WTO NOTICIAS: DISCURSOS — DG PASCAL LAMY

‘Asian Century’ means shared prosperity, responsibility and multilateral agreements, Lamy tells conference

Asia ha disfrutado de una gran expansión del comercio proporcional a su magnitud económica, participa cada vez más en las cadenas de valor mundiales y ha recurrido a los acuerdos de libre comercio para llevar adelante su programa de comercio. En una conferencia celebrada el 11 de marzo de 2013 sobre el “Futuro del sistema mundial de comercio: Perspectivas asiáticas”, el Director General Pascal Lamy dijo que había llegado el momento de “multilateralizar” esos acuerdos.

La conferencia fue organizada por el Instituto del Banco Asiático de Desarrollo (ADBI) y el Centro de Comercio e Integración Económica (CTEI) del Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo en Ginebra, en colaboración con la Organización Mundial del Comercio. El Director General dijo lo siguiente:


MÁS INFORMACIÓN:
> Discursos: Pascal Lamy

  

Señoras y señores:

Me complace estar aquí con ustedes esta mañana para reflexionar sobre el futuro del sistema mundial de comercio desde una perspectiva asiática.

 

El siglo de Asia

En primer lugar, doy las gracias a Kawai-san y su equipo de colaboradores del Instituto del Banco Asiático de Desarrollo por sugerir el tema para la conferencia; se trata, en mi opinión, de un tema de interés actual que se plantea “en el momento oportuno” y “en el lugar oportuno”.

Digo en el momento oportuno porque los Miembros de la OMC se están preparando para la próxima Conferencia Ministerial, que se celebrará en diciembre en Bali (Indonesia). Asia es una región cuya participación en la producción mundial se prevé que aumentará y representará más de la mitad de dicha producción para mediados del siglo XXI. Por ello, hay quienes se refieren al siglo XXI como el siglo de Asia.

Y es también el lugar oportuno, en el corazón mismo de la comunidad comercial mundial, ya que el comercio ha desempeñado una función fundamental en la transformación de las economías asiáticas en la historia reciente.

Asia es un continente vasto y muy heterogéneo (desde un punto de vista físico, cultural, lingüístico, político y económico). Entre las economías de la región se cuentan algunas de las más competitivas y avanzadas del mundo, así como grandes economías emergentes que están convirtiéndose rápidamente en importantes protagonistas a nivel mundial. Al mismo tiempo, estas economías coexisten con muchas economías pequeñas, más pobres y vulnerables, incluidas las de los Estados sin litoral o insulares. A pesar de esa diversidad, en la actualidad Asia está dedicada a la consecución de un objetivo común primordial:  un desarrollo económico y social rápido.

Las consecuencias del crecimiento de esta región han sido espectaculares: cientos de millones de personas han salido de la pobreza extrema. Pero Asia también se enfrenta a importantes desafíos, entre los que figuran las crecientes desigualdades dentro de los países, el riesgo de caer en la “trampa del ingreso medio”, la competencia por recursos naturales finitos, las disparidades existentes entre países y subregiones, el calentamiento global y el cambio climático, para mencionar sólo algunos de ellos. Además, Asia sigue albergando a casi la mitad de la población pobre del mundo.

Asia es el vivo ejemplo de la manera en que el comercio puede contribuir al desarrollo económico. La participación del comercio en el PIB de Asia se ha cuadruplicado con creces: del 13% en 1960 al 70% en 2007. Según un estudio del Banco Asiático de Desarrollo, para 2050 Asia podría tener más de la mitad del PIB, el comercio y la inversión mundiales, y disfrutar de una prosperidad general gracias a ingresos per cápita que se sextuplicarán hasta alcanzar el promedio mundial y situarse a un nivel similar al de los ingresos per cápita de los países europeos en la actualidad.

Sin embargo, el siglo de Asia no concierne sólo a Asia. Es un siglo de prosperidad compartida: Asia debe asumir la parte que le corresponde, así como responsabilidades acordes con su influencia económica en la economía mundial.

