OMC: NOTICIAS 2010

COMITÉ DE NEGOCIACIONES COMERCIALES

> Programa de Doha para el desarrollo
> Comité de Negociaciones Comerciales

Doy la bienvenida a las delegaciones a esta reunión informal del Comité de Negociaciones Comerciales.

Como se indicaba en el fax que les envié el 15 de noviembre, pensé que sería útil que examináramos y evaluáramos las novedades que ha habido en el Programa de Doha para el Desarrollo desde las reuniones del G20 y del APEC.  Además, desde la última reunión informal que celebramos ha tenido lugar una segunda ronda de reuniones de los pequeños grupos de reflexión y hoy se nos presenta una buena oportunidad de tomar el pulso a este proceso y evaluar los debates que hemos mantenido.

Recordarán ustedes que, en la reunión del 19 de octubre, las delegaciones aguardaban la reunión de los dirigentes del G-20 en Seúl y la reunión de los dirigentes del APEC con la esperanza de que en esos encuentros se transmitiera una señal política clara de que las negociaciones de Doha entraban ahora en la recta final. 

En las observaciones que hice al término de esa reunión subrayé que el desafío que afrontábamos en Ginebra era el de dar un mayor impulso a este compromiso, profundizando y ampliando los debates, como preludio del espíritu de “toma y daca” que será necesario para elaborar un paquete final en el marco del proceso multilateral.  Las delegaciones pidieron también que los dirigentes del G-20 facultaran a sus negociadores para hacer las concesiones recíprocas necesarias para que se produjera ese nuevo impulso.

A juzgar por los debates mantenidos por los dirigentes y Ministros en esas recientes reuniones, y por las conversaciones que yo mismo he mantenido ya hemos recibido las señales que necesitamos.  Tanto el G-20 en Seúl como los dirigentes y Ministros del APEC en Yokohama enviaron señales inequívocas de la determinación política de concluir la Ronda de Doha para el Desarrollo.  Reconocieron que 2011 ofrecía una oportunidad para lograr este objetivo.  Pidieron que se intensificara la participación y que se celebraran negociaciones en todas las esferas con miras a concluir la etapa final.  Además, se comprometieron a tratar de lograr la ratificación en los países del resultado a que se hubiera llegado.  En pocas palabras, enviaron una señal clara de que esperaban que la Ronda de Doha para el Desarrollo pudiera dar sus frutos el año próximo.

Los debates que mantuvieron los dirigentes sobre este tema fueron al meollo de la cuestión:  cómo complementar lo que ya hay sobre la mesa con nuevas concesiones recíprocas para elaborar un paquete final que pudieran presentar a sus respectivas asambleas legislativas.  Nuestra tarea consiste ahora en traducir esta voluntad política en negociaciones en Ginebra.  Desde junio del año pasado los Miembros han puesto a prueba diversas fórmulas de flexibilidad.  Ahora este proceso debe intensificarse con objeto de “pasar de las palabras a los hechos”.

Desde el punto de vista práctico, para aprovechar este reciente impulso, es necesario que comprendamos claramente el carácter urgente del programa de trabajo en Ginebra.  Nuestro “enfoque cóctel” significa que hemos de explotar al máximo todas las combinaciones y todas las posibilidades de avanzar:  pequeños grupos, contactos bilaterales, grupos de negociación y mis propias consultas.  Hemos mezclado esos ingredientes hasta ahora.  De ahora en adelante hemos de seguir mezclándolos, pero en diferente proporción.  No obstante, para garantizar la participación de todos, es necesario que en el centro de nuestros esfuerzos más intensos de los próximos meses situemos a los Grupos de Negociación, y que los Presidentes asuman una función más dinámica para acelerar los trabajos.

