DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO

Observaciones del Director General Azevêdo

Más información

  

Excelencias,
Señoras y señores:

Es un honor para mí reunirme hoy con ustedes.

“Un cinturón, una ruta” es un esfuerzo histórico, y quiero destacar el liderazgo que el Presidente Xi ha mostrado para hacer avanzar esta iniciativa.

El objetivo de “Un cinturón, una ruta” es promover el comercio y la conectividad, que como todos sabemos tienen un gran poder de transformación.

En China, por ejemplo, el comercio ha sido crucial para sacar a 800 millones de personas de la pobreza desde que comenzaron las reformas del mercado hace apenas cuatro décadas. Esto ha sido un logro enorme, basado en una mayor apertura económica y apoyado por la adhesión de ese país a la OMC en 2001.

El comercio ha demostrado ser uno de los mejores instrumentos que tenemos para combatir la pobreza y fomentar el desarrollo y, si queremos que siga impulsando plenamente la transformación económica, debemos contar con las estructuras adecuadas.

La infraestructura física es esencial.

Recientemente, preguntamos en una encuesta a los Miembros de la OMC cuáles eran los factores que originaban los costos comerciales más altos en la exportación de productos y servicios, y entre los más mencionados estaban la falta de infraestructuras adecuadas de transporte y de redes.

Los proyectos de “Un cinturón, una ruta” serán muy importantes para responder a esas necesidades.

Al mismo tiempo, sabemos que la infraestructura física debe estar apoyada por la infraestructura no física necesaria, es decir, las normas, reglamentaciones y procedimientos que pueden acelerar el flujo transfronterizo de productos y servicios de forma abierta y eficiente.

A este respecto, las normas comerciales de la OMC son esenciales. Y recientemente hemos llevado a cabo una nueva reforma de gran importancia para facilitar aún más los intercambios comerciales de productos.

El Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC entró en vigor en febrero de este año. Es el mayor acuerdo comercial mundial que se ha concluido este siglo. Gracias a él, se reducirá el tiempo necesario para que los productos crucen las fronteras y, por lo tanto, los costos comerciales disminuirán drásticamente.

Al reducir las demoras, la burocracia y las oportunidades de corrupción, la plena aplicación del Acuerdo podría hacer que los costos del comercio disminuyeran un 14,3%, en promedio, a nivel mundial. Estos efectos tendrían mayor repercusión que la eliminación de todos los aranceles de importación en el mundo.

Los países en desarrollo y menos adelantados serían los más beneficiados y, lo que es muy importante, esos países podrían obtener además asistencia técnica para aplicar las reformas necesarias.

Este Acuerdo muestra por qué el sistema multilateral de comercio tiene tal relevancia: gracias a él estas reformas se pueden aplicar en gran escala y beneficiar a los 164 Miembros de la OMC, lo que aumenta al máximo las oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Evidentemente hoy nos enfrentamos a muchas dificultades, como la ralentización del crecimiento económico y la amenaza de nuevos obstáculos al comercio. Sin embargo, en este contexto creo que la cooperación económica mundial en la esfera del comercio es más importante que nunca. Debemos trabajar con más empeño para que el comercio sea parte de la solución a los problemas que nos aquejan, y para que los beneficios del comercio tengan un alcance mayor y más amplio.

Eso significa que debemos seguir llevando a cabo nuevas reformas de las normas comerciales mundiales.

Sabemos que los Miembros de la OMC son capaces de obtener resultados. Además del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio, en los últimos años los Miembros también han convenido en ampliar el Acuerdo sobre Tecnología de la Información y en eliminar las subvenciones a la exportación de productos agropecuarios y han tomado otras importantes medidas.

La contribución de China fue crucial para alcanzar cada uno de esos Acuerdos, y le estamos muy agradecidos por ello.

Actualmente los Miembros están examinando qué otras medidas podrían tomarse.

A fin de año celebraremos nuestra Conferencia Ministerial en Buenos Aires, que podría ser una importante oportunidad para avanzar. Cuento con que China siga mostrando protagonismo en esas conversaciones, a fin de que continuemos reforzando la cooperación en la esfera de las cuestiones comerciales.

En mi opinión, esta es la manera de seguir mejorando la infraestructura física y no física en aras del crecimiento y el desarrollo a nivel mundial.

Muchas gracias.

Compartir


Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.