DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO

Más información

  

Observaciones del Director General Roberto Azevêdo

Señor Presidente, Embajador Juan Carlos González,
Excelencias,
Señoras y señores,

Buenos días. Me complace estar hoy aquí con ustedes.

Una ocasión como esta siempre es importante. Incluso en estos días de intensa actividad, en que finalizamos los preparativos para Buenos Aires, conviene que dediquemos un tiempo a examinar las principales novedades observadas en el entorno comercial internacional en el transcurso de los últimos 12 meses.

De hecho, se podría afirmar que, en el contexto actual, esta reunión es más importante si cabe, ya que la labor de los Ministros en la Argentina se inspirará en el debate de hoy.

La transparencia es esencial para todo lo que hacemos en la OMC. Es vital para velar por la previsibilidad y la estabilidad del sistema multilateral de comercio, como los Miembros reconocieron plenamente en la sexta evaluación del Mecanismo de Examen de las Políticas Comerciales (MEPC) llevada a cabo el año pasado.

Esta revista anual es un elemento central de nuestros esfuerzos en pro de la transparencia.

En el informe que tienen hoy ante ustedes se examinan las medidas relacionadas con el comercio aplicadas por todos los Miembros de la OMC en los últimos 12 meses, entre mediados de octubre de 2016 y mediados de octubre de 2017.

En este informe se describen a grandes rasgos varios hechos importantes relacionados con el comercio y se hace una evaluación general de las principales tendencias observadas a lo largo de ese período.

Contiene un examen exhaustivo de la situación de las notificaciones presentadas por los Miembros de la OMC.

Además, se analizan otras muy diversas novedades, entre ellas los exámenes de las políticas comerciales recientes, la puesta en aplicación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio, el Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI) ampliado y otras medidas.

En pocas palabras, la finalidad del informe es ofrecer una perspectiva horizontal, objetiva y fáctica de las novedades que se han producido en el panorama comercial.

Por lo tanto, es importante subrayar que ninguna de las medidas comerciales por países específicos recogidas en este informe se ha clasificado como proteccionista, ni como incompatible con las normas de la OMC, ilegítima, innecesaria o arbitraria.

Insisto: no se trata de emitir juicios, sino de realizar un ejercicio objetivo y basado en los hechos.

Antes de presentar las principales conclusiones del informe, expondré brevemente los antecedentes del proceso de elaboración de este documento.

Como en el pasado, la información contenida en este informe se basa en las aportaciones directas hechas por los Miembros y los observadores, así como en información obtenida de otras fuentes oficiales y públicas.

Doy las gracias a las delegaciones que participaron activamente en esa labor facilitando la información pertinente a su debido tiempo y permitiendo la verificación ulterior de las medidas comunicadas.

Han contribuido a esta revista 75 Miembros y 2 observadores. Como acaba de mencionar el Presidente, eso representa alrededor del 95% de las importaciones mundiales.

Por impresionante que sea esta cifra, la realidad es que todavía hay margen para mejorar la participación de los Miembros, pues más de la mitad no lo hicieron.

Animo encarecidamente a todos los Miembros a que participen en el futuro.

Naturalmente, la Secretaría sigue a disposición de los Miembros para ayudarlos a entender este ejercicio y facilitar su participación.

El contexto económico del informe de este año es, cuando menos, interesante.

Las corrientes comerciales internacionales han recobrado un fuerte impulso en los últimos 12 meses, tras la brusca desaceleración registrada en 2016. En septiembre corregimos al alza nuestra previsión relativa a la tasa de crecimiento del comercio de 2017, con motivo de una fuerte aceleración del comercio mundial en el primer semestre del año. La previsión inicial era del 2,4%, y ahora prevemos un crecimiento del 3,6%.

La mejora de las perspectivas comerciales es una buena noticia, pero siguen planeando grandes riesgos sobre la economía mundial, que muy bien podrían socavar cualquier recuperación del comercio.

De cara al futuro, debemos seguir trabajando con empeño para facilitar el comercio. Y, por supuesto, eso implica evitar recurrir a medidas que puedan obstaculizar y restringir las corrientes comerciales.

Pasaré ahora, pues, a las conclusiones fundamentales del informe.

En él se muestra que se adoptaron 108 nuevas medidas restrictivas del comercio durante el período objeto de examen. Eso equivale a un promedio de 9 medidas mensuales nuevas, lo que representa una acusada disminución en comparación con el promedio registrado en el período anterior, que fue de 15 nuevas medidas al mes.

Los Miembros pusieron en aplicación también 128 nuevas medidas de facilitación del comercio, lo que equivale a alrededor de 11 medidas de facilitación del comercio mensuales, cifra significativamente inferior a las 18 medidas mensuales registradas en promedio en el informe anterior.

No obstante, al examinar el valor estimado del comercio abarcado por estas medidas, nos encontramos una imagen muy distinta.

Desde esa perspectiva, el valor del comercio abarcado por las medidas de facilitación de las importaciones registradas en el período duplica, de hecho, el del abarcado por las medidas restrictivas de las importaciones.

