OMC: NOTICIAS 2014

COMITÉ DE NEGOCIACIONES COMERCIALES: REUNIÓN INFORMAL


NOTA:
ESTA NOTICIA tiene como finalidad ayudar al público a comprender los nuevos acontecimientos de la OMC. Si bien se ha hecho todo lo posible para asegurar que el contenido de la información sea exacto, ésta se entiende sin perjuicio de las posiciones de los gobiernos Miembros.

“REUNIÓN INFORMAL” es una reunión que se celebra sin actas.

MÁS INFORMACIÓN:
> Programa de Doha para el desarrollo (PDD)
> Comité de Negociaciones Comerciales (CNC)
> Noticias sobre el PDD
> Noticias sobre el CNC
> Novena Conferencia Ministerial de la OMC

Buenos días a todos.

Como esta es nuestra primera reunión en 2014, les deseo a todos un feliz año nuevo, lleno de éxitos. Espero realmente que sea un año productivo.

Deseo agradecerles a todos el papel que desempeñaron, tanto colectivamente como a título individual, en la consecución del éxito histórico que alcanzamos en Bali. Tras 18 años poco fructíferos, la Conferencia de Bali demostró que la OMC puede lograr resultados negociados. Reportó beneficios considerables para la economía mundial y, en particular, para Miembros en desarrollo y menos adelantados. Y volvió a llevar el foco de atención a lo que hacemos aquí en Ginebra.

Sin embargo, Bali no representa la conclusión del trabajo. Tenemos ante nosotros dos tareas muy importantes.

En primer lugar, y sobre todo, tenemos que aplicar las decisiones y los acuerdos alcanzados en Bali. En segundo lugar, en la Declaración Ministerial de Bali se nos ha encomendado preparar para finales de 2014 un programa de trabajo claramente definido sobre las cuestiones restantes del Programa de Doha para el Desarrollo. Y hay que recordar que la Declaración de Bali establece que las esferas en las que no se han adoptado decisiones vinculantes deben ser una prioridad en nuestra labor posterior a Bali. Debemos prestar una atención constante a esas cuestiones.

Por consiguiente, ahora empieza el trabajo de verdad. Esas dos tareas serán el componente más importante de nuestra labor a lo largo de este año, y es esto de lo que les quiero hablar hoy.

En primer lugar, centrémonos en la aplicación.

Para que los resultados de Bali sean realmente significativos y para que sus beneficios puedan materializarse, serán indispensables las medidas que ustedes, los Miembros, adopten en los próximos meses. Esta será para el sistema una prueba importante que debemos superar si queremos avanzar y si queremos que se materialicen los beneficios de Bali. Debemos trabajar juntos para mantener el impulso y la presión que nos permitieron alcanzar un resultado satisfactorio.

El Paquete de Bali lo componen 10 decisiones ministeriales, cada una de las cuales requiere diferentes medidas para poder avanzar. Gran parte de los esfuerzos de aplicación quedarán fuera del ámbito de actividad del CNC, pero, en aras de la claridad, creo que sería útil dedicar unos momentos a exponer algunas de las medidas necesarias para aplicar cada una de esas decisiones.

Empecemos por la facilitación del comercio, una esfera en la que ya se ha empezado a trabajar y en la que durante los próximos meses habrá que alcanzar hitos importantes en cuanto a la aplicación.

El Presidente del Consejo General convocó la primera reunión del Comité Preparatorio el 31 de enero. Ya tenemos un Presidente, dado que ustedes eligieron al Embajador Esteban Conejos por aclamación. Permítanme felicitar al Embajador Conejos y desearle lo mejor en el desempeño de sus nuevas funciones.

El Comité Preparatorio empezará rápidamente a ejecutar las tareas que le encomendaron los Ministros en Bali; concretamente, asegurar la entrada en vigor del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio y preparar el eficiente funcionamiento del Acuerdo.

En la decisión de Bali sobre la facilitación del comercio también se pide al Comité que lleve a cabo con carácter inmediato las tres tareas siguientes:

  • realizar un examen jurídico del Acuerdo;
  • elaborar un protocolo de enmienda para insertar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio en el Anexo 1A del Acuerdo sobre la OMC; y
  • recibir las notificaciones de los compromisos de la categoría A.

Nuestra capacidad de llevar adelante el programa de la OMC en su conjunto depende de que seamos capaces de cumplir las promesas de proporcionar asistencia técnica y apoyo a la creación de capacidad de manera oportuna y eficaz cuando lo soliciten los países en desarrollo y menos adelantados.

La Secretaría mantendrá su programa de evaluación de las necesidades para ayudar a esos países a aprovechar al máximo las flexibilidades establecidas en la Sección II y para facilitar los preparativos de la entrada en vigor del Acuerdo. Sin embargo, además es fundamental que los Miembros en desarrollo determinen lo antes posible la ayuda que necesitan.

