OMC: NOTICIAS 2013

PROCESO DE SELECCIÓN DEL DIRECTOR GENERAL


MÁS INFORMACIÓN:

  

Declaración del Presidente del Consejo General, 12 de abril de 2013

Buenas tardes. Quisiera darles la bienvenida a esta reunión informal de Jefes de Delegación.

De conformidad con lo establecido en el párrafo 18 de los Procedimientos para el nombramiento de los Directores Generales, se ha convocado esta reunión para que yo pueda informar a los Miembros sobre el resultado de la primera ronda de consultas sobre la selección del próximo Director General, y a tal fin contaré con la asistencia de los facilitadores en este proceso -el Presidente del Órgano de Solución de Diferencias, Embajador Fried, y el Presidente del Órgano de Examen de las Políticas Comerciales, Embajador Reiter-. Actuamos en cumplimiento de nuestro compromiso de transparencia, inclusión y participación plena recogido en el documento JOB/GC/39, que fue distribuido tras la reunión de los Jefes de Delegación del 19 de marzo.

Antes de empezar, quisiera decirles que tengo entendido que en algunos círculos hay preocupaciones acerca de los resultados que les voy a comunicar y acerca de la forma en que llegué a esos resultados, con la asistencia de los facilitadores. Permítanme decir que, como recordarán ustedes, en la reunión de Jefes de Delegación del 13 de marzo los Miembros dispusieron que se limitaran totalmente nuestras facultades discrecionales y que evaluáramos únicamente el número de preferencias y la amplitud del apoyo en las distintas regiones geográficas y categorías de Miembros reconocidas. Y ese es exactamente lo que hicimos.

Los resultados fueron claros e inequívocos, ya se midieran por número de preferencias recibidas o por la amplitud del apoyo a través de las distintas regiones geográficas o entre las categorías de Miembros generalmente reconocidas, esto es, los PMA, los países en desarrollo y los países desarrollados.

Permítanme exponer ahora de forma más detallada el proceso y las conclusiones de nuestras consultas.

Para empezar, recordaré que los Procedimientos que regulan este proceso, que figuran en el documento WT/L/509, fueron formalmente adoptados por el Consejo General en diciembre de 2002 después de largas y detalladas consultas. Desde el comienzo del proceso para el nombramiento del próximo Director General el año pasado, hemos aplicado estos Procedimientos al pie de la letra, y tenemos la intención de seguir adhiriéndonos estrictamente a ellos, como la tienen también, estoy seguro, todos ustedes.

Voy a explicarles ahora algunos aspectos de la organización y del desarrollo de esas consultas.

De conformidad con los Procedimientos, en particular los párrafos 17 y 18, y tal y como anuncié en nuestra última reunión informal de Jefes de Delegación, que tuvo lugar el 19 de marzo de 2013, los facilitadores y yo mismo celebramos consultas del 2 al 9 de abril.

El 20 de marzo se pidió por fax a todos los Miembros que concertaran una cita para reunirse conmigo y con los facilitadores en la sala 2011 con el fin de comunicarnos sus preferencias. El 25 de marzo se envió un cordial recordatorio por fax a los Miembros y, en caso necesario, se los contactó después personalmente al mismo efecto.

Habida cuenta de que también tenemos la obligación de consultar a los Miembros que no tienen representación permanente en Ginebra, comprobamos quiénes eran los Jefes de Delegación debidamente acreditados que los representaban en las cuestiones relacionadas con la OMC y les dimos la opción de comunicarse con nosotros mediante conferencia telefónica o por correo electrónico para transmitirnos sus preferencias. Se fijaron las fechas y horarios concretos para las conferencias telefónicas según su conveniencia, lo cual nos permitió conocer sus preferencias por esa vía, salvo en el caso de dos Miembros, que nos las comunicaron por correo electrónico.

Me satisface confirmar que a fecha de 9 de abril de 2013 habíamos consultado a la totalidad de los 159 Miembros de la OMC.

A cada Miembro, tanto a los que tienen representación permanente en Ginebra como a los que no, se les hizo la misma pregunta concreta, a saber, “¿Cuáles son sus preferencias?”. Le pedimos a cada Miembro que indicara preferencias múltiples, sin establecer un orden específico, y, de conformidad con el documento JOB de 19 de marzo, lo instamos a que formulara cuatro preferencias. Asimismo, informamos a cada Miembro de que no aceptaríamos preferencias negativas, al tiempo que les garantizamos que la información que facilitasen sería estrictamente confidencial y no se comunicaría a nadie en ningún momento.

También deseo señalar que cada reunión de “confesionario” no duró más que unos pocos minutos y que en ninguna de ellas hubo un debate. Consultamos a los Jefes de Delegación, en su calidad de representantes de los Miembros, y sólo estuvimos presentes los dos facilitadores y yo, y sólo nosotros.

