WTO NOTICIAS: DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO

Observaciones del Director General Azevêdo


MÁS INFORMACIÓN:
Discursos: Roberto Azevêdo

  

Excelencias,
Señoras y señores,

Buenos días.

Es un gran placer para mí reunirme hoy con ustedes aquí en el Senegal con ocasión del Foro de los Puertos Africanos. ¡Me complace estar otra vez aquí! Les doy las gracias por su amable invitación a hablar hoy ante ustedes, y agradezco al Senegal su incomparable hospitalidad.

Este acto es una iniciativa muy importante para la comunidad comercial africana.

A menudo se describe África como la nueva frontera de crecimiento. Y pienso que, pese al descenso de los precios de los productos básicos, hay muchas razones para el optimismo.

En el África Subsahariana se prevé un repunte del crecimiento en los próximos años. Calculamos que la tasa se situará en un 3,7% en 2018.

África tiene una población muy joven y una base de consumidores cada vez más amplia. Según las estimaciones, en 2034 el continente tendrá una población activa más numerosa que la de China o la India.

África está en auge. Pero para que el continente desarrolle plenamente su potencial, debemos avanzar en todas las esferas.

Para eso es necesario abordar problemas tales como la pobreza y la desigualdad. Es preciso también poner fin a la dependencia de los productos básicos.

Hay que encontrar asimismo maneras de fortalecer las infraestructuras, tanto inmateriales como materiales. Debe contarse con redes físicas, y estas deben sustentarse en instituciones y procesos apropiados y eficaces.

Huelga decir que la competitividad de los puertos africanos será un factor esencial.

Los puertos son un elemento central del sistema de comercio africano. Alrededor del 90% del comercio que se realiza en el continente es marítimo.

Los puertos también son muy importantes por los ingresos aduaneros que recaudan. En algunos países africanos, estos representan cerca del 40% de los ingresos públicos.

Está claro, pues, que seguir fortaleciendo los puertos africanos será esencial para la continuación del desarrollo económico.

Y es mucho lo que queda por hacer.

Los costos del comercio derivados del envío de mercancías desde los puertos africanos son relativamente elevados.

Tomemos, por ejemplo, la gestión de los contenedores.

En los países emergentes, la expedición de contenedores al extranjero requiere aproximadamente una semana. En los puertos africanos, el tiempo de espera medio se acerca más a las tres semanas.

Los elevados costos del comercio también representan un problema para las importaciones y, por consiguiente, para toda la cadena de producción.

Algunos estudios ponen de manifiesto que los retrasos en los puertos africanos pueden aumentar hasta en un 10% los costos de las mercancías importadas. Los efectos pueden ser mayores que los de los aranceles.

Para que África pueda integrarse con éxito en el sistema mundial de comercio, es a todas luces necesario abordar estos problemas.

Considero positivo que las autoridades portuarias africanas ya hayan emprendido reformas para mejorar las infraestructuras y la competitividad de los puertos.

Cuando estuve aquí en el Senegal en febrero del año pasado, tuve ocasión de visitar el puerto de Dakar. Me impresionó lo que vi, así como las mejoras que se estaban realizando, en particular la modernización de los procedimientos aduaneros y la aplicación de un sistema de ventanilla única.

Pero esto no es más que un ejemplo de las muchas soluciones innovadoras que se están aplicando en los puertos de toda África. Este Foro será una excelente oportunidad para compartir experiencias e intercambiar información sobre mejores prácticas.

Este Foro es prueba de la voluntad de todos ustedes de hacer frente a los desafíos que tienen por delante. Es prueba asimismo de su determinación colectiva de velar por que los puertos africanos desempeñen un papel positivo en el crecimiento del continente.

Esta labor reviste especial importancia en el actual contexto económico.

Las perspectivas de crecimiento del comercio mundial son escasas, y las corrientes de inversión extranjera directa no han vuelto a alcanzar los niveles anteriores a la crisis financiera. La OMC prevé que en 2017 la tasa de crecimiento del comercio se sitúe entre el 1,8% y el 3,1%, lo que, en buena medida, se debe a los deslucidos resultados de la economía mundial.