Sé que los Presidentes están dispuestos a hacerlo.  Juntos prevemos llevar a cabo, desde ahora, y a comienzos del próximo año, un programa de trabajo intenso, que nos permita avanzar al mismo tiempo en todos los frentes de negociación.  Esa es la única forma de aprovechar la pequeña oportunidad que se nos ofrece.  Necesitamos recordar en todo momento que el reloj está en contra nuestra.  Para acabar la Ronda a fines del próximo año hemos de actuar con un calendario muy apretado y teniendo presente que, una vez que se apruebe el paquete, el proceso de consignación en listas y finalización jurídica requerirá al menos seis o siete meses.

Teniendo presente estos plazos, considero que se está abriendo paso la idea colectiva de que habrá que elaborar textos revisados en todas las esferas de la negociación para que podamos contar con ellos a finales del primer trimestre de 2011.  Todos sabemos que esos textos son un instrumento imprescindible para concluir las negociaciones, pero sabemos también que deben elaborarse con arreglo a nuestro enfoque habitual de acumulación progresiva, a partir del consenso de los Miembros.  Debo añadir que para llegar a esos textos será imprescindible que los participantes intervengan de forma activa y hagan aportaciones que nos lleven al consenso.  Como de costumbre, lo mejor es que sean los Miembros quienes lleguen a una convergencia, por lo que corresponde a los Presidentes reflejar los compromisos que se alcancen y no formularlos.

En su momento tendremos también necesidad de llegar a una idea más global de lo que contendrá el paquete final.  Pienso que las cuestiones no están ya compartimentadas:  como cabe prever, y de hecho esperar, están empezando a hacerse patentes interrelaciones que será preciso abordar adecuadamente y que habrán de ser objeto de negociación cuando llegue el momento.  Cómo, dónde y cuándo habrá que hacerlo no es algo que hayamos de decidir ahora:  considero que los progresos sustantivos en los Grupos de Negociación nos permitirán tener una idea más clara a ese respecto.

Por último, pienso que debemos prever una mayor participación de los altos funcionarios a medida que nuestros trabajos se intensifiquen en los próximos meses.  El cometido de esos altos funcionarios será doble:  prestar asistencia a los embajadores en las negociaciones que se desarrollan en Ginebra y ayudar a los Ministros a realizar grandes cambios en los países.

En consecuencia, proponemos concretamente el siguiente programa de trabajo:

  • En diciembre los Grupos de Negociación seguirán llevando a cabo su actividad conforme al programa previsto, complementada por contactos informales entre los participantes.
  • A partir del 10 de enero los Grupos de Negociación sobre las normas, la facilitación del comercio, el comercio y el medio ambiente, los ADPIC y el desarrollo celebrarán reuniones intensivas, y a esos grupos se unirán desde el 17 de enero los Grupos de Negociación sobre la agricultura, el AMNA, los servicios y la solución de diferencias.
  • Quisiera destacar que es importante que los embajadores participen plenamente en las negociaciones, dada la función capital que les corresponde en la conclusión del acuerdo final.
  • Tenemos la intención de que estas negociaciones intensas en todas las esferas continúen durante el tiempo necesario para establecer las bases de los textos revisados.  Aunque el proceso será absorbente, no hay otra alternativa si estamos realmente decididos, como sé que lo estamos todos, a concluir la Ronda.

Soy plenamente consciente de los esfuerzos que ello exigirá de todas las delegaciones, y especialmente de las más pequeñas.  Pueden estar seguros de que los Presidentes de los Grupos de Negociación y yo mismo actuaremos de manera plenamente conforme con los principios que hemos establecido en lo que respecta a la programación de las reuniones, y haremos cuanto esté en nuestra mano para garantizar la transparencia y la participación de todos.  Como de costumbre, mantendré consultas con los coordinadores de los grupos regionales y otros grupos para potenciar esos esfuerzos.  Seguiré manteniendo también reuniones con los Presidentes, reuniones informales del CNC, reuniones de la sala verde, así como todos los demás contactos que tengo con las delegaciones.