Permítanme referirme ahora a los resultados de esas consultas. Quisiera recordarles que el párrafo 17 de los Procedimientos establece que “[l]a finalidad última del proceso de consultas será identificar el candidato en torno al cual puede lograrse un consenso. Para ello podrá ser necesario realizar consultas sucesivas para identificar el candidato o candidatos que tengan la menor probabilidad de generar tal consenso”. En el mismo párrafo se dice además que “[e]l Presidente, con la asistencia de los facilitadores, celebrará consultas con todos los Miembros, incluidos aquellos que no tienen representación permanente en Ginebra, para evaluar sus preferencias y la amplitud del apoyo con que cuenta cada candidato”.

Como señalé en mi declaración de 19 de marzo, se espera que cuatro candidatos desistan en la primera ronda.

Quisiera empezar mi informe sobre esta evaluación con cinco observaciones generales. En primer lugar, quedó claro que los Miembros consideraban que los nueve candidatos eran personas muy competentes y respetadas. Deseo agradecer a todas las delegaciones, en nombre de los facilitadores y en el mío propio, sus respuestas claras y constructivas. Asimismo, deseamos agradecer a los candidatos y a los Miembros que los presentaron la dignidad con la que se han conducido durante el proceso. Esperamos que en las próximas fases del proceso se pueda preservar la dignidad de los candidatos y de los Miembros que los han presentado.

En segundo lugar, se trata de un proceso dirigido por los Miembros. Al evaluar sus preferencias nos hemos basado exclusivamente en los elementos enunciados en el párrafo 17 de los Procedimientos de 2002. Permítanme recordarles asimismo que en el documento JOB/GC/39 se reafirma la definición de la expresión “amplitud del apoyo” que se dio en 2005, es decir: “En cuanto a la amplitud del apoyo, consideramos la distribución de las preferencias a través de las distintas regiones geográficas y entre las categorías de Miembros generalmente reconocidas en las disposiciones de la OMC, a saber: los PMA, los países en desarrollo y los países desarrollados”. El Presidente también informó a los Miembros en aquel momento de que los Miembros habían tenido en cuenta y habían rechazado otros criterios cuando se formularon los Procedimientos de 2002. Según las decisiones anteriores y la experiencia, y con arreglo al sentido común, la expresión “amplitud del apoyo” se refiere al conjunto de Miembros.

En tercer lugar, los resultados de nuestras consultas reflejan las preferencias expresadas por ustedes y fueron comunicados ayer, 11 de abril de 2013, a los Miembros que presentaron a los candidatos. En esa breve reunión se señaló el párrafo 18 de los Procedimientos, que estipula lo siguiente: “Queda entendido que el candidato o candidatos que tengan la menor probabilidad de generar un consenso desistirán”. Se trata pues de la única obligación en firme de los candidatos y de los Miembros que los han presentado.

En cuarto lugar, recordarán ustedes que en la reunión de los Jefes de Delegación del 19 de marzo, se instó a los Miembros a que formularan cuatro preferencias. En aras de la transparencia, deseo informarles de que todos los Miembros, con unas pocas excepciones, formularon cuatro preferencias. Esos pocos Miembros expresaron cinco preferencias o menos de cuatro y correspondían a las distintas regiones geográficas y a todas las categorías de Miembros reconocidas, esto es, los PMA, los países en desarrollo y los países desarrollados. Tengo entendido que se ha planteado una preocupación específica sobre el número de preferencias expresadas. Permítanme responder haciendo dos observaciones:

  • En primer lugar, si bien algunos Miembros de distintas regiones geográficas y categorías de Miembros reconocidas expresaron cinco preferencias y algunos menos de cuatro, la gran mayoría formuló cuatro.
  • En segundo lugar, el hecho de que algunas delegaciones no formularan exactamente cuatro preferencias no afectó a los resultados en esta ronda.

En quinto lugar, permítanme reiterar que el objetivo último de este proceso es nombrar a un Director General por consenso. Por lo tanto, lograr el apoyo del conjunto de Miembros es un factor esencial. En otras palabras, las preferencias expresadas no sólo por los Miembros de la región a la que pertenece el Miembro que haya presentado un candidato, sino también, y ello es importante, de otras regiones y de las categorías de Miembros reconocidas que se mencionaron anteriormente, nos permiten determinar cuáles son los candidatos en torno a los que puede lograrse un consenso.

Les comunicaré ahora la lista de los cuatro candidatos que tienen la menor probabilidad de generar un consenso. Permítanme recalcar que sus preferencias dieron lugar a los mismos resultados para cada uno de esos candidatos, ya se midieran por número de preferencias recibidas o por la amplitud del apoyo a través de las distintas regiones geográficas y entre las categorías de Miembros generalmente reconocidas, esto es, los PMA, los países en desarrollo y los países desarrollados. Permítanme que lo repita: nuestra valoración fue la misma, cualquiera que fuese la forma de examinar las preferencias.