Y, en esta situación tan frágil, son cada vez más numerosas las voces que abogan por la adopción de políticas aislacionistas.

Si bien esto suele ocurrir cuando el crecimiento mundial es lento, debemos hacer hincapié en que el proteccionismo no resolverá los problemas a los que nos enfrentamos, sino que los exacerbará.

Los obstáculos al comercio serán perjudiciales para el crecimiento económico en todo el mundo, incluso en África.

El comercio es indispensable para el crecimiento, el desarrollo y el empleo. Ha contribuido a sacar de la pobreza a 1.000 millones de personas, y es un elemento fundamental de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, entre otras diversas metas de gran importancia.

Por consiguiente, en lugar de erigir obstáculos al comercio, debemos procurar que funcione mejor.

Debemos velar por que el comercio brinde más oportunidades, a un mayor número de personas, en especial aquí en África.

El comercio intrarregional representa solo el 13% del comercio total del continente.

Está claro, pues, que hay margen de mejora y que es posible crear más oportunidades para más personas.

A mi juicio, la OMC puede seguir desempeñando a ese respecto un papel importante, y de diversas maneras, pero hoy solo mencionaré tres de ellas.

La primera consiste en proporcionar una plataforma para influir en el debate sobre el comercio.

Más de una cuarta parte de los Miembros de la OMC son países africanos, y hay otros siete países del continente en proceso de adhesión.

Hacía mucho tiempo que en la OMC no se veía un debate tan abierto y dinámico como el actual. Esta es una oportunidad para poner sobre el tapete los problemas y las prioridades económicas de África.

En segundo lugar, la OMC puede ayudar a los países africanos a mejorar su capacidad para comerciar.

Por ejemplo, a través de la iniciativa de Ayuda para el Comercio de la OMC, los países africanos reciben asistencia específica para mejorar su infraestructura comercial.

Entre 2006 y 2014, esta iniciativa desembolsó alrededor de 102.300 millones de dólares para los países africanos. ¡Los efectos sobre el terreno son reales!

Según algunos estudios, 1 dólar invertido en Ayuda para el Comercio genera casi 8 dólares de exportaciones de los países en desarrollo en general, y 20 dólares de exportaciones en el caso de los países más pobres.

En julio de este año celebraremos el Sexto Examen Global de la Ayuda para el Comercio en la sede de la OMC en Ginebra. Será una oportunidad para orientar la labor futura de la manera más útil para ustedes. Los animo, pues, a que participen todos en esas conversaciones, y cuento con su presencia en Ginebra.

En tercer lugar, la OMC puede introducir nuevas reformas en el sistema de comercio que ayuden a todos a participar y aprovechar al máximo las oportunidades que surjan.

En los últimos tres años hemos suscrito varios acuerdos comerciales nuevos que se han traducido en sustanciales beneficios económicos.

En 2013, los Miembros de la OMC suscribieron el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio (AFC), que es el acuerdo comercial mundial más importante de los dos últimos decenios.

Este Acuerdo tiene por objeto racionalizar, simplificar y normalizar los procedimientos aduaneros, para reducir así la duración y el costo del movimiento transfronterizo de mercancías. Contribuirá a mejorar la eficiencia de los puertos.

Ayudará a normalizar el acceso a la información — por ejemplo, los datos, las reglamentaciones, los documentos — de manera no discriminatoria y fácilmente accesible.

Fomentará la cooperación y el intercambio de información entre organismos en frontera, lo que contribuirá a promover la coherencia en materia de reglamentación.

Además, ayudará a las autoridades a facilitar y agilizar el levante y el despacho de las mercancías.

El Acuerdo permitirá agilizar los trámites burocráticos y mejorar la eficiencia, combatir la corrupción y promover la buena gobernanza, reduciendo así considerablemente los costos del comercio.

Según cálculos estimativos, la plena aplicación del Acuerdo podría reducir los costos del comercio en alrededor del 14,5% en promedio. Esto supondría para las exportaciones un impulso de hasta 1 billón de dólares anuales, y serían los países más pobres los que mayores beneficios obtendrían.

