EXÁMENES DE LA POLÍTICAS COMERCIALES: HAITÍ
4 y 6 de noviembre de 2003

Observaciones formuladas por la Presidenta a modo de conclusión

175pxls.gif (835 bytes)
Ver también:
Comunicado de prensa: La estabilidad sociopolítica ayudaría a Haití a beneficiarse de sus esfuerzos de liberalización


Este primer Examen de las Políticas Comerciales de Haití ha proporcionado la oportunidad de comprender y apreciar mejor sus políticas relacionadas con el comercio. La participación franca del Ministro Jean-Claude Roche y su delegación ha facilitado nuestro debate.

Los Miembros se sintieron alentados por los esfuerzos de reforma unilaterales realizados por Haití, que han hecho de su economía una de las más liberales de América Latina y el Caribe. No obstante, debido a problemas sociopolíticos, la falta de capacidad institucional, limitaciones de la oferta y demoras en las reformas estructurales, los esfuerzos no han reportado aún todos sus beneficios. Los Miembros alentaron a Haití a abordar estos impedimentos y a proseguir sus reformas. El nuevo Código de Inversiones podría ayudar a atraer las IED necesarias para mejorar los resultados económicos de Haití.

Los Miembros encomiaron a Haití por su activa participación en el sistema multilateral de comercio. Observando que el país también empezaba a integrarse en acuerdos comerciales regionales, tales como la CARICOM, los Miembros preguntaron acerca de las posibles repercusiones de esos acuerdos y la forma en que Haití se proponía garantizar su compatibilidad con su régimen de comercio actual. Se alentó a Haití a incorporar el comercio a sus estrategias de desarrollo y reducción de la pobreza. Algunos Miembros señalaron las necesidades de asistencia técnica de Haití; también hicieron observaciones sobre las dificultades que el país tenía para aprovechar el trato preferencial y sobre la erosión de los márgenes preferenciales.

La liberalización del comercio ha sido un componente esencial de las reformas de Haití. Los Miembros elogiaron a Haití por la simplificación de su estructura arancelaria; el promedio de los aranceles NMF es del 2,9 por ciento, y alrededor del 67 por ciento de las líneas arancelarias están sujetas a un tipo nulo. Sin embargo, se observaron discrepancias en la imposición de los impuestos indirectos, y se estimó que otros derechos y cargas (en particular las tasas de inspección) eran relativamente elevados. Los Miembros alentaron a Haití a reducir la diferencia entre los tipos consolidados y los aplicados, a transponer sus consolidaciones arancelarias antiguas al Sistema Armonizado y a proseguir su reforma del sistema tributario.

Habida cuenta de que la prórroga otorgada a Haití para retrasar la aplicación del Acuerdo sobre Valoración en Aduana de la OMC había expirado el 30 de enero de 2003, los Miembros solicitaron aclaraciones sobre sus planes para aplicar el Acuerdo. Instaron a Haití a que comenzara a adoptar medidas para poner su régimen de derechos de propiedad intelectual en conformidad con el Acuerdo sobre los ADPIC, y se mostraron dispuestos a prestar la ayuda necesaria.

Algunos Miembros señalaron que los problemas estructurales, la falta de coherencia de las políticas y factores exógenos (incluidas las malas condiciones climáticas y la competencia desleal de los países extranjeros) habían contribuido al declive de los sectores agrícola y manufacturero y a la mayor concentración de las actividades económicas en el sector de los servicios. La continuación del programa de privatización podría contribuir a la diversificación económica aumentando la eficiencia, reduciendo los costos de los servicios básicos necesarios para la producción y liberando recursos para mejorar la infraestructura. Esto, a su vez, podría ayudar a promover el subsector del turismo de Haití, cuyo potencial está en gran medida sin explotar.

Los Miembros también pidieron más aclaraciones sobre varias cuestiones, entre ellas, la formulación de las políticas comerciales; las licencias de importación; las prescripciones en materia de contenido nacional; la ayuda a la exportación; las medidas comerciales especiales; las normas y los reglamentos sanitarios y fitosanitarios; y el régimen de contratación pública.

Los Miembros agradecieron las respuestas facilitadas por la delegación de Haití y esperaban con interés recibir información adicional.

Creo que este Examen ha destacado los esfuerzos realizados por Haití para liberalizar unilateralmente su economía a pesar de varias dificultades. Me complace que algunos Miembros hayan identificado las esferas en las que estaban proporcionando a Haití asistencia técnica relacionada con el comercio y tomó nota de su compromiso para seguir prestándola. Insto a que llevemos esa tarea a término, en especial en el contexto del Marco Integrado. Haití necesita ese apoyo para incorporar su política relacionada con el comercio a su estrategia de desarrollo, abordar sus limitaciones en materia de oferta y diversificar su economía. En resumen, y a condición de que Haití logre la estabilidad sociopolítica, será necesario que los principales interlocutores comerciales concedan una ayuda adicional para que el país pueda realizar su potencial de desarrollo e integrarse plenamente en el sistema multilateral de comercio.