Merece la pena señalar asimismo que ningún candidato obtuvo el apoyo unánime de ninguna región.

En la lista, los cuatro candidatos figuran en el orden en que se recibieron sus candidaturas, y no en orden ascendente o descendente de preferencias, de conformidad con el párrafo 1 de los Procedimientos, que exige respeto a los candidatos y a los Miembros que los hayan presentado. La lista es la siguiente:

    — Sr. Alan John Kwadwo Kyerematen (Ghana)

    — Sra. Anabel González (Costa Rica)

    — Sra. Amina C. Mohamed (Kenya)

    — Sr. Ahmad Thougan Hindawi (Jordania)

Sobre esta base, por consiguiente, tenemos la intención de iniciar una segunda ronda de consultas basada en una lista revisada de cinco candidatos, de nuevo en el orden en que se recibieron sus candidaturas, como sigue:

    — Sra. Mari Elka Pangestu (Indonesia)

    — Sr. Tim Groser (Nueva Zelandia)

    — Sr. Herminio Blanco (México)

    — Sr. Taeho Bark (República de Corea)

    — Sr. Roberto Carvalho de Azevêdo (Brasil)

Esas consultas comenzarán el martes 16 de abril y continuarán hasta el miércoles 24 de abril a mediodía. Mis colegas y yo, juntos, nos reuniremos durante cinco minutos con cada una de las delegaciones en la sala 2011 de la OMC, entre las 9.30 y las 12.50 h y entre las 15 y las 18 h de cada día. Esta tarde se enviará un fax a ese respecto.

Volveremos a ponernos en contacto directamente con las delegaciones que no tienen representación permanente en Ginebra.

Como dispone el párrafo 6 de los Procedimientos, nuestro objetivo sigue siendo promover y facilitar el consenso entre los Miembros, y ayudar a éstos a pasar de la lista revisada de candidatos a una decisión final sobre el nombramiento.

Teniendo esto presente, invitaremos nuevamente a las delegaciones a que respondan a la pregunta: “¿Cuáles son sus preferencias?”.

Según indiqué en mi declaración de 19 de marzo, se espera que tres candidatos desistan en la segunda ronda, para respetar la clara preferencia de los Miembros por que haya sólo dos candidatos en la ronda final. Instamos encarecidamente a cada Miembro a que exprese dos preferencias -ni más, ni menos- en esta ronda, y esperamos que así lo haga. Gracias a la estricta observancia de este elemento por todos los Miembros, el proceso será más eficaz.

Debo recalcar que las preferencias comunicadas en la primera ronda de consultas no se tendrán en cuenta en la segunda ronda. Por consiguiente, desearía instar a todos los Miembros a que acudan una vez más a reunirse con nosotros y a que expresen sus preferencias sobre la base de la lista revisada de candidatos.

Estas consultas proseguirán a nivel de los Jefes de Delegación, que serán consultados individualmente, en su calidad de representantes de los Miembros. Al igual que en la primera ronda, daremos un trato estrictamente confidencial a toda la información que recabemos de los Miembros.

Al evaluar la información recibida y comunicarla a los Miembros, nos ajustaremos una vez más a los elementos establecidos en el párrafo 17 de los Procedimientos y a las prácticas anteriores que ya he mencionado. Los facilitadores y yo seguiremos actuando en estricta conformidad con los Procedimientos acordados y la organización de los trabajos indicada en el documento JOB/GC/39.

Como hemos hecho en esta ocasión, se informará del resultado de las consultas a todos los Miembros en una reunión abierta de Jefes de Delegación que se celebrará lo antes posible tras la finalización de nuestras consultas. El resultado se comunicará a los Miembros que hayan presentado a los candidatos que figuran en la lista revisada de la segunda ronda inmediatamente después de esa ronda y antes que al resto de los Miembros.

Nos complace que la participación de los Miembros en la primera ronda haya alcanzado el 100 por ciento, y que se haya puesto de manifiesto un respeto general por los Procedimientos. Esperamos que el nivel de participación sea igualmente elevado en la próxima ronda. Permítanme reiterar que este proceso es su proceso: la decisión de nombrar al nuevo Director General les corresponde a ustedes.

Antes de terminar mi declaración, me gustaría decir unas palabras sobre los cuatro candidatos que no figuran en la lista de la próxima ronda de consultas. En nombre de todos los Miembros, quiero expresar nuestra gratitud por su participación en este proceso de selección. Como dije anteriormente, son todos ellos personas muy competentes y respetadas. Quiero asimismo rendir tributo a la honestidad y dignidad con que ellos, sus delegaciones y sus Gobiernos se han conducido en este proceso.

Todos han contribuido a enriquecer el proceso y, por supuesto, a la propia Organización, al haberse presentado como candidatos, por lo que todos estamos en deuda con ellos. Estoy seguro de que hablo en nombre de todos ustedes al desearles lo mejor en sus futuros proyectos.

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.