DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO

Diapositivas

Más información

  

Excelencias,
Señoras y señores,
Buenos días.

En primer lugar, quiero dar las gracias a todos aquellos que han intervenido en esta sesión y en otros debates a lo largo de la semana.

La OMC se enorgullece de acoger el Examen Global de la Ayuda para el Comercio.

Durante tres días hemos presenciado debates intensos, inclusivos y constructivos sobre la importancia de la Ayuda para el Comercio para la diversificación y el empoderamiento.

La participación ha sido muy elevada. En el ejercicio han tomado parte más de 1.500 personas, entre ellas muchos Ministros y otros dirigentes, celebrándose en total 84 sesiones.

Esta sesión de clausura es una excelente oportunidad para reflexionar sobre algunas de las principales cuestiones debatidas, así como para examinar el futuro de esta iniciativa.

La importancia de la Ayuda para el Comercio es incuestionable.

Desde que la Ayuda para el Comercio se puso en marcha hace poco más de un decenio, se han desembolsado en el marco de esta iniciativa más de USD 409.000 millones, distribuidos entre 146 países o territorios. Estos recursos se han destinado a ayudar a los beneficiarios a crear infraestructura y capacidad comerciales.

 La creación de capacidad de oferta y de infraestructura relacionada con el comercio es muy importante. Es un elemento necesario para el logro de unos mercados más abiertos. Y, sumadas ambas cosas, es una receta ya probada para aumentar el crecimiento, potenciar el desarrollo, reducir la pobreza y crear empleo, elementos esenciales para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

A medida que cambia la economía mundial, debemos velar por que esta iniciativa siga atendiendo las necesidades de los Miembros.

El Examen de 2019 se ha centrado en el apoyo a la diversificación y el empoderamiento económicos, cuestión que, como vemos al echar un vistazo al panorama actual, es de vital importancia.

Hoy día nos enfrentamos a un gran cambio económico impulsado por numerosos factores, entre ellos las nuevas tecnologías. Todo ello está reconfigurando el funcionamiento y las interacciones de nuestras sociedades.

La comunidad del comercio y el desarrollo debe asegurarse de que iniciativas como la Ayuda para el Comercio puedan adaptarse y seguir aportando una contribución significativa sobre el terreno.

Hemos visto esta preocupación reflejada en muchos de los debates mantenidos durante este Examen Global.

Por ejemplo, un tema que ha surgido con fuerza en el Examen ha sido la importancia de la conectividad digital para la diversificación y la inclusión.

Se ha hablado de cómo los enfoques digitales se están integrando en las actividades de Ayuda para el Comercio. Se ha explicado cómo se están aplicando a la circulación de mercancías y cómo pueden utilizarse para incorporar a los más frágiles a las corrientes comerciales.

De hecho, muchos han señalado la inclusión digital como factor determinante de la diversificación.

Acabo de oír la petición de Côte d'Ivoire -planteada también por otros a lo largo de la semana y en distintas ocasiones- de que la Secretaría ayude a los países en desarrollo y los países menos adelantados Miembros a participar en la labor relativa al comercio electrónico que se lleva a cabo en la OMC. Como siempre, estamos dispuestos a responder a las peticiones de ayuda de los Miembros, así que estudiaremos la cuestión.

A este respecto, tal vez sea importante seguir trabajando para que la iniciativa continúe siendo pertinente y receptiva. Naturalmente, es posible que surjan conexiones útiles con otras esferas de trabajo de la OMC.

Otro tema destacado de los debates ha sido la promoción de una mayor sostenibilidad económica.

La sesión de ayer sobre diversificación y economía azul contribuyó a subrayar esta cuestión. El calentamiento, la acidificación y la desoxigenación del mar, así como la sobrepesca y la pesca ilegal, son fenómenos que están poniendo en peligro los medios de subsistencia y el futuro de muchas economías costeras.