Esto es lo que deseo presentarles esta mañana.  No les haré en este momento mi habitual resumen de los progresos realizados en los Grupos de Negociación, para no distraer nuestra atención de lo que hemos de hacer.  No obstante, en interés de la transparencia incluiré ese resumen en la versión escrita de mis observaciones, que se distribuirá al término de la presente reunión (véase infra).

En síntesis, tenemos la señal política, tenemos los conocimientos técnicos y tenemos el programa de trabajo.  Ahora es necesario traducir todo eso en un acuerdo global que todos ustedes puedan llevarse a casa.  Hoy comienza la cuenta atrás.

Panorama general de los Grupos de Negociación

En la esfera de la agricultura, los trabajos siguen discurriendo por dos vías:  los modelos de presentación de datos y las cuestiones que están entre corchetes o con anotaciones en el proyecto de modalidades. En cuanto a los modelos y la labor conexa sobre los datos de base, se ha iniciado con ímpetu la etapa 2, que se centra en los proyectos de modelos efectivamente propuestos para el proceso de consignación en listas.  En cada uno de los tres pilares (ayuda interna, acceso a los mercados y competencia de las exportaciones), ya se han presentado al Comité de Agricultura en Sesión Extraordinaria varios proyectos, que se están examinando en un marco informal.  Se están elaborando otros proyectos de ese tipo para la próxima serie de reuniones del Grupo, que tendrá lugar en la semana del 6 de diciembre.  También avanza la labor sobre los datos de base: la Secretaría está publicando, a partir de los datos facilitados por los Miembros, documentos sobre una serie de temas, incluidos el valor de la producción, la MGA por productos específicos y el compartimento azul, con miras a la continuación de la labor de verificación. 

En lo concerniente a las modalidades, el Presidente ha proseguido sus consultas, en particular las consultas destinadas a aclarar determinados aspectos técnicos de las modalidades.  El Presidente volverá a convocar reuniones informales de participación abierta en la semana del 6 de diciembre, cuando continúe el programa de trabajo que discurre por las dos vías.  Además, el Presidente sigue estando disponible para los “confesionarios” sobre las ambigüedades técnicas que pueda haber en el proyecto de modalidades.

En lo que se refiere al AMNA, el Grupo celebró la semana pasada debates específicos sobre varias de las cuestiones relativas a los obstáculos no arancelarios que son objeto de examen.  En cuanto al mecanismo horizontal, la contribución revisada de algunos de los defensores de la posición intermedia ha sentado la base para un intercambio de opiniones.  Con respecto a la remanufactura, los copatrocinadores distribuyeron explicaciones complementarias de su propuesta, que se incorporaron a las contribuciones para el debate.  Una reunión en la sala D se reservó a un intercambio de opiniones sobre la transparencia, la evaluación de la conformidad, las normas internacionales y las buenas prácticas de reglamentación.  El debate sobre la transparencia fue extenso y se basó en un documento de la Secretaría en el que se ponían de relieve los elementos que van más allá de lo prescrito por el Acuerdo OTC en ese ámbito.  En lo que respecta a la evaluación de la conformidad, los Estados Unidos presentaron su propuesta revisada sobre los productos electrónicos.  En relación con las normas internacionales, los Estados Unidos distribuyeron algunas preguntas acerca de la elaboración y utilización de las normas internacionales pertinentes, que los Miembros consideraron de utilidad.  En cuanto a los productos químicos, el debate se basó en gran medida en las respuestas facilitadas por la Unión Europea en relación con su propuesta.  En lo que se refiere al etiquetado de los textiles, una propuesta revisada presentada por los copatrocinadores dio lugar a varias intervenciones.

