COMERCIO Y EL DESARROLLO

Más información

  

En el marco de la reunión del Comité de Comercio y Desarrollo (CCD) sobre la Ayuda para el Comercio, el Presidente, Embajador Chad Blackman (Barbados), planteó un proceso encaminado a la elaboración de un nuevo programa de trabajo sobre la Ayuda para el Comercio para 2020-2021. Destacó que la diversificación económica sigue siendo un objetivo de política pertinente para los países en desarrollo y, en particular, los países menos adelantados (PMA). Asimismo, hizo hincapié en algunos de los temas que se plantearon en el Examen Global de la Ayuda para el Comercio llevado a cabo en julio de 2019; por ejemplo, la inclusión y el empoderamiento, la conectividad digital y la diversificación en un contexto de crecimiento verde. También se trataron otras cuestiones pertinentes, como las estrategias en materia de Ayuda para el Comercio correspondientes a Estados frágiles y afectados por conflictos y la participación creciente de los asociados Sur-Sur.

La iniciativa de Ayuda para el Comercio comprende múltiples partes interesadas con el fin de movilizar recursos para hacer frente a las limitaciones relacionadas con el comercio que han identificado los países en desarrollo y los PMA. Puede encontrar más información aquí.

Varios Miembros de la OMC y organizaciones observadoras (el Banco Mundial, el Marco Integrado mejorado, el Fondo para la Aplicación de Normas y el Fomento del Comercio y el Centro de Comercio Internacional) facilitaron información actualizada sobre actividades relacionadas con la Ayuda para el Comercio. China anunció que la octava Mesa Redonda de China sobre las Adhesiones tendría lugar en Moscú los días 4 y 5 de diciembre de 2019. El Japón puso de manifiesto su compromiso de incrementar las inversiones privadas japonesas en África y dio a conocer los resultados de la séptima Conferencia Internacional de Tokio sobre el Desarrollo de África, celebrada en Yokohama del 28 al 30 de agosto. Otros Miembros expusieron una visión general respecto de determinados elementos de la Ayuda para el Comercio que figuraban en sus exámenes de las políticas comerciales.

En paralelo a la reunión del CCD se organizó un taller relativo a la Ayuda para el Comercio en el que se abordó la función que esta iniciativa puede desempeñar en pro del acceso de las MIPYME a la financiación y se analizó la manera de subsanar el déficit de financiación de las MIPYME mediante nuevas tecnologías, como la cadena de bloques.

Algunas de las cuestiones principales que se plantearon en el taller fueron el papel esencial de las normas para garantizar la intercomunicación de los nuevos sistemas tecnológicos y la importancia de facilitar los intercambios de información entre la economía real y el sector financiero. El taller también sirvió para poner de relieve la necesidad de superar las limitaciones reglamentarias que restringen la expansión de las innovaciones en el ámbito de la tecnología financiera, el potencial de la tecnología de cadena de bloques para ampliar el acceso a la financiación y los obstáculos que plantea la falta de financiación en cuanto a la presencia en la red y el fomento del mercado del comercio electrónico.

Marion Jansen, Economista Jefa del Centro de Comercio Internacional, se refirió a una estimación de la Corporación Financiera Internacional y señaló que el déficit de financiación de las MIPYME ascendía a USD 5,2 billones. Crispin Conroy, Director de la representación en Ginebra de la Cámara de Comercio Internacional, explicó que dos tercios de las solicitudes de financiación del comercio rechazadas habían sido presentadas por MIPYME. En cuanto a los problemas que es necesario afrontar, mencionó la rentabilidad de este tipo de transacciones para los bancos, las dificultades para encontrar prestamistas locales y el insuficiente conocimiento de las posibilidades de financiación por parte de las MIPYME.

Según Kijin Kim, Economista del Banco Asiático de Desarrollo, los flujos de financiación del comercio también se ven bloqueados por los complejos requisitos vinculados a la documentación en papel y el elevado costo del cumplimiento de la reglamentación que deben afrontar bancos y empresas. Además, las MIPYME de PMA han de lidiar con un acceso limitado a Internet y marcos reglamentarios deficientes, dijo Cecile Barayre-El Shami, Directora de Programa de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

A este respecto, los oradores recomendaron hacer uso de las iniciativas de la Ayuda para el Comercio a fin de fortalecer las capacidades de las MIPYME y, en consecuencia, hacer que sean más atractivas para los prestamistas y estén mejor informadas sobre las posibilidades de financiación. Los participantes también centraron su atención en innovaciones como la aplicación de sistemas de cadena de bloques para reducir el papeleo, el uso de la inteligencia artificial para estimar la clasificación crediticia y la existencia de un registro mundial de empresas. Las nuevas plataformas de tecnología financiera, por su parte, pueden ayudar a que numerosas pequeñas empresas se unan de modo que sus necesidades de financiación combinadas atraigan a grandes prestamistas.

André Casterman, miembro del Consejo de la Asociación Internacional de Comercio y Finanzas, señaló que se necesitarán políticas que alienten la adopción de estas nuevas tecnologías. A título de ejemplo, mencionó el establecimiento de normas internacionales para que las nuevas tecnologías posibiliten la interoperabilidad de los distintos sistemas; leyes que prevean las transacciones electrónicas, y programas gubernamentales destinados a fortalecer los organismos públicos de crédito a la exportación. Emmanuelle Ganne, Analista Superior de la OMC, indicó que las nuevas tecnologías han llegado para quedarse y son los organismos reguladores quienes deben asegurar que las MIPYME puedan beneficiarse de ellas.

Próxima reunión

La próxima reunión del CCD sobre la Ayuda para el Comercio está prevista para principios de 2020.

Compartir

Compartir


Si tiene problemas para visualizar esta página,
sírvase ponerse en contacto con webmaster@wto.org, y proporcionar detalles sobre el sistema operativo y el navegador que está utilizando.