Las negociaciones que se celebran actualmente en el marco de la OMC para hacer frente a las subvenciones a la pesca perjudiciales serían un paso muy importante en el empeño por resolver este problema apremiante. Peter Thomson, Enviado Especial de las Naciones Unidas para los Océanos, planteó esa cuestión en nuestra sesión de ayer por la mañana. Espero que los Miembros de la OMC presten atención a este llamamiento y redoblen sus esfuerzos para alcanzar un acuerdo satisfactorio.

Análogamente, hemos mantenido debates muy interesantes sobre cómo diversificar los sectores sensibles al clima y cómo promover medidas de adaptación encaminadas a aumentar la resiliencia. En la sesión de esta mañana se han abordado los efectos de los ciclones tropicales Idai y Kenneth, poniéndose de relieve lo que está en juego, en especial para los más pobres y los más vulnerables. Esta es otra esfera que podría incluirse en la labor de la Ayuda para el Comercio.

La inclusión y el empoderamiento han ocupado también un lugar prominente en los debates.

En particular, el empoderamiento económico de la mujer ha sido tema de numerosos debates y elemento destacado de este Examen. De hecho, considero que esta es una esfera en la que se observa un verdadero avance. Al final del último Examen Global, hemos oído un firme llamamiento a que se integren las cuestiones de género en la labor de la Ayuda para el Comercio.

Hoy día, una mayoría muy significativa de estrategias de la iniciativa de Ayuda para el Comercio ‑tanto de los donantes como de los países asociados- han incorporado el aspecto de empoderamiento económico de las mujeres.

La Declaración de Buenos Aires sobre el Comercio y el Empoderamiento Económico de las Mujeres es otra importante plataforma para nuestra labor. Como también hemos oído, se han pedido más datos a este respecto. La OMC y el Banco Mundial pusieron en marcha un proyecto de investigación conjunto encaminado a comprender mejor los vínculos entre comercio y género. Pienso, pues, que habrá muchas novedades en esta esfera.

En otros debates relacionados con la inclusividad y el empoderamiento, la atención se ha centrado en cómo empoderar a los PMA. Asimismo, se ha prestado atención a las pequeñas empresas y los jóvenes. A mi juicio, también estas son facetas muy importantes para la futura labor de la Ayuda para el Comercio.

Por último, se ha hablado de la importante labor realizada para impulsar los esfuerzos de diversificación por otras vías, como la infraestructura de calidad, la aplicación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio, el papel de los nuevos métodos de fabricación y la función de la economía de servicios.

La lista no acaba ahí. Y pienso que la riqueza de los debates refleja claramente dos cosas: en primer lugar, que la Ayuda para el Comercio sigue siendo una herramienta fundamental para contribuir al empoderamiento económico; en segundo lugar, que esta iniciativa tiene mucho margen para adaptarse, cambiar, mejorar y evolucionar a fin de seguir ayudando a los Miembros a afrontar los desafíos estructurales, tanto antiguos como nuevos.

La forma exacta que demos al futuro de esta iniciativa está en manos de los Miembros de la OMC. Y, en mi opinión, este Examen Global nos ha proporcionado una buena base sobre la que trabajar.

Sigamos, pues, trabajando juntos para velar por que la iniciativa de Ayuda para el Comercio continúe fortaleciéndose.

Espero con interés nuestros debates sobre las siguientes etapas de esta labor, y estoy impaciente por oír las ideas de los Miembros sobre cómo utilizar la plataforma de Ayuda para el Comercio para responder a las necesidades y prioridades cambiantes del desarrollo.

Para acabar, permítanme dar las gracias una vez más a la Secretaría de la OMC por su excelente labor en la organización de este evento. Expreso mi agradecimiento especialmente a la División de Desarrollo, pero también a colegas de toda la institución. Sé que han trabajado arduamente, y estoy seguro de que los Miembros, y cuantos han participado aquí esta semana, saben apreciarlo.

Enhorabuena a todos.

Deseo un buen viaje a aquellos que ahora regresarán a sus casas; esperamos volver a verlos lo antes posible.

Muchas gracias a todos por su atención y por contribuir a que el Séptimo Examen Global haya sido un gran éxito.

Compartir


Compartir


Fotos
Photo gallery Ver diapositivas

Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.