WTO NOTICIAS: DISCURSOS — DG ROBERTO AZEVÊDO


MÁS INFORMACIÓN:
> Discursos: Roberto Azevêdo

> Presentación del libro: “The Role of Trade in Ending Poverty”

> La reducción de los obstáculos comerciales y el fortalecimiento del sistema mundial de comercio pueden ayudar a acabar con la pobreza extrema

 

Señor Presidente del Grupo del Banco Mundial, Dr. Jim Kim,

Señores Ministros,

Excelencias,

Distinguidos invitados,

Señoras y señores,

Les doy la bienvenida a todos a la OMC.

Deseo dar las gracias al Dr. Kim por estar aquí esta mañana, ¡en su viaje relámpago a Ginebra!

Es un verdadero placer presentar oficialmente la primera publicación conjunta del Banco Mundial y la OMC.

Asimismo, deseo dar las gracias a todos aquellos que han trabajado en este informe, tanto de una como de otra organización, no solo porque esta es, a mi juicio, una cuestión importante y oportuna, sino también porque el propio informe es excelente.

El vídeo que acaban de ver permite formarse una buena idea de cuál es la esencia de todo esto, así que me limitaré a añadir unas palabras desde la perspectiva de la OMC y también desde la mía propia.

Cuando asumí el cargo de Director General dije a mi equipo que no quería explicaciones simplistas, en la línea de que el comercio es la solución a todos los problemas. Lo que me interesaba era tener pruebas de lo que está sucediendo sobre el terreno, de cómo ayuda exactamente el comercio a los pobres, y de cómo puede contribuir al desarrollo.

Eso es lo que pretendíamos con este proyecto. Y de este informe, a mi modo de ver, se extraen dos importantes conclusiones.

La primera es que el comercio, al impulsar el crecimiento económico, ha desempeñado un importante papel en la lucha contra la pobreza.

Todos queremos erradicar la pobreza, pero eso, en la práctica, ¿cómo se consigue? He ahí el quid de la cuestión.

En los últimos 25 años, 1.000 millones de personas han salido de la extrema pobreza, es decir, la proporción de los afectados por tan penosa situación se ha reducido en más de la mitad.

Aproximadamente dos tercios de esa reducción de la pobreza pueden atribuirse al crecimiento económico en los países en desarrollo.

Y el comercio es, por supuesto, un importante motor que ayuda a impulsar ese crecimiento.

Lo hace por distintos medios:

  • por ejemplo, proporciona acceso a nuevos mercados;
  • aumenta la eficacia en la utilización de los recursos;
  • reduce los precios para los consumidores más pobres;
  • proporciona acceso a las tecnologías avanzadas disponibles en el mercado mundial.

Y, evidentemente, esos efectos se multiplican cuando se proporciona apoyo práctico para ayudar a la gente a desarrollar su capacidad comercial. En eso consiste la Ayuda para el Comercio; enseguida volveré sobre este punto.

Se habla a menudo del impresionante crecimiento que han registrado el PIB y el comercio de China y la India en los últimos años, así como de los efectos que esto ha tenido en las condiciones de vida de la población.

Pero estas experiencias se han dado también en otros países.

Veamos el caso de Viet Nam.

Entre principios del decenio de 1990 y 2012 se duplicó la participación del comercio en el PIB de Viet Nam.

En el mismo período, la proporción de la población que vivía en condiciones de extrema pobreza cayó de más del 60% a menos del 3%.

He ahí un buen ejemplo de cómo el comercio cambia para mejor las condiciones de vida de la población.

Es primordial que ese fuerte vínculo entre el comercio y el desarrollo se mantenga.

Y esto me lleva a la segunda conclusión que se extrae del informe: debemos asegurarnos de que el comercio siga desempeñando este papel esencial en los años venideros.

2015 es un año importante en la lucha para eliminar la pobreza.

La comunidad mundial tiene la atención puesta en la agenda para el desarrollo después de 2015, y en un par de meses nos reuniremos en Nueva York para acordar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esto es importante porque, pese a los avances realizados hasta la fecha, todavía hay en el mundo casi 1.000 millones de personas que viven con menos de 1 dólar con 25 centavos al día.

Eso representa alrededor del 15% de la población mundial.

Sabemos que podemos cambiar la vida de esas personas.

Por tanto, debemos perseverar en nuestros esfuerzos por profundizar la integración económica y reducir aún más los costos comerciales, en especial en los países más pobres.

En los países donde viven las poblaciones pobres, los costos del comercio siguen siendo altos. Además, para ayudar a los más pobres no basta con ofrecer oportunidades comerciales. Tampoco el crecimiento económico, por sí solo reducirá las asimetrías ni ayudará a los pobres. Se necesita un enfoque más amplio y sistémico.

En mi opinión, en el informe se expone muy bien esta cuestión y se señalan cuatro características — mostradas en el vídeo — , que son comunes a quienes viven en la extrema pobreza y que pueden acentuar la desconexión de esas personas de los mercados.

Debemos hacer un mayor esfuerzo para asegurarnos de que esas personas puedan beneficiarse del comercio.

En este informe presentamos un plan cuyo objetivo es precisamente ese.

Por ejemplo, para reducir los costos comerciales, debemos poner en aplicación el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC, que permitirá mejorar la eficiencia y la gobernanza en las fronteras. Eso hará que se abaraten los precios para los consumidores más pobres y surjan oportunidades de empleo en el mundo en desarrollo. Se calcula que es posible crear hasta 21 millones de puestos de trabajo, de los cuales 18 millones, en países en desarrollo.

En África, solo el 5% de los productos alimentarios de primera necesidad importados se compran a otros países africanos. Esto se debe, en parte, a los obstáculos intrarregionales al comercio. Si se facilitara el comercio intraafricano, aumentarían los ingresos de los agricultores pobres y al mismo tiempo mejoraría la seguridad alimentaria.

Además, los gobiernos y las instituciones multilaterales como la nuestra deben ayudar a financiar los programas locales que conectan a los empresarios con los mercados. El apoyo a la actividad de los pequeños comerciantes pobres, en especial las mujeres, puede hacer que aumenten de manera significativa los beneficios del comercio, sobre todo para aquellos que viven en zonas rurales.

Estas son solo algunas de las medidas formuladas en este plan.

El informe no es el final de nuestro trabajo en esta esfera, sino más bien el principio.

Estamos decididos a proseguir el esfuerzo conjunto para abordar estas cuestiones.

Uniremos nuestras fuerzas para mejorar los datos de que disponemos sobre el comercio y la pobreza, y así poder realizar un seguimiento mejor de nuestros progresos.

Y proseguiremos y ampliaremos nuestra labor también en otras esferas, como la iniciativa de Ayuda para el Comercio.

La Ayuda para el Comercio es un buen ejemplo del trabajo conjunto que llevan a cabo nuestras dos organizaciones con la finalidad de proporcionar ayuda práctica a las poblaciones de los países en desarrollo para que comercien. Y, por supuesto, inauguraremos el Quinto Examen Global de esta iniciativa esta misma mañana.

Pero sé que el Dr. Kim va a hablar ahora de estas cuestiones, así que no diré nada más al respecto.

 

Galerie de photos

 

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.