 

El desarrollo de las cadenas de suministro como base de la integración asiática

Un elemento fundamental de la prosperidad de Asia ha sido la integración (tanto regional como mundial). Empezaré por la integración regional.

El rápido crecimiento económico de Asia se debe en buena medida al desarrollo de las cadenas de suministro y redes de producción, por lo que a menudo se dice que “Asia es la fábrica del mundo”. En un estudio conjunto elaborado en 2011 por la OMC y la Organización Japonesa para el Fomento del Comercio Exterior (IDE-JETRO) se hacía hincapié en el grado de complementariedad entre las industrias asiáticas, que es tanto la causa como la consecuencia de la creciente interdependencia económica de los países. Este hecho se refleja en el incremento de la proporción del comercio intrarregional, en el comercio de mercancías de Asia que pasó de un 20% en 1960 a más de un 50% en 2011.

Este éxito se debe en medida considerable al papel que cumplen los servicios, incluidos los del transporte, las comunicaciones y otros servicios prestados a las empresas, que se han convertido en componentes esenciales del funcionamiento de las cadenas de suministro. Lo mismo puede decirse de los aranceles relativamente bajos que se aplican a los productos industriales y de la escasa progresividad de las estructuras arancelarias. La IED también ha desempeñado un papel fundamental en la expansión del comercio de bienes intermedios en Asia.

Hoy en día, casi el 60% del volumen del comercio mundial de mercancías corresponde al comercio de componentes. En Asia, esa proporción está más cerca de los dos tercios. El período de crecimiento del comercio intrarregional ha reflejado el aumento de la participación de Asia en el comercio mundial de mercancías, que ha pasado de un 13% en 1960 a más del 30% en 2011. Dicho de otro modo: la integración comercial regional ha sido la columna vertebral de la expansión de las redes de Asia en las cadenas de suministro mundiales.

Actualmente se debate la relación de causalidad entre el aumento de las cadenas de suministro y el número de acuerdos de libre comercio (ALC) en Asia. Puesto que el desarrollo de las cadenas de suministro y las redes de producción en Asia ha sido impulsado por las empresas, el principal motor de la integración regional a través de estos ALC es la reducción de los costos del comercio, por ejemplo mediante el aumento de la cantidad y calidad de las infraestructuras, la calidad de los servicios logísticos, la calidad de las instituciones y la competitividad de la economía. Como por lo general los aranceles ya no constituyen un obstáculo importante, estos acuerdos se han centrado cada vez más en medidas no arancelarias de facilitación del comercio, tanto en las fronteras como dentro de ellas.

 

Los argumentos en favor de la multilateralización

¿A qué se debe la proliferación de los acuerdos de libre comercio en Asia? Como esa proliferación ha coincidido con el período durante el cual se han experimentado dificultades para dar término a las negociaciones del Programa de Doha para el Desarrollo de la OMC, hay quienes la atribuyen al desencanto con las negociaciones comerciales multilaterales que, desde luego, no guardan relación con la OMC como institución. Para algunos, los asiáticos están actuando como de costumbre, utilizando los ALC como medio de seguir adelante con su programa comercial.

No me detendré en las ventajas y los inconvenientes del enfoque bilateral en comparación con el multilateral, pero sí quiero abordar una de las características principales del comercio en el siglo XXI: a medida que disminuyen los aranceles, los obstáculos no arancelarios se convierten en un elemento crucial. Las diferencias en materia de normas, reglamentos técnicos, procedimientos de certificación, reglamentación de los servicios, normas cautelares y otros muchos aspectos pueden tener repercusiones muy importantes en la capacidad de las empresas para comerciar.