Los Miembros donantes y varias organizaciones donantes también se están preparando para proporcionar un apoyo global a la facilitación del comercio. Ayer me reuní con ellos para empezar a hablar sobre la importancia de la coordinación y la transparencia en la prestación de ayuda a los países en desarrollo. A la reunión asistieron muchos donantes, más de 25 países y organizaciones.

Cuando llegue el momento habrá que ampliar este diálogo para incluir a los países beneficiarios, una vez que tengamos una idea más clara de cuáles son sus necesidades. Naturalmente, la OMC ayudará a facilitar la interacción entre donantes y beneficiarios.

Tenemos pues una tarea importante — y urgente — por delante.

También quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer al Embajador Sperisen-Yurt su liderazgo y todo lo que ha hecho como Presidente del Grupo de Negociación sobre la Facilitación del Comercio.

Pasemos ahora a la agricultura, una esfera en la que se adoptaron tres decisiones en Bali. Para cada una de esas tres decisiones, las orientaciones que han dado los Ministros indican específicamente que el Comité de Agricultura realizará un seguimiento que consistirá en actividades de vigilancia y de examen.

El Comité de Agricultura se reunió el 29 de enero y analizó el curso que dará a esas cuestiones; permítanme abordarlas una por una brevemente.

En primer lugar, la competencia de las exportaciones. En esa decisión se prevé la celebración de debates específicos sobre la base de notificaciones y de un cuestionario que habrá de distribuir la Secretaría. En el anexo a la Declaración se incluyen elementos para una mayor transparencia en el ámbito de la competencia de las exportaciones, que constituirán la base del cuestionario de la Secretaría.

El Comité de Agricultura convino en celebrar el debate anual sobre la competencia de las exportaciones durante su reunión de junio de este año. Esa fecha también podría ser apropiada en 2015, ya que daría un plazo suficiente entre el debate y el examen previsto para la Décima Conferencia Ministerial. Les corresponde a ustedes, los Miembros, continuar la labor en el Comité de Agricultura. La Secretaría les hará llegar en breve el cuestionario con miras a la distribución de un resumen de las respuestas a ese documento antes de la reunión de junio.

En segundo lugar, en lo que se refiere a la decisión sobre la administración de los contingentes arancelarios, está previsto que el Comité de Agricultura examine y vigile el cumplimiento del Entendimiento. La vigilancia que deberá llevarse a cabo en el contexto del mecanismo aplicable en caso de subutilización de los contingentes arancelarios dependerá de las comunicaciones de los Miembros. Algunos Miembros han indicado que tienen previsto utilizar dicho mecanismo; otros han señalado que el Comité de Agricultura podría empezar a aplicar el procedimiento de vigilancia establecido en el Anexo a esta Decisión en cuanto el Comité reciba comunicaciones.

Queda pues la decisión relativa a la constitución de existencias públicas con fines de seguridad alimentaria. También en este caso la actividad de vigilancia del Comité dependerá del impulso que quieran dar los Miembros a esa labor. Como recordarán, los Ministros convinieron en establecer un programa de trabajo que habría de llevarse a cabo en el Comité de Agricultura con objeto de formular recomendaciones con miras a una solución permanente a esta cuestión — eso es lo que se dice en la decisión-. El programa de trabajo tendrá en cuenta las comunicaciones existentes y futuras de los Miembros. De hecho, ya se empezó a hablar sobre el programa de trabajo en un debate mantenido en la reunión del Comité de Agricultura que tuvo lugar la semana pasada.

A continuación me referiré a las decisiones sobre el desarrollo y las cuestiones relacionadas con los PMA. La adopción de un paquete PMA fue uno de los logros fundamentales de la Conferencia Ministerial de Bali; representa un importante paso adelante hacia una mejor integración de los PMA en el sistema multilateral de comercio.

Sin embargo, también en este aspecto Bali constituye un comienzo, no un final. Harán falta muchos esfuerzos para traducir esas decisiones en beneficios concretos para los PMA.

En lo que se refiere a la puesta en práctica de la exención en la esfera de los servicios, los PMA tendrán que presentar su solicitud colectiva lo antes posible. De ese modo se pondrá en marcha el proceso que desembocará en la reunión de alto nivel, en la que los Miembros indicarán si están dispuestos a otorgar un acceso preferencial a los PMA y en qué esferas. Paralelamente, el Consejo del Comercio de Servicios está organizando una reunión informal para examinar la puesta en práctica de la exención. Animo a todos los Miembros a que participen activamente en este proceso para que podamos sacar partido a este importante instrumento.