En cuanto a la labor futura, paralelamente a la evolución global de la dinámica de las negociaciones, el Presidente ha indicado que la próxima etapa consistirá en avanzar hacia una negociación basada en textos.  Esto se hará en el marco de las Semanas del AMNA, complementadas por los trabajos en grupos pequeños, que son claramente un proceso continuo.  A ese respecto, está previsto que la próxima Semana del AMNA comience el 17 de enero y tengo entendido que el Presidente ya ha iniciado algunas consultas en pequeños grupos.

En el ámbito de los servicios, las señales positivas que se dieron en las reuniones ministeriales de Seúl y Yokohama han contribuido a aumentar considerablemente el nivel de actividad en esta esfera.  Esto se hizo patente durante el bloque de reuniones sobre los servicios de la semana pasada, en el que numerosos jefes de misión asistieron a la reunión del CCS en Sesión Extraordinaria e insistieron en su compromiso de acelerar e intensificar la participación en las negociaciones sobre los servicios. 

Por lo que se refiere al acceso a los mercados, prosiguieron los debates sobre dos nuevos elementos de negociación.  El primero es una propuesta encaminada a agrupar servicios que están estrechamente relacionados con la logística y la cadena de suministro, con el fin de centrar mejor las negociaciones basadas en peticiones y ofertas.  El segundo elemento es un grupo adicional sobre peticiones y ofertas plurilaterales para abordar los servicios de contabilidad. 

En las demás esferas de las negociaciones sobre los servicios, se han registrado nuevos avances en las cuestiones técnicas.  Las consultas celebradas recientemente acerca del texto de exención para los PMA han permitido aclarar las diferencias que subsisten entre las delegaciones.   En el ámbito de la reglamentación nacional, se han mantenido debates útiles, sobre la base del texto del Presidente.  Los principales temas abordados fueron las prescripciones y procedimientos en materia de licencias y títulos de aptitud (incluida una propuesta para simplificar las disciplinas en estas dos esferas), y las normas técnicas.  Con respecto a las subvenciones, los Miembros celebraron su primer debate específico sobre la base de sus comunicaciones.  Las deliberaciones se centraron en la forma en que funcionan los programas de subvenciones en el ámbito de los servicios y en sus posibles efectos de distorsión.  En el Comité de Compromisos Específicos se ha emprendido también una labor importante sobre la base de una nota de la Secretaría, en la que se exponen escenarios alternativos para la verificación de las Listas anexas al AGCS al final de la Ronda.  Las deliberaciones proseguirán en todas estas esferas, según sea necesario.

En cuanto a las normas, el Grupo ha intensificado considerablemente el ritmo de sus trabajos y últimamente se ha reunido todos los meses.  El Grupo ha celebrado bloques de reuniones de una semana en octubre (sobre las subvenciones a la pesca) y en noviembre (sobre antidumping y subvenciones horizontales).  Ya se han programado o previsto otros bloques de reuniones para principios de diciembre (sobre antidumping y subvenciones a la pesca), y se prevé celebrar  a partir de enero más reuniones sobre todos los bloques de temas.   

En relación con el antidumping y las subvenciones horizontales, aunque se han examinado algunas propuestas nuevas, el Grupo se ha centrado en el examen sistémico, en reuniones plurilaterales, de todas las cuestiones, figuren o no entre corchetes, de los textos actuales del Presidente, y ha seguido examinando determinadas cuestiones que han planteado los participantes pero que no se abordan en esos textos.  En el ámbito de las subvenciones a la pesca, el Grupo ha celebrado también, sobre todo, reuniones plurilaterales y ha organizado sus trabajos en función de temas (por ejemplo, prohibición, trato especial y diferenciado) y sobre la base de las propuestas específicas de las delegaciones. 

