DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO

Más información

  

Observaciones del Director General Roberto Azevêdo

Muchas gracias, Soumaya.
Excelencias,
Señoras y señores,

Qué contundente ha sido el mensaje de Sir David Attenborough. Me gustaría transmitirle mi más sincero agradecimiento, así como a Silverback Films, al Fondo Mundial para la Naturaleza y al Foro Económico Mundial.

Su mensaje no ha podido llegar en mejor momento. A través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la OMC ha recibido el mandato de elaborar normas vinculantes para prohibir ciertas formas de subvenciones a la pesca perjudiciales. Estas subvenciones contribuyen a la sobrepesca y la sobrecapacidad, así como a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

Nos quedan menos de tres meses para cumplir el plazo de fin de año. Si no lo cumplimos, nuestros recursos marinos no esperarán, seguirán disminuyendo. Esto debería ser motivo de gran preocupación para todos.

Nadie pone en duda el vínculo existente entre las subvenciones públicas y el agotamiento de las poblaciones de peces en el mundo. Necesitamos una serie de medidas urgentes para invertir esta tendencia si queremos que quede algo para el futuro. La adopción de nuevas normas para reducir las subvenciones perjudiciales tal vez no resuelva completamente la situación, pero sin duda contribuirá muy notablemente a ello.

Estas normas también son importantes desde el punto de vista económico y social. Más de 40 millones de personas en todo el mundo se ganan el sustento gracias a la pesca, y para muchas comunidades pobres el pescado es la única fuente de alimentos y de actividad económica. Si las poblaciones de peces se agotan, lo mismo sucederá con la actividad económica de las comunidades costeras y con los medios de subsistencia de los que dependen millones de personas en el mundo.

Todo el mundo sabe que reformar las subvenciones es una empresa políticamente sensible. Aquí, en la OMC, resulta evidente, y las subvenciones a la pesca no son una excepción.

En primer lugar, la sostenibilidad de la pesca depende de las ciencias pesqueras y de la adecuada ordenación de las poblaciones. Sin embargo, estas cuestiones no están comprendidas en el mandato de la OMC, y tampoco contamos con los conocimientos técnicos necesarios.

En lo que se puede centrar la OMC es en las propias subvenciones, ya que la elaboración de disciplinas sobre las subvenciones es un elemento esencial de nuestra labor. Las disciplinas actuales se centran en las distorsiones del comercio causadas por las subvenciones.

La novedad en estas negociaciones es el enfoque de sostenibilidad de las disciplinas. Su objetivo es impedir que las subvenciones agoten los recursos pesqueros con el fin de que todos, en todas partes, puedan seguir beneficiándose de esos recursos a largo plazo.

En segundo lugar, encontrar un equilibrio adecuado entre la sostenibilidad ambiental y el desarrollo económico no es fácil; por ello se crearon los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Entre las principales naciones pesqueras del mundo figuran países en desarrollo y países menos adelantados. Casi todos los países pesqueros combinan de alguna manera la pesca en gran escala con la pesca artesanal. También sabemos que no todas las formas de apoyo oficial al sector pesquero son necesariamente perjudiciales.

Habida cuenta de estas complejidades, necesitamos un enfoque matizado para permitir el apoyo a las comunidades pesqueras pobres y para atender otras necesidades importantes en materia de políticas. Sin embargo, adoptar excepciones generales no servirá.

Por último, la exigibilidad. Las disciplinas relativas a las subvenciones a la pesca perjudiciales deben ser aplicables y exigibles; de lo contrario carecerían de sentido. Esto es lo que diferencia a la OMC de otras entidades que también reclaman una reforma de las subvenciones a la pesca: la OMC tiene los medios para hacer cumplir estas normas. Por consiguiente, los negociadores, sometidos a una gran presión para hacer bien las cosas, ponen sumo cuidado en cada palabra que se añade al texto propuesto del tratado.

Con todo esto presente, nos enfrentamos a una situación bastante compleja.

Sin embargo, el mandato es claro: eliminar las subvenciones a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y prohibir las subvenciones que contribuyen a la sobrecapacidad y la sobrepesca.

Y va siendo hora de terminar. Ya llevamos mucho tiempo con estas negociaciones.

Ahora que el plazo está a punto de vencer, los Gobiernos Miembros necesitan ser más pragmáticos, centrándose en lo que tienen que hacer para conseguir resultados reales.

Hoy está claro que el daño provocado por muchas subvenciones a la pesca no puede continuar. Cada vez más personas fuera de Ginebra y fuera de los círculos gubernamentales son conscientes de ello. Miran a la OMC a la espera de un resultado significativo. El mundo nos está observando. porque al mundo le preocupa esta situación. Así que pongámonos manos a la obra.

Me gustaría dar las gracias una vez más al IISD, el Centro PEW y Friends of Ocean Action por organizar esta sesión tan oportuna, así como por presentar el hermoso e inspirador vídeo de Sir David Attenborough aquí en el Foro Público de la OMC. Espero con interés tener noticias de sus deliberaciones.

Gracias.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.