además, en la esfera del comercio de servicios, los países están manteniendo el impulso general de sus políticas sobre el comercio de servicios y los niveles de apertura de los mercados.

En cuanto a las medidas oficiales de ayuda, el informe permite ver que la introducción de nuevos programas de estímulo económico relacionados con la crisis es menos pronunciada que en el pasado.  Las medidas sobre las que se informa corresponden principalmente a la prórroga de programas puestos en marcha en períodos anteriores.  Sin embargo, tenemos presente que esta situación también puede reflejar la dificultad para obtener información pertinente.  En este sentido, como ustedes saben, el Órgano de Examen de las Políticas Comerciales celebrará el 1º de julio un simposio sobre la crisis financiera y económica y el papel de la OMC, en el que las delegaciones tendrán la oportunidad de examinar cómo la OMC puede resolver esta cuestión.  En esa ocasión, también podremos escuchar las opiniones de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y del Fondo Monetario Internacional.

En conclusión, es importante reconocer que se necesita una mayor vigilancia por parte de todos los Miembros de la OMC.  No desaparecen las presiones proteccionistas, que son generadas por los niveles altos de desempleo muy difíciles de reducir en muchos países, por los desequilibrios mundiales persistentes y por las preocupaciones macroeconómicas.

En estas circunstancias difíciles, la OMC debe seguir actuando como catalizador de la confianza multilateral y la cooperación mundial.  El sistema multilateral de comercio tuvo éxito en su resistencia a las presiones proteccionistas intensas de la reciente recesión mundial.  Es fundamental preservar y fortalecer este sistema para poder hacer frente a futuras crisis.

No hay duda de que la vigilancia regular de las medidas comerciales ha contribuido mucho a aumentar la transparencia del sistema multilateral de comercio.  Es también un complemento muy valioso de los exámenes de las políticas comerciales de los distintos países que hace este Órgano. 

La experiencia positiva que, según me parece, todas las delegaciones estiman que hemos adquirido con esta labor de vigilancia me permite sugerir a los Miembros que consideren cómo podríamos presentar esta actividad a los Ministros en diciembre y pedirles su orientación para que indiquen si creen que se debe fortalecer y organizar sobre una base institucional más permanente.  Tendremos otra oportunidad de considerar esta cuestión también el 1º de julio, cuando participemos en el simposio del Órgano de Examen de las Políticas Comerciales sobre los efectos para el comercio de las medidas adoptadas en el contexto de la crisis mundial.

Con esto termino mis palabras de introducción a esta reunión.  Tengo sumo interés en escuchar las opiniones y evaluaciones de las delegaciones sobre las principales tendencias recientes de las políticas comerciales.     

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.