Además, la propia estructura del Acuerdo es innovadora.

Da a los países en desarrollo y los países menos adelantados flexibilidad para adaptar sus calendarios de aplicación a sus necesidades específicas, con arreglo a su nivel de desarrollo.

El Acuerdo sobre Facilitación del Comercio prevé asimismo la prestación de la asistencia técnica necesaria para ayudar a los países a aplicarlo.

A este respecto se ofrecen algunos programas de ayuda, en los que intervienen diversos Miembros donantes y diversos asociados. A fin de promover esta labor y facilitar la comunicación entre donantes y beneficiarios, establecimos el Mecanismo para el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio.

El Mecanismo, cuya finalidad es velar por que todo el mundo pueda acceder a los recursos y la información necesarios para llevar a cabo las reformas requeridas, ya está realizando una importante labor.

Para que todas estas ventajas se hagan realidad, es preciso ante todo que el Acuerdo entre en vigor. Estamos a punto de alcanzar el número necesario de ratificaciones para conseguirlo. Solo necesitamos una o dos más, y prevemos poder anunciarlas la semana próxima.

Deseo expresar mi agradecimiento a todos los Miembros que, como el Senegal, ya han ratificado este Acuerdo y nos han ayudado a llegar a este punto. Si su país todavía no lo ha ratificado, los insto a que animen a sus autoridades a hacerlo lo antes posible.

Naturalmente, la Secretaría de la OMC y el Mecanismo para el AFC están a su disposición para ayudarlos en todo lo necesario.

Este Acuerdo fue el primero de una serie de importantes avances para la Organización. En la estela del AFC se han alcanzado otros logros.

En 2015, los Miembros de la OMC acordaron la mayor reforma de los últimos 20 años del comercio mundial en la esfera de la agricultura: decidimos eliminar las subvenciones a la exportación de productos agropecuarios.

De hecho, este era un elemento del Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas “Hambre Cero”. ¡Y lo conseguimos solo tres meses después de que se aprobaran los objetivos en Nueva York!

Los Miembros también han acordado diversas medidas para ayudar a los más vulnerables a integrarse en el sistema de comercio y a desarrollar su capacidad para comerciar.

Además, un grupo de Miembros llegó a un acuerdo destinado a eliminar los aranceles que gravan una nueva generación de diversos productos de la tecnología de la información. El valor del comercio de esos productos asciende aproximadamente a 1,3 billones de dólares anuales, y es superior al valor del comercio mundial de automóviles.

Esta serie de acuerdos no tiene precedentes en la Organización.

El resultado es que la gente está comenzando a prestar atención. Estamos viendo un interés renovado en el quehacer de la Organización.

Los Miembros están debatiendo ahora sobre cómo avanzar en las cuestiones de Doha, en particular la agricultura, los servicios y las subvenciones a la pesca.

Además, algunos Miembros están debatiendo sobre otras cuestiones, como las siguientes:

  • la forma de ayudar a comerciar a las empresas más pequeñas;
  • las medidas necesarias en materia de inversión y facilitación de la inversión; y
  • la forma de aprovechar el comercio electrónico para apoyar la inclusión y ayudar a los pequeños proveedores. Los Miembros también están examinando la forma de mejorar la infraestructura de conectividad en los países en desarrollo.

Estas conversaciones todavía están en una etapa embrionaria, y dependerá de los Miembros el que prosperen o no.

Nuestra próxima Conferencia Ministerial, que se celebrará en Buenos Aires a finales de año, podría ser una oportunidad para avanzar.

Hay un firme deseo de que el desarrollo siga ocupando un lugar central en nuestra labor y de seguir avanzando sobre la base de los éxitos logrados.

Para concluir, diré, pues, que el año se presenta apasionante para la Organización.

Tenemos la oportunidad de adoptar nuevas medidas para aumentar la competitividad de África y su integración en el sistema mundial.

Espero con interés colaborar con ustedes para obtener resultados concretos en esta y otras esferas.

Muchas gracias. Les deseo un gran éxito en este Foro.

 

Servicio de noticias RSS

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.