A continuación me referiré al acceso a los mercados libre de derechos y de contingentes. También en este caso, los Miembros tendrán que notificar sus esquemas de acceso a los mercados libre de derechos y de contingentes y cualquier otra modificación pertinente que hayan podido adoptar. A mi juicio, los PMA deberían tratar esta cuestión en el Comité de Comercio y Desarrollo. Naturalmente, todos los Miembros tienen una responsabilidad a este respecto, y la Secretaría estará a su disposición para respaldar el proceso. Sin embargo, son los demandeurs quienes deben mantener la presión.

Lo mismo cabe decir de la última decisión del paquete PMA, relativa a las normas de origen preferenciales. Los Miembros tienen directrices concretas para seguir mejorando sus regímenes preferenciales en favor de los PMA. Aliento a los Miembros a que, siempre que sea posible, se basen en esas directrices multilaterales y aporten una nueva contribución para facilitar el acceso a los mercados para los productos de los PMA. Habrá la posibilidad de examinar anualmente la evolución de la situación en el marco del Comité de Normas de Origen.

La otra decisión importante relativa al desarrollo adoptada en Bali — aunque no se refiere específicamente a los PMA — fue la de establecer un Mecanismo de Vigilancia del Trato Especial y Diferenciado. Los Miembros llevarán adelante la cuestión en el marco de sesiones específicas del Comité de Comercio y Desarrollo.

También debo hacer mención aquí a los temas que se pospusieron en Bali, como las 28 propuestas de Cancún y las 6 propuestas relativas a acuerdos específicos. El Comité de Comercio y Desarrollo en Sesión Extraordinaria está examinando activamente esos temas, y habrá que reanudar los trabajos lo antes posible.

La décima decisión del paquete de Bali se refiere al algodón, un tema que naturalmente es muy sensible para muchos Miembros, en particular los Cuatro del Algodón. Tengo entendido que se están realizando consultas informales para convocar una reunión del Mecanismo del marco consultivo del Director General. Es probable que dicha reunión se celebre coincidiendo con un debate específico sobre el algodón en el marco de una reunión del Comité de Agricultura, a fin de que podamos avanzar en esta cuestión.

Todos ustedes hicieron un esfuerzo increíble el año pasado para concluir las negociaciones y ultimar el paquete de Bali, de modo que tenemos que concretarlo y hacer realidad los beneficios que trae consigo. Pero, como he dicho, la aplicación no es más que la primera tarea.

La segunda consiste en reanudar las negociaciones y preparar para finales de 2014 un programa de trabajo claramente definido sobre las cuestiones restantes del Programa de Doha para el Desarrollo. He empezado a celebrar unas consultas muy tempranas y muy preliminares sobre estas cuestiones, por ejemplo:

  • En el Foro Económico Mundial, en Davos, asistí a la reunión ministerial informal organizada por la Confederación Suiza, sobre la que el Embajador Winzap hablará brevemente una vez haya concluido mis observaciones.
  • La semana pasada visité la India y Omán, en donde hablé con representantes del sector empresarial y con funcionarios del Gobierno.
  • En los últimos días me he puesto en contacto con Miembros del Grupo de los PMA y del Grupo ACP.
  • Asimismo, he aprovechado todas las oportunidades que se han presentado para intercambiar impresiones con diversas delegaciones.

He estado escuchando muy atentamente a los Miembros.

Creo que para mirar hacia adelante, tenemos también que mirar hacia atrás. Tenemos que aprender de los errores del pasado y también, ahora, del éxito de Bali. Bali nos permitió extraer varias lecciones importantes sobre cómo actuar con éxito en el ámbito multilateral. Pero creo que será muy difícil reproducir el enfoque que nos permitió evitar los temas centrales — agricultura, bienes industriales, servicios — y cosechar frutos en otras esferas.

Lo más probable es que cualquier futuro compromiso multilateral requiera resultados en el ámbito de la agricultura, uno de los pilares del PDD, y muchas delegaciones han subrayado que, si la agricultura entra en juego, también lo harán los otros dos elementos de la tríada: los bienes industriales y los servicios. Podríamos incluso llegar a la conclusión de que aún no estamos listos para abordar adecuadamente estas tres esferas, pero no podemos eludir el debate.

Aunque no podamos reproducir exactamente el proceso de Bali, debemos tener en cuenta las lecciones que aprendimos. Nuestro diálogo sobre el futuro acaba de empezar, pero creo que ya existen algunos parámetros que sirven de marco a este debate.

A continuación les diré cuáles son, a mi juicio, estos parámetros, aunque quiero subrayar que no se trata de una lista exhaustiva y que su presentación no responde a un orden de prioridad o importancia. Sólo se pretende que sea una fuente de inspiración para nuestros debates.