En el ámbito de los acuerdos comerciales regionales, recordarán que en la reunión del Consejo General del pasado 4 de mayo los Miembros aceptaron la propuesta de China, la India y el Pakistán de celebrar consultas para examinar el Mecanismo de Transparencia para los ACR con vistas a hacerlo permanente, pero sugirieron que esas consultas tuvieran lugar en el Grupo de Negociación sobre las Normas. El Presidente de dicho Grupo de Negociación ha mantenido consultas plurilaterales informales sobre esta cuestión y tengo entendido que celebrará una reunión del Grupo de Negociación el 13 de diciembre para iniciar el proceso de examen del Mecanismo de Transparencia.  También ha habido debates informales sobre cuestiones sistémicas relacionadas con los ACR, aunque esos debates siguen supeditados a que los Miembros presenten propuestas basadas en textos, que hasta la fecha no se han recibido. 

En la esfera de la facilitación del comercio, desde principios de año el Grupo de Negociación trabaja para perfeccionar y desarrollar el texto refundido de las propuestas de los Miembros, es decir, el documento de trabajo del Grupo de Trabajo sobre la Facilitación del Comercio.

Esta semana, los debates se centran en los elementos del texto relativos al artículo VIII del GATT (derechos y cargas) y al trato especial y diferenciado.  A lo largo de este año el Grupo ha podido tratar con cierto detalle todos los elementos del texto.  No cabe duda de que las negociaciones han ayudado a los Miembros a percibir mejor de qué manera el nuevo acuerdo al que se llegue beneficiará a su comercio y dónde residen sus principales intereses nacionales.  Últimamente ha habido una tendencia positiva a reducir los numerosos corchetes del texto, pero éstos siguen siendo demasiados.  Se necesita una reducción considerable de esos corchetes para que puedan comenzar las verdaderas negociaciones sobre las cuestiones pendientes. 

En lo relativo a las negociaciones sobre el comercio y el medio ambiente, el CCMA en Sesión Extraordinaria se reunió informalmente el 8 de noviembre de 2010.  En relación con el apartado i) del párrafo 31 del PDD, Suiza presentó una nueva propuesta para evitar conflictos entre las normas de la OMC y las obligaciones comerciales específicas establecidas en los AMUMA.  Asimismo, siguieron celebrándose debates en el marco del apartado i) del párrafo 31, ya que Noruega y Sudáfrica (en nombre del Grupo Africano) volvieron a presentar sus comunicaciones iniciales, con lo que se prosiguió el proceso iniciado en la reunión del 13 de septiembre con otras comunicaciones.  En la reunión del 8 de noviembre, obtuvo un apoyo general la idea de seguir examinando todas las propuestas presentadas para preparar las negociaciones basadas en textos.  El Presidente tiene la intención de examinar en profundidad los distintos aspectos de las propuestas presentadas, por bloques de temas, con miras a identificar los puntos que tienen en común y las cuestiones pendientes. 

Con respecto al apartado iii) del párrafo 31, se presentó al CCMA en Sesión Extraordinaria un reciente documento de la Secretaría sobre los servicios ambientales, que se había presentado al Consejo del Comercio de Servicios.  Este documento suscitó mucho interés entre los Miembros por los vínculos existentes entre los bienes y los servicios ambientales.  Además, en la reunión se invitó a los Miembros a que expusieran sus puntos de vista sobre la manera de avanzar en relación con esta parte del mandato.  Los Miembros subrayaron la necesidad de abordar cuestiones transversales como los obstáculos no arancelarios, el trato especial y diferenciado, la transferencia de tecnología y la creación de capacidad.  La mayoría de los Miembros convinieron en que era preciso acelerar las negociaciones sobre los bienes ambientales.  En consecuencia, el Presidente tiene la intención de intensificar los trabajos sobre esta parte del mandato con debates específicos tanto sobre las cuestiones transversales como sobre las comunicaciones, identificando los bienes ambientales de interés y proponiendo enfoques a tal fin.  El objetivo del Presidente es que el Comité adquiera un conocimiento más profundo de las cuestiones técnicas que permita a las delegaciones hacer avanzar las negociaciones de manera significativa.