Naturalmente, sabemos que ni el recuento numérico de las medidas ni el valor estimado del comercio abarcado indican de manera irrefutable su efecto real en el comercio. Sin embargo, los dos datos son indicadores útiles para ilustrar la tendencia general.

Además, me complace observar que la liberalización relacionada con la ampliación del Acuerdo sobre Tecnología de la Información de la OMC sigue ocupando un lugar destacado. El comercio abarcado por las medidas de facilitación de las importaciones relacionadas con el ATI alcanzó 385.000 millones de dólares aproximadamente durante el período objeto de examen.

El panorama, pues, resulta alentador, pero, por supuesto, podría ser mucho mejor. Y para seguir avanzando se requerirá un compromiso continuo. Insto a los Miembros a que redoblen sus esfuerzos para abstenerse de aplicar nuevas medidas restrictivas del comercio y para revocar las medidas existentes.

Permítanme ahora pronunciar unas palabras sobre las otras conclusiones del informe.

En lo que respecta a las medidas comerciales correctivas, durante el período objeto de examen se registró un ligero descenso de las investigaciones iniciadas y de las terminaciones de medidas en comparación con la revista anual anterior.

Sin embargo, pese al considerable número de medidas comerciales correctivas, el valor del comercio abarcado por estas medidas es relativamente pequeño.

Debo subrayar de nuevo, en particular por lo que se refiere a las medidas correctivas, que el informe no cuestiona la compatibilidad de las medidas enumeradas con las normas de la OMC, ni si son o no una respuesta legítima a las distorsiones del comercio introducidas por las partes exportadoras.

Hablemos ahora de las medidas de ayuda económica de carácter general y las subvenciones ...

Estas cuestiones no se han tratado a fondo en esta revista anual, debido al escaso nivel de respuesta a la petición de información. Seguimos teniendo serias dificultades para obtener de los Miembros información sobre ese tipo de medidas. Los Miembros quizá deseen reflexionar y proporcionar nuevas orientaciones sobre el mejor modo de abordar esta cuestión en los futuros informes.

En la esfera del comercio de servicios, los hechos recientes muestran que continúa la liberalización del sector, en especial mediante el refuerzo y la aclaración de las prescripciones reglamentarias.

Al mismo tiempo, algunas de las medidas relativas a los servicios aplicadas durante el período examinado parecen ser más restrictivas del comercio. Seguiremos vigilando esta situación.

También deseo destacar la sección del informe en que se presenta a los Miembros una visión general de las cuestiones planteadas en los distintos exámenes de las políticas comerciales durante el último año.

Sabemos que el gran número de exámenes de las políticas comerciales puede representar una carga de trabajo considerable para las delegaciones, en especial para las más pequeñas. No obstante, como ha mostrado la sexta evaluación del MEPC, los Miembros atribuyen gran importancia a este ejercicio y quieren que sea útil y manejable para todos.

En el informe también se presta atención a los cambios tecnológicos y al peso cada vez mayor de la propiedad intelectual en el desarrollo económico. Muestra que varios Miembros de la OMC han adoptado nuevas políticas nacionales y regionales relacionadas con la propiedad intelectual y la economía digital.

También deseo subrayar que los Miembros mantienen su compromiso de notificar las MSF y los OTC con fines de transparencia.

Cada año se presentan a la OMC más de 3.500 notificaciones relativas a las MSF y a los OTC para señalar proyectos de medidas que pueden afectar al comercio internacional. Estamos trabajando en colaboración con varios asociados para asegurarnos de que se pueda acceder a esta información de manera sencilla y asequible.

Creamos la herramienta ePing precisamente con ese fin. Esta herramienta permite a los usuarios recibir alertas diarias o semanales acerca de las notificaciones MSF y OTC que se refieran a productos y mercados de su interés. Y me complace señalar que esta iniciativa ha atraído mucha atención.

Por último, si bien en el informe se muestran algunas mejoras en cuanto a cumplimiento y puntualidad de las notificaciones de los Miembros, el panorama general dista de ser satisfactorio.

A ese respecto suscribo las observaciones del Presidente.

La puntualidad en la presentación de las notificaciones constituye un elemento esencial de la transparencia del sistema multilateral de comercio.

Debemos seguir estudiando cómo podemos mejorar el cumplimiento de las obligaciones de notificación, y entre otras cosas examinando las razones por las que algunos Miembros tienen dificultades a este respecto.

Estas son, pues, algunas de las principales conclusiones que quería darles a conocer.

Confío en que les sirvan de materia de reflexión en sus debates.

Espero con interés seguir colaborando con todos ustedes para contribuir a fortalecer este ejercicio y velar por que la transparencia continúe siendo una piedra angular de nuestra labor.

Gracias por su atención. Y gracias al equipo de la División de Examen de las Políticas Comerciales por el trabajo realizado en la preparación de este informe.

Les deseo una reunión muy fructífera.

Compartir


Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,

sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.