OMC: NOTICIAS 2008

PROGRAMA DE DOHA PARA EL DESARROLLO: NEGOCIACIONES SOBRE EL ACCESO A LOS MERCADOS (AMNA)

Refiriéndose a algunas preocupaciones de que no ha habido muchos avances para acordar las cifras que deberán incluirse en la estructura del texto sobre las modalidades, el Presidente dijo que el AMNA “necesita urgentemente un debate a nivel de funcionarios superiores antes de que se efectúe uno con los Ministros”. También dijo que es factible obtener resultados.  

    VER TAMBIÉN:

¿Necesita ayuda para descargar ficheros?
> Aquí figura la ayuda

Haga clic en los vínculos que figuran a continuación para descargar los archivos de audio o escuchar lo que el Presidente dijo en la reunión.

Explicación sencilla del texto sobre las modalidades para el AMNA de febrero de 2008

Mientras que el texto de julio de 2007 era una propuesta del Presidente encaminada a una transacción entre las posiciones de los Miembros, con miras a lograr un equilibrio entre intereses en competencia, este texto pasa a ser un “texto de los Miembros” que refleja la actual situación de las diversas cuestiones y amplía el ámbito de la negociación final. El Presidente indica que se ha llegado prácticamente a un acuerdo sobre la “estructura” –o los parámetros- para las modalidades, lo que considera un “avance real” con respecto a julio de 2007.

A continuación figuran los principales elementos del documento:

Fórmula

Las reducciones arancelarias con respecto a los productos industriales se realizarían utilizando una “fórmula suiza simple” con dos coeficientes, uno para los países desarrollados Miembros y otro para los países en desarrollo Miembros. Una fórmula suiza da por resultado reducciones mayores para los aranceles más elevados. Un coeficiente más elevado, como el previsto para los países en desarrollo Miembros, significa reducciones menores de los aranceles.

El proyecto de modalidades del Presidente mantiene los anteriores coeficientes entre corchetes (lo que significa que es algo abierto a negociación): 8 ó 9 para los países desarrollados y entre 19 y 23 para los países en desarrollo. El Presidente señala que la mayor parte de los Miembros que aplicarán la fórmula han aceptado las cifras propuestas. Pero reconoce también las posiciones de otros Miembros que tratan de lograr: a) reducciones mayores para los países en desarrollo Miembros mediante la utilización de un coeficiente inferior al intervalo propuesto de 19 a 23; b) reducciones mayores para los países desarrollados Miembros, también mediante la aplicación de un coeficiente inferior al de 8 ó 9; o c) reducciones arancelarias menores para los países en desarrollo Miembros mediante la aplicación de un coeficiente superior al intervalo 19 a 23, y una mayor diferencia entre el coeficiente aplicado a los países desarrollados y el aplicado a los países en desarrollo.

Los coeficientes propuestos significarían:

  • El arancel máximo en los países desarrollados sería inferior al 8 ó 9 por ciento, según el coeficiente acordado.

  • El arancel máximo en los países en desarrollo Miembros que aplicaran la fórmula sería inferior al intervalo 19 23 por ciento, según el coeficiente acordado, excepto en el caso de los aranceles amparados por flexibilidades, tema que se aborda en la siguiente sección.

  • Quedaría sustancialmente reducida la diferencia entre los tipos consolidados y los realmente aplicados (“el sobrante de consolidación” en la jerga de las negociaciones).

  • Los países desarrollados tendrían aranceles consolidados inferiores en promedio al 3 por ciento y crestas arancelarias inferiores al 8 ó 9 por ciento incluso en el caso de sus productos más sensibles. En cuanto a los países en desarrollo que aplicaran la fórmula, los aranceles consolidados serían en promedio de entre el 11 y el 12 por ciento, y sólo un reducido número de países en desarrollo tendrían promedios superiores al 15 por ciento.

Sin embargo, el Presidente indica en su texto que las posiciones de los Miembros con respecto a los intervalos de coeficientes y las diferencias entre ellos difieren considerablemente. Por ejemplo, mientras que algunos desearían una diferencia de 5 entre el coeficiente de los países desarrollados y el de los países en desarrollo, otros quisieran que esa diferencia fuera de 25.

Las reducciones arancelarias se realizarán gradualmente a lo largo de un período de cuatro años en el caso de los Miembros desarrollados y de ocho años en el de los Miembros en desarrollo (en cinco o nueve recortes iguales, respectivamente), a partir del 1º de enero del año siguiente al de la entrada en vigor de los resultados de Doha. Esas cifras no se han acordado aún y dependerán también del nivel del coeficiente.

En conjunto, los 40 Miembros aproximadamente que aplican la fórmula suiza (los demás tienen disposiciones especiales) representan cerca del 90 por ciento del comercio mundial de productos no agrícolas. Entre esos Miembros, cuatro son Miembros de reciente adhesión.

Flexibilidades para los países en desarrollo Miembros que aplican la fórmula

Con el fin de que puedan proteger los aranceles con respecto a sus productos más sensibles, en el proyecto de modalidades se prevé que los países en desarrollo Miembros que apliquen la fórmula podrán elegir entre las tres opciones siguientes:

  • Los países en desarrollo Miembros podrán “proteger” del efecto pleno de la fórmula a un determinado porcentaje de sus líneas arancelarias de productos industriales más sensibles, siempre que esas líneas arancelarias no excedan de ese mismo porcentaje del valor total de sus importaciones de productos no agrícolas. Esos aranceles estarían sujetos a reducciones iguales a la mitad de la reducción resultante de la fórmula convenida.

  • Como alternativa, esos Miembros podrán mantener un determinado porcentaje de sus líneas arancelarias sin consolidar, o excluirlas de las reducciones arancelarias, siempre que no excedan de ese mismo porcentaje del valor total de sus importaciones de productos no agrícolas.