En cuanto al programa de trabajo sobre el trato especial y diferenciado, el Presidente del CCD en Sesión Extraordinaria se ha centrado en la reducción de las diferencias existentes acerca de diversos elementos del Mecanismo de Vigilancia.  Aunque se han hecho algunos progresos, el Presidente ha indicado también que sigue habiendo divergencias sobre varios elementos de las negociaciones.

A este respecto, ha habido algunas novedades positivas a raíz de los debates mantenidos en el grupo informal de embajadores sobre cuestiones relativas al desarrollo.  El proceso informal dirigido por los embajadores ha propuesto algunos “Principios rectores para el Mecanismo de Vigilancia”, que algunos de los Miembros han presentado durante las consultas en grupos pequeños que viene celebrando el Presidente.  Durante estas consultas iniciales, los Miembros en general han estimado que los elementos de los Principios rectores contribuirían a generar una mayor convergencia en los trabajos sobre el Mecanismo de Vigilancia que se llevan a cabo en el Comité en Sesión Extraordinaria.  A pesar de que, como su nombre indica, se trata simplemente de “Principios rectores”, proporcionan una base útil para impulsar los trabajos del Comité en Sesión Extraordinaria. 

El Presidente proseguirá sus consultas sobre el Mecanismo de Vigilancia y, basándose en las aportaciones de los Miembros, retomará a su debido tiempo, las restantes propuestas relativas a acuerdos específicos.

Por lo que respecta a las negociaciones sobre el establecimiento de un sistema multilateral de notificación y registro de las indicaciones geográficas de vinos y bebidas espirituosas, el Consejo de los ADPIC en Sesión Extraordinaria celebró su vigésima séptima reunión formal el 28 de octubre.  Las delegaciones siguieron intercambiando información técnica, de forma estructurada y pragmática, sobre la base de dos cuestiones adicionales que había planteado el Presidente en relación con los  actuales procedimientos y prácticas nacionales de registro y protección de las marcas de fábrica y de comercio y de las indicaciones geográficas.  El objetivo de estos debates es identificar las diferencias y los aspectos comunes.  Varias delegaciones que no habían intervenido hasta ahora en estos debates proporcionaron respuestas a las preguntas, y otros precisaron las respuestas que habían dado en reuniones anteriores. 

De conformidad con el calendario de trabajo del proceso global, en los primeros cuatro meses de 2011 el Presidente intensificará la labor del Consejo en Sesión Extraordinaria, partiendo de la labor ya realizada.  A tal fin, organizará consultas informales los días 1º y 6 de diciembre y convocará una reunión informal de participación abierta el 10 de diciembre. 

En cuanto a la solución de diferencias, los trabajos se siguen desarrollando sobre la base de consultas en grupos de geometría variable, de las que se informa regularmente a los Miembros.  El Presidente mantuvo una serie de consultas la semana del 1º de noviembre.  Los debates se centraron en el cumplimiento efectivo y en la secuencia.  La siguiente serie de reuniones está prevista para la semana del 17 de enero y se centrará en las cuestiones pendientes en relación con el cumplimiento efectivo y la secuencia, así como en los plazos y el procedimiento posterior a la retorsión. 

Con esto concluyo mi resumen de las últimas actividades y de la labor prevista de los órganos de negociación.

Por último, con respecto a las dos cuestiones relativas a la aplicación en la esfera de los ADPIC, la extensión de las indicaciones geográficas y la relación entre el Acuerdo sobre los ADPIC y el CDB, sobre las que he mantenido consultas en mi calidad de Director General y no de Presidente del CNC, tengo entendido que, en las reuniones de pequeños grupos de reflexión celebradas recientemente, se han estudiado también estas cuestiones.  Teniendo esto presente, seguiré analizando con los Miembros la mejor manera de llevar adelante el proceso consultivo.  Mi lema a lo largo de las consultas ha sido la transparencia para con todos los Miembros, y huelga decir que les mantendré informados de los hechos que se produzcan. 

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.