  • En primer lugar, el desarrollo debe seguir siendo el pilar central de nuestros esfuerzos. Por encima de todo, debemos lograr resultados tangibles para los Miembros más pobres. La Ronda sigue siendo una ronda para el desarrollo.
  • En segundo lugar, debemos ser realistas y centrarnos en aquellos aspectos que sean factibles. En lugar de ocuparnos de metas abstractas, debemos centrarnos en lo que puede lograrse y establecer objetivos que puedan alcanzarse. Cada Miembro debe ser sincero con los otros Miembros y con los colectivos interesados de sus países acerca de lo que es realista esperar de las negociaciones. Debemos hallar un equilibrio entre ambición y realismo.
  • En tercer lugar, las grandes cuestiones del PDD están interrelacionadas, por lo que deben abordarse conjuntamente. En este sentido, es fundamental el equilibrio, como lo fue en Bali. Debemos encontrar un enfoque al que contribuyan todos los Miembros y del que todos ellos se beneficien pero en el que, de nuevo, nadie tenga que hacer frente a peticiones imposibles de cumplir. Bali funcionó porque todos los Miembros así lo quisieron.  Todo el mundo se tiene que ver reflejado en las cuestiones que hay sobre la mesa.
  • En cuarto lugar, para avanzar en estas esferas debemos estar dispuestos a ser creativos y mostrarnos abiertos a ideas nuevas que puedan permitir a los Miembros superar los obstáculos más graves y cruciales. Sin embargo, esta creatividad debe ser compatible con el mandato del PDD, que es lo suficientemente flexible como para dar cabida a nuevos procesos. Voy a ser muy claro: no estoy proponiendo cambiar el mandato del PDD; en realidad, más bien lo contrario.
  • En quinto lugar, el proceso debe seguir siendo inclusivo y transparente, y todos los Miembros deben participar en todas las fases de las negociaciones. Éste fue un factor muy importante en Bali.
  • En sexto lugar, hay que imprimir cierto sentido de urgencia a nuestros esfuerzos. Éste también fue un factor esencial del éxito de Bali. Pero debemos tener cuidado de que una mala planificación no nos precipite imprudentemente a un nuevo ciclo de fracasos. No podemos permitirnos esperar otros 18 años para obtener un resultado.

Por último, creo que además de estar abiertos a nuevas ideas, deberíamos mantener una actitud abierta respecto al posible alcance de los próximos pasos que demos.

Por supuesto, nuestro objetivo es encontrar un camino que nos permita concluir la Ronda. Es posible que se pueda lograr de una vez o que necesitemos dar varios pasos. También esto es algo que debemos debatir. Pero hagamos lo que hagamos, siempre nos moveremos en una dirección: hacia la conclusión de la Ronda de Doha.

Creo que debemos tener en mente esos parámetros en las próximas semanas y meses. En resumen:

  • el desarrollo como pilar central
  • factibilidad: equilibrar realismo y ambición, sin pedir a nadie que haga cosas imposibles
  • reconocer que las cuestiones están interrelacionadas, por lo que deben abordarse conjuntamente
  • seguir siendo creativos y mantener una actitud abierta
  • ser siempre inclusivos y transparentes
  • mantener el sentido de urgencia.

Como el factor tiempo es esencial, he pedido a los Presidentes de los grupos de negociación que inicien un diálogo con los Miembros sobre las cuestiones que se puedan sacar adelante, utilizando para ello los parámetros que acabo de mencionar como guía para los debates. Serán los propios Presidentes los que decidan el formato exacto de esas reuniones — tendrán plena libertad en cuanto a la manera de realizarlas-, pero les he pedido que se aseguren de que sean lo más abiertas posible.

Creo que tenemos que empezar planteándonos preguntas sencillas, como qué es lo que no funcionó, qué es lo que debemos hacer ahora, y cuál debería — o podría — ser nuestro nivel de ambición. Aunque es posible que al principio haya muchas opiniones diferentes, confío en que con el tiempo vayan apareciendo puntos comunes y, en su momento, podamos lograr la convergencia.

Puedo asegurarles que no hay ningún programa oculto o elaborado previamente. Estoy planteando el proceso — al igual que los Presidentes — con una actitud totalmente abierta. Queremos escuchar sus opiniones. No pretendo imponer plazos estrictos a este proceso inicial, pero he pedido a los Presidentes de los grupos de negociación que me comuniquen algunas ideas y conclusiones iniciales de sus consultas, si es posible para la reunión del Consejo General del 14 de marzo.

Bali representa no sólo un logro enorme para todos nosotros, sino también una enorme oportunidad. Contamos ahora con un impulso político real, y debemos aprovecharlo. El trabajo apenas ha comenzado. El año 2014 debería ser el año en el que apliquemos nuestros primeros resultados negociados, y el año de la reactivación de la Ronda de Doha. No será fácil, pero puede lograrse.

Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar. Todas las voces serán escuchadas. Y espero que, juntos, podamos capitalizar el éxito de Bali y aprovechar la oportunidad que nos brinda.

Gracias por su atención.

Galerie de photos

Servicio de noticias RSS

> Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.