DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO

Más información

  

Observaciones del Director General Roberto Azevêdo

Buenos días a todos.

Bienvenidos a la presentación del Informe sobre el Comercio Mundial de este año, nuestra publicación de investigación más emblemática. Es fantástico tenerlos hoy aquí.

La finalidad del Foro Público es intercambiar ideas, compartir conocimientos y escuchar nuevos puntos de vista, por lo que es una plataforma ideal para presentar esta publicación.

En el Informe sobre el Comercio Mundial tratamos de ilustrar cada año cómo evoluciona el comercio mundial seleccionando un aspecto importante de este y examinándolo en detalle. El objetivo es que oriente los debates y deliberaciones que mantenemos dentro y fuera de Ginebra.

El tema de este año es el futuro del comercio de servicios: cómo ha cambiado desde la creación de la OMC en 1995, cuáles son sus implicaciones económicas y cómo seguirá evolucionando previsiblemente en los años venideros.

En el informe se analiza cómo cooperan los países en el ámbito del comercio de servicios y las políticas comerciales y las perspectivas de colaboración futura.

Quiero dar las gracias a los coordinadores del informe de este año: Antonia Carzaniga, Emmanuelle Ganne y Stela Rubinova. También me gustaría dar las gracias a nuestros colegas de la División de Estudios Económicos y Estadística y la División de Comercio de Servicios e Inversión por sus valiosas aportaciones. Todos han hecho un trabajo excelente.

Los servicios han pasado a ser un pilar indispensable de nuestras economías, desde la esfera logística a las finanzas o la informática. Representan más de dos tercios de la producción económica y generan más de dos tercios del empleo en los países en desarrollo y cuatro quintas partes del empleo en los países desarrollados.

Sin embargo, los servicios también desempeñan un papel cada vez más importante en el comercio internacional. Las cadenas de valor mundiales de mercancías, por ejemplo, no podrían funcionar sin servicios logísticos ni de comunicaciones. Además, gracias a la digitalización, los servicios que antes debían prestarse presencialmente, como la educación, ahora pueden suministrarse a distancia.

Con todo, en los debates sobre el comercio mundial a menudo se pasa por alto el tema de los servicios, y no siempre se es plenamente consciente de cuánto contribuyen los servicios al comercio mundial.

Este informe tiene por objeto remediar esta situación.

En unos momentos, Emmanuelle les hará un repaso de las principales conclusiones del informe.

Pero permítanme explicarles brevemente cómo se ilustra en el informe la importancia del comercio de servicios.

En promedio, el comercio de servicios se ha incrementado un 5,4% anual desde 2005, a un ritmo mayor que el comercio de mercancías, que registra un promedio del 4,6%.

En muchas economías desarrolladas, los servicios también representan la mayor parte del comercio.

Los servicios constituyen una parte cada vez más importante del comercio en muchas economías en desarrollo, incluidos los países menos adelantados. La participación de los países en desarrollo en el comercio mundial de servicios ha aumentado más de 10 puntos porcentuales desde 2005, aunque de forma desigual de un país a otro.

El informe contiene nuevos datos sobre el comercio que reflejan modos de suministro de servicios que no se muestran en las estadísticas tradicionales. En concreto, se trata de lo que en la jerga de la OMC se denomina modo 3, esto es, los servicios suministrados por una empresa que tiene presencia comercial, como una oficina o una filial, en un país extranjero. En cuanto se tienen en cuenta los servicios que son objeto de comercio mediante presencia comercial, se observa que el valor del comercio de servicios fue de USD 13,3 billones en 2017. Según esto, la participación de los servicios en el comercio mundial aumentaría en 20 puntos porcentuales con respecto a las estimaciones tradicionales.

Por consiguiente, no cabe duda de que los servicios son importantes para el comercio mundial.

El comercio de servicios también es importante para el bienestar y la inclusión social.

El informe muestra que el comercio de servicios mejora sustancialmente el bienestar de la sociedad gracias a una asignación de recursos más eficiente, mayores economías de escala y el aumento de la variedad de servicios disponibles. Desempeña un papel fundamental en la mejora de la competitividad de las empresas, tanto en el sector de los servicios como en el sector manufacturero.

El comercio de servicios también es importante para los trabajadores, en particular para las mujeres, ya que los servicios ocupan un lugar destacado en el empleo de las mujeres. Las exportaciones de servicios respaldan un gran número de puestos de trabajo en todo el mundo, y, dado que los costos fijos de producción son menores, los servicios -y el comercio de servicios- pueden ofrecer una mayor igualdad de condiciones para las microempresas y las pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo, aún queda un enorme potencial por explotar. Los costos del comercio de servicios prácticamente duplican los de las mercancías. Naturalmente, algunos de esos costos se deben a obstáculos normativos, pese a llevar años introduciendo reformas de amplio alcance -a menudo unilaterales- para abrir los mercados de servicios.

Por tanto, ¿qué podemos esperar en los próximos años? Y ¿cómo se puede aprovechar ese potencial aún por explotar?

El comercio de servicios está cambiando muy rápidamente. Las tecnologías digitales están reduciendo los costos y permitiendo que cada vez más servicios se suministren a distancia. Entretanto, los cambios demográficos, el aumento de la renta per cápita y el cambio climático están aumentando la demanda de servicios sanitarios, educativos, ambientales y de otro tipo.

Sin embargo, la ampliación del comercio de servicios también exige contar con instituciones y reglamentación de buena calidad en los países importadores. Las reformas basadas en la cooperación internacional podrían ayudar a reducir los obstáculos normativos al comercio de servicios.

En conclusión, los servicios son un elemento crucial del comercio mundial. El comercio de servicios puede mejorar sustancialmente el bienestar de la sociedad y fomentar la inclusión. Sin embargo, para aprovechar estas oportunidades se necesitarán medidas de política: esta situación no se va a dar espontáneamente. Esas medidas deberán adoptarse a nivel nacional e internacional, y los servicios deberán ser un elemento central de la política comercial. Eso es a lo que todos deberíamos aspirar.

Espero que este informe contribuya a orientar y hacer avanzar los debates a este respecto. En ese mismo orden de ideas, hace poco publicamos un Barómetro sobre el Comercio de Servicios, un indicador bianual de la evolución del peso del comercio mundial de servicios.

Hay mucho que debatir, y mucho que hacer. Lamentablemente no puedo quedarme al debate de esta mañana, pero esperaré con interés un informe completo de sus deliberaciones. Además, sé que contamos hoy aquí con un fantástico grupo de expertos para tratar todas estas cuestiones.

Así pues, muchas gracias a todos por acompañarnos. ¡Les animo encarecidamente a que lean el informe!

Gracias.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.