En mi opinión, es necesario encontrar la forma de multilateralizar gradualmente los ALC. Los recientes esfuerzos encaminados a fusionar los ALC intrarregionales en un acuerdo regional más amplio - la Asociación Económica Amplia Regional (RCEP) de la ASEAN+6 - podrían constituir un paso en esa dirección. Pero, aunque se trata de un paso positivo para desenredar la madeja de los acuerdos asiáticos, es importante que esa clase de esfuerzos de fusión no culminen en un acuerdo basado en el mínimo común denominador o en un acuerdo cerrado, sino que conduzcan, a la postre, a la multilateralización.

Los argumentos en pro de la multilateralización son especialmente pertinentes en Asia. En primer lugar, el concepto de “regionalismo abierto” tuvo su origen en el contexto del APEC en 1996, como una opción para conceder las ventajas de los ALC de la ASEAN a países no miembros sobre una base no discriminatoria. Aunque el concepto no fue adoptado formalmente, los miembros originales han aplicado el multilateralismo en sus acuerdos no sólo en el marco del APEC, sino también, sobre una base NMF, en relación con diversos productos.

En segundo lugar, la mayoría de los ALC asiáticos, incluso los concluidos por los miembros de la RCEP, son acuerdos bilaterales interregionales concertados con otras regiones del mundo, especialmente del otro lado del Océano Pacífico y Europa, que incorporan foros interregionales como el APEC y la ASEM. La multilateralización tiene sentido, especialmente a la luz de los recientes anuncios sobre el inicio de las negociaciones de otros acuerdos, como el acuerdo entre los Estados Unidos y la Unión Europea o el acuerdo entre el Japón y la Unión Europea, así como de la ampliación del número de participantes en las negociaciones en curso del Acuerdo de Asociación Transpacífico, todo lo cual es indicio de la misma tendencia.

En tercer lugar, es importante que recordemos que la liberalización unilateral es una forma de multilateralización muy difundida en el marco de las reformas internas. De hecho, un 65% de la liberalización comercial que tuvo lugar entre 1983 y 2003 consistió en medidas unilaterales. Esa clase de apertura genera confianza, transparencia y previsibilidad, elementos indispensables para el funcionamiento sin tropiezos de las cadenas de suministro.

Dado el enorme interés económico y sistémico que tiene en el mantenimiento de un sistema de comercio abierto que funcione debidamente, Asia debe contribuir activamente a fortalecer el sistema mundial de comercio reencauzando su capacidad de negociación hacia esta organización y asegurando una mayor coherencia y sinergia en sus esfuerzos de apertura comercial a nivel regional y mundial.

 

¿Puede la OMC ayudar a intensificar la integración regional en Asia?

¿Puede la OMC hacer algo para facilitar los esfuerzos de integración de los países asiáticos? La respuesta es: claro que sí. Aunque la conectividad regional en Asia ha aumentado, aún quedan cosas por hacer en el campo de la conectividad de las infraestructuras, incluidos el transporte, los servicios logísticos y las aduanas.

Creo que la conclusión de las negociaciones sobre la facilitación del comercio en la OMC puede ayudar a promover los esfuerzos de integración de Asia reduciendo a la mitad los costos logísticos y de otra índole vinculados a los procedimientos en la frontera y aduaneros.

Creo también que la OMC puede asociarse con el Banco Asiático de Desarrollo para lograr que la ayuda para el comercio contribuya a crear capacidad comercial en los países asiáticos pobres, en particular en lo que respecta a aplicar un acuerdo de la OMC sobre la facilitación del comercio o asegurar la disponibilidad y asequibilidad de la financiación destinada al comercio.

Por último, cabe señalar que Asia ha ocupado un lugar primordial en el modelo de comercio y desarrollo que ha inspirado a muchos países de todo el mundo. Espero, pues, que la región siga siendo una fuente de inspiración para la comunidad comercial en las décadas venideras, y confío en que en los debates de los dos próximos días Asia aportará nuevas perspectivas, ideas y propuestas a fin de contribuir a configurar el futuro del sistema mundial de comercio.

Muchas gracias.

 

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.