  • Por último, los países en desarrollo Miembros que no deseen acogerse a ninguna de las dos opciones anteriores tendrán la posibilidad de aplicar un coeficiente superior al normalmente aplicable a los demás países en desarrollo Miembros.

En su último documento el Presidente no ha dado cifras con respecto a estas disposiciones (se recordará que eran 10 y 5 en las opciones primera y segunda, respectivamente), por querer dejar abierta la posibilidad de que los Miembros negocien flexibilidades adaptadas a sus necesidades, teniendo en cuenta las diferencias de estructuras arancelarias entre los países en desarrollo Miembros. De esa manera, ha dado más opciones para una negociación. La cuestión de las flexibilidades está ahora vinculada más explícitamente a la elección de los coeficientes. En otras palabras, en esta versión de las modalidades el Presidente deja abierta la posibilidad de que se negocien flexibilidades en relación con el coeficiente: “si se reduce la cifra aplicada a la flexibilidad, puede aumentar la correspondiente al coeficiente, y viceversa”, como dijo en su conferencia de prensa.

Aranceles sin consolidar

Como el tipo de base para la aplicación de la fórmula es el tipo consolidado, los Miembros que tengan tipos sin consolidar podrán aplicar un incremento de 20 ó 30 puntos porcentuales. Ese incremento se aplicaría al tipo vigente el 14 de noviembre de 2001 y constituiría la base de los recortes resultantes de la fórmula.

Miembros de reciente adhesión

Albania, Armenia, Moldova y la República Kirguisa no estarán obligadas a aplicar reducciones arancelarias en esta Ronda. Arabia Saudita, la ex República Yugoslava de Macedonia y Viet Nam quedarían dispensados de nuevos compromisos en materia de acceso a los mercados como reconocimiento de los amplios compromisos contraídos durante sus respectivas negociaciones de adhesión. Países de reciente adhesión como China, el Taipei Chino, Omán y Croacia, sujetos a la fórmula, tendrían un período de gracia de dos a tres años, en el caso de las líneas con respecto a las cuales aún se estén aplicando los compromisos de adhesión, antes de iniciar sus reducciones en el marco de la Ronda de Doha. Además, se les prolongaría entre dos y cinco años el período de aplicación gradual de sus compromisos en el marco de la Ronda de Doha con respecto a todas las líneas. Los restantes Miembros de reciente adhesión son economías pequeñas y vulnerables y pueden aplicar la modalidad prevista para esos Miembros.

Modalidades para los demás países en desarrollo Miembros (alrededor de 75)

Los países menos adelantados (PMA) están exentos de reducciones arancelarias; hay disposiciones especiales para las economías pequeñas y vulnerables y para los países en desarrollo con un bajo porcentaje de líneas arancelarias consolidadas. Como consecuencia, las economías en desarrollo relativamente más débiles mantendrán aranceles medios más elevados y tendrán mayor flexibilidad en cuanto a la manera de estructurar sus listas arancelarias. No obstante, contribuirán al resultado en materia de acceso a los mercados reduciendo de manera significativa el “sobrante de consolidación” (la diferencia entre los tipos consolidados y los realmente aplicados) y consolidando un número elevado de sus aranceles. Se proponen también soluciones para los Miembros con acceso preferencial a los mercados de los países desarrollados cuyas preferencias quedarán erosionadas debido a las reducciones arancelarias globales. Asimismo, hay disposiciones con respecto a otros Miembros en desarrollo que se verían afectados por ese tipo de soluciones.

Sectores en los que se prevé una mayor reducción o la eliminación de los aranceles

En el texto del Presidente se indica también que algunos Miembros han mantenido negociaciones en las que se contemplaba la realización de mayores reducciones arancelarias en algunos sectores industriales. Mediante acuerdos de ese tipo los aranceles podrían reducirse a cero en algunos países desarrollados; en algunos casos los países en desarrollo participantes realizarían reducciones menores como “trato especial y diferenciado”. Esas negociaciones son voluntarias y se requiere que se sume a la iniciativa una “masa crítica” de países para que se ponga en marcha. Actualmente son objeto de negociación 13 sectores: automóviles y sus partes; bicicletas y sus partes; productos químicos; productos electrónicos/eléctricos; pescado y productos de pescado; productos forestales; piedras preciosas y joyería; materias primas; equipo deportivo; productos farmacéuticos e instrumentos y aparatos médicos y de atención de la salud; herramientas manuales; juguetes; y textiles, prendas de vestir y calzado.

Obstáculos no arancelarios

También forman parte de la negociación los obstáculos no arancelarios, medidas restrictivas no relacionadas con los aranceles aduaneros que adoptan los gobiernos (por motivos técnicos, sanitarios o de otra índole). Se han presentado propuestas de textos jurídicos sobre algunas de esas medidas, que se recopilan en el texto del Presidente. El Presidente indica que en el momento de las modalidades finales habría que adoptar una decisión en cuanto a si esas propuestas pasan a ser objeto de una negociación basada en textos.   

LO QUE HA OCURRIDO HASTA AHORA

2001: Puesta en marcha del Programa de Doha para el Desarrollo (noviembre). Antecedentes.

2002: Grupo de Negociación sobre las mercancías industriales (AMNA). Creado por el CNC (febrero)

2002: Primera reunión del Grupo de Negociación (julio).

2004: “El Marco de julio”. Se acordó un paquete para establecer modalidades.

2005: Otros acuerdos en la Conferencia Ministerial de Hong Kong (diciembre)

2007: Texto de proyecto de modalidades, “el texto de julio de 2007”.

2008: Proyecto revisado de las modalidades, “el texto de febrero de 2